La epi­de­mia de Ébo­la: cau­sas y con­se­cuen­cias- Con­cep­ción Cruz

Intro­duc­ción

Aun­que en la actua­li­dad el con­cep­to de epi­de­mias se ha amplia­do enor­me­men­te, toda­vía su nom­bre se aso­cia en la memo­ria colec­ti­va a enfer­me­dad con­ta­gio­sa que afec­ta a gran can­ti­dad de per­so­nas y mue­ren por ella. Pero el con­cep­to de epi­de­mia, refe­ri­do a un tiem­po y área geo­grá­fi­ca deter­mi­na­da, abar­ca a cual­quier enfer­me­dad o pro­ble­ma de salud cuan­do apa­re­ce en un núme­ro supe­rior al espe­ra­do para ese tiem­po y lugar. El exce­so de casos de cán­cer, vio­len­cia de géne­ro o acci­den­tes de trá­fi­co son, por ello, con­si­de­ra­das epi­de­mias. Sin embar­go en este escri­to nos cen­tra­re­mos en las epi­de­mias por enfer­me­da­des infec­cio­sas (o trans­mi­si­bles) y más espe­cí­fi­ca­men­te a la actual enfer­me­dad por el virus del Ébo­la (EVE).

Es una reali­dad que las epi­de­mias por enfer­me­da­des trans­mi­si­bles ha des­cen­di­do a nivel mun­dial res­pec­to a épo­cas ante­rio­res, pero tam­bién que las des­igual­da­des en su inci­den­cia según en el sitio don­de nos encon­tre­mos son enor­mes. Ade­más, es otro hecho a des­ta­car la apa­ri­ción fre­cuen­te de nue­vas cepas y gér­me­nes ‑las lla­ma­das infec­cio­nes emergentes‑, si bien en las últi­mas déca­das los medios de detec­ción y tipi­fi­ca­ción de micro­or­ga­nis­mos son mucho más sen­si­bles y espe­cí­fi­cos. Así pode­mos des­ta­car infec­cio­nes emer­gen­tes como la Legio­ne­lo­sis1 (EE.UU, 1976); el gru­po de las fie­bres hemo­rrá­gi­cas por virus como el Ébo­la (Sudán y Zai­re ‑actual Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, 1976); el Sida-VIH2 (EE.UU, 1981); la infec­ción por E‑coli (EE.UU, 1982); la varian­te de la Enfer­me­dad de Creutz­feldt-Jakob (vECJ) o Ence­fa­lo­pa­tía espon­gi­for­me huma­na-EEH3 (Gran Bre­ta­ña, 1995); la Gri­pe avia­ria4 (Hong Kong, 1997); la nue­va gri­pe A5 (Méxi­co, 2009), la nue­va cepa de E‑Coli6 (Ale­ma­nia, 2011) y aho­ra una reagu­di­za­ción del virus Ébo­la (espe­cie Zai­re).

Las epi­de­mias por enfer­me­da­des infec­cio­sas ha sido una cons­tan­te en la his­to­ria de la huma­ni­dad, sur­gie­ron, sur­gen y sur­gi­rán por moti­vos uni­ver­sa­les, aun­que sus orí­ge­nes adquie­ren una impor­tan­cia cua­li­ta­ti­va­men­te mayor tras la revo­lu­ción neo­lí­ti­ca debi­do al asen­ta­mien­to de las pobla­cio­nes huma­nas, su mayor con­cen­tra­ción y la con­vi­ven­cia con ani­ma­les y cul­ti­vos; estos hechos cam­bian los nichos eco­ló­gi­cos que hacen emer­ger zoo­no­sis7 y epi­de­mias varias en huma­nos.

El aná­li­sis de una epi­de­mia en huma­nos, sea cual sea, requie­re de con­si­de­rar todos los con­tex­tos inter­nos y exter­nos del pro­ble­ma par­tien­do de la cade­na epi­de­mio­ló­gi­ca: Ger­men (Reser­vo­rio y fuen­te de infec­ción), hués­ped sus­cep­ti­ble y meca­nis­mos de trans­mi­sión. Así el ger­men (o micro­or­ga­nis­mo pató­geno) es pro­duc­to de una evo­lu­ción y cam­bios en sus dife­ren­tes nichos eco­ló­gi­cos que los seres huma­nos han con­tri­bui­do de for­ma acti­va; el hués­ped sus­cep­ti­ble, el ser humano, igual­men­te como ser vivo inser­to en la natu­ra­le­za y sus pro­pias trans­for­ma­cio­nes ha evo­lu­cio­na­do y se ha adap­ta­do a todo tipo de agre­sio­nes inclui­das la de los micro­or­ga­nis­mo pató­ge­nos. Y los meca­nis­mos de trans­mi­sión, el medio a tra­vés del cual se faci­li­ta el con­tac­to del agen­te infec­cio­so con nues­tro orga­nis­mo. Pue­de ser direc­to: Aéreo, con­tac­to cutá­neo o por flui­dos; o pue­de ser indi­rec­to, cuan­do hay una sepa­ra­ción en el tiem­po y en el espa­cio entre la fuen­te de infec­ción (el ori­gen a par­tir del cual se trans­mi­te la infec­ción, o des­de don­de pasa el agen­te etio­ló­gi­co) y el suje­to sus­cep­ti­ble. Pue­de pro­du­cir­se por espu­tos secos de baci­los, sue­los con­ta­mi­na­dos por espo­ras o a tra­vés del agua o los ali­men­tos. Cono­cer bien y lo más rápi­do posi­ble estos tres esla­bo­nes de la cade­na epi­de­mio­ló­gi­ca y los con­tex­tos más o menos cer­ca­nos en don­de se pro­du­cen nos ayu­dan a com­pren­der y actuar más efi­caz­men­te sobre una epi­de­mia, evi­tar su expan­sión y pro­cu­rar su con­trol.

Ante­ce­den­tes de la infec­ción por el virus del Ébo­la

La apa­ri­ción del virus del Ébo­la detec­ta­do en huma­nos es rela­ti­va­men­te recien­te y, por ello, con­si­de­ra­do una infec­ción emer­gen­te. Es un virus del géne­ro Ebo­la­vi­rus miem­bro de la fami­lia Filo­vi­ri­dae (filo­vi­rus), y se han reco­no­ci­do 3 sub­ti­pos ori­gi­na­dos en Áfri­ca (Côte d“Ivoire, Sudán y Zai­re) y el sub­ti­po Res­ton con ori­gen en Fili­pi­nas que ha pro­vo­ca­do pocos casos en huma­nos. El pri­mer bro­te noti­fi­ca­do fue en el año 1976 en Sudán y en Zai­re (actual Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go- RDC). Las tasas de leta­li­dad de estos dos bro­tes casi simul­tá­neos fue de 55% y 90% res­pec­ti­va­men­te. Se pre­sen­tó un segun­do bro­te en la mis­ma zona de Sudán en 1979. En 1994 se ais­ló un nue­vo sub­ti­po, al pare­cer por la disec­ción de un chim­pan­cé infec­ta­do en Côte d“Ivoire. Pos­te­rior­men­te se han noti­fi­ca­do más bro­tes impor­tan­tes por su núme­ro y leta­li­dad en RDC, en Gabón y en el nor­te de Ugan­da en los años 90 y comien­zos del 2000. Seña­lar que en el año 2004 se noti­fi­ca­ron dos infec­cio­nes de labo­ra­to­rio en Esta­dos Uni­dos y en la Fede­ra­ción Rusa. El meca­nis­mo de trans­mi­sión de estos bro­tes ha sido direc­to, de per­so­na a per­so­na, por con­tac­to con san­gre, secre­cio­nes, órga­nos o semen infec­ta­dos. El ries­go es máxi­mo en las eta­pas tar­días de la enfer­me­dad, cuan­do el enfer­mo vomi­ta, tie­ne dia­rrea o san­gra. Y duran­te los fune­ra­les, cuan­do per­so­nas sin pro­tec­ción amor­ta­jan a los cadá­ve­res. No se ha com­pro­ba­do trans­mi­sión aérea. La infec­cio­nes noso­co­mia­les han sido fre­cuen­tes por el uso de agu­jas con­ta­mi­na­das8.

Carac­te­rís­ti­cas de la epi­de­mia actual

En la epi­de­mia actual que comien­za en Gui­nea, y con­ti­nua en las veci­nas Libe­ria y Sie­rra Leo­na, los resul­ta­dos del estu­dio de secuen­cia­ción han mos­tra­do una homo­lo­gía del 98% con el virus Ébo­la Zai­re, espe­cie aso­cia­da a bro­tes con una ele­va­da tasa de leta­li­dad. El perio­do de incu­ba­ción de la enfer­me­dad del virus del Ébo­la (EVE) como en los ante­rio­res bro­tes es de 2 a 21 días. Es una enfer­me­dad hemo­rrá­gi­ca febril que comien­za de for­ma brus­ca con fie­bre, dolor mus­cu­lar, debi­li­dad, dolor de cabe­za y odi­no­fa­gia. Evo­lu­cio­na con vómi­tos, dia­rrea, fallo renal y hepá­ti­co, exan­te­ma mácu­lo papu­lar al cuar­to o quin­to día y sín­to­mas hemo­rrá­gi­cos que pue­den ser en for­ma de hemo­rra­gias masi­vas inter­nas y exter­nas. En el esta­dio final, los pacien­tes desa­rro­llan un fallo mul­ti­or­gá­ni­co que pro­gre­sa hacia la muer­te o la recu­pe­ra­ción a par­tir de la segun­da sema­na de evo­lu­ción. La tasa de leta­li­dad es del 50 – 90%. No exis­te nin­gu­na opción pro­fi­lác­ti­ca (vacu­na) o tera­péu­ti­ca dis­po­ni­ble. En la actua­li­dad se cono­ce que la trans­mi­sión se pro­du­ce median­te: Con­tac­to direc­to con san­gre, secre­cio­nes u otros flui­dos cor­po­ra­les, teji­dos u órga­nos de per­so­nas vivas o muer­tas infec­ta­das. Con­tac­to direc­to con obje­tos que se han con­ta­mi­na­do con flui­dos cor­po­ra­les de los pacien­tes9. Trans­mi­sión por con­tac­to sexual: pue­de dar­se has­ta 7 sema­nas des­pués de la recu­pe­ra­ción clí­ni­ca. Heri­das per­cu­tá­neas con mues­tras con­ta­mi­na­das. Ade­más, la trans­mi­sión a los huma­nos tam­bién pue­de ocu­rrir por el con­tac­to con ani­ma­les vivos o muer­tos infec­ta­dos, gene­ral­men­te mur­cié­la­gos, roe­do­res o pri­ma­tes. Con­tac­to con su san­gre, flui­dos cor­po­ra­les o su cadá­ver o con car­ne de caza no coci­na­da. El ini­cio de la trans­mi­si­bi­li­dad está rela­cio­na­do con la vire­mia y con la apa­ri­ción de los pri­me­ros sín­to­mas. Los pacien­tes asin­to­má­ti­cos no trans­mi­ten la infec­ción. La trans­mi­si­bi­li­dad se incre­men­ta a medi­da que evo­lu­cio­na la enfer­me­dad10.

El diag­nos­ti­co pre­coz o detec­ción de la enfer­me­dad es vital basa­do en cri­te­rios clí­ni­cos, de labo­ra­to­rio y epi­de­mio­ló­gi­co (con­tac­to con un caso con­fir­ma­do o inves­ti­ga­do y/​o estan­cia en áreas don­de se ha pro­du­ci­do la trans­mi­sión por EVE). En el esta­do espa­ñol ante la sos­pe­cha clí­ni­ca y epi­de­mio­ló­gi­ca se reco­mien­da des­car­tar palu­dis­mo ya que la mitad de los casos en inves­ti­ga­ción (con cri­te­rios clí­ni­co y epi­de­mio­ló­gi­co) han teni­do un diag­nós­ti­co de palu­dis­mo. La vire­mia pue­de tar­dar has­ta 3 días des­de el ini­cio de los sín­to­mas en ser detec­ta­ble. Por ello, en caso de ante­ce­den­te de una expo­si­ción de ries­go y si la pri­me­ra mues­tra se tomó antes de estos tres días y fue nega­ti­va, se reco­mien­da enviar una segun­da mues­tra. Las medi­das de pro­tec­ción para el mane­jo de los casos están deta­lla­das y pro­to­co­li­za­das11. Así como las actua­cio­nes a rea­li­zar ante los con­tac­tos12, las medi­das en el medio ambien­te cer­cano al pacien­te13 o el mane­jo de los cadá­ve­res14.

Orí­ge­nes y aná­li­sis de la epi­de­mia

Para com­pren­der y cono­cer el ori­gen de esta epi­de­mia, como de cual­quier otra, debe­mos par­tir del aná­li­sis de los esla­bo­nes de la cade­na epi­de­mio­ló­gi­ca, su rela­ción entre si y en sus con­tex­tos más amplios. Sabe­mos que el reser­vo­rio es ani­mal, varias espe­cies de mur­cié­la­gos fru­gí­vo­ros, que se encuen­tran en deter­mi­na­dos hábi­tats del Áfri­ca occi­den­tal (en sel­vas y zonas bos­co­sas) y que ha podi­do sal­tar entre espe­cies, y trans­mi­tir­se a los seres huma­nos. Las cau­sas de esa trans­mi­sión pue­den ser múl­ti­ples y en muchas oca­sio­nes no se cono­ce con deta­lle. Des­de situa­cio­nes «natu­ra­les» de con­su­mo de ani­ma­les con­ta­mi­na­dos, con­tac­tos estre­chos y con­ti­nua­dos en el tiem­po con los reser­vo­rios, has­ta la posi­ble mani­pu­la­ción huma­na con fines comer­cia­les o mili­ta­res. Sí cono­ce­mos los meca­nis­mos de trans­mi­sión entre huma­nos, como aca­ba­mos de deta­llar; el micro­or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble y su capa­ci­dad viru­len­ta. Y tam­bién las varia­bles que influ­yen en la mayor o menor resis­ten­cia del hués­ped a la infec­ción, como la edad, enfer­me­da­des con­co­mi­tan­tes, o las carac­te­rís­ti­cas socia­les y eco­nó­mi­cas.

Una vez la pro­pa­ga­ción del ger­men se ha rea­li­za­do entre huma­nos, la impor­tan­cia de esta epi­de­mia depen­de de la agre­si­vi­dad del virus, su capa­ci­dad viru­len­ta y poten­cial­men­te letal; de la capa­ci­dad de defen­sa del hués­ped, su inmu­ni­dad que le hace más o menos resis­ten­te a la infec­ción y a la mayor o menor faci­li­dad en el meca­nis­mo de trans­mi­sión, que pro­vo­ca­ría una mayor o menor capa­ci­dad de pro­pa­ga­ción entre las per­so­nas. Sabien­do todo esto y una vez que ha comen­za­do el bro­te epi­dé­mi­co, las medi­das fun­da­men­ta­les y urgen­tes, cuan­do se cons­ta­ta que la gra­ve­dad y pro­pa­ga­ción de la infec­ción es alta, es cor­tar los meca­nis­mos de trans­mi­sión y refor­zar la inmu­ni­dad de la pobla­ción. La mejor for­ma de parar la trans­mi­sión de nue­vos casos requie­re la detec­ción y diag­nós­ti­co pre­coz de per­so­nas afec­ta­das y su cura­ción pre­coz. Curar al máxi­mo núme­ro de per­so­nas enfer­mas y vigi­lar los con­tac­tos posi­bles para tra­tar­las cuan­to antes son medi­das esen­cia­les para que, no solo las per­so­nas no mue­ran ni sufran por la enfer­me­dad, sino tam­bién para parar la onda expan­si­va de nue­vos casos que cre­ce­rían de for­ma expo­nen­cial. Pero aten­der y curar a las per­so­nas afec­ta­das, en un con­tex­to don­de no exis­ten tra­ta­mien­tos que se haya com­pro­ba­do su efi­ca­cia, requie­re una aten­ción sani­ta­ria con un buen sopor­te vital de los sín­to­mas más gra­ves para evi­tar que se agra­ve la enfer­me­dad y la posi­ble defun­ción. Tam­bién dis­po­ner de recur­sos y orga­ni­za­ción para el ais­la­mien­to de los cui­da­do­res y sani­ta­rios (tam­bién ente­rra­do­res), median­te el uso de batas, guan­tes, mas­ca­ri­lla, gafas, etc., y la correc­ta eli­mi­na­ción de fómi­tes, mate­rial dese­cha­ble, col­cho­nes y otros flui­dos del pacien­te poten­cial­men­te con­ta­mi­nan­te. Ade­más del tra­ta­mien­to de los cadá­ve­res y su ente­rra­mien­to.

Sin embar­go todas estas inter­ven­cio­nes impres­cin­di­bles se hacen muy difí­ci­les en el foco de la epi­de­mia. Es nece­sa­rio recor­dar que Sie­rra Leo­na, Libe­ria y Gui­nea per­te­ne­cen a la lis­ta de los paí­ses más pobres del mun­do. Libe­ria, ex colo­nia de Esta­dos Uni­do­sU, es el ter­cer expor­ta­dor mun­dial de hie­rro, Sie­rra Leo­na, colo­nia del Rei­no Uni­do has­ta 1961, es uno de los prin­ci­pa­les expor­ta­do­res de dia­man­tes a nivel mun­dial (el 46% de sus ingre­sos) y Gui­nea, ex colo­nia de Fran­cia, posee el 25 por cien­to de las reser­vas mun­dia­les de bau­xi­ta, ade­más de ser un país muy rico en dia­man­tes, oro y alu­mi­nio. Sin embar­go, toda esta rique­za es con­tro­la­da por las cor­po­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cas y fran­ce­sas que se apro­pian de la mayor par­te de su valor y no revier­te en su pobla­ción. La depen­den­cia de sus tie­rras y recur­sos des­de su épo­ca colo­nial y has­ta la actua­li­dad han pro­vo­ca­do un gra­ve esta­do de pobre­za en un país rico. De tal for­ma que no se cubre las nece­si­da­des más ele­men­ta­les de una ade­cua­da ali­men­ta­ción, vivien­da, sanea­mien­to del medio y ser­vi­cios públi­cos como edu­ca­ción o sani­dad. La aten­ción médi­ca y el sis­te­ma de pre­ven­ción en Libe­ria, por ejem­plo, no exis­ten prác­ti­ca­men­te. Hay sola­men­te 50 médi­cos nacio­na­les y 12 extran­je­ros para cua­tro millo­nes de habi­tan­tes15. Con unos indi­ca­do­res sani­ta­rios alar­man­tes: una mor­ta­li­dad infan­til de 120 por cada mil naci­dos vivos (en el Esta­do espa­ñol es de 4×1000), una espe­ran­za de vida de tan solo 58 años, y una gra­ve esca­sez de recur­sos sani­ta­rios huma­nos y mate­ria­les16. Por eso los falle­ci­dos por el virus (1.500 casos), son sólo una míni­ma par­te de las muer­tes tota­les, y a todo esto se une el mie­do lógi­co a con­traer la enfer­me­dad. La pobla­ción está evi­tan­do ir a los cen­tros sani­ta­rios por mie­do al con­ta­gio y los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios no acu­den a sus pues­tos de tra­ba­jo. Se esti­ma que el por­cen­ta­je de par­tos asis­ti­dos ha des­cen­di­do del ya de por sí bajo 50 % a un 38% des­de el ini­cio de la cri­sis. Esto ha supues­to como era de espe­rar, un aumen­to en la mor­ta­li­dad materno-infan­til. Y es que en este cor­to perio­do de tiem­po 382 pro­fe­sio­na­les de la salud han sido con­ta­gia­dos (69 en Gui­nea; 188 en Libe­ria y 114 en Sie­rra Leo­na), con 216 falle­ci­dos.

Expli­car con algún deta­lle el esta­do en que se encuen­tran estos paí­ses empo­bre­ci­dos por sus anti­guas metró­po­lis colo­nia­les es cono­cer las cau­sas de su pobre­za y de sus pro­ble­mas de salud. La colo­ni­za­ción y la neo­co­lo­ni­za­ción no solo ha pro­vo­ca­do una mayor pobre­za y des­es­truc­tu­ra­ción social y eco­nó­mi­ca, sino ha intro­du­ci­do ele­men­tos «moder­ni­za­do­res», como medios de comu­ni­ca­ción o ferro­ca­rri­les o cam­bios «cul­tu­ra­les» (comer­cio sexual) que empeo­ran aún más la situa­ción de trans­mi­sión de enfer­me­da­des infec­cio­sas como ya ocu­rrie­ra con el Sida. Ante esta inde­fen­sión de los paí­ses afec­ta­dos y ante una emer­gen­cias sani­ta­ria de tal mag­ni­tud, las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les de salud, y por nom­brar la más cono­ci­da y la que se arro­ga la auto­ri­dad mun­dial en estos temas, la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), son los máxi­mos res­pon­sa­bles de lle­var­las a cabo en coor­di­na­ción con los gobier­nos de los paí­ses afec­ta­dos. Pero ¿qué se ha hecho cuan­do se detec­ta­ron los pri­me­ros casos?, ¿como se han coor­di­na­do las inter­ven­cio­nes de todas las par­tes afec­ta­das con las orga­ni­za­cio­nes sani­ta­rias inter­na­cio­na­les?. La pre­si­den­ta de Médi­cos sin Fron­te­ras, hizo has­ta tres lla­ma­mien­tos a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, des­de que comen­za­ron sus inter­ven­cio­nes y el úni­co país que pare­ce haber reac­cio­na­do ha sido Cuba envian­do un pri­mer des­ta­ca­men­to de 165 sani­ta­rios y con mate­rial sani­ta­rio para desa­rro­llar su tra­ba­jo y pre­pa­ran­do otro más. Resul­ta para­dó­ji­co que fren­te a la len­ta res­pues­ta inter­na­cio­nal, la indus­tria far­ma­céu­ti­ca no se ha hecho espe­rar, la OMS con­ce­de prio­ri­dad a la eva­lua­ción ace­le­ra­da de las vacu­nas y vis­to bueno a la expe­ri­men­ta­ción en fase huma­na de dos vacu­nas. Es aho­ra que pare­ce que la epi­de­mia está des­con­tro­la­da, y que pue­de afec­tar a paí­ses occi­den­ta­les, cuan­do se ha con­ver­ti­do en un “obje­ti­vo” de la indus­tria. Sin embar­go, tenien­do en cuen­ta el pre­cio con­si­de­ra­do para las vacu­nas, sue­ros y test rápi­dos, los paí­ses afri­ca­nos afec­ta­dos poco podrán optar a estos recur­sos. Mien­tras no nos con­tes­ten, con el deta­lle que se mere­ce la gra­ve­dad de los acon­te­ci­mien­tos, a estas esen­cia­les pre­gun­tas no tene­mos más reme­dio que dudar de que dichas medi­das urgen­tes y nece­sa­rias se lle­va­ran a cabo. La epi­de­mia se decla­ró, al menos ofi­cial­men­te a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción, en febre­ro de 2014, hace el inacep­ta­ble tiem­po de casi 6 meses, ya que la aler­ta inter­na­cio­nal fue decla­ra­da por la OMS el 7 de Agos­to de ese año.

Por tan­to, ana­li­zar los con­tex­tos inter­nos que afec­tan a la epi­de­mia, la cade­na epi­de­mio­ló­gi­ca, impli­ca tener en cuen­ta que dicha cade­na epi­de­mio­ló­gi­ca siem­pre está en ínti­ma rela­ción con otros con­tex­tos más amplios que en el momen­to polí­ti­co actual cobran suma impor­tan­cia en el aná­li­sis. Lo pri­me­ro una cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que quie­re ‑y no pue­de- salir del ato­lla­de­ro para seguir con el con­trol de recur­sos esen­cia­les como el ener­gé­ti­co, así como de mate­rias pri­mas bási­cas para la ali­men­ta­ción y pro­duc­ción indus­trial, entre otros. Un con­trol que con­si­gue o inten­ta con­se­guir median­te el some­ti­mien­to de los paí­ses y zonas geo­es­tra­té­gi­cas a tra­vés de la vio­len­cia visi­ble o invi­si­ble (des­ca­ra­da o hipó­cri­ta) nece­sa­ria. Lo segun­do, una cri­sis de cre­di­bi­li­dad en aspec­tos fun­da­men­ta­les como la cohe­ren­cia en sus decla­ra­cio­nes y accio­nes, el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co o la éti­ca de cara a las pobla­cio­nes a nivel mun­dial. Y la epi­de­mia de Ébo­la es una mues­tra más de esta gra­ve cri­sis mun­dial.

La reali­dad es que estos los gobier­nos más reac­cio­na­rios del mun­do (Esta­dos Uni­dos, Israel o paí­ses de la Unión Euro­pea), están sufrien­do no solo derro­tas mili­ta­res y polí­ti­cas sino una fal­ta de cre­di­bi­li­dad que es esen­cial para su sub­sis­ten­cia. Solo cuan­do la epi­de­mia hace peli­grar los intere­ses y per­so­nal de estos paí­ses, como poco, apa­re­cen nue­vos medi­ca­men­tos y vacu­nas que rápi­da­men­te se están inves­ti­gan­do para ata­jar el pro­ble­ma en sus blin­da­dos terri­to­rios y, por supues­to, para sacar sucu­len­tos bene­fi­cios eco­nó­mi­cos de la epi­de­mia. No debe­mos olvi­dar la «pan­de­mia« de la gri­pe por­ci­na, el nue­vos virus que se ori­gi­nó en una mul­ti­na­cio­nal por­ci­na esta­dou­ni­den­se afin­ca­da en Méxi­co, que fue la que ori­gi­nó la nue­va cepa del virus gri­pal y que fue apro­ve­cha­do para que un anti­vi­ral (Tami­flu) fue­ra publi­ci­ta­do para su admi­nis­tra­ción masi­va con pocos efec­tos bene­fi­cio­sos para la salud y gran­des bene­fi­cios para los intere­ses eco­nó­mi­cos.

Pero lo más des­pia­da­do de todo es la reac­ción de Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia que fren­te a la tra­ge­dia actual en sus res­pec­ti­vas ex colo­nias lo que hacen es man­dar mili­ta­res y no el per­so­nal espe­cia­li­za­do en el tra­ta­mien­to del virus. Esta­dos Uni­dos: 4.300 sol­da­dos a Libe­ria, Fran­cia está pre­pa­ran­do unos 400 mili­ta­res para Gui­nea y Gran Bre­ta­ña está a pun­to de man­dar 750 tro­pas a Sie­rra Leo­na para «enfren­tar al Ébo­la«. Ya comen­tá­ba­mos antes que las cau­sas raí­ces de esta, como de otras epi­de­mias, no son total­men­te cono­ci­das y no se debe­ría des­car­tar nin­gu­na hipó­te­sis. Por ejem­plo, en los años 70 los espe­cia­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos en gue­rra bio­ló­gi­ca del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción Médi­ca de las Enfer­me­da­des Con­ta­gio­sas per­te­ne­cien­te al Depar­ta­men­to de Defen­sa (USAMRID) crea­ron en 1976 un labo­ra­to­rio de armas bio­ló­gi­cas en Kene­ma, Sie­rra Leo­na. Y des­de hace tiem­po están tra­tan­do de encon­trar una vacu­na con­tra el Ébo­la. E inclu­so la publi­ca­ción Glo­bal Research, habla que en el Hos­pi­tal de Kene­ma algo se esca­pó del con­trol de los espe­cia­lis­tas del USAMRID dan­do ini­cio a la pro­pa­ga­ción del Ébo­la. Es de cono­ci­mien­to públi­co que los labo­ra­to­rios bio­ló­gi­cos mili­ta­res están dise­ña­dos paras encon­trar armas bio­ló­gi­cas leta­les para el uso en las gue­rras. El sema­na­rio esta­dou­ni­den­se Army Times infor­mó el 1 de agos­to de este año 2014, que el Pen­tá­gono esta­ba intere­sa­do en el Ébo­la des­de 1976 debi­do al alto índi­ce de mor­ta­li­dad que pro­du­cen los virus de esta fami­lia. «Des­de este pun­to de vis­ta su uso en for­ma esta­ble de aero­sol hace que el virus del Ébo­la muy atrac­ti­vo como un arma poten­cial bio­ló­gi­ca»17.

Con­clu­sio­nes

En cual­quier caso el aná­li­sis en rela­ción con esta como de otras epi­de­mias emer­gen­tes es apli­car el cono­ci­mien­to que se tie­ne con el máxi­mo rigor y deta­lle posi­ble. Cono­cien­do y actuan­do a todos los nive­les, des­de los más con­cre­tos rela­cio­na­dos con la cade­na epi­de­mio­ló­gi­ca como los más amplios, socia­les y eco­nó­mi­cos y en su pro­ce­so his­tó­ri­co. En esta epi­de­mia es impres­cin­di­ble ana­li­zar los pro­ce­sos colo­ni­za­do­res y neo­co­lo­ni­za­do­res para enten­der la situa­ción de pobre­za y gra­ve des­es­truc­tu­ra­ción social en que han deja­do los esta­dos impe­ria­lis­tas a muchos paí­ses afri­ca­nos. Sabien­do esto se entien­de el inte­rés uni­ca­men­te mili­tar y comer­cial en la zona. Solo cuan­do la epi­de­mia se expan­de dema­sia­do des­con­tro­la­da­men­te es cuan­do se toman medi­das pun­tua­les para «ata­jar« la epi­de­mia y otras para seguir con el con­trol de la región. Cuba, un peque­ño país asfi­xia­do por el blo­queo esta­dou­ni­den­se, es el úni­co que mues­tra la éti­ca de las cla­ses popu­la­res, cuan­do un pue­blo ayu­da a otro pue­blo que sufren a muchos kiló­me­tros de dis­tan­cia. Denun­ciar la situa­ción glo­bal impli­ca simul­tá­nea­men­te rei­vin­di­car las inter­ven­cio­nes más urgen­tes y res­pon­sa­bi­li­zar a las orga­ni­za­cio­nes sani­ta­rias inter­na­cio­na­les sobre la exis­ten­cia, o ausen­cia, de una efi­caz y rápi­da res­pues­ta a la situa­ción. Y todas las medi­das deben ser toma­das, inclui­das la inves­ti­ga­ción de medi­ca­men­tos y vacu­nas ade­cua­das, pero en un con­tex­to que prio­ri­ce la salud y cui­da­dos a las pobla­cio­nes afec­ta­das. Nos vie­ne a la memo­ria un escri­to titu­la­do, «la ver­dad es siem­pre revo­lu­cio­na­ria», céle­bre fra­se que popu­la­ri­zó el excep­cio­nal comu­nis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci. Por­que la ver­dad, o mejor, la bús­que­da de la ver­dad has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias es el mejor acto de hones­ti­dad que pode­mos prac­ti­car en cual­quie­ra aspec­to de nues­tras vidas. Y el del cono­ci­mien­to es, y no poco impor­tan­te, uno de ellos. Por­que lle­gar a la raíz del pro­ble­ma es ana­li­zar sin mie­do todas las con­tra­dic­cio­nes que se mue­ven en su inte­rior y todos los fac­to­res exter­nos que con­ti­nua­men­te los influ­yen para bien y para mal. Ana­li­zar sin mie­do y actuar sobre todas las cau­sas, con cele­ri­dad y sin cor­ta­pi­sas. Eso es lo que debe­mos hacer en asun­tos como la epi­de­mia que esta­mos comen­tan­do y otras que pue­dan sur­gir en el futu­ro.

Con­cep­ción Cruz Rojo

Anda­lu­cía

12 de diciem­bre de 2014

  1. En el año 1976 apa­re­ció un bro­te epi­dé­mi­co de neu­mo­nía entre los par­ti­ci­pan­tes de una con­ven­ción de la Legión Ame­ri­ca­na en Fila­del­fia (Esta­dos Uni­dos). En 1977 se iden­ti­fi­có una bac­te­ria pre­via­men­te des­co­no­ci­da, como la cau­sa de la mis­te­rio­sa infec­ción de la enfer­me­dad del legio­na­rio. Era una bac­te­ria del géne­ro Legio­ne­la pneu­mophi­la.
  2. Estu­dios recien­tes sitúan en Kinsha­sa, la capi­tal de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, el ori­gen de la infec­ción por el VIH. Se sabe que el VIH se ha trans­mi­ti­do de los pri­ma­tes y monos a los seres huma­nos por lo menos en 13 oca­sio­nes, pero que úni­ca­men­te una de ellas ha dado lugar a la pan­de­mia huma­na. Entre los años 1920 y 1950 se pro­du­jo un con­jun­to de fac­to­res rela­cio­na­dos con los cam­bios urba­nos en infra­es­truc­tu­ras ferro­via­rias duran­te el gobierno colo­nial bel­ga y des­es­truc­tu­ra­cio­nes pro­vo­ca­da por la cul­tu­ra colo­nial como el comer­cio sexual, que se com­bi­na­ron para que el VIH se exten­die­ra, pri­me­ro por Áfri­ca y des­pués por todo el pla­ne­ta.
  3. La vECJ o EEH apa­re­ce en 1995 en Gran Bre­ta­ña ori­gi­na­da por pro­teí­nas prió­ni­cas con capa­ci­dad de repli­ca­ción. Pri­me­ro el gana­do vacuno se afec­ta de una enfer­me­dad nue­va, la Ence­fa­lo­pa­tía Espon­gi­for­me Bovi­na (EEB) o «mal de las vacas locas» a tra­vés de los pien­sos emplea­dos para su ali­men­ta­ción. Ya se cono­cía que el prión cau­sa­ba en las ove­jas una enfer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca incu­ra­ble lla­ma­da «scra­pie», muy exten­di­da en Gran Bre­ta­ña, cuyos des­po­jos fue­ron emplea­dos en la ela­bo­ra­ción de pien­sos des­ti­na­dos al engor­de de gana­do vacuno. Y la enfer­me­dad no solo «sal­tó» de espe­cie de la ove­ja a la vaca, sino que vol­vió a sal­tar de la vaca al humano, tras el con­su­mo de las car­nes de vaca (enfer­mas), espe­cial­men­te de mate­rial de ries­go. Esta situa­ción que se pro­du­jo y se con­cen­tró en Gran Bre­ta­ña, afec­tó a otros paí­ses por la expor­ta­ción de vacas (enfer­mas) y hari­nas y pien­sos con­ta­mi­na­dos.
  4. La pri­me­ra vez que se aso­ció el virus H5N1 (habi­tual infec­ción en las aves) en huma­nos fue en Hong Kong en 1997, con 18 per­so­nas afec­ta­das que se carac­te­ri­zó por su alta leta­li­dad. Todos los genes del virus fue­ron de ori­gen víri­co avia­rio, sugi­rien­do que el H5N1 había sal­ta­do la barre­ra entre espe­cies, sin embar­go se reve­la poca evi­den­cia de trans­mi­sión humano-humano.
  5. La epi­de­mia de la nue­va gri­pe A (gri­pe por­ci­na) se ini­ció en Pero­te, una peque­ña loca­li­dad mexi­ca­na que sufre la implan­ta­ción de una de las explo­ta­cio­nes por­ci­nas más gran­des del mun­do (Gran­jas Carroll, per­te­ne­cien­te a la mul­ti­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se Smith­field), tras el con­ta­gio de los tra­ba­ja­do­res de la gran­ja y habi­tan­tes del pobla­do, la cepa se expan­dió a todo el mun­do.
  6. En el año 2011, Ale­ma­nia sufrió una epi­de­mia por una nue­va cepa de Esche­ri­chia coli ente­ro­he­mo­rrá­gi­ca (ECEH). Más del 60% del total afec­tó a per­so­nas adul­tas y el 88% fue­ron muje­res de 20 años o más. Las mayo­res tasas de ata­que se pro­du­je­ron en el gru­po de edad de 20 – 49 años. El sero­ti­po de E. coli encon­tra­do es dife­ren­te al habi­tual, el O104:H4. Se afec­ta­ron 3.785 per­so­nas en Ale­ma­nia con 45 falle­cie­ron. En Euro­pa supu­so un total de 3.910 casos y 46 defun­cio­nes. La epi­de­mia es la más impor­tan­te ocu­rri­da en el mun­do por el núme­ro de casos con Sín­dro­me Uré­mi­co Hemo­lí­ti­co y por su leta­li­dad y la segun­da en el mun­do, des­pués de la pro­du­ci­da en Japón, por el núme­ro total de enfer­mos por esta infec­ción.
  7. Enfer­me­da­des de los ani­ma­les ver­te­bra­dos domés­ti­cos o sal­va­jes que pue­den trans­mi­tir­se al ser humano en con­di­cio­nes natu­ra­les (no debi­do a mani­pu­la­ción huma­na, acci­den­tes de labo­ra­to­rio o armas bio­ló­gi­cas. En la zoo­no­sis, los ani­ma­les y los vec­to­res desem­pe­ñan una fun­ción esen­cial en el man­te­ni­mien­to de la infec­ción en la natu­ra­le­za y el hom­bre es solo un hués­ped oca­sio­nal.
  8. Hey­mann, DL (Edi­tor). El con­trol de las enfer­me­da­des trans­mi­si­bles. Washing­ton: OPS; 2011.
  9. Fómi­tes o pro­duc­tos bio­ló­gi­cos ‑o no bio­ló­gi­cos- del enfer­mo.
  10. Minis­te­rio de Sani­dad Ser­vi­cios Socia­les e Igual­dad. Con­se­jo inter­te­rri­to­rial. Sis­te­ma Nacio­nal de Salud. Pro­to­co­lo de actua­ción fren­te a casos sos­pe­cho­sos de enfer­me­dad por el virus del Ébo­la (EVE). Octu­bre de 2014 (En revi­sión per­ma­nen­te)
  11. Uso del Equi­po de Pro­tec­ción Indi­vi­dual (EPI): Mas­ca­ri­lla qui­rúr­gi­ca, guan­tes dobles, bata dese­cha­ble impermea­ble de man­ga lar­ga que cubra la ropa has­ta los pies, cal­za­do impermea­ble, gorro o capuz y mas­ca­ra facial o gafas cerra­das. Estric­to lava­do de manos antes y des­pués. Poner el EPI sobre ropa de tra­ba­jo, bajo super­vi­sión e inclu­so ayu­da. Saber gru­po san­guí­neo y, si es posi­ble, situa­ción inmu­ne fren­te al VIH, Hepa­ti­tis B y C. Se requie­ren dos mues­tras nega­ti­vas, sepa­ra­das 48 horas, para poder dar de alta al pacien­te con EVE.
  12. A los con­tac­tos se esta­ble­ce­rá cua­ren­te­na en domi­ci­lio u hos­pi­tal. Ade­más, los 21 días pos­te­rio­res a la expo­si­ción posi­ble a la infec­ción y vigi­lan­cia acti­va de tem­pe­ra­tu­ra. Si 37,7 gra­dos o más con o sin otro sín­to­ma com­pa­ti­ble, se inves­ti­ga has­ta dis­po­ner de los resul­ta­dos de labo­ra­to­rio.
  13. Per­so­nal de lim­pie­za y mani­pu­la­do­res de ropa deben usar el EPI para lim­piar y mane­jar el mate­rial o super­fi­cies poten­cial­men­te con­ta­mi­na­das. Super­fi­cies, obje­tos o equi­pos con­ta­mi­na­dos desin­fec­tar con desin­fec­tan­tes ade­cua­dos. La ropa con­ta­mi­na­da colo­ca­da en bol­sa de cie­rra her­mé­ti­co o en con­te­ne­dor de bio­se­gu­ri­dad para ser inci­ne­ra­da o seguir pro­to­co­los de segu­ri­dad ela­bo­ra­dos por el hos­pi­tal.
  14. No se debe rea­li­zar autop­sia; limi­tar­se a per­so­nal entre­na­do; tras­la­dar en fére­tro sella­do y a ser posi­ble pre­via­men­te inclui­do en una bol­sa de tras­la­do impermea­ble. Final­men­te debe ser inci­ne­ra­do.
  15. La razón o ratio de pro­fe­sio­nal médi­co por 10.000 habi­tan­tes es de 0,1 y 2,7 matro­nas por 10.000. En el esta­do espa­ñol sin ser de los más alto de Euro­pa, hay 37 pro­fe­sio­na­les médi­cos por 10.000 y 51 matro­nas por 10.000.
  16. La Espe­ran­za de vida al nacer (EVn) y la Mor­ta­li­dad infan­til (MI) es en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go de 56 años y 121×1000); en Sie­rra Leo­na de 57 años y 135×1000) y en la Repú­bli­ca de Gui­nea de 59 años y 105×1000, res­pec­ti­va­men­te.
  17. Vicky Peláez: El Ébo­la: ¿natu­ra­le­za o arma indu­ci­da?, 19 de octu­bre de 2014 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​0​941).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *