APDHA denun­cia que las con­di­cio­nes de las muje­res en pri­sión son mucho más duras que las de los hom­bres – La otra Anda­lu­cía

Des­de la Aso­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos de Anda­lu­cía (APDHA) hemos denun­cia­do hoy con la publi­ca­ción del Infor­me sobre la situa­ción de las muje­res pre­sasTra­ta­mien­to y dere­chos de las muje­res pri­va­das de liber­tad en los cen­tros peni­ten­cia­rios de Espa­ña y Anda­lu­cía que las con­di­cio­nes de cum­pli­mien­to de una con­de­na en el Esta­do espa­ñol son mucho más duras para las muje­res que para los hom­bres.

Exis­ten pocos estu­dios que refle­jen las vul­ne­ra­cio­nes de los dere­chos de las muje­res pri­va­das de liber­tad, pero la inves­ti­ga­ción no deja lugar a dudas, “cuan­do una mujer entra en pri­sión sufre una tri­ple con­de­na social, per­so­nal y peni­ten­cia­ria”.

Esto afec­ta a unas 4.518 muje­res en el Esta­do espa­ñol, un 7,7% del total de pobla­ción reclu­sa (59.398), según datos de 2019 de la Secre­ta­ría de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias del Minis­te­rio del Inte­rior. Espa­ña es uno de los paí­ses con mayor tasa de encar­ce­la­mien­to feme­nino de Euro­pa occi­den­tal, debi­do a la dure­za de nues­tro sis­te­ma penal y el aumen­to del cas­ti­go a los deli­tos leves, que son los más come­ti­dos por muje­res. En Euro­pa, la tasa es de un 4,5% según el Par­la­men­to Euro­peo, y el pro­me­dio de muje­res encar­ce­la­das en el mun­do es de un 4%, a tenor de los datos del Minis­te­rio del Inte­riorEn Anda­lu­cía, del total de per­so­nas pre­sas, que ascien­den a 13.716, las muje­res encar­ce­la­das supo­nen un 7,3% (943).

Según se des­pren­de del infor­me, exis­ten una serie de fac­to­res que agra­van la situa­ción en que viven las muje­res en las pri­sio­nes espa­ño­las, el pri­me­ro de ellos es “una mayor pre­ca­rie­dad de espa­cios y, en con­se­cuen­cia, peo­res con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to”, se ubi­can en módu­los de cen­tros pen­sa­dos por y para los hom­bres, con menor ofer­ta de recur­sos. Asi­mis­mo, al exis­tir pocas pri­sio­nes para muje­res, se amplía la leja­nía de su entorno fami­liar y afec­ti­vo, lo que difi­cul­ta por razón de géne­ro su pro­ce­so de rein­ser­ción social.

Por otro lado, des­de la APDHA cri­ti­ca­mos que habi­tual­men­te exis­te un úni­co módu­lo des­ti­na­do a muje­res en el que no se sepa­ra a las inter­nas aten­dien­do a cri­te­rios de cla­si­fi­ca­ción, por per­fi­les cri­mi­na­les, edad, adic­cio­nes, salud men­tal o carac­te­rís­ti­cas peni­ten­cia­rias, como ocu­rre con los varo­nes, lo que obli­ga a per­so­nas que han come­ti­do un deli­to leve a con­vi­vir con muje­res pre­sas que pre­sen­tan un per­fil de peli­gro­si­dad o con­flic­ti­vi­dad gra­ve. No obs­tan­te, solo un 1,6% pre­sen­ta este per­fil, según Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias, “la cri­mi­na­li­dad feme­ni­na está cen­tra­da en deli­tos leves des­ti­na­dos a con­se­guir dine­ro”, des­ta­ca la orga­ni­za­ción.

Las ofer­tas for­ma­ti­vas y labo­ra­les, aña­den des­de la aso­cia­ción, tie­nen que ver con tareas de cos­tu­ra o lim­pie­za, por lo que repro­du­cen las limi­ta­cio­nes sexis­tas y redu­cen las opor­tu­ni­da­des de rein­ser­ción labo­ral en el exte­rior.

Por otra par­te, expli­ca la APDHA, las cár­ce­les repro­du­cen y ampli­fi­can las des­igual­da­des que se pro­du­cen fue­ra de ellas. Así, en la cár­cel se da una sobre­rre­pre­sen­ta­ción de muje­res extran­je­ras así como de muje­res gita­nas, lo que “no tie­ne que ver con que ambos gru­pos de muje­res delin­can más res­pec­to al res­to de la pobla­ción, sino con la hiper­cri­mi­na­li­za­ción que se rea­li­za tan­to de la pobla­ción migran­te como del pue­blo gitano”.

Ana Cas­ta­ño y Fran­cis­co Fer­nán­dez, del área de Cár­ce­les de APDHA, en la reue­da de pren­sa de pre­sen­ta­ción del infor­me.

Como ejem­plo de ello, el Defen­sor del Pue­blo Espa­ñol adver­tía que en el año 2018 tan solo en Anda­lu­cía se pro­du­je­ron 47.605 deten­cio­nes por par­te de las fuer­zas y cuer­pos de segu­ri­dad esta­ta­les y auto­nó­mi­cos, de las cua­les 44.588 se rea­li­za­ron en apli­ca­ción de la Ley de Extran­je­ría, lo que supo­ne que “el 93,6% de las deten­cio­nes rea­li­za­das en Anda­lu­cía se hicie­ron en vir­tud de la Ley de Extran­je­ría, hecho que pone de mani­fies­to de una for­ma con­tun­den­te el papel cri­mi­na­li­za­dor de nues­tro sis­te­ma penal y admi­nis­tra­ti­vo san­cio­na­dor hacia la pobla­ción migran­te”.

Por últi­mo, entre las con­clu­sio­nes que apor­ta­mos, con­si­de­ra­mos “impres­cin­di­ble” que en todas las pro­vin­cias exis­tan pla­zas de muje­res y siem­pre con igual dota­ción que las de hom­bres, “deben fomen­tar­se medi­das alter­na­ti­vas fren­te al ingre­so en pri­sión y dado que la inmen­sa mayo­ría son deli­tos leves, el cri­te­rio gene­ral debe ser el ter­cer gra­do y recur­sos extra­pe­ni­ten­cia­rios –cen­tros de inser­ción social-. Ade­más, es nece­sa­rio un tra­ta­mien­to en con­di­cio­nes de igual­dad en cuan­to a recur­sos, acti­vi­da­des y talle­res, y unas ofer­tas for­ma­ti­vas y labo­ra­les que no se limi­ten a “tareas de cos­tu­ra y lim­pie­za”, que no refuer­cen roles sexis­tas, sino que per­mi­tan una inser­ción socio labo­ral real.

Por últi­mo, des­de la Aso­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos de Anda­lu­cía plan­tea­mos que es nece­sa­rio evi­tar que los niños y niñas entren en pri­sión, mayor vigi­lan­cia en cuan­to a las vio­len­cias machis­tas en el entorno car­ce­la­rio y corre­gir la ausen­cia en oca­sio­nes de inti­mi­dad por la pre­sen­cia de poli­cías varo­nes en las revi­sio­nes médi­cas ‑espe­cial­men­te ginecológicas‑, es decir una aten­ción sani­ta­ria igua­li­ta­ria, res­pe­tuo­sa con la inti­mi­dad y la dig­ni­dad de la mujer.

APDHA

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *