APDHA denun­cia que las con­di­cio­nes de las muje­res en pri­sión son mucho más duras que las de los hom­bres – La otra Anda­lu­cía

Des­de la Aso­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos de Anda­lu­cía (APDHA) hemos denun­cia­do hoy con la publi­ca­ción del Infor­me sobre la situa­ción de las muje­res pre­sasTra­ta­mien­to y dere­chos de las muje­res pri­va­das de liber­tad en los cen­tros peni­ten­cia­rios de Espa­ña y Anda­lu­cía que las con­di­cio­nes de cum­pli­mien­to de una con­de­na en el Esta­do espa­ñol son mucho más duras para las muje­res que para los hom­bres.

Exis­ten pocos estu­dios que refle­jen las vul­ne­ra­cio­nes de los dere­chos de las muje­res pri­va­das de liber­tad, pero la inves­ti­ga­ción no deja lugar a dudas, “cuan­do una mujer entra en pri­sión sufre una tri­ple con­de­na social, per­so­nal y peni­ten­cia­ria”.

Esto afec­ta a unas 4.518 muje­res en el Esta­do espa­ñol, un 7,7% del total de pobla­ción reclu­sa (59.398), según datos de 2019 de la Secre­ta­ría de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias del Minis­te­rio del Inte­rior. Espa­ña es uno de los paí­ses con mayor tasa de encar­ce­la­mien­to feme­nino de Euro­pa occi­den­tal, debi­do a la dure­za de nues­tro sis­te­ma penal y el aumen­to del cas­ti­go a los deli­tos leves, que son los más come­ti­dos por muje­res. En Euro­pa, la tasa es de un 4,5% según el Par­la­men­to Euro­peo, y el pro­me­dio de muje­res encar­ce­la­das en el mun­do es de un 4%, a tenor de los datos del Minis­te­rio del Inte­riorEn Anda­lu­cía, del total de per­so­nas pre­sas, que ascien­den a 13.716, las muje­res encar­ce­la­das supo­nen un 7,3% (943).

Según se des­pren­de del infor­me, exis­ten una serie de fac­to­res que agra­van la situa­ción en que viven las muje­res en las pri­sio­nes espa­ño­las, el pri­me­ro de ellos es “una mayor pre­ca­rie­dad de espa­cios y, en con­se­cuen­cia, peo­res con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to”, se ubi­can en módu­los de cen­tros pen­sa­dos por y para los hom­bres, con menor ofer­ta de recur­sos. Asi­mis­mo, al exis­tir pocas pri­sio­nes para muje­res, se amplía la leja­nía de su entorno fami­liar y afec­ti­vo, lo que difi­cul­ta por razón de géne­ro su pro­ce­so de rein­ser­ción social.

Por otro lado, des­de la APDHA cri­ti­ca­mos que habi­tual­men­te exis­te un úni­co módu­lo des­ti­na­do a muje­res en el que no se sepa­ra a las inter­nas aten­dien­do a cri­te­rios de cla­si­fi­ca­ción, por per­fi­les cri­mi­na­les, edad, adic­cio­nes, salud men­tal o carac­te­rís­ti­cas peni­ten­cia­rias, como ocu­rre con los varo­nes, lo que obli­ga a per­so­nas que han come­ti­do un deli­to leve a con­vi­vir con muje­res pre­sas que pre­sen­tan un per­fil de peli­gro­si­dad o con­flic­ti­vi­dad gra­ve. No obs­tan­te, solo un 1,6% pre­sen­ta este per­fil, según Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias, “la cri­mi­na­li­dad feme­ni­na está cen­tra­da en deli­tos leves des­ti­na­dos a con­se­guir dine­ro”, des­ta­ca la orga­ni­za­ción.

Las ofer­tas for­ma­ti­vas y labo­ra­les, aña­den des­de la aso­cia­ción, tie­nen que ver con tareas de cos­tu­ra o lim­pie­za, por lo que repro­du­cen las limi­ta­cio­nes sexis­tas y redu­cen las opor­tu­ni­da­des de rein­ser­ción labo­ral en el exte­rior.

Por otra par­te, expli­ca la APDHA, las cár­ce­les repro­du­cen y ampli­fi­can las desigual­da­des que se pro­du­cen fue­ra de ellas. Así, en la cár­cel se da una sobre­rre­pre­sen­ta­ción de muje­res extran­je­ras así como de muje­res gita­nas, lo que “no tie­ne que ver con que ambos gru­pos de muje­res delin­can más res­pec­to al res­to de la pobla­ción, sino con la hiper­cri­mi­na­li­za­ción que se rea­li­za tan­to de la pobla­ción migran­te como del pue­blo gitano”.

Ana Cas­ta­ño y Fran­cis­co Fer­nán­dez, del área de Cár­ce­les de APDHA, en la reue­da de pren­sa de pre­sen­ta­ción del infor­me.

Como ejem­plo de ello, el Defen­sor del Pue­blo Espa­ñol adver­tía que en el año 2018 tan solo en Anda­lu­cía se pro­du­je­ron 47.605 deten­cio­nes por par­te de las fuer­zas y cuer­pos de segu­ri­dad esta­ta­les y auto­nó­mi­cos, de las cua­les 44.588 se rea­li­za­ron en apli­ca­ción de la Ley de Extran­je­ría, lo que supo­ne que “el 93,6% de las deten­cio­nes rea­li­za­das en Anda­lu­cía se hicie­ron en vir­tud de la Ley de Extran­je­ría, hecho que pone de mani­fies­to de una for­ma con­tun­den­te el papel cri­mi­na­li­za­dor de nues­tro sis­te­ma penal y admi­nis­tra­ti­vo san­cio­na­dor hacia la pobla­ción migran­te”.

Por últi­mo, entre las con­clu­sio­nes que apor­ta­mos, con­si­de­ra­mos “impres­cin­di­ble” que en todas las pro­vin­cias exis­tan pla­zas de muje­res y siem­pre con igual dota­ción que las de hom­bres, “deben fomen­tar­se medi­das alter­na­ti­vas fren­te al ingre­so en pri­sión y dado que la inmen­sa mayo­ría son deli­tos leves, el cri­te­rio gene­ral debe ser el ter­cer gra­do y recur­sos extra­pe­ni­ten­cia­rios –cen­tros de inser­ción social-. Ade­más, es nece­sa­rio un tra­ta­mien­to en con­di­cio­nes de igual­dad en cuan­to a recur­sos, acti­vi­da­des y talle­res, y unas ofer­tas for­ma­ti­vas y labo­ra­les que no se limi­ten a “tareas de cos­tu­ra y lim­pie­za”, que no refuer­cen roles sexis­tas, sino que per­mi­tan una inser­ción socio labo­ral real.

Por últi­mo, des­de la Aso­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos de Anda­lu­cía plan­tea­mos que es nece­sa­rio evi­tar que los niños y niñas entren en pri­sión, mayor vigi­lan­cia en cuan­to a las vio­len­cias machis­tas en el entorno car­ce­la­rio y corre­gir la ausen­cia en oca­sio­nes de inti­mi­dad por la pre­sen­cia de poli­cías varo­nes en las revi­sio­nes médi­cas ‑espe­cial­men­te ginecológicas‑, es decir una aten­ción sani­ta­ria igua­li­ta­ria, res­pe­tuo­sa con la inti­mi­dad y la dig­ni­dad de la mujer.

APDHA

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: