Lla­ma­mien­to urgen­te a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de las fami­lias de pri­sio­ne­ros de gue­rra pales­ti­nos en cár­ce­les de ocu­pa­ción israelíes

Noso­tros, las fami­lias de los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras polí­ti­cos pales­ti­nos en las pri­sio­nes de ocu­pa­ción israe­líes, hace­mos un lla­ma­mien­to a las orga­ni­za­cio­nes lega­les y huma­ni­ta­rias de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para que actúen urgen­te­men­te para pro­te­ger a nues­tros parien­tes dete­ni­dos en las pri­sio­nes de ocu­pa­ción israe­líes a tra­vés de:

  1. Esta­ble­cien­do urgen­te­men­te un comi­té legal inter­na­cio­nal para visi­tar a los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras pales­ti­nos en las pri­sio­nes de ocu­pa­ción, con el fin de inves­ti­gar las cir­cuns­tan­cias en las que viven, con­si­de­ran­do que hay un núme­ro de ellos que han esta­do encar­ce­la­dos duran­te más de 35 años.
  2. Hace­mos un lla­ma­mien­to a la Cruz Roja Inter­na­cio­nal para que se com­pro­me­ta con sus res­pon­sa­bi­li­da­des lega­les y huma­ni­ta­rias en rela­ción con los crí­me­nes e infrac­cio­nes come­ti­dos con­tra los dere­chos de los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos y las visi­tas y para que tra­ba­je en per­mi­tir las visi­tas de sus fami­lias para com­pro­bar cómo se encuentran.
  3. Acción urgen­te por par­te de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les para pre­sio­nar a las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción para que deten­gan la polí­ti­ca de ina­ni­ción des­ti­na­da a matar a los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras palestinos.
  4. Decla­rar las prác­ti­cas de la Admi­nis­tra­ción de Pri­sio­nes israe­lí con­tra los pri­sio­ne­ros como crí­me­nes de gue­rra des­ti­na­dos a matar a los prisioneros.
  5. For­mar un gru­po de pre­sión inter­na­cio­nal para hacer un segui­mien­to de las cir­cuns­tan­cias de la vida de los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos en las cár­ce­les de ocu­pa­ción israelíes.
  6. La adop­ción de medi­das polí­ti­cas por par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a tra­vés de sus emba­ja­das en Israel para hacer un segui­mien­to del caso de los pre­sos pales­ti­nos y su dere­cho a reci­bir visi­tas, para tra­ba­jar para mejo­rar las cir­cuns­tan­cias de su vida y para pro­por­cio­nar los requi­si­tos míni­mos para el tra­ta­mien­to de los pre­sos de acuer­do con las nor­mas del dere­cho internacional.

Nues­tras deman­das a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal son jus­tas y huma­ni­ta­rias, ya que pedi­mos que se pro­te­ja la vida de nues­tros fami­lia­res has­ta su liber­tad. No hemos podi­do comu­ni­car­nos con ellos des­de el comien­zo de la gue­rra y nin­gu­na par­te inter­na­cio­nal se ha ocu­pa­do de su caso. Su núme­ro supera hoy los 9.300 pri­sio­ne­ros de gue­rra, sin con­tar los dete­ni­dos en Gaza que se cree que son miles y que están some­ti­dos a la polí­ti­ca de des­apa­ri­ción for­za­da en campos.

En el momen­to en que muchos líde­res polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les se han posi­cio­na­do sobre los pri­sio­ne­ros israe­líes, sin com­pa­ra­ción con nues­tros pri­sio­ne­ros que lucha­ban por la liber­tad, sino para recor­dar al mun­do que el caso de los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos lle­va en mar­cha muchas déca­das; des­de el ini­cio de la ocu­pa­ción y antes. A pesar de ello, este mun­do insis­te en igno­rar su caso y la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca a la que están some­ti­dos, que se ha inten­si­fi­ca­do de mane­ra ate­rra­do­ra des­de el ini­cio de esta gue­rra en octu­bre del año pasado.

Des­de el comien­zo de esta gue­rra, la cifra anun­cia­da por la ocu­pa­ción, 18 pri­sio­ne­ros han sido mar­ti­ri­za­dos en pri­sio­nes y cam­pos de ocu­pa­ción. Esto sin con­tar las dece­nas de gaza­tíes dete­ni­dos y mar­ti­ri­za­dos, y que la ocu­pa­ción se nie­ga a iden­ti­fi­car ni las cir­cuns­tan­cias de su martirio.

Ade­más de lo ante­rior, más de 3.400 pri­sio­ne­ros pales­ti­nos se encuen­tran en deten­ción admi­nis­tra­ti­va bajo el pre­tex­to de lo que se deno­mi­na el «archi­vo secre­to», muchos de los cua­les son muje­res y niños. Según las orga­ni­za­cio­nes de exper­tos, esta cifra no se ha dado nun­ca en la historia.

Las auto­ri­da­des de la Admi­nis­tra­ción Peni­ten­cia­ria israe­lí han come­ti­do crí­me­nes horri­bles con­tra nues­tros pre­sos y han vio­la­do todas las car­tas inter­na­cio­na­les, con el fin de matar­los y des­hu­ma­ni­zar­los, de acuer­do con dece­nas de tes­ti­mo­nios de pre­sos que han sido pues­tos en liber­tad tras cum­plir sus con­de­nas, así como de equi­pos jurídicos.

Los pre­sos y pre­sas pales­ti­nos se enfren­tan hoy a crí­me­nes sis­te­má­ti­cos sin pre­ce­den­tes que afec­tan a su des­tino, sus dere­chos y su dig­ni­dad a tra­vés de una serie de peli­gro­sas polí­ti­cas sis­te­má­ti­cas infli­gi­das por la Admi­nis­tra­ción Peni­ten­cia­ria israe­lí, entre las que se incluyen:

.

  1. La ocu­pa­ción uti­li­za la polí­ti­ca del ham­bre y nie­ga a los pre­sos comi­das nutri­ti­vas o les pro­por­cio­na peque­ñas comi­das insa­lu­bres que no son sufi­cien­tes y que per­ma­ne­cen expues­tas a la luz del sol y al pol­vo duran­te muchas horas has­ta que se echan a per­der antes de ser entre­ga­das para su con­su­mo. Las comi­das estro­pea­das que se pro­por­cio­nan no con­tie­nen sales ni azú­ca­res, lo que ha cau­sa­do fati­ga inclu­so a los enfer­mos y a los niños, que ya no pue­den mover­se den­tro de las cel­das. Algu­nos de ellos han sufri­do pér­di­das de cono­ci­mien­to en nume­ro­sas oca­sio­nes. Los que han sido libe­ra­dos habían per­di­do peso has­ta pare­cer casi esque­le­tos debi­do a esta política.
  2. La polí­ti­ca sis­te­má­ti­ca de tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca que sufre el pre­so des­de el momen­to de la deten­ción, duran­te los inte­rro­ga­to­rios y a tra­vés de los gol­pes e insul­tos para des­hu­ma­ni­zar­los duran­te la inva­sión de cel­das, ade­más de los insul­tan­tes cacheos al des­nu­do den­tro de las cel­das o duran­te el tras­la­do de los pre­sos de una cel­da o sec­ción a otra y has­ta su pues­ta en liber­tad. La tor­tu­ra ha sido la prin­ci­pal cau­sa de mar­ti­rio de pri­sio­ne­ros des­de el ini­cio de la gue­rra y a lo lar­go de las últi­mas décadas.
  3. Pri­va­ción de medios para man­te­ner la lim­pie­za, mien­tras que solo se pro­por­cio­na agua dos horas al día, los pre­sos solo pue­den duchar­se una vez a la sema­na duran­te cin­co minu­tos por pre­so y no se pro­por­cio­nan deter­gen­tes, como jabón y cham­pú, lo que ha pro­vo­ca­do lesio­nes dér­mi­cas con­ta­gio­sas y dolo­ro­sas, como la sarna.
  4. Super­po­bla­ción de las cel­das, ya que las cel­das dise­ña­das para seis reclu­sos están ocu­pa­das por entre 12 y 16 reclu­sos. La elec­tri­ci­dad se cor­ta duran­te el día, lo que prohí­be la ven­ti­la­ción de la cel­da median­te ven­ti­la­do­res. La elec­tri­ci­dad solo se sumi­nis­tra entre las 23:00 y las 06:00 horas. Las cel­das care­cen de col­cho­nes y fun­das sufi­cien­tes para que todos los pre­sos pue­dan dormir.
  5. Deli­tos médi­cos por fal­ta del requi­si­to míni­mo de tra­ta­mien­to y seguimiento.
  6. Res­tric­ción del tra­ba­jo de los equi­pos jurí­di­cos y prohi­bi­ción a algu­nos de visi­tar a los pre­sos. Prohi­bi­ción de reu­nir­se con el abo­ga­do espe­cial­men­te duran­te la pri­me­ra eta­pa de encar­ce­la­mien­to que es la fase más impor­tan­te en el des­tino del caso de un preso.
  7. Con­fis­ca­ción de todos los efec­tos per­so­na­les de los pre­sos, como ropa y libros, y ais­la­mien­to total del mun­do exte­rior tras la con­fis­ca­ción de tele­vi­so­res y radios. Muchos pre­sos no han podi­do cam­biar­se de ropa ni lavar­la duran­te varios meses.
  8. Duran­te el trans­por­te de una sec­ción a otra, las fuer­zas de ocu­pa­ción dis­pa­ra­ron balas de goma con­tra los presos.
  9. A los pre­sos no se les per­mi­te salir al patio más que una hora al día. La mayo­ría de los días el «bre­ve des­can­so» se can­ce­la por razo­nes desconocidas.

En estas cir­cuns­tan­cias reno­va­mos nues­tras deman­das a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para que pro­te­ja a nues­tros fami­lia­res y deten­ga los horri­bles crí­me­nes come­ti­dos con­tra ellos.

Las fami­lias de los pri­sio­ne­ros de gue­rra pales­ti­nos en las cár­ce­les de la ocu­pa­ción israelí

5 de junio de 2024

Fuen­te: https://t.me/PalestineResist

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *