Perú. Perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción bajo ata­que (Sobre la cri­mi­na­li­za­ción judi­cial de la liber­tad de información)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de febre­ro de 2021

Duran­te los últi­mos años, el perio­dis­mo a nivel glo­bal ha sufri­do ata­ques por par­te de líde­res y gru­pos polí­ti­cos que –des­de Asia y Euro­pa has­ta EE.UU., Cen­troa­mé­ri­ca y Bra­sil– lo seña­lan como enemi­go del pue­blo, por­que reve­la sus crí­me­nes y sus dis­cur­sos popu­lis­tas, into­le­ran­tes y pola­ri­za­do­res.

Esta situa­ción, más aún en tiem­pos de pan­de­mia, no es aje­na al Perú. Dichas corrien­tes, jun­to a los enemi­gos habi­tua­les de la pren­sa, se han pro­pa­ga­do en base a noti­cias fal­sas y cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción que bus­can cri­mi­na­li­zar al periodismo.

Si bien duran­te las últi­mas déca­das, dic­ta­du­ras, gru­pos terro­ris­tas y mafias del nar­co­trá­fi­co ase­si­na­ron a los perio­dis­tas por decir la ver­dad, hoy las ame­na­zas a nues­tra pro­fe­sión se han rein­ven­ta­do y pro­ce­den tam­bién de diver­sas varian­tes del cri­men orga­ni­za­do debi­do al trá­fi­co de tie­rras, la defo­res­ta­ción, el comer­cio de oro y la tala ile­gal; así como de gru­pos de poder eco­nó­mi­co y has­ta orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas fun­da­men­ta­lis­tas que, fun­da­men­ta­das en dis­cur­sos de difa­ma­ción y odio, pre­ten­den silen­ciar nues­tra labor.

Así, mien­tras el Perú se deba­te en medio del caos por la cri­sis sani­ta­ria, los enemi­gos del perio­dis­mo han refor­za­do sus ata­ques com­bi­nan­do una ofen­si­va de demo­li­ción que, en simul­tá­neo, inclu­ye que­re­llas a tra­vés de la vía legal, cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio basa­das en infor­ma­ción fal­sa y teo­rías de la cons­pi­ra­ción. En los últi­mos tiem­pos has­ta inclu­yen a expe­rio­dis­tas que ela­bo­ran supues­tos peri­ta­jes, que bus­can dis­fra­zar de infor­mes inde­pen­dien­tes, aun­que sin iden­ti­fi­car la fuen­te real del financiamiento.

Los obje­ti­vos más recien­tes de este tipo de cam­pa­ñas son los cole­gas Pao­la UgazPedro Sali­nas y Daniel Yove­ra, quie­nes lide­ra­ron inves­ti­ga­cio­nes sobre el Soda­li­cio, gru­po cató­li­co ultra­con­ser­va­dor. En esta moda­li­dad de ata­que tam­bién par­ti­ci­pan liti­gan­tes mali­cio­sos –como el inves­ti­ga­do por nar­co­trá­fi­co ‘Ete­co’ en el caso de los perio­dis­tas Edmun­do Cruz y Óscar Cas­ti­lla – ; así como exrre­por­te­ros, como Miguel Ramí­rez, con ‘infor­mes’ favo­ra­bles al Soda­li­cio, y has­ta medios impre­sos que difun­den fake news que aca­ban con­vir­tién­do­se en casos de lava­do de dinero.

A pesar de este con­tex­to legal adver­so, el perio­dis­mo en Perú se ha dis­tin­gui­do por su res­pe­to fren­te a los esfuer­zos de des­ta­ca­dos inte­gran­tes del Poder Judi­cial y el Minis­te­rio Públi­co (casi siem­pre excep­cio­nes a la nor­ma) en tem­po­ra­das de cri­sis. En el pasa­do, por ejem­plo, cuan­do envia­ron a pri­sión a los cabe­ci­llas de los gru­pos terro­ris­tas Sen­de­ro Lumi­no­so y el MRTA; a la red de corrup­ción de Alber­to Fuji­mo­ri y Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos en la déca­da de los ‘90; y, recien­te­men­te, a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co cri­mi­na­les del Caso Lava Jato.

En ese sen­ti­do, hoy más que nun­ca, deman­da­mos (y res­pal­da­mos) un sis­te­ma judi­cial que res­pe­te sus meca­nis­mos inter­nos de per­se­cu­ción del deli­to, así como de la Cons­ti­tu­ción y las nor­mas de las cor­tes supra­na­cio­na­les en favor del dere­cho a la liber­tad de expre­sión. El perio­dis­mo no bus­ca un tra­to dife­ren­cia­do del res­to de ciu­da­da­nos sino uno acor­de a la legis­la­ción vigen­te, siem­pre basa­do en la evi­den­cia y en la nece­si­dad de una socie­dad infor­ma­da, y no en el dis­cur­so del odio, la vesa­nia per­so­nal y la difa­ma­ción pro­ce­den­te de colec­ti­vos o pla­ta­for­mas que bus­can callar a la prensa.

Los perio­dis­tas, aquí fir­man­tes, con­si­de­ra­mos que nues­tra pro­fe­sión –basa­da en el com­pro­mi­so públi­co y ejer­ci­da con inde­pen­den­cia, vera­ci­dad y rigu­ro­si­dad– bus­ca el bien­es­tar gene­ral y una ciu­da­da­nía bien infor­ma­da en tiem­pos de noti­cias fal­sas. En días de incer­ti­dum­bre, como los que vivi­mos por la actual pan­de­mia, un perio­dis­mo plu­ral, soli­da­rio y orga­ni­za­do es capaz de hacer fren­te a los enemi­gos de la liber­tad de expresión.

Por los moti­vos expues­tos, hemos ela­bo­ra­do este pro­nun­cia­mien­to públi­co, como un men­sa­je a los cole­gas del país que enfren­tan casos de cri­mi­na­li­za­ción judi­cial; y a los jóve­nes embar­ca­dos en este ofi­cio, en medio de una indus­tria perio­dís­ti­ca gol­pea­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca. Este tam­bién es un men­sa­je para la opi­nión públi­ca, que juz­ga nues­tro tra­ba­jo día a día; el sis­te­ma de jus­ti­cia nacio­nal; y para los orga­nis­mos supranacionales5 que defien­den la liber­tad de infor­ma­ción en el hemis­fe­rio sur.

Final­men­te, este es un men­sa­je fron­tal con­tra los enemi­gos de la liber­tad de pren­sa y sus ope­ra­do­res lega­les, mediá­ti­cos y otros difa­ma­do­res que usan las redes socia­les, pla­ta­for­mas onli­ne o cana­les de tele­vi­sión para difun­dir fake news de mane­ra sis­te­má­ti­ca. Los que aquí fir­ma­mos –al mar­gen de nues­tras opi­nio­nes per­so­na­les, medios y for­ma­tos de ori­gen pro­fe­sio­nal– con­fia­mos en que un perio­dis­mo libre, sin cen­su­ra y mor­da­za es cla­ve para una socie­dad infor­ma­da. Días como los que vivi­mos actual­men­te, así lo demuestran.

A con­ti­nua­ción la car­ta ori­gi­nal con las fir­mas de solidaridad:

https://html2‑f.scribdassets.com/3myb9wjccg8g5cp4/images/1‑f86fd6f636.png

FUENTE: La Mula

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *