Gue­rra social, mul­ti­po­la­ri­dad o revolución

«La teo­ría crí­ti­ca debe ser capaz de desa­rro­llar una mira­da dia­léc­ti­ca, modo de ver lo no vis­to, pues los ras­gos prin­ci­pa­les del capi­ta­lis­mo, como a menu­do recor­da­ba Marx, no resul­tan inme­dia­ta­men­te visibles.»David McNally:Monstruos del mer­ca­do, Levan­ta fue­go, Madrid 2022, p. 23.

Algu­nas izquier­das revo­lu­cio­na­rias empie­zan a recu­pe­rar con­cep­tos fun­da­men­ta­les de la crí­ti­ca mar­xis­ta al capi­ta­lis­mo que habían aban­do­na­do por razo­nes que no pode­mos expo­ner en este bre­ve tex­to. Tal y como está el mun­do, no exis­te otra alter­na­ti­va que res­ca­tar y actua­li­zar aque­llas ver­da­des que estruc­tu­ran la pra­xis comu­nis­ta. Una de ellas es la de «gue­rra social», una de las brú­ju­las con­cep­tua­les impres­cin­di­bles para guiar­nos por el den­so enma­ra­ña­mien­to apa­ren­te­men­te caó­ti­co de sub­cri­sis múl­ti­ples has­ta des­cu­brir el secre­to últi­mo: la civi­li­za­ción bur­gue­sa res­que­bra­ján­do­se en sus raí­ces por la cri­sis de acu­mu­la­ción del capi­tal, la peor de su his­to­ria en lo cuan­ti­ta­ti­vo y en lo cualitativo.

La gue­rra social es la tota­li­dad con­cre­ta de vio­len­cias mul­ti­fa­cé­ti­cas que el capi­tal lan­za con­tra la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra para inten­tar abrir una nue­va fase de acu­mu­la­ción. El Esta­do es impres­cin­di­ble para coor­di­nar estra­té­gi­ca­men­te esas vio­len­cias, por­que solo él, en cuan­do for­ma polí­ti­co-mili­tar de la acu­mu­la­ción amplia­da, pue­de coor­di­nar los muchos fren­tes de la gue­rra social entre el capi­tal y el tra­ba­jo. La alie­na­ción y la igno­ran­cia de ese engru­do insí­pi­do y pega­jo­so que es el refor­mis­mo, más la deja­dez por la con­cre­ción teó­ri­co-polí­ti­ca y el endio­sa­mien­to de la abs­trac­ción for­ma­lis­ta de muchas izquier­das, hace que en los últi­mos tiem­pos amplios sec­to­res del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co flo­ten a la deri­va en un vacío con­cep­tual bajo la mayor cam­pa­ña de mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca de masas sufri­da has­ta el pre­sen­te. Vea­mos varios ejemplos:

Uno y el más cla­mo­ro­so pero no deci­si­vo: no ver que la gue­rra impe­ria­lis­ta con­tra Rusia es par­te de la gue­rra social para derro­tar al pro­le­ta­ria­do y a la com­pe­ten­cia anti yan­qui del blo­que de poten­cias emer­gen­tes, derro­ta sin la cual el lla­ma­do Occi­den­te segui­rá retro­ce­dien­do a la vez que aumen­ta­rá la lucha de cla­ses en su inte­rior. La gue­rra social es per­ma­nen­te des­de que exis­te la pro­pie­dad pri­va­da, pero dio un sal­to con el capi­ta­lis­mo y den­tro de este ha supe­ra­do fases has­ta la actual, la que comen­zó en 2007 y ha esca­la­do has­ta el momen­to actual.

El capi­tal tie­ne tres gran­des blo­ques de solu­cio­nes para estas cri­sis: aplas­tar al pro­le­ta­ria­do, aplas­tar a la com­pe­ten­cia y aba­ra­tar lo más posi­ble el pre­cio de la ener­gía saquean­do a los pue­blos y des­tru­yen­do la natu­ra­le­za. Impe­ria­lis­mo solo hay uno, el occi­den­tal bajo las órde­nes de Esta­dos Uni­dos. En las «zonas calien­tes» la gue­rra social adquie­re for­mas de gue­rras con­ven­cio­na­les, todas ellas, ade­más, con medios nue­vos como son las «gue­rras» cog­ni­ti­vas, psi­co­ló­gi­cas y pro­pa­gan­dís­ti­cas, híbri­das, de cuar­ta gene­ra­ción, eco­nó­mi­co-ali­men­ta­rias y sani­ta­rias, etc., que en el fon­do se refie­ren al «eterno» méto­do de emplear todos los medios posi­bles de des­truc­ción y de crear otros de mayor poder de destrucción.

La cri­sis vie­ne impul­sa­da en defi­ni­ti­va por el accio­nar sub­te­rrá­neo, ocul­to por el sen­ti­do común de la «nor­ma­li­dad», de la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción de capi­tal y por la ley de caí­da ten­den­cial de la cuo­ta media de ganan­cia, ambas inse­pa­ra­bles del pro­ce­so de la lucha de cla­ses. Si repa­sa­mos los tex­tos de par­ti­dos, orga­ni­za­cio­nes y sin­di­ca­tos que aho­ra cir­cu­lan por Eus­kal Herria para diver­sos con­gre­sos o deba­tes pró­xi­mos, vemos la ausen­cia de estos con­cep­tos impres­cin­di­bles, aun­que sí poda­mos ver algu­na refe­ren­cia vaga y abs­trac­ta al socia­lis­mo, y ape­nas al comunismo.

Dos, la gue­rra social se endu­re­ce en la medi­da en que se ahon­da la cri­sis, no se rin­de el pro­le­ta­ria­do ni los pue­blos explo­ta­dos, en la medi­da en que se agu­di­za la com­pe­ten­cia entre poten­cias. Por diver­sos cami­nos, len­ta, gra­dual o direc­ta­men­te, según las situa­cio­nes, la bur­gue­sía amplía la repre­sión y, según los casos, reac­ti­va movi­mien­tos auto­ri­ta­rios, machis­tas, racis­tas, popu­lis­tas y fas­cis­tas pre­pa­ran­do las con­di­cio­nes para un recor­te drás­ti­co de la demo­cra­cia ofi­cial, o para des­truir­la, si fue­ra nece­sa­rio, dejan­do al des­cu­bier­to la dic­ta­du­ra del capital.

La gue­rra social debe inten­si­fi­car el mili­ta­ris­mo para lograr que la juven­tud obre­ra acep­te ser escla­va de la explo­ta­ción asa­la­ria­da y car­ne de cañón de la OTAN. La mili­ta­ri­za­ción pene­tra en la tota­li­dad eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca, cul­tu­ral, éti­co-moral, sexual, por­que la cri­sis es total y no pue­de que­dar nada del orden del capi­tal sin mili­ta­ri­zar su con­te­ni­do. En la Unión Euro­pea, y en los Esta­dos fran­cés y espa­ñol, esta diná­mi­ca de gue­rra social es incues­tio­na­ble y va endu­re­cién­do­se, ade­más, con la legi­ti­ma­ción refor­mis­ta. La mili­ta­ri­za­ción y la gue­rra social ata­can con espe­cial viru­len­cia las iden­ti­da­des nacio­na­les de los pue­blos opri­mi­dos en la Unión Europea.

En Eus­kal Herria la mili­ta­ri­za­ción cre­cien­te se sos­tie­ne en el poder arma­do fran­co-espa­ñol y sus bra­zos regio­na­lis­tas, en la pro­pia lógi­ca mili­ta­ris­ta del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, todo lo cual nos lle­va en direc­to a la OTAN. Inquie­ta en extre­mo la indi­fe­ren­cia por esta mili­ta­ri­za­ción social obje­ti­va, al mar­gen de su invi­si­bi­li­dad sub­je­ti­va, que domi­na la mise­ria teó­ri­co-polí­ti­ca del refor­mis­mo sobe­ra­nis­ta, pero que tam­bién está pre­sen­te en cier­tas izquier­das comu­nis­tas. Lo peor es que esa invi­si­bi­li­dad refuer­za otros medios de opre­sión y explo­ta­ción nacio­nal de cla­se como la legi­ti­ma­ción de las for­mas «demo­crá­ti­cas» y «pací­fi­cas» de la gue­rra social al invi­si­bi­li­zar­se la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción repre­si­va que esta­mos sufriendo.

Tres, en Eus­kal Herria la nor­ma­li­za­ción de la omni­pre­sen­cia repre­si­va en todas sus for­mas, tam­bién con­tra nues­tra len­gua y cul­tu­ra, va uni­da a un retro­ce­so de la lucha con­tra el auto­ri­ta­ris­mo múl­ti­ple al alza, con­tra el avan­ce de la irra­cio­na­li­dad en la vida coti­dia­na. Se res­trin­gen dere­chos y liber­ta­des, pero el refor­mis­mo sobe­ra­nis­ta sigue apo­yan­do al gobierno del GAL, del aus­te­ri­ci­dio, de la segun­da trai­ción al pue­blo saha­raui y de la sumi­sión a la OTAN. Esto expli­ca que no hayan lle­ga­do a 20.000 los y las mani­fes­tan­tes con­tra el fas­cis­mo pese a la masi­va pro­pa­gan­da rea­li­za­da para lle­gar a todas las «sen­si­bi­li­da­des».

El irra­cio­na­lis­mo se extien­de por el capi­ta­lis­mo en cri­sis. Tro­pas ucro­na­zis que entra­ban hace pocas horas en la Jer­son aban­do­na­da por Rusia lle­va­ban insig­nias mili­ta­res de la tri­gé­si­mo sex­ta divi­sión de gra­na­de­ros SS de fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial for­ma­da por cri­mi­na­les y con­vic­tos excar­ce­la­dos, así como tan­ques con el emble­ma del Sol Negro de la mís­ti­ca eso­té­ri­ca nazi, que hace refe­ren­cia a los doce sabios arios que, bajo la direc­ción del Füh­rer, diri­gi­rán la supre­ma­cía aria en el mun­do. La Unión Euro­pea se ha nega­do a con­de­nar el nazis­mo en la ONU. Es sabi­do que hay ertzai­nas con emble­mas de ultra dere­cha, que aumen­tan las rela­cio­nes entre la terro­ris­ta Israel y la bur­gue­sía vas­ca al mis­mo tiem­po que repri­me cual­quier acto de soli­da­ri­dad y reci­bi­mien­to a pre­sos y pre­sas polí­ti­cas: hay que des­truir la memo­ria de lucha y hay que impo­ner el mili­ta­ris­mo imperialista.

La gue­rra social y la mili­ta­ri­za­ción obje­ti­va y sub­je­ti­va en su queha­cer poli­fa­cé­ti­co y mul­ti­di­men­sio­nal tie­nen sin embar­go lími­tes e impo­ten­cias según sea la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción del pue­blo obre­ro. Por ejem­plo, si la for­ma lin­güís­ti­co-cul­tu­ral de la gue­rra social está redu­cien­do el uso del eus­ka­ra en la vida públi­ca, no está logran­do, por con­tra, dete­ner la recu­pe­ra­ción de los colec­ti­vos y de las luchas eus­kal­tza­les; sí logró con­te­ner la lucha sala­rial duran­te la pan­de­mia, y que des­de un tiem­po rebro­ta con fuer­za; sí logró, igual­men­te, con­te­ner las rei­vin­di­ca­cio­nes del pen­sio­na­ria­do, de la sani­dad, de la edu­ca­ción y del con­jun­to de explo­ta­cio­nes capi­ta­lis­tas, aun­que aho­ra asis­ti­mos a su rever­de­ci­mien­to, como se apre­cia en las movi­li­za­cio­nes y huel­gas actua­les; si las muje­res tra­ba­ja­do­ras venían impul­san­do bue­na par­te de esas luchas ante­rio­res a la pan­de­mia, des­de hace un tiem­po vuel­ven a ser ellas las que ocu­pan el pri­mer lugar en muchas reivindicaciones.

Sin embar­go, des­de antes de la pan­de­mia y de mane­ra ace­le­ra­da des­de ini­cios de 2022, la gue­rra social está intro­du­cien­do for­mas nue­vas de domi­na­ción y de explo­ta­ción refor­za­das por ese mili­ta­ris­mo extre­ma­da­men­te auto­ri­ta­rio cuan­do no nazi-fas­cis­ta. Cuan­do, pre­ci­sa­men­te, más fal­ta hace que las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias nos situe­mos por delan­te de los gol­pes, des­cu­brien­do sus pun­tos débi­les y avi­san­do cómo se les pue­de ven­cer, cuan­do ser van­guar­dia en el sen­ti­do comu­nis­ta es impres­cin­di­ble, el grue­so de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias ha retro­ce­di­do a la reta­guar­dia de las luchas obreras.

Cua­tro, una de las razo­nes del retra­so de las izquier­das para vol­ver a ser van­guar­dia es, sin duda, su des­pis­te o nega­ti­va a enfren­tar deci­di­da­men­te la gue­rra social en cur­so, con el peso deci­si­vo del mili­ta­ris­mo y de la OTAN; y den­tro de este error o indi­fe­ren­cia actúa tam­bién el efec­to des­mo­vi­li­za­dor que tie­ne el semi-deba­te sobre«unipolaridad» y «mul­ti­po­la­ri­dad». La prác­ti­ca tota­li­dad de los «finos ana­lis­tas» de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca cavi­lan en base a las gene­ra­li­za­cio­nes de la geo­po­lí­ti­ca bur­gue­sa que sur­gie­ron al ini­cio de la fase impe­ria­lis­ta como méto­do ana­lí­ti­co a las órde­nes de las bur­gue­sías occi­den­ta­les, y nun­ca según el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, sino con­tra él.

El con­cep­to de uni­po­la­ri­dad ocul­ta la domi­na­ción cua­si omní­mo­da del impe­ria­lis­mo des­de fina­les de la déca­da de 1980 y sir­ve para ocul­tar sus crí­me­nes y legi­ti­mar a Esta­dos Uni­dos, lo mis­mo que suce­de con el tér­mino de «impe­rio» y toda la pala­bre­ría negris­ta. La liqui­da­ción del rigor con­cep­tual debi­li­tó tan­to a la izquier­da en pro­ce­so de cie­rre que, por ejem­plo, se plan­teó que debía aban­do­nar­se el tér­mino de impe­ria­lis­mo. Suce­de otro tan­to, pero a la inver­sa, con el de mul­ti­po­la­ri­dad nuclea­da por Eura­sia, que impi­de ver las dife­ren­cias de todo tipo que exis­ten entre Esta­dos con polí­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas inclu­so anta­gó­ni­cas aun­que ten­gan pun­tua­les intere­ses comu­nes con­tra Esta­dos Uni­dos y sus súb­di­tos. El impe­ria­lis­mo cono­ce esas dife­ren­cias y bus­ca agudizarlas.

El impe­ria­lis­mo tie­ne una dis­ci­pli­na estra­té­gi­ca irrom­pi­ble que no es otra que la defen­sa a muer­te de sus inmen­sas pro­pie­da­des, para lo que lan­za una gue­rra social mili­ta­ri­za­da inter­na y exter­na. El impe­ria­lis­mo sabe que es catas­tró­fi­co para él la caí­da del dólar, del euro, de la libra, del yuan, es decir, de su dic­ta­du­ra mone­ta­ria, por citar uno solo de los cre­cien­tes pro­ble­mas a los que se enfren­ta pro­vo­ca­dos deli­be­ra­da y astu­ta­men­te por las gran­des poten­cias que diri­gen la mul­ti­po­la­ri­dad. Otro peli­gro mor­tal es, por ejem­plo, el dete­rio­ro impa­ra­ble de las ins­ti­tu­cio­nes mun­dia­les crea­das des­de 1944 – 1945, bási­cas para el nor­mal fun­cio­na­mien­to del saqueo impe­ria­lis­ta des­de enton­ces, y lo peor es que va cre­cien­do la con­cien­cia de que hay que refor­mar­las en pro­fun­di­dad o crear otras nue­vas que refle­jen la reali­dad actual del mun­do. Exis­ten muchos ejem­plos más.

Pero, y sin por­me­no­ri­zar, la lla­ma­da mul­ti­po­la­ri­dad solo tie­ne intere­ses comu­nes tác­ti­cos o a medio pla­zo con­tra el impe­ria­lis­mo por­que hay en ella bur­gue­sías con­ser­va­do­ras que se defien­den de Esta­dos Uni­dos pero que explo­tan a sus tra­ba­ja­do­res, bur­gue­sías que bus­can un rela­ti­vo equi­li­brio «entre igua­les» con el impe­ria­lis­mo, bur­gue­sías nue­vas que bus­can «un mun­do mejor», pero sin socia­lis­mo, y varios Esta­dos que bus­can el «socia­lis­mo de mer­ca­do» en con­ni­ven­cia pací­fi­ca con el impe­ria­lis­mo. Cual­quier avan­ce en dere­chos con­cre­tos, pro­gre­sis­tas, socio­eco­ló­gi­cos, etc., y cual­quier retro­ce­so del impe­ria­lis­mo son bien­ve­ni­dos, pero siem­pre debe­mos saber cuá­les son las debi­li­da­des inter­nas de la mul­ti­po­la­ri­dad y, en espe­cial, cómo es la lucha de cla­ses que exis­te en su inte­rior, por­que el impe­ria­lis­mo bus­ca rom­per o debi­li­tar esa unidad.

Exis­te una peli­gro­sa ambi­güe­dad sobre los con­te­ni­dos socio­eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, etc., de la mul­ti­po­la­ri­dad a la hora de avan­zar en las «nue­vas rela­cio­nes inter­na­cio­na­les», lo que per­mi­te al refor­mis­mo insis­tir en el prag­ma­tis­mo posi­bi­lis­ta, en la vie­ja uto­pía siem­pre fra­ca­sa­da de la tran­si­ción gra­dual, pací­fi­ca, sin sobre­sal­tos revo­lu­cio­na­rios al socia­lis­mo apro­ve­chan­do la ayu­da de la mayo­ría inter­na­cio­nal mul­ti­po­lar. Se tra­ta­ría de un avan­ce len­to, muy len­to y entre­cor­ta­do, con retro­ce­sos, pero como según la tesis domi­nan­te sobre la mul­ti­po­la­ri­dad, cada vez se inte­gran más bur­gue­sías en su pro­yec­to con tal de librar­se del impe­ria­lis­mo, lle­ga­rá el momen­to en el que esas bur­gue­sías se con­ven­zan de las ven­ta­jas del «socia­lis­mo de mer­ca­do», o lo que es más pro­ba­ble: de una «demo­cra­cia avanzada».

Esta­mos ante una ver­sión más del evo­lu­cio­nis­mo lineal y auto­má­ti­co de la dere­cha social­de­mó­cra­ta des­de fina­les del siglo XIX, de la «emu­la­ción pací­fi­ca» del XX Con­gre­so del PCUS en 1956, del paci­fis­mo euro­co­mu­nis­ta des­de 1970, del «avan­ce pací­fi­co» del XX Con­gre­so del PCCh de 2022. Pero por con­tex­to y gra­ve­dad de la cri­sis actual, el mul­ti­po­la­ris­mo no pue­de ser com­pa­ra­do con lo que supu­so el apo­yo inter­na­cio­na­lis­ta a la Corea ata­ca­da por Esta­dos Uni­dos en 1950 – 1953, al Con­gre­so de Ban­dung de 1955, a las Decla­ra­cio­nes de La Haba­na de 1960 – 1962, a la Tri­con­ti­nen­tal des­de 1961, a la soli­da­ri­dad con Viet­nam de comien­zos de 1970, a la Decla­ra­ción de Argel de 1976, a gru­pos inter­na­cio­na­lis­tas por todo el mun­do que no pode­mos citar aho­ra como, por ejem­plo, los crí­ti­cos con los foros sobre que «otro mun­do es posi­ble», a las avan­za­das pro­pues­tas del ALBA y de la soli­da­ri­dad petro­le­ra de Chá­vez para con los pue­blos empo­bre­ci­dos por el imperialismo…

Y cin­co, los cam­bios acae­ci­dos des­de 1945 nos exi­gen que con­cre­te­mos lo más posi­ble cua­les son las dife­ren­cias entre los pro­ce­sos arri­ba cita­dos y la mul­ti­po­la­ri­dad, por­que solo así podre­mos des­cu­brir las nue­vas armas intro­du­ci­das por la direc­ción polí­ti­co-mili­tar bur­gue­sa en la gue­rra social. Este es uno de los requi­si­tos esen­cia­les para que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria vuel­va a ser la van­guar­dia que se nece­si­ta en la actual fase de lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se. Sin embar­go, como veni­mos insis­tien­do des­de hace tiem­po, una de sus gran­des fallas es su mio­pe mira­da dia­léc­ti­ca que le obli­ga a mover­se len­ta­men­te fren­te a los rápi­dos acon­te­ci­mien­tos que se amon­to­nan. No hace fal­ta decir que el refor­mis­mo odia la dia­léc­ti­ca por­que ado­ra el pragmatismo.

La mira­da dia­léc­ti­ca des­cu­bre que lo «invi­si­ble» que actúa por deba­jo de la apa­rien­cia, es lo que real­men­te deter­mi­na las cau­sas de la gue­rra social, del mili­ta­ris­mo y de la mul­ti­la­te­ra­li­dad. Eso «invi­si­ble» es la ten­den­cia cie­ga del capi­tal a sufrir cada vez más cri­sis devas­ta­do­ras que vuel­ven a esta­llar con inter­va­los meno­res y con fuer­zas nue­vas y más des­truc­to­ras por momen­tos. La mira­da dia­léc­ti­ca nos des­cu­bre, por tan­to, la nece­si­dad y la posi­bi­li­dad del comu­nis­mo, pero nos avi­sa de que aún no se ha desa­rro­lla­do lo sufi­cien­te el deseo del comu­nis­mo que es la expre­sión prác­ti­ca, esen­cial y con­cre­ta de la con­cien­cia-para-sí en su for­ma genérica.

Este deseo del comu­nis­mo solo pue­de ser deseo vital, éti­co e his­tó­ri­co, lo que le hace impres­cin­di­ble para la derro­ta irre­cu­pe­ra­ble del capi­tal y de la opre­sión nacio­nal. Con­cep­tos como alie­na­ción, reifi­ca­ción, feti­chis­mo, etc., pero tam­bién el de mie­do, nos expli­can las razo­nes fun­da­men­ta­les del retra­so del deseo del comu­nis­mo, que es mucho más que la con­cien­cia polí­ti­co-revo­lu­cio­na­ria, que sur­ge de la supera­ción de los lími­tes de la con­cien­cia refor­mis­ta. Por esto mis­mo, el deseo del comu­nis­mo cho­ca ya con algu­nas de las fuer­zas que impul­san la mul­ti­po­la­ri­dad y, en la medi­da en que se expan­da, cho­ca­rá con las bur­gue­sías y refor­mis­mos que creen que la mul­ti­po­la­ri­dad es la vía pací­fi­ca defi­ni­ti­va por fin encon­tra­da, vía que ha expul­sa­do de la his­to­ria al comunismo.

Pero el impe­ria­lis­mo sabe que solo le sal­va­rá una pro­lon­ga­da gue­rra social inter­na y una gran gue­rra mili­tar o varias peque­ñas simul­tá­neas exter­nas con­tra la mul­ti­po­la­ri­dad a la vez que para ame­na­zar a los Esta­dos que pien­san sumar­se a ella. Estos con­flic­tos ya van acom­pa­ña­dos y son inse­pa­ra­bles de otros, de otras «gue­rras» que ya se libran, como la «gue­rra eco­ló­gi­ca» que aca­ba de librar­se en Egip­to duran­te el COP-27, por poner un solo ejem­plo. Los pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te esta­mos espe­cial­men­te inde­fen­sos ante esta vorá­gi­ne por­que somos y sere­mos peo­nes, suje­tos pasi­vos, a sacri­fi­car por los Esta­dos ocupantes.

La mira­da dia­léc­ti­ca es impla­ca­ble en estas y en todas las ver­da­des que des­cu­bre: las nacio­nes opri­mi­das no tene­mos otra alter­na­ti­va de exis­ten­cia que cons­truir­la en nues­tro avan­ce al comu­nis­mo. No pode­mos atar­nos a las pro­me­sas de quie­nes creen que la mul­ti­po­la­ri­dad, con avan­ces y con­quis­tas rela­ti­vas en com­pa­ra­ción al infierno de la OTAN y su gue­rra social, nos dará la inde­pen­den­cia socia­lis­ta. No lo hará por dos gran­des razo­nes entre otras meno­res: el subim­pe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol nun­ca se inte­gra­rá en ese pro­yec­to sino que lo com­ba­te y com­ba­ti­rá a muer­te; y bur­gue­sías deter­mi­nan­tes de la mul­ti­po­la­ri­dad pue­den ter­mi­nar nego­cian­do con el impe­ria­lis­mo con tal de fre­nar y derro­tar la lucha de cla­ses que pudie­ra cre­cer en sus países.

Por tan­to, cual­quier tar­dan­za o espe­ra de las izquier­das de las nacio­nes opri­mi­das, de la vas­ca en nues­tro caso, en la peda­go­gía prác­ti­ca del comu­nis­mo como nece­si­dad posi­ble y desea­ble, no hace sino refor­zar, faci­li­tar el pro­ce­so de acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal, moti­vo de nues­tra explo­ta­ción. Más aún, en la medi­da en la que ante los duros gol­pes de la pavo­ro­sa cri­sis actual las izquier­das per­ma­nez­can sin deba­tir un míni­mo plan común que faci­li­te al menos coor­di­nar las luchas más impor­tan­tes, coor­di­na­ción que faci­li­te un bási­co apren­di­za­je común en lo esen­cial, en esta medi­da se ale­ja­rán las posi­bi­li­da­des de avan­ce, se debi­li­ta­rá la con­cien­cia de la nece­si­dad de la revo­lu­ción socia­lis­ta y, con todo ello, el deseo del comu­nis­mo que­da­rá en sim­ple roman­ti­cis­mo inú­til ante la efec­ti­vi­dad mul­ti­fa­cé­ti­ca de las repre­sio­nes inhe­ren­tes a la gue­rra social y a la mili­ta­ri­za­ción a ella unida.

Petri Reka­ba­rren

19 de noviem­bre de 2022

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *