Argen­ti­na. Pro­gra­ma del 1º de Mayo de la CGT de los Argen­ti­nos, una pro­pues­ta rea­li­za­da en 1968 que no ha per­di­do vigencia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de abril de 2021.

Repro­du­ci­mos el Pro­gra­ma del 1º de Mayo de la CGT de los Argen­ti­nos que lide­ra­ba Rai­mun­do Onga­ro, publi­ca­do en el pri­mer núme­ro del Perió­di­co de esa cen­tral obre­ra en 1968. 

1. «Noso­tros, repre­sen­tan­tes de la CGT de los Argen­ti­nos, legal­men­te cons­ti­tui­da en el con­gre­so nor­ma­li­za­dor Ama­do Olmos, en este Pri­me­ro de Mayo nos diri­gi­mos al pueblo».

Los invi­ta­mos a que nos acom­pa­ñen en un examen de con­cien­cia, una empre­sa común y un home­na­je a los for­ja­do­res, a los héroes y los már­ti­res de la cla­se trabajadora.

En todos los paí­ses del mun­do ellos han seña­la­do el camino de la libe­ra­ción. Fue­ron masa­cra­dos en oscu­ros cala­bo­zos como Feli­pe Valle­se, caye­ron ase­si­na­dos en los inge­nios tucu­ma­nos, como Hil­da Gue­rre­ro. Pade­cen toda­vía en injus­tas cárceles.

En esas luchas y en esos muer­tos reco­no­ce­mos nues­tro fun­da­men­to, nues­tro patri­mo­nio, la tie­rra que pisa­mos, la voz con que que­re­mos hablar, los actos que debe­mos hacer: esa gran revo­lu­ción incum­pli­da y trai­cio­na­da pero viva en el cora­zón de los argentinos.

2. Duran­te años sola­men­te nos han exi­gi­do sacri­fi­cios. Nos acon­se­ja­ron que fué­se­mos aus­te­ros: lo hemos sido has­ta el hambre.

Nos pidie­ron que aguan­tá­ra­mos un invierno: hemos aguan­ta­do diez. Nos exi­gen que racio­na­li­ce­mos: así vamos per­dien­do con­quis­tas que obtu­vie­ron nues­tros abue­los. Y cuan­do no hay humi­lla­ción que nos fal­te pade­cer ni injus­ti­cia que res­te come­ter­se con noso­tros, se nos pide iró­ni­ca­men­te que “par­ti­ci­pe­mos”.

Les deci­mos: ya hemos par­ti­ci­pa­do, y no como eje­cu­to­res sino como víc­ti­mas en las per­se­cu­cio­nes, en las tor­tu­ras, en las movi­li­za­cio­nes, en los des­pi­dos, en las inter­ven­cio­nes, en los desalojos.

No que­re­mos esa cla­se de participación.

Un millón y medios de des­ocu­pa­dos y sub­em­plea­dos son la medi­da de este sis­te­ma y de este gobierno ele­gi­do por nadie. La cla­se obre­ra vive su hora más amar­ga. Con­ve­nios supri­mi­dos, dere­chos de huel­ga anu­la­dos, con­quis­tas piso­tea­das, gre­mios inter­ve­ni­dos, per­so­ne­rías sus­pen­di­das, sala­rios congelados.

La situa­ción del país no pue­de ser otro que un espe­jo de la nues­tra. El índi­ce de mor­ta­li­dad infan­til es cua­tro veces supe­rior al de los paí­ses desa­rro­lla­dos, vein­te veces supe­rior en zonas de Jujuy don­de un niño de cada tres mue­re antes de cum­plir un año de vida. Más de la mitad de la pobla­ción está para­si­ta­da por la anqui­los­to­mia­sis en el lito­ral nor­te­ño; el cua­ren­ta por cien­to de los chi­cos pade­cen de bocio en Neu­quén; la tubercu­losis y el mal de Cha­gas cau­san estra­gos por doquier. La deser­ción esco­lar en el ciclo pri­ma­rio lle­ga al sesen­ta por cien­to; al ochen­ta y tres por cien­to en Corrien­tes, San­tia­go del Este­ro y el Cha­co; las puer­tas de los cole­gios secun­da­rios están entor­na­das para los hijos de los tra­ba­ja­do­res y defi­ni­ti­va­men­te cerra­das las de la Universidad.

El extranjero » Blog Archive » CGT de los Argentinos, de Raimundo Ongaro

La déca­da del trein­ta resu­ci­ta en todo el país con su cor­te­jo de mise­ria y de ollas populares.

Cua­tro­cien­tos pesos son un jor­nal en los seca­de­ros de yer­ba, tres­cien­tos en los obra­jes, en los caña­ve­ra­les de Tucu­mán se olvi­da ya has­ta el aspec­to del dinero.

A los des­alo­jos rura­les se suma aho­ra la reac­cio­na­ria ley de alqui­le­res, que colo­ca a dece­nas de miles de comer­cian­tes y peque­ños indus­tria­les en situa­ción de des­alo­jo, cese de nego­cios y ani­qui­la­mien­to del tra­ba­jo de muchos años.

No que­da ciu­dad en la Repú­bli­ca sin su cor­te­jo de villas mise­rias don­de el con­su­mo de agua y ener­gía eléc­tri­ca es com­pa­ra­ble al de las regio­nes inte­rio­res del Afri­ca. Un millón de per­so­nas se api­ñan alre­de­dor de Bue­nos Aires en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas, some­ti­das a un tra­ta­mien­to de ghe­to y a las raz­zias noc­tur­nas que nun­ca afec­tan las zonas resi­den­cia­les don­de algu­nos “correc­tos” fun­cio­na­rios ulti­man la ven­ta del país y don­de jue­ces “impe­ca­bles” exi­gen coimas de cua­ren­ta millo­nes de pesos.

Agra­via­dos en nues­tra dig­ni­dad, heri­dos en nues­tros dere­chos, des­po­ja­dos de nues­tras con­quis­tas, veni­mos a alzar en el pun­to don­de otros las deja­ron, vie­jas ban­de­ras de la lucha.

3. Gran­des paí­ses que salie­ron devas­ta­dos de la gue­rra, peque­ños paí­ses que aún hoy sopor­tan inva­sio­nes e impla­ca­bles bom­bar­deos, han recla­ma­do de sus hijos penu­rias mayo­res que las nues­tras. Si un des­tino de gran­de­za nacio­nal, si la defen­sa de la patria, si la defi­ni­ti­va liqui­da­ción de las estruc­tu­ras explo­ta­do­ras fue­sen la recom­pen­sa inme­dia­ta o leja­na de nues­tros males, ¿qué duda cabe de que los acep­ta­ría­mos en silencio?

Pero no es así. El aplas­ta­mien­to de la cla­se obre­ra va acom­pa­ña­do de la liqui­da­ción de la indus­tria nacio­nal, la entre­ga de todos los recur­sos, la sumi­sión a los orga­nis­mos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les. Asis­ti­mos aver­gon­za­dos a la cul­mi­na­ción, tal vez el epí­lo­go de un nue­vo perío­do de desgracias.

Duran­te el año 1967 se ha com­ple­ta­do prác­ti­ca­men­te la entre­ga del patri­mo­nio eco­nó­mi­co del país a los gran­des mono­po­lios nor­te­ame­ri­ca­nos y euro­peos. En 1958 el cin­cuen­ta y nue­ve por cien­to de lo fac­tu­ra­do por las cin­cuen­ta empre­sas más gran­des del país corres­pon­día a capi­ta­les extran­je­ros; en 1965 esa cifra ascen­día al sesen­ta y cin­co por cien­to; hoy se pue­de afir­mar que tres cuar­tas par­tes del gran capi­tal inver­ti­do per­te­ne­ce a los monopolios.

La CGTA, la mayor experiencia de lucha antiburocrática sindical de Argentina  | La tinta

La empre­sa que en 1965 alcan­zó la cifra más alta de ven­tas en el país, en 1968 ha deja­do de ser argen­ti­na. La indus­tria auto­mo­triz está des­co­yun­ta­da, divi­di­da en frag­men­tos que han ido a parar uno por uno a los gru­pos mono­po­lis­tas. Vie­jas acti­vi­da­des nacio­na­les como la manu­fac­tu­ra de ciga­rri­llos pasa­ron en blo­que a intere­ses extran­je­ros. El mono­po­lio nor­te­ame­ri­cano del ace­ro está a pun­to de hacer su entra­da triun­fal. La indus­tria tex­til y la de la ali­men­ta­ción están cla­ra­men­te pene­tra­das y amenazadas.

Elmé­to­do que per­mi­tió este escan­do­lo­so des­po­jo no pue­de ser más sim­ple. El gobierno que sur­gió con el apo­yo de las fuer­zas arma­das, ele­gi­do por nadie, reba­jó los aran­ce­les de impor­ta­ción, los mono­po­lios apli­ca­ron la ley de la sel­va —el dum­ping — , los fabri­can­tes nacio­na­les, hun­dié­ron­se. Esos mis­mos mono­po­lios, sir­vién­do­se de ban­cos extran­je­ros eje­cu­ta­ron lue­go a los deu­do­res, lle­na­ron de cré­di­tos a sus man­dan­tes que con dine­ro argen­tino com­pra­ron a pre­cio de ban­ca­rro­ta las empre­sas que el capi­tal y el tra­ba­jo nacio­nal habían levan­ta­do en años de esfuer­zo y sacrificio.

Este es el ver­da­de­ro ros­tro de la libre empresa,de la libre entre­ga, filo­so­fía ofi­cial del régi­men por enci­ma de ilu­so­rias divi­sio­nes entre “nacio­na­lis­tas” y “libe­ra­les”, inca­pa­ces de ocul­tar la reali­dad de fon­do que son los mono­po­lios en el poder.

Este poder de los mono­po­lios que con una mano ani­qui­la a la empre­sa pri­va­da ncio­nal, con la otra ame­na­za a las empre­sas del Esta­do don­de la racio­na­li­za­ción no es más que el pró­lo­go de la entre­ga, y anu­da los últi­mos lazos de la depen­den­cia finan­cie­ra. Es el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal el que fija el pre­su­pues­to del país y deci­de si nues­tra mone­da se coti­za o no en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. Es el Ban­co Mun­dial el que pla­ni­fi­ca nues­tras indus­trias cla­ves. Es el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo el que indi­ca en qué paí­ses pode­mos com­prar. Son las com­pa­ñías petro­le­ras las que cua­dri­cu­lan el terri­to­rio nacio­nal y de sus mares ale­da­ños con el mapa de sus ini­cuas con­ce­sio­nes. El pro­ce­so de con­cen­tra­ción mono­po­lis­ta des­ata­do por el gobierno no per­do­na­rá un solo ren­glón de la acti­vi­dad nacio­nal. Poco más y sólo fal­ta­rá des­na­cio­na­li­zar la tra­di­ción argen­ti­na y los museos.

La par­ti­ci­pa­ción que se nos pide es, ade­más de la rui­na de la cla­se obre­ra, el con­sen­ti­mien­to de la entre­ga. Y eso no esta­mos dis­pues­tos a dar­lo los tra­ba­ja­do­res argentinos.

4. La his­to­ria del movi­mien­to obre­ro, nues­tra situa­ción con­cre­ta como cla­se y la situa­ción del país nos lle­van a cues­tio­nar el fun­da­men­to mis­mo de esta socie­dad: la com­pra­ven­ta del tra­ba­jo y la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de producción.

Afir­ma­mos que el hom­bre vale por sí mis­mo, inde­pen­dien­te­men­te de su ren­di­mien­to. No se pue­de ser un capi­tal que rin­de un inte­rés, como ocu­rre en una socie­dad regi­da por los mono­po­lios den­tro de la filo­so­fía libreem­pre­sis­ta. El tra­ba­jo cons­ti­tu­ye una pro­lon­ga­ción de la per­so­na huma­na, que no debe com­prar­se ni ven­der­se. Toda com­pra o ven­ta del tra­ba­jo es una for­ma de esclavitud.

La estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta del país, fun­da­da en la abso­lu­ta pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, no satis­fa­ce sino que frus­tra las nece­si­da­des colec­ti­vas, no pro­mue­ve sino que tra­ba el desa­rro­llo indi­vi­dual. De ella no pue­de nacer una socie­dad jus­ta ni cristiana.

El des­tino de los bie­nes es ser­vir a la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de todos los hom­bres. En la actua­li­dad prác­ti­ca­men­te todos los bie­nes se hallan apro­pia­dos, pero no todos los hom­bres pue­den satis­fa­cer sus nece­si­da­des: el pan tie­ne due­ño pero un due­ño sin ham­bre. He aquí al des­cu­bier­to la barre­ra que sepa­ra las nece­si­da­des huma­nas de los bie­nes des­ti­na­dos a satis­fa­cer­las: el dere­cho de pro­pie­dad tal como hoy es ejercido.

Los tra­ba­ja­do­res de nues­tra patria, com­pe­ne­tra­dos del men­sa­je evan­gé­li­co de que los bie­nes no son pro­pie­dad de los hom­bres sino que los hom­bres deben admi­nis­trar­los para que satis­fa­gan las nece­si­da­des comu­nes, pro­cla­ma­mos la nece­si­dad de remo­ver a fon­do aque­llas estructuras.

Para ello reto­ma­mos pro­nun­cia­mien­tos ya his­tó­ri­cos de la cla­se obre­ra argen­ti­na, a saber:

• La pro­pie­dad sólo debe exis­tir en fun­ción social.

• Los tra­ba­ja­do­res, autén­ti­cos crea­do­res del patri­mo­nio nacio­nal, tene­mos dere­cho a inter­ve­nir no sólo en la pro­duc­ción, sino en la admi­nis­tra­ción de las empre­sas y la dis­tri­bu­ción de los bienes.

• Los sec­to­res bási­cos de la eco­no­mía per­te­ne­cen a la Nación. El comer­cio exte­rior, los ban­cos, el petró­leo, la elec­tri­ci­dad, la side­rur­gia y los fri­go­rí­fi­cos deben ser nacionalizados.

• Los com­pro­mi­sos finan­cie­ros fir­ma­dos a espal­das del pue­blo no pue­den ser reconocidos.

• Los mono­po­lios que arrui­nan nues­tra indus­tria y que duran­te lar­gos años nos han esta­do des­po­jan­do, deben ser expul­sa­dos sin com­pen­sa­ción de nin­gu­na especie.

• Sólo una pro­fun­da refor­ma agra­ria, con las expro­pia­cio­nes que ella requie­ra, pue­de efec­ti­vi­zar el pos­tu­la­do de que la tie­rra es de quien la trabaja.

• Los hijos de obre­ros tie­nen los mis­mos dere­chos a todos los nive­les de la edu­ca­ción que hoy gozan sola­men­te los miem­bros de las cla­ses privilegiadas.

A los que afir­man que los tra­ba­ja­do­res deben per­ma­ne­cer indi­fe­ren­tes al des­tino del país y pre­ten­den que nos ocu­pe­mos sola­men­te de pro­ble­mas sin­di­ca­les, les res­pon­de­mos con las pala­bras de un inol­vi­da­ble com­pa­ñe­ro, Ama­do Olmos, quien días antes de morir, des­en­tra­ñó para siem­pre esa farsa:

El obre­ro no quie­re la solu­ción por arri­ba, por­que hace doce años que la sufre y no sir­ve. El tra­ba­ja­dor quie­re el sin­di­ca­lis­mo inte­gral, que se pro­yec­te hacia el con­trol del poder, que ase­gu­ra en fun­ción de tal el bien­es­tar del pue­blo todo. Lo otro es el sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo, impe­ria­lis­ta, que quie­re que nos ocu­pe­mos sola­men­te de los con­ve­nios y las colo­nias de vacaciones.

5. Las pala­bras de Olmos mar­can a fue­go el sec­tor de diri­gen­tes que aca­ban de trai­cio­nar al pue­blo y sepa­rar­se para siem­pre del movi­mien­to obre­ro. Con su expe­rien­cia, que ya era sabi­du­ría pro­fé­ti­ca, expli­có los moti­vos de esa defección.

“Hay diri­gen­tes —dijo — , que han adop­ta­do las for­mas de vida, los auto­mó­vi­les, las casas, las inver­sio­nes y los gus­tos de la oli­gar­quía a la que dicen com­ba­tir. Des­de lue­go con una acti­tud de ese tipo no pue­den enca­be­zar a la cla­se obrera”.

Son esos mis­mos diri­gen­tes los que ape­nas ini­cia­do el con­gre­so nor­ma­li­za­dor del 28 de mar­zo, con­vo­ca­do por ellos mis­mos, esta­tu­ta­ria­men­te reu­ni­do, que des­de el pri­mer momen­to sesio­nó con el quó­rum nece­sa­rio, lo aban­do­na­ron por no poder domi­nar­lo y come­tie­ron lue­go la felo­nía sin pre­ce­den­tes en los ana­les del sin­di­ca­lis­mo de denun­ciar a sus her­ma­nos ante la Secre­ta­ría de Tra­ba­jo. Son ellos los que hoy ocu­pan un edi­fi­cio vacío y usur­pan una sigla, pero han asu­mi­do al fin su papel de agen­tes de un gobierno, de una oli­gar­quía y de un imperialismo

¿Qué duda cabe hoy de que Olmos se refe­ría a esos diri­gen­tes que se auto­ca­li­fi­can de “cola­bo­ra­cio­nis­tas” y “par­ti­ci­pa­cio­nis­tas”? Duran­te más de un lus­tro cada enemi­go de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, cada argu­men­to de san­cio­nes, cada edi­to­rial adver­so, ha sos­te­ni­do que no exis­tía en el país gen­te tan corrom­pi­da como algu­nos diri­gen­tes sin­di­ca­les. Cos­ta­ba creer­lo, pero era cier­to. Era cier­to que riva­li­za­ban en el lujo inso­len­te de sus auto­mó­vi­les y el tama­ño de sus quin­tas de fin de sema­na, que api­la­ban fichas en los paños de los casi­nos y hacían cola en las ven­ta­ni­llas de los hipó­dro­mos, que pasea­ban perros de raza en las expo­si­cio­nes internacionales.

Esa satis­fac­ción han dado a los enemi­gos del movi­mien­to obre­ro, esa amar­gu­ra a noso­tros. Pero es una suer­te encon­trar­los al fin todos jun­tos —diri­gen­tes ricos que nun­ca pudie­ron unir­se para defen­der tra­ba­ja­do­res pobres — , fun­cio­na­rios y cóm­pli­ces de un gobierno que se dice lla­ma­do a mora­li­zar y sepa­ra­dos para siem­pre de la cla­se obrera.

Con ellos, que volun­ta­ria­men­te han asu­mi­do ese nom­bre de cola­bo­ra­cio­nis­tas, que sig­ni­fi­ca entre­ga­do­res en el len­gua­je inter­na­cio­nal de la des­leal­tad, no hay adve­ni­mien­to posi­ble. Que se que­den con sus ani­ma­les, sus cua­dros, sus auto­mó­vi­les, sus vie­jos jura­men­tos fal­si­fi­ca­dos, has­ta el día inmi­nen­te en que una ráfa­ga de decen­cia los arran­que del últi­mo sillón y de las últi­mas repre­sen­ta­cio­nes traicionadas.

6. La CGT de los Argen­ti­nos no ofre­ce a los tra­ba­ja­do­res un camino fácil, un pano­ra­ma risue­ño, una men­ti­ra más. Ofre­ce a cada uno un pues­to de lucha.

Las direc­cio­nes indig­nas deben ser barri­das des­de las bases. En cada comi­sión inter­na, cada gre­mio, cada fede­ra­ción, cada regio­nal, los tra­ba­ja­do­res deben asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca has­ta que no que­de un ves­ti­gio de cola­bo­ra­cio­nis­mo. Esa es la for­ma de pro­bar que la uni­dad sigue intac­ta y que los fal­sos cau­di­llos no pue­den des­truir des­de arri­ba lo que se ha ama­sa­do des­de aba­jo con el dolor de tantos.

Este movi­mien­to está ya en mar­cha, se pro­pa­ga con fuer­za arra­sa­do­ra por todos los cami­nos de la República.

Adver­ti­mos sin embar­go que de la cele­ri­dad de ese pro­ce­so depen­de el futu­ro de los tra­ba­ja­do­res. Los sec­to­res intere­sa­dos del gobierno ele­gi­do por nadie no actúan aún con­tra esta CGT ele­gi­da por todos; cal­cu­lan que la esci­sión pro­mo­vi­da por diri­gen­tes ven­ci­dos y fomen­ta­da por la Secre­ta­ría de Tra­ba­jo bas­ta­rá para dis­traer unos meses a la cla­se obre­ra, mien­tras se con­su­man eta­pas fina­les de la entrega.

Si nos limi­tá­ra­mos al enfren­ta­mien­to con esos diri­gen­tes, aun si los des­alo­já­ra­mos de sus últi­mas posi­cio­nes, sería­mos derro­ta­dos cuan­do en el momen­to del triun­fo caye­ran sobre noso­tros las san­cio­nes que debe­mos espe­rar pero no temer.

El movi­mien­to obre­ro no es un edi­fi­cio ni cien edi­fi­cios; no es una per­so­ne­ría ni cien per­so­ne­rías; no es un sello de goma ni es un comi­té; no es una comi­sión dele­ga­da ni es un secre­ta­ria­do. El movi­mien­to obre­ro es la volun­tad orga­ni­za­da del pue­blo y como tal no se pue­de clau­su­rar ni intervenir.

Per­fec­cio­nan­do esa volun­tad pero sobre todo esa Orga­ni­za­ción debe­mos com­ba­tir con más fuer­za que nun­ca por la liber­tad, la reno­va­ción de los con­ve­nios, la vigen­cia de los sala­rios, la dero­ga­ción de leyes como la 17.224 y la 17.709, la reaper­tu­ra y crea­ción de nue­vas fuen­tes de tra­ba­jo, el reti­ro de las inter­ven­cio­nes y la anu­la­ción de las leyes repre­si­vas que hoy ofen­den a la civi­li­za­ción que con­me­mo­ra la decla­ra­ción y el ejer­ci­cio de los dere­chos humanos.

Aun eso no es sufi­cien­te. La lucha con­tra el poder de los mono­po­lios y con­tra toda for­ma de pene­tra­ción extran­je­ra es misión natu­ral de la cla­se obre­ra, que ella no pue­de decli­nar. La denun­cia de esa pene­tra­ción y la resis­ten­cia a la entre­ga de las empre­sas nacio­na­les de capi­tal pri­va­do o esta­tal son hoy las for­mas con­cre­tas del enfren­ta­mien­to. Por­que la Argen­ti­na y los argen­ti­nos que­re­mos jun­to con la revo­lu­ción moral y de ele­va­mien­to de los valo­res huma­nos ser acti­vos pro­ta­go­nis­tas y no depen­dien­tes en la nue­va era tec­no­ló­gi­ca que trans­for­ma al mun­do y con­mo­cio­na a la humanidad.

Y si enton­ces caye­ran sobre noso­tros los reti­ros de per­so­ne­ría, las inter­ven­cio­nes y las clau­su­ras, será el momen­to de recor­dar lo que diji­mos en el con­gre­so nor­ma­li­za­dor: que a la luz o en la clan­des­ti­ni­dad, den­tro de la ley o en las cata­cum­bas, este secre­ta­ria­do y este con­se­jo direc­ti­vo son las úni­cas auto­ri­da­des legí­ti­mas de los tra­ba­ja­do­res argen­ti­nos, has­ta que poda­mos recon­quis­tar la liber­tad y la jus­ti­cia social y le sea devuel­to al pue­blo el ejer­ci­cio del poder.

7. La CGT de los Argen­ti­nos no se con­si­de­ra úni­ca acto­ra en el pro­ce­so que vive el país, no pue­de abs­te­ner­se de reco­ger las aspi­ra­cio­nes legí­ti­mas de los otros sec­to­res de la comu­ni­dad ni de con­vo­car­los a una gran empre­sa común, no pue­de siquie­ra renun­ciar a la comu­ni­ca­ción con sec­to­res que por una erró­nea inte­li­gen­cia de su papel ver­da­de­ro apa­re­cen enfren­ta­dos a nues­tros intere­ses. Ape­la­mos pues:

• A los empre­sa­rios nacio­na­les, para que aban­do­nen la sui­ci­da polí­ti­ca de sumi­sión a un sis­te­ma cuyas pri­me­ras víc­ti­mas resul­tan ellos mis­mos. Los mono­po­lios no per­do­nan, los ban­cos extran­je­ros no per­do­nan, la entre­ga no admi­te exclu­sio­nes ni favo­res per­so­na­les. Leal­men­te les deci­mos: fábri­ca por fábri­ca los hemos de com­ba­tir en defen­sa de nues­tras con­quis­tas ava­sa­lla­das, pero con el mis­mo vigor apo­ya­re­mos cada empre­sa nacio­nal enfren­ta­da con una empre­sa extran­je­ra. Uste­des eli­gen sus alian­zas: que no ten­gan que llo­rar por ellas.

• A los peque­ños comer­cian­tes e indus­tria­les, ame­na­za­dos por des­alo­jo en bene­fi­cio de cua­tro inmo­bi­lia­rias y un par de mono­po­lios dis­pues­tos a repe­tir el des­po­jo con­su­ma­do con la indus­tria, a liqui­dar los últi­mos talle­res, a com­prar por uno lo que vale diez, a barrer has­ta con el alma­ce­ne­ro y el car­ni­ce­ro de barrio en bene­fi­cio del super­mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, que es el mer­ca­do úni­co, sin com­pe­ten­cia posi­ble. Les deci­mos: su lugar está en la lucha, jun­to a nosotros.

• A los uni­ver­si­ta­rios, inte­lec­tua­les, artis­tas, cuya ubi­ca­ción no es dudo­sa fren­te a un gobierno ele­gi­do por nadie que ha inter­ve­ni­do las uni­ver­si­da­des, que­man­do libros, ani­qui­lan­do la cine­ma­to­gra­fía nacio­nal, cen­su­ran­do el tea­tro, entor­pe­cien­do el arte. Les recor­da­mos: el cam­po del inte­lec­tual es por defi­ni­ción la con­cien­cia. Un inte­lec­tual que no com­pren­de lo que pasa en su tiem­po y en su país es una con­tra­dic­ción andan­te, y el que com­pren­dien­do no actúa, ten­drá un lugar en la anto­lo­gía del llan­to, no en la his­to­ria viva de su tierra.

• A los mili­ta­res, que tie­nen por ofi­cio y voca­ción la defen­sa de la patria: Nadie les ha dicho que deben ser los guar­dia­nes de una cla­se, los ver­du­gos de otra, el sos­tén de un gobierno que nadie quie­re, los con­sen­ti­do­res de la pene­tra­ción extran­je­ra. Aun­que se afir­me que uste­des no gobier­nan, a los ojos del mun­do son res­pon­sa­bles del gobierno. Con la fran­que­za que pre­go­nan les deci­mos: que pre­fe­ri­ría­mos tener­los a nues­tro lado y del lado de la jus­ti­cia, pero que no retro­ce­de­re­mos de las posi­cio­nes que algu­nos de uste­des pare­cie­ran haber aban­do­na­do pues nadie debe ni pue­de impe­dir el cum­pli­mien­to de la sobe­ra­na volun­tad del pue­blo, úni­ca base de la auto­ri­dad del poder público.

• A los estu­dian­tes que­re­mos ver­los jun­to a noso­tros, como de algún modo estu­vie­ron jun­tos en los hechos, ase­si­na­dos por los mis­mos ver­du­gos, San­tia­go Pam­pi­llón y Feli­pe Valle­se. La CGT de los Argen­ti­nos no les ofre­ce hala­gos ni com­pla­cen­cias, les ofre­ce una mili­tan­cia con­cre­ta jun­to a sus her­ma­nos trabajadores.

• A los reli­gio­sos de todas las creen­cias: sólo pala­bras de gra­ti­tud para los más humil­des entre uste­des, los que han hecho suyas las pala­bras evan­gé­li­cas, los que saben que “el mun­do exi­ge el reco­no­ci­mien­to de la dig­ni­dad huma­na en toda su ple­ni­tud, la igual­dad social de todas las cla­ses”, como se ha fir­ma­do en el con­ci­lio, los que reco­no­cen que “no se pue­de ser­vir a Dios y al dine­ro”. Los cen­te­na­res de sacer­do­tes que han estam­pa­do su fir­ma al pie del mani­fies­to con que los obis­pos del Ter­cer Mun­do lle­van a la prác­ti­ca las ense­ñan­zas de la Popu­lo­rum Pro­gres­sio: “La Igle­sia duran­te un siglo ha tole­ra­do al capi­ta­lis­mo… pero no pue­de más que rego­ci­jar­se al ver apa­re­cer en la huma­ni­dad otro sis­te­ma social menos ale­ja­do de esa moral… La Igle­sia salu­da con orgu­llo y ale­gría una huma­ni­dad nue­va don­de el honor no per­te­ne­ce al dine­ro acu­mu­la­do entre las manos de unos pocos, sino a los tra­ba­ja­do­res obre­ros y campesinos”.Ese es el len­gua­je que ya han habla­do en Tacua­ren­dí, en Tucu­mán en las villas mise­rias, vale­ro­sos sacer­do­tes argen­ti­nos y que los tra­ba­ja­do­res qui­sié­ra­mos oir en todas las jerarquías.

8. La CGT con­vo­ca en suma a todos los sec­to­res, con la úni­ca excep­ción de mino­rías entre­ga­do­ras y diri­gen­tes corrom­pi­dos, a movi­li­zar­se en los cua­tro rin­co­nes del país para com­ba­tir de fren­te al impe­ria­lis­mo, los mono­po­lios y el ham­bre. Esta es la volun­tad indu­da­ble de un pue­blo har­to de explo­ta­ción e hipo­cre­sía, heri­do en su liber­tad, ata­ca­do en sus dere­chos, ofen­di­do en sus sen­ti­mien­tos, pero dis­pues­to a ser el úni­co pro­ta­go­nis­ta de su destino.

Sabe­mos que por defen­der la decen­cia todos los inmo­ra­les paga­rán cam­pa­ñas para des­truir­nos. Com­pren­de­mos que por recla­mar liber­tad, jus­ti­cia y cum­pli­mien­to de la volun­tad sobe­ra­na de los argen­ti­nos, nos inven­ta­rán todos los rótu­los, inclu­so el de sub­ver­si­vos, y pre­ten­de­rán aso­ciar­nos a secre­tas cons­pi­ra­cio­nes que des­de ya rechazamos.

Des­con­ta­mos que por defen­der la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal se uni­rán los explo­ta­do­res de cual­quier lati­tud para fabri­car las infa­mias que les per­mi­tan clau­su­rar nues­tra voz, nues­tro pen­sa­mien­to y nues­tra vida.

Aler­ta­mos que por luchar jun­to a los pobres, con nues­tra úni­ca ban­de­ra azul y blan­ca, los vie­jos y nue­vos inqui­si­do­res levan­ta­rán otras cru­ces, como vie­nen hacien­do a lo lar­go de los siglos.

Pero nada nos habrá de dete­ner, ni la cár­cel ni la muer­te. Por­que no se pue­de encar­ce­lar y matar a todo el pue­blo y por­que la inmen­sa mayo­ría de los argen­ti­nos, sin pac­tos elec­to­ra­les, sin aven­tu­ras cola­bo­ra­cio­nis­tas ni gol­pis­tas, sabe que sólo el pue­blo sal­va­rá al pueblo».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *