El dere­cho al abor­to, la opre­sión del patriar­ca­do y la nece­si­dad de la libe­ra­ción de las muje­res

Con la apro­ba­ción el pasa­do día 20 de diciem­bre en Con­se­jo de Minis­tro de la «Ley de Pro­tec­ción de la Vida del Con­ce­bi­do y los Dere­chos de la emba­ra­za­da» se pre­ten­de eli­mi­nar de un plu­ma­zo el dere­cho al abor­to, a deci­dir la mater­ni­dad de las muje­res o las posi­bi­li­da­des de repro­duc­ción asis­ti­da con total liber­tad. El nom­bre de la nue­va ley no es bala­dí, está car­ga­da de inten­so sig­ni­fi­ca­do, ade­más de cinis­mo y fal­se­dad. De las pocas pro­me­sas elec­to­ra­les que el gobierno cum­ple res­pon­dien­do a sus bases cató­li­cas inte­gris­tas y ultra­de­re­chis­tas. De esta for­ma se pre­ten­de aumen­tar la pobla­ción autóc­to­na en una épo­ca de cri­sis tam­bién demo­grá­fi­ca con un des­cen­so de la pobla­ción, en par­te por la mar­cha for­za­da de pobla­ción inmi­gran­te, que fue la que en los últi­mos años hizo aumen­tar la tasa de nata­li­dad, aho­ra se tra­ta de poten­ciar un aumen­to de la nata­li­dad que supon­ga futu­ra mano de obra pre­ca­ria para los tra­ba­jos menos cua­li­fi­ca­dos.

Una ley pater­na­lis­ta, pre­po­ten­te y cruel, por­que solo per­mi­ti­rá abor­tar a las muje­res en dos supues­tos: 1) en caso de vio­la­ción o 2) de «menos­ca­bo impor­tan­te y dura­de­ro» para la salud físi­ca y psí­qui­ca de la mujer o un peli­gro impor­tan­te para su vida. El abor­to deja de ser un dere­cho en cual­quier con­di­ción. Y en estas dos úni­cas excep­cio­nes, la deci­sión recae en el pro­fe­sio­nal sani­ta­rio, no en la pro­pia mujer, ya que se nece­si­tan la cer­ti­fi­ca­ción de dos espe­cia­lis­tas médi­cos de un cen­tro sani­ta­rio dife­ren­te al cen­tro don­de se va a rea­li­zar el abor­to. Eso sí, se pro­te­ge aún más la obje­ción de con­cien­cia de los tra­ba­ja­do­res sani­ta­rios que no quie­ran rea­li­zar nin­gu­na actua­ción pro­fe­sio­nal rela­cio­na­da direc­ta o indi­rec­ta­men­te con la prác­ti­ca de un abor­to.

Ade­más, a este nue­vo paso en la medi­ca­li­za­ción del cuer­po de la mujer, su con­trol y tute­la legal que la ale­ja de su auto­no­mía per­so­nal y menos­ca­ba su dig­ni­dad, se inclu­ye aho­ra, pasar obli­ga­to­ria­men­te por un humi­llan­te «ase­so­ra­mien­to» per­so­na­li­za­do para que en un pla­zo de sie­te días deci­dan si con­sien­ten expre­sa­men­te el abor­to. La deci­sión per­so­nal de la mujer se trans­for­ma en un jui­cio por par­te de médi­cos y ser­vi­cios socia­les. Ya que estos se encar­ga­rán por un lado de expli­car que «la vida del no naci­do cons­ti­tu­ye un bien jurí­di­co pro­te­gi­do por la Cons­ti­tu­ción» y de rea­li­zar un estu­dio sobre «las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas de la mujer», expli­cán­do­le «las alter­na­ti­vas exis­ten­tes a la inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo», como la guar­da admi­nis­tra­ti­va, el aco­gi­mien­to o la adop­ción. Por otro lado, los médi­cos serán los encar­ga­dos de infor­mar a la mujer «de los ries­gos del abor­to para la salud y la mater­ni­dad futu­ra, así como sobre el diag­nós­ti­co, aspec­tos médi­cos y psi­co­so­cia­les, y expec­ta­ti­vas sobre la salud del feto».

Es de supo­ner que muchas muje­res, sabias e inte­li­gen­tes, sobre todo aque­llas que pro­ce­den de fami­lias humil­des y que tie­nen que cui­dar y arro­par a los suyos, res­pon­de­ran a estos «ase­so­res» que ya saben que la vida del no naci­do es un bien que debe ser pro­te­gi­do por la socie­dad; que cuan­do quie­ran con­ti­nuar con su emba­ra­zo, y solo cuan­do ellas quie­ran, deben reci­bir todos los cui­da­dos nece­sa­rios sani­ta­rios y socia­les así como las ayu­das a la crian­za de su bebé y para aten­der a sus padres y abue­los. Les dirán que cuan­do deci­dan tener hijos, será para criar­los con amor y que un niño o niña en aco­gi­mien­to y adop­ción es la peor de las alter­na­ti­vas posi­bles. En defi­ni­ti­va, que su salud, y la de su posi­ble futu­ro bebé, depen­de­rá sobre todo de las ade­cua­das con­di­cio­nes de vida que la socie­dad, y sus ins­ti­tu­cio­nes, les ofrez­can y el deseo real de ser o no ser madre en ese momen­to.

El ante­pro­yec­to de ley, supri­me tam­bién el dere­cho al abor­to por ano­ma­lía fetal gra­ve a excep­ción de que esta supon­ga un peli­gro para la salud men­tal de la mujer por­que sea incom­pa­ti­ble con la futu­ra vida del feto. En un sis­te­ma sani­ta­rio que per­mi­te el diag­nós­ti­co de pato­lo­gías pre­na­ta­les, este pro­yec­to de ley eli­mi­na una gran can­ti­dad de mal­for­ma­cio­nes feta­les muy seve­ras que se diag­nos­ti­can en la actua­li­dad aun­que no com­pro­men­tan su vida futu­ra. En el con­tex­to actual de recor­tes a las ayu­das públi­cas, inclui­das a la mater­ni­dad y al cui­da­do de la infan­cia y de los sis­te­mas socio-sani­ta­rios, esta res­tric­ción en las posi­bi­li­da­des de abor­to deja a muchas muje­res y fami­lias en situa­cio­nes muy difí­ci­les y dolo­ro­sas. Un bebé podrá desa­rro­llar­se y tener una vida ple­na y feliz con una madre que haya ele­gi­do libre­men­te afron­tar la expe­rien­cia. Y como decía­mos esa madre, padre o cual­quier otro fami­liar o alle­ga­do, debe reci­bir la garan­tía de una socie­dad que se preo­cu­pe y cui­de de ellos.

Los sec­to­res más reac­cio­na­rios de la socie­dad, la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca inclui­da, se arro­gan una potes­tad sobre las per­so­nas, sobre todas las muje­res, que no les per­te­ne­ce. Los mis­mos gober­nan­tes que des­pre­cian el cui­da­do de la natu­ra­le­za y las con­di­cio­nes de vida de las per­so­nas, hablan de pro­te­ger la «vida» basa­da en una jus­ti­fi­ca­ción no cien­tí­fi­ca, sino pura­men­te reli­gio­sa. La teo­ría de la homi­ni­za­ción retar­da­da que defien­de que la vida comien­za en el momen­to de la fecun­da­ción, ya que des­de ese ins­tan­te el hue­vo reci­be ani­ma­ción ‑alma‑, no es más que tesis reli­gio­sa y por tan­to un acto de fe, como cuan­do decían que las muje­res no tenían alma. Sin negar la natu­ra­le­za bio­ló­gi­ca huma­na del hue­vo y del embrión, ambos repre­sen­tan una posi­ble futu­ra vida huma­na, pero no son vida huma­na en sí mis­mos. Y pues­tos en el dile­ma moral ¿quién tie­ne más dere­chos un posi­ble ser vivo futu­ro o la vida de las muje­res?

Pero la cues­tión del abor­to sien­do un aspec­to esen­cial, es solo uno más del con­trol y opre­sión que los esta­dos, los pode­res polí­ti­cos jun­to a los ecle­siás­ti­cos y reli­gio­sos, han ejer­ci­do sobre las muje­res. Este sis­te­ma patriar­cal que con­ti­nua­mos pade­cien­do en los actua­les esta­dos capi­ta­lis­tas, se ori­gi­nó hace miles de años ‑como tan bien nos mues­tra Ger­da Ler­ner- con la cons­ti­tu­ción de los pri­me­ros esta­dos y a lo lar­go de la his­to­ria ha sido un pilar fun­da­men­tal para man­te­ner los pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos e ideo­ló­gi­cos de las cla­ses domi­nan­tes. Coin­ci­di­mos con la auto­ra del fun­da­men­tal libro, «la crea­ción del patriar­ca­do», que este pro­ce­so de domi­na­ción sobre las muje­res ha sido dis­tin­to según su con­tex­to tem­po­roes­pa­cial, que apa­re­cien­do en dife­ren­tes luga­res bien dis­tan­tes del pla­ne­ta y perio­dos de tiem­po no pue­de ana­li­zar­se de for­ma mono­lí­ti­ca ni lineal y por tan­to se ha pre­sen­ta­do, y se pre­sen­ta, con for­mas e inten­si­da­des dife­ren­tes.

El patriar­ca­do (inser­to en la for­ma­ción de las cla­ses socia­les) es un sis­te­ma his­tó­ri­co, es decir, tie­ne un comien­zo y por tan­to pue­de tener un final. Sus­cri­bi­mos esta afir­ma­ción tan revo­lu­cio­na­ria y lle­na de espe­ran­za que nos plan­tea la auto­ra. La pri­mi­ti­va divi­sión sexual del tra­ba­jo no impli­có domi­nio o subor­di­na­ción sino com­ple­men­ta­rie­dad entre las muje­res y los hom­bres. No cree­mos nece­sa­rio entrar a des­mon­tar todo tipo de teo­rías absur­das sobre las supues­tas dife­ren­cias bio­ló­gi­cas que hace que las muje­res «sir­van» casi exclu­si­va­men­te para el cui­da­do de los hijos y los hom­bres para el man­te­ni­mien­to del gru­po, y aún más las tesis machis­tas y racis­tas de la socio­bio­lo­gía cuan­do pre­ten­den con­ti­nuar con esa supues­ta infe­rio­ri­dad bio­ló­gi­ca de las muje­res (y otras cla­ses socia­les). Teo­rías que resul­tan aún más absur­das e injus­ti­fi­ca­das en una épo­ca don­de el des­cen­so de la mor­ta­li­dad infan­til y mater­nal hace aún más inne­ce­sa­rio la divi­sión sexual del tra­ba­jo.

Las cien­cias con­ti­nua­men­te nos demues­tran que las dife­ren­cias de géne­ro (que no de sexo) es una cons­truc­ción cul­tu­ral que se ha podi­do enten­der mejor gra­cias a la con­tri­bu­ción esen­cial del mar­xis­mo, sien­do un libro de refe­ren­cia obli­ga­do el clá­si­co de Fede­ri­co Engels El ori­gen de la fami­lia, la pro­pie­dad pri­va­da y el esta­do, aun­que algu­nas de las infor­ma­cio­nes etno­grá­fi­cas en la que se basó Engels han sido reba­ti­da, ya que las muje­res con­tri­buían en las socie­da­des caza­do­ras reco­lec­to­ras al 60% o más del apor­te de ali­men­tos. Ger­da Ler­ner resal­ta antes que nada la con­tri­bu­ción ines­ti­ma­ble de Engels cuan­do sub­ra­ya los cam­bios entre las rela­cio­nes de paren­tes­cos y la divi­sión del tra­ba­jo por un lado y la posi­ción que ocu­pan las muje­res en la socie­dad, por el otro; demos­tró la cone­xión entre el esta­ble­ci­mien­to de la pro­pie­dad pri­va­da, el matri­mo­nio monó­ga­mo y la pros­ti­tu­ción; la cone­xión entre el domi­nio eco­nó­mi­co y polí­ti­co de los hom­bres y su con­trol sobre la sexua­li­dad feme­ni­na; el situar la his­tó­ri­ca derro­ta del sexo feme­nino en el perio­do de for­ma­ción de los pri­me­ros esta­dos, dan­do his­to­ri­ci­dad al acon­te­ci­mien­to.

Sin embar­go, Ger­da Ler­ner va más allá en el estu­dio y com­pren­sión de la for­ma­ción del patriar­ca­do, que con­si­de­ra­mos de inte­rés comen­tar aun­que sea de for­ma muy bre­ve por­que para poder aca­bar con una situa­ción tan injus­ta como la opre­sión patriar­cal debe­mos com­pren­der como y por­qué se ori­gi­nó. Y tam­bién para com­pren­der la impor­tan­cia que tie­ne para la lucha de libe­ra­ción de la mujer los aspec­tos sub­je­ti­vos que sub­ya­cen en un pro­ce­so de crea­ción his­tó­ri­ca tan lar­go. Antes que nada la auto­ra pro­fun­di­za en las diver­sas teo­rías a las que cri­ti­ca bien por su ahis­to­ri­cis­mo (las que abo­gan por la uni­ver­sa­li­dad de la subor­di­na­ción feme­ni­na), y por tan­to inmu­ta­bi­li­dad, ade­más de por su posi­ción uni­cau­sal en el ori­gen de un pro­ce­so tan com­ple­jo y gene­ral. Por­que poner solo de relie­ve la bio­lo­gía o la eco­no­mía deja de lado el impor­tan­te papel de los sis­te­mas de creen­cias, los sím­bo­los y las cons­truc­cio­nes men­ta­les. Tam­bién cri­ti­ca las teo­rías mater­na­lis­tas, que con para­le­lis­mos con las ideas de Bacho­fen, con­si­de­ran que las carac­te­rís­ti­cas «feme­ni­nas» posi­ti­vas son inna­tas. Expli­ca que en las socie­da­des pri­mi­ti­vas de caza­do­res-reco­lec­to­res, la nece­si­dad de unos mayo­res cui­da­dos para el bebé en esos pri­me­ros años por par­te de la madre pudo pro­du­cir la pri­me­ra divi­sión ‑sexual- del tra­ba­jo. En aque­llas con­di­cio­nes extre­mas y peli­gro­sas la mujer debe­ría tener varios emba­ra­zos para que, al menos, dos niños de cada pare­ja lle­ga­ran a ser adul­tos (recor­da­mos que dicho núme­ro es el míni­mo que ase­gu­ra la capa­ci­dad de reem­pla­zo gene­ra­cio­nal). Ade­más el pro­ce­so de ama­man­ta­mien­to dura­ba entre 3 y 4 años. Por todo ello las muje­res núbi­les dedi­ca­ban una gran par­te de su vida adul­ta a los emba­ra­zos, lac­tan­cia y crian­za de sus hijas lo que pro­du­jo una serie de creen­cias, cos­tum­bres y valo­res en su cul­tu­ra para man­te­ner esa vital super­vi­ven­cia del gru­po.

La auto­ra recal­ca que solo acep­ta esta «expli­ca­ción bio­ló­gi­ca» en esos pri­me­ros esta­dios de la evo­lu­ción huma­na que nece­si­tó dicha divi­sión sexual del tra­ba­jo, y que pre­ci­sa­men­te por eso no la hace «natu­ral» cuan­do cam­bian esas espe­cí­fi­cas con­di­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas y, por tan­to cul­tu­ra­les. La auto­ra quie­re demos­trar que la domi­na­ción mas­cu­li­na fue un fenó­meno his­tó­ri­co que sur­gió de una situa­ción deter­mi­na­da por la bio­lo­gía y que con el paso del tiem­po se con­vir­tió en una estruc­tu­ra crea­da por la cul­tu­ra. Sobre el ori­gen de la domi­na­ción mas­cu­li­na seña­la como hechos más pro­ba­bles el desa­rro­llo de la gue­rra entre tri­bus duran­te perio­dos de esca­sez eco­nó­mi­ca que pro­pi­cia­ra el ascen­so al poder de los hom­bres con éxi­tos mili­ta­res. A estos hechos aña­de el fenó­meno del «inter­cam­bio de muje­res» obser­va­do en nume­ro­sas socie­da­des tri­ba­les de dis­tin­tas áreas del mun­do que adop­ta for­mas varia­das (rap­to de la novia, vio­la­ción ritual, matri­mo­nios acor­da­dos, etcs.). El «inter­cam­bio de muje­res» se con­si­de­ra una inno­va­ción cul­tu­ral acep­ta­da por­que supo­ne una ven­ta­ja evo­lu­ti­va para man­te­ner a la pobla­ción. Es obvio que la tri­bu que tuvie­ra más chi­cas que chi­cos incre­men­ta­ría más rápi­da­men­te su pobla­ción, ase­gu­ran­do su super­vi­vien­cia.

La auto­ra mues­tra como socie­da­des agrí­co­las muy dis­tan­tes en el espa­cio y/​o tiem­po han cosi­fi­ca­do la capa­ci­dad repro­duc­to­ra de las muje­res y no la de los hom­bres, con­clu­ye que eso supu­so una ven­ta­ja para la expan­sión y apro­pia­ción de exce­den­tes en rela­ción con aque­llas socie­da­des caza­do­ras reco­lec­to­ras más basa­das en la com­ple­men­ta­rie­dad de los sexos. Cuan­do se han pro­du­ci­do situa­cio­nes adver­sas en la pro­duc­ción que ame­na­za­se la super­vi­ven­cia del gru­po, se bus­ca­rían más muje­res lo que lle­va a supo­ner que la pri­me­ra apro­pia­ción de pro­pie­dad pri­va­da con­sis­te en la apro­pia­ción del tra­ba­jo repro­duc­tor de las muje­res. Sin entrar en el deba­te, que cree­mos ya supe­ra­do, de que fue antes la pro­pie­dad pri­va­da o el inter­cam­bio de muje­res que ini­cia el sis­te­ma patriar­cal, en la actua­li­dad se admi­te que tuvo que ser un pro­ce­so lar­go en don­de inter­ac­tua­ban dis­tin­tos fac­to­res, uno impor­tan­te la for­ma­ción de los Esta­dos arcai­cos en la revo­lu­ción neo­lí­ti­ca y el exce­den­te ali­men­ta­rio que pro­du­jo socie­da­des más jerár­qui­cas y mili­ta­ri­za­das para con­quis­tar y comer­ciar con pro­duc­tos y don­de los jefes y gue­rre­ros, hom­bres, fue­ron adqui­rien­do un poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co. Las socie­da­des más com­ple­jas pre­sen­ta­ban una divi­sión del tra­ba­jo que ya no solo se basa­ba en las dife­ren­cias bio­ló­gi­cas, sino tam­bién en las jerár­qui­cas y en el poder de algu­nos hom­bres sobre otros hom­bres y todas las muje­res.

En cual­quier caso, y vol­vien­do a la actua­li­dad y a nues­tro medio, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no solo ha man­te­ni­do el sis­te­ma patriar­cal sino que la resul­ta­do esen­cial, no en vano, la opre­sión de la mujer sufrió una inten­si­fi­ca­ción sin pre­ce­den­tes en la for­ma­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como nos mues­tra tan bien otra auto­ra, Sil­via fede­ri­ci ana­li­zan­do las cau­sas pro­fun­das de la «caza de bru­jas» que pro­du­jo cien­tos de miles de muje­res ase­si­na­das por esa «peca­do».

Como comen­tá­ba­mos en un escri­to ante­rior:

[…] la lógi­ca capi­ta­lis­ta, para seguir ase­gu­rán­do­se sus bene­fi­cios y la obten­ción cre­cien­te de plus­va­lía, nece­si­ta pro­mo­ver la repro­duc­ción y sus­ti­tu­ción de la fuer­za de tra­ba­jo –el tra­ba­jo que pro­du­ce par­cial o total­men­te para otro, para el empresario‑, por otra de vida útil más cor­ta, que pro­duz­ca más. Tras la incor­po­ra­ción gene­ra­li­za­da de la fuer­za de tra­ba­jo mas­cu­li­na, al vol­ver­se ésta más cos­to­sa y sus­ti­tui­ble, pro­du­jo la incor­po­ra­ción masi­va del tra­ba­jo feme­nino, que favo­re­ci­do por los cam­bios fami­lia­res y demo­grá­fi­cos ha con­du­ci­do a unas tasas de fecun­di­dad tan bajas que no garan­ti­za la capa­ci­dad de reem­pla­zo gene­ra­cio­nal. Pos­te­rior­men­te, y para­le­la­men­te, se ha com­ple­men­ta­do la mano de obra más cara de los paí­ses enri­que­ci­dos por otra más bara­ta de los paí­ses empo­bre­ci­dos y la migra­ción del capi­tal y las empre­sas a zonas con mayor capa­ci­dad de reem­pla­zo. Un ejem­plo cruel y de máxi­ma actua­li­dad de esta situa­ción son las con­di­cio­nes de explo­ta­ción inhu­ma­na de las muje­res y niñas de Ban­gla­desh para las gran­des empre­sas tex­ti­les, como las cono­ci­das Zara y C&A, entre otras […].

Tam­bién decía­mos que con la actual cri­sis eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca de una gra­ve­dad y cua­li­dad nue­va, está pro­vo­can­do una juven­tud sin pers­pec­ti­vas de futu­ro y el des­cen­so de la pobla­ción inmi­gran­te (que vuel­ve a sus paí­ses de ori­gen), lo que agu­di­za aún más la baja­da de la tasa de nata­li­dad y fecun­di­dad, pro­vo­can­do por pri­me­ra vez, des­de que se tie­nen regis­tros de empa­dro­na­mien­to, que des­cien­da la pobla­ción en el Esta­do espa­ñol. La cada vez menor pro­por­ción de la pobla­ción en edad de tra­ba­jar, tras déca­das de des­cen­so de las tasas de nata­li­dad y el aumen­to del paro, espe­cial­men­te de los más jóve­nes, son los fac­to­res más gra­ves que hace invia­ble una comu­ni­dad, que enve­jez­ca y no crez­ca. Ante esta dra­má­ti­ca situa­ción, al poder no se lo ocu­rre otra «solu­ción» mejor que el fomen­to de la vuel­ta de las muje­res al tra­ba­jo sumi­so del hogar, como fuer­za repro­duc­ti­va y de tra­ba­jo gra­tis e invi­si­ble, por­que con ser­vi­cios sani­ta­rios y socia­les públi­cos cada vez más insu­fi­cien­tes, alguien tie­ne que cui­dar de los peque­ños y de los mayo­res o dis­ca­pa­ci­ta­dos, y quien mejor que las muje­res en cada casa. A lo que aña­di­mos lo comen­ta­do al prin­ci­pio del tex­to, la nece­si­dad de más pobla­ción autóc­to­na ‑con cla­ras con­no­ta­cio­nes racis­tas- que cubra, sea exce­den­te de mano de obra de tra­ba­jos no cua­li­fi­ca­dos. En este con­tex­to debe­mos enmar­car el retro­ce­so que se quie­re implan­tar sobre la actual ley del abor­to, el minis­tro Gallar­dón lo ha dicho muy cla­ro, con la situa­ción actual de baja nata­li­dad es muy nece­sa­ria la refor­ma de esta ley.

La muje­res, debe­mos ser libres para deci­dir sobre nues­tro cuer­po y sobre nues­tra repro­duc­ción, los que pro­mul­gan estas leyes saben que son las más humil­des y nece­si­ta­das las que más la sufri­rán. Por ello, recla­ma­mos, ade­más de este ele­men­tal dere­cho de las muje­res, el dere­cho a la pro­tec­ción social que debe­mos reci­bir en cada una de nues­tras eta­pas vita­les, des­de el perio­do pre­na­tal has­ta la ancia­ni­dad. Es una sim­pli­fi­ca­ción, no pocas veces intere­sa­da, divi­dir a la pobla­ción entre los que están a favor y los que están en con­tra del abor­to. A favor del abor­to no hay nadie, esta­mos a favor de que se lega­li­ce la posi­bi­li­dad de que una mujer pue­da abor­tar si así lo desea y evi­tar las muer­tes por abor­tos clan­des­ti­nos como ocu­rren en paí­ses que no lo per­mi­ten. Una ley del abor­to libre y gra­tui­to que aún no hemos con­se­gui­do, como un dere­cho de la mujer que quie­ra ser­vir­se de ella, en pleno uso de su liber­tad y con todas las garan­tías lega­les y sani­ta­rias des­de lo públi­co. Ade­más, como hemos tra­ta­do de expo­ner, la lucha por el dere­cho al abor­to es par­te, esen­cial, pero par­te, de la lucha de la libe­ra­ción de la mujer con­tra el Esta­do patriar­cal y que, a su vez, for­ma par­te de la amplia lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra por unas con­di­cio­nes de vida dig­nas y ple­nas en una socie­dad plu­ral y comu­nal, de res­pe­to a los pue­blos y nacio­nes opri­mi­das y por la igual­dad de los sexos.

Con­cep­ción Cruz Rojo, mili­tan­te del Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadores/​as (SAT)
25 de enero de 2014

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *