Argen­ti­na. Para que el plan fun­cio­ne

Por Hora­cio Rove­lli, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 mar­zo 2020

No pue­de una mino­ría impo­ner sus pri­vi­le­gios si la mayo­ría toma con­cien­cia del real esta­do de situa­ción

La teo­ría eco­nó­mi­ca pre­sen­ta un dile­ma y una solu­ción. El dile­ma es
que las opor­tu­ni­da­des de inver­sión depen­den de una fuer­te deman­da
inter­na que, a su vez, depen­de de la inver­sión. Si el país comien­za
aumen­tan­do la deman­da, esto pue­de gene­rar infla­ción; si la idea es
comen­zar por aumen­tar las inver­sio­nes, ¿cuál será el incen­ti­vo para
inver­tir? La res­pues­ta teó­ri­ca es que el cre­ci­mien­to debe ser lide­ra­do
por las expor­ta­cio­nes. En este caso, cuan­do el país en cre­ci­mien­to posee
cier­ta capa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca y un tipo de cam­bio com­pe­ti­ti­vo, esta­rá en
con­di­cio­nes de sacar ven­ta­ja de su mano de obra bara­ta (medi­da en
mone­da dura). La deman­da deja de ser exclu­si­va­men­te inter­na y se expan­de
para con­ver­tir­se en deman­da mun­dial. Esto es lo que hicie­ron los tigres
asiá­ti­cos y tam­bién Bra­sil y Méxi­co en la déca­da de 1970, con muy
bue­nos resul­ta­dos. Esto es tam­bién lo que los dos últi­mos paí­ses deja­ron
de hacer des­pués de la cri­sis de la deu­da de la déca­da de 1980, cuan­do
acep­ta­ron abrir sus cuen­tas finan­cie­ras exter­nas y deja­ron de
neu­tra­li­zar la ten­den­cia a la sobre­va­lua­ción del tipo de cam­bio. Las
expor­ta­cio­nes basa­das en un tipo de cam­bio com­pe­ti­ti­vo no sólo
cons­ti­tu­yen deman­da cuan­do el sal­do de las ope­ra­cio­nes comer­cia­les es
posi­ti­vo sino que, ade­más, fomen­tan la inver­sión, que ope­ra tan­to de
lado de la ofer­ta como del lado de la deman­da.

Anthony Thirl­wall, en su libro La natu­ra­le­za del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: un mar­co alter­na­ti­vo para com­pren­der el desem­pe­ño de las nacio­nes, plan­tea
que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de lar­go pla­zo está deter­mi­na­do por las
expor­ta­cio­nes y por la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes. Esta teo­ría
con­clu­ye que, en con­se­cuen­cia, el equi­li­brio del balan­ce de pagos, en
par­ti­cu­lar de la cuen­ta corrien­te, res­trin­ge y deter­mi­na el cre­ci­mien­to
de una eco­no­mía abier­ta.

El Plan dado a cono­cer por el Minis­tro Mar­tín Guz­mán se asien­ta
pri­me­ro en el cre­ci­mien­to de nues­tras expor­ta­cio­nes, que pro­yec­tó en un
esce­na­rio opti­mis­ta a una tasa del 4,5 al 5% anual para los años
20202023 y que con el for­ta­le­ci­mien­to de la deman­da inter­na arras­tra­ría
un incre­men­to del PIB en torno al 2% anual.

Pero la coyun­tu­ra se pre­sen­ta adver­sa. Por un lado el coro­na­vi­rus
fre­na el comer­cio inter­na­cio­nal e impli­ca baja en los pre­cios de los
gra­nos, espe­cial­men­te la soja, y apro­xi­ma­da­men­te el 65% de nues­tras
expor­ta­cio­nes son pro­duc­tos pri­ma­rios (prin­ci­pal­men­te gra­nos) y
manu­fac­tu­ras de ori­gen agro­pe­cua­rio [1].
Por otra par­te, nues­tro mayor socio comer­cial, Bra­sil, deva­lúa su
mone­da, en una cla­ra estra­te­gia de depre­cia­ción del real y baja de su
tasa de inte­rés de mane­ra tal que cie­rra el mes de febre­ro de 2020 con
4,50 reales por un dólar, una caí­da del 11% de la pari­dad en los dos
pri­me­ros meses del año y es el menor valor de su mone­da en 10 años.

Des­de el pero­nis­mo la Argen­ti­na cre­ce si cre­ce su mer­ca­do interno,
dado que el 75% y más de lo que pro­du­ci­mos se deman­da en el país y eso
tam­bién debe for­ta­le­cer­se, máxi­me con el pro­fun­do des­cen­so del poder
adqui­si­ti­vo de los sala­rios y de las jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes que dejó
el macris­mo.

En ese mar­co el Minis­tro Mar­tín Guz­mán pre­sen­ta su Plan Eco­nó­mi­co:

  1. Solu­cio­nar tema de la deu­da exter­na.
  2. Man­te­ner el tipo de cam­bio alto.
  3. Aumen­to de las expor­ta­cio­nes.
  4. Con­trol y sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes.
  5. Pre­ser­va­ción del supe­rá­vit comer­cial.
  6. Man­te­ner la pre­sión tri­bu­ta­ria.
  7. Dis­ci­pli­na fis­cal pero sin el impe­ra­ti­vo de con­se­guir supe­rá­vit de las cuen­tas públi­cas.
  8. Medi­das de estí­mu­lo al con­su­mo, par­ti­cu­lar­men­te de los sec­to­res de meno­res ingre­sos.
  9. Recu­pe­ra­ción gra­dual del poder adqui­si­ti­vo de los sala­rios.
  10. Inten­tar que sec­to­res de la cla­se media recu­pe­ren poder adqui­si­ti­vo.
    (Por ejem­plo, vía bajos aumen­tos tari­fa­rios, Aho­ra 12, baja de tasas de
    inte­rés en las tar­je­tas de cré­di­to.)
  11. Sub­si­dios para dina­mi­zar cier­tos sec­to­res de la eco­no­mía.
  12. Desa­rro­llo de la obra públi­ca con el pro­pó­si­to de gene­rar deman­da de empleo.
  13. Eli­mi­nar situa­cio­nes de pri­vi­le­gio y soli­ci­tar o impo­ner “apor­tes soli­da­rios” a los sec­to­res más pudien­tes.
  14. Recom­po­si­ción tari­fa­ria con incre­men­tos pro­por­cio­nal­men­te mayo­res para los sec­to­res de altos ingre­sos.

Prio­ri­zar el acuer­do sobre la deu­da exter­na ha sido el camino ele­gi­do
por el gobierno de Alber­to Fer­nán­dez, y se lo está tran­si­tan­do.

Es váli­do el plan­teo del con­trol y la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes a
como dé lugar, son divi­sas que no se pier­den y a la vez se apun­ta­la la
pro­duc­ción nacio­nal, como afir­ma Thir­wall: “El cre­ci­mien­to depen­de de la
elas­ti­ci­dad de las expor­ta­cio­nes y de la elas­ti­ci­dad del ingre­so de la
deman­da de impor­ta­cio­nes (como sus­ti­tuir impor­ta­cio­nes)”.

Pero en el actual esta­do de las cuen­tas públi­cas es impo­si­ble pen­sar
en dis­ci­pli­na fis­cal, máxi­me que la recau­da­ción no aumen­ta por­que está
ata­da al nivel de acti­vi­dad y el país está para­do. Por eso, los ingre­sos
tri­bu­ta­rios de enero 2020 cre­cie­ron con res­pec­to a igual mes del año
pasa­do solo en un 38,5%, cuan­do la infla­ción del perío­do fue del 55%. A
la vez las pres­ta­cio­nes socia­les, como las jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes, AUH
y otros pro­gra­mas (y en bue­na hora) se acre­cen­ta­ron en un 61,5% y
repre­sen­tan el 62% del gas­to total. La mitad de los jubi­la­dos y
pen­sio­na­dos cobran la míni­ma o cer­ca de a míni­ma y la jubi­la­ción men­sual
pro­me­dio de la ANSES en diciem­bre de 2019 es de $ 20.575.-[2]

La varia­ble de ajus­te fue la obra públi­ca y el gas­to de capi­tal, que
inclu­so es una par­ti­da menor en tér­mi­nos nomi­na­les que la de enero 2019.
En enero de 2020 se invir­tie­ron sola­men­te $ 11.481 millo­nes, el 2,36%
del gas­to total del mes, cuan­do en enero de 2019 y en pleno ajus­te
fis­cal, fue de $ 17.730 millo­nes y repre­sen­ta­ba el 4,97% del gas­to.
Duran­te el kirch­ne­ris­mo, la inver­sión públi­ca era del 12% o más del
gas­to total, que a su vez era mayor (y mayor el pago de las jubi­la­cio­nes
y pen­sio­nes).

Sin recur­sos sufi­cien­tes y sin
for­ta­le­cer al Esta­do es impo­si­ble impul­sar la obra públi­ca y al mer­ca­do
interno, por lo menos en la mag­ni­tud nece­sa­ria para esti­mu­lar la
deman­da y el mul­ti­pli­ca­dor de la inver­sión. De allí el plan­teo de no
pagar intere­ses y capi­tal de la deu­da has­ta 2023. Por ejem­plo, si los $
87.052 millo­nes de intere­ses netos de enero 2020 (exclu­ye intere­ses
paga­dos Intra-Sec­tor Públi­co Nacio­nal) se des­ti­na­ran a aumen­tar las
jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes y a la obra públi­ca todos los meses, se
incre­men­ta­rían esas ero­ga­cio­nes en torno a un 30%, cifra nada des­de­ña­ble
y que sería el pun­to de par­ti­da del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Final­men­te, para que el Plan pre­sen­ta­do ten­ga con­sis­ten­cia se debe apun­ta­lar el pun­to 13 – Eli­mi­nar situa­cio­nes de pri­vi­le­gio y soli­ci­tar o impo­ner “apor­tes soli­da­rios” a los sec­to­res más pudien­tes,
que es a la vez, el camino que per­mi­te zan­jar la dife­ren­cia entre la
posi­ción defen­di­da por el Minis­tro cuan­do fue a expo­ner a la Cáma­ra de
Dipu­tados de la Nación, de que solo va a poder pagar a par­tir del año
2023 en que, en el mejor de los casos, se va a con­se­guir un supe­rá­vit
pri­ma­rio del 1% o 1,2% del PIB y, por otra par­te, la pre­ten­sión de
cobrar de gran­des fon­dos acree­do­res que ya demos­tra­ron, caso Bono BP 21
en la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires y caso Bono Dual en la Nación, que
tie­nen una mayor par­ti­ci­pa­ción en la deu­da que les per­mi­te supe­rar la
cláu­su­la de acción colec­ti­va.

Se debe con­tar con un apor­te soli­da­rio de los sec­to­res más ricos de
esta socie­dad, que son los que fuga­ron dóla­res por 88.300 millo­nes en
los cua­tro años de ges­tión de Cam­bie­mos y que iden­ti­fi­ca­mos bási­ca­men­te
con bene­fi­cia­dos por el macris­mo (ban­cos, ener­gé­ti­cas, ser­vi­cios
públi­cos pri­va­ti­za­dos, Ter­nium y Tena­ris, tele­fó­ni­cas y comu­ni­ca­cio­nes y
los gran­des pro­duc­to­res, aco­pia­do­res y comer­cia­li­za­do­res del agro),
para que en lo inme­dia­to se les colo­que un Bono de Aho­rro For­zo­so a
cin­co años, con la opción que si el Esta­do lo deci­de se renue­ve por
otros cin­co años más.

Obje­ti­vos y con­tra­dic­cio­nes

Un plan estra­té­gi­co o un “pro­gra­ma macro­eco­nó­mi­co muy defi­ni­do”, como
dijo el Minis­tro en su pre­sen­ta­ción en Dipu­tados, debe con­tar con más
medios que obje­ti­vos. Esos obje­ti­vos y esos medios no pue­den
con­tra­de­cir­se entre sí y final­men­te debe haber un orden de prio­ri­da­des,
para que se con­ca­te­nen medi­das y obje­ti­vos en una rela­ción de cau­sa y
efec­to.

Es loa­ble tener un tipo de cam­bio com­pe­ti­ti­vo, pero los pre­cios en la
Argen­ti­na se siguen fijan­do por los mer­ca­dos exter­nos, esto es, para
dar un ejem­plo bur­do: una bote­lla de acei­te mez­cla de 900 cc, que en
nues­tro país pro­du­cen y comer­cia­li­zan tres fir­mas, se ven­de en el
mer­ca­do de Ams­ter­dam a un dólar. Obvia­men­te los pro­duc­to­res van a
impo­ner ese pre­cio tam­bién en el mer­ca­do local, de otro modo les
con­vie­ne expor­tar, con lo que impac­ta sobre los ingre­sos fijos
(sala­rios, jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes). Nues­tro terri­to­rio está mucho más
inter­na­cio­na­li­za­do de lo que los medios comer­cia­les dan a cono­cer y
for­man opi­nión al res­pec­to. De las qui­nien­tas empre­sas más gran­des por
nivel de fac­tu­ra­ción, tres­cien­tas son extran­je­ras. La comer­cia­li­za­ción
de nues­tros gra­nos se rea­li­za mayo­ri­ta­ria­men­te por empre­sas extran­je­ras,
y la deu­da públi­ca exter­na nacio­nal bajo ley inter­na­cio­nal supera los
70.000 millo­nes de dóla­res.

Nues­tros empre­sa­rios son débi­les ante el gran capi­tal inter­na­cio­nal,
pero nues­tro Esta­do no se encuen­tra en mejor situa­ción y tie­ne como
tarea prin­ci­pal redi­rec­cio­nar el pro­ce­so eco­nó­mi­co e imple­men­tar y
posi­bi­li­tar un esque­ma sus­ten­ta­ble a mediano pla­zo.

Por lo tan­to, sin des­co­no­cer el fin y la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de
incre­men­tar nues­tras ven­tas al exte­rior, no se lo pue­de hacer vía
depre­cia­ción cam­bia­ria por­que se debe for­ta­le­cer el mer­ca­do interno en
pri­mer lugar y eso exi­ge aumen­tar el poder adqui­si­ti­vo de los
asa­la­ria­dos y jubi­la­dos y pen­sio­na­dos y garan­ti­zar­les a las empre­sas que
ope­ran en el país una deman­da sos­te­ni­da. Para­le­la­men­te, es pre­ci­so un
fuer­te con­trol de las impor­ta­cio­nes para evi­tar que se pier­da el efec­to
mul­ti­pli­ca­dor com­pran­do insu­mos del exte­rior, el con­trol de las tari­fas
cuya pesi­fi­ca­ción es un paso impor­tan­te en ese sen­ti­do, y con­tro­lar los
pre­cios.

El plan eco­nó­mi­co debe ser apro­pia­do por el pue­blo argen­tino. Si no
se comu­ni­ca feha­cien­te­men­te a la pobla­ción el esta­do en que nos
encon­tra­mos, no se pue­de avan­zar en nin­gún pro­gra­ma o plan. El ejem­plo
últi­mo fue la pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so de la Nación del pri­vi­le­gio
del Poder Judi­cial y de los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos que tra­ba­ja­ron en
rela­cio­nes exte­rio­res. Cuan­do se hizo públi­co lo que per­ci­bían sus
miem­bros por mes, se aca­bó la dis­cu­sión.

Con el plan y la deu­da se debe hacer exac­ta­men­te lo mis­mo. No pue­de
una mino­ría impo­ner sus pri­vi­le­gios si la mayo­ría toma con­cien­cia del
real esta­do de situa­ción.

Lo decía Mariano Moreno: “Si los pue­blos no se ilus­tran, si no se
vul­ga­ri­zan sus dere­chos, si cada hom­bre no cono­ce lo que vale, lo que
pue­de y lo que se le debe, nue­vas ilu­sio­nes suce­de­rán a las anti­guas, y
des­pués de vaci­lar algún tiem­po entre mil incer­ti­dum­bres, será tal vez
nues­tra suer­te mudar de tira­nos sin des­truir la tira­nía”.

Des­de el 22 de mayo de 1810, nues­tro pue­blo quie­re saber de qué se tra­ta.

[1]
Que no tie­nen la vir­tud de gene­rar empleo por lo menos en la mag­ni­tud
que es impres­cin­di­ble para que ten­ga impac­to en la eco­no­mía inter­na.
[2] Y como infor­mó el Direc­tor Eje­cu­ti­vo de la ANSES, Ale­jan­dro Vano­li, en la Cáma­ra de Dipu­tados de la Nación el miér­co­les 26 de febre­ro 2020, en pro­me­dio, un bene­fi­cio del Poder Judi­cial de la Nación ascien­de por mes a $ 293.107.

fuen­te: El Cohe­te a la luna

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *