Uru­guay. Como en 1992: entre la dero­ga­ción total y la parcial

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de febre­ro de 2021.

El ter­cer año del man­da­to de Luis Alber­to Laca­lle Herre­ra fue tes­ti­go de una gigan­tes­ca movi­li­za­ción social, que pro­mo­vió, con éxi­to, un refe­rén­dum con­tra la ley “buque insig­nia” del gobierno: la Ley de Empre­sas Públi­cas. El 2021 será tes­ti­go de una cam­pa­ña de simi­la­res carac­te­rís­ti­cas: el movi­mien­to social uru­gua­yo inten­ta­rá dero­gar la urgen­te ley de la coa­li­ción lide­ra­da por Luis Alber­to Laca­lle Pou. No solo se repi­te el ape­lli­do. Con casi trein­ta años de dife­ren­cia, el deba­te, y el lugar que ocu­pan los acto­res más rele­van­tes en el mis­mo, se reite­ra: ¿Es más con­ve­nien­te dero­gar par­cial o total­men­te la ley?

El plan neoliberal

El 13 de setiem­bre de 1990, el fla­man­te Poder Eje­cu­ti­vo envió al Par­la­men­to un pro­yec­to de “Ley de modi­fi­ca­cio­nes del régi­men de empre­sas públi­cas de domi­nio indus­trial y comer­cial del Esta­do”. Laca­lle asu­mía el gobierno en un cli­ma regio­nal pri­va­ti­za­dor y des­re­gu­la­dor; el neo­li­be­ra­lis­mo esta­ba en boga, en nues­tro con­ti­nen­te, tras la ola que vivió el nor­te con la era Reagan-That­cher. La crea­ción del Mer­co­sur, las car­tas de inten­ción del FMI, el Con­sen­so de Washing­ton y la mar en coche. Toda una avan­za­da conservadora.

La Ley de Empre­sas Públi­cas reco­gía fiel­men­te ese feroz espí­ri­tu pri­va­ti­za­dor, coman­da­do por un neo­li­be­ral a ultran­za, con el apo­yo de una coa­li­ción de dere­chas que lue­go se des­mem­bra­ría. El pro­yec­to tuvo un len­to tra­ta­mien­to par­la­men­ta­rio, y duran­te ese pro­ce­so el cam­po popu­lar ger­mi­nó la pro­pues­ta de lle­var a cabo pri­me­ro uno y lue­go dos referéndums.

La Comi­sión y el sin­di­ca­to de Pluna

La Ley, final­men­te, fue apro­ba­da con un total de 32 artícu­los. El sin­di­ca­to de PLUNA pre­sen­tó la pro­pues­ta de refren­dar la nor­ma en su tota­li­dad. Por otra par­te, se creó la Comi­sión Nacio­nal de Defen­sa del Patri­mo­nio y Refor­ma del Esta­do, inte­gra­da por el PIT-CNT, el Fren­te Amplio y sec­to­res “pro­gre­sis­tas” de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. La pro­pues­ta, naci­da del movi­mien­to sin­di­cal, fue toma­da y adap­ta­da según las deman­das de los acto­res polí­ti­co-par­ti­da­rios, que, bus­can­do un “amplio con­sen­so”, deri­vó en una pro­pues­ta para refren­dar úni­ca­men­te cin­co artícu­los con­si­de­ra­dos “cla­ves”. La expli­ca­ción es sen­ci­lla: el Fren­te Amplio pro­cu­ró apun­tar a los artícu­los que, ya en el Par­la­men­to, con­ta­ban con la opo­si­ción de los sec­to­res mode­ra­dos del Par­ti­do Colo­ra­do y el Par­ti­do Nacio­nal (el Foro Batllis­ta y el Polo Pro­gre­sis­ta, respectivamente).

El 1992 tuvo tres ins­tan­cias elec­cio­na­rias dis­tin­tas: una pri­me­ra, don­de nin­gu­na de las dos pro­pues­tas alcan­zó el 25% exi­gi­do para poder some­ter­se a refe­rén­dum. El 5 de julio, la pape­le­ta blan­ca para dero­gar par­cial­men­te la ley obtu­vo 439.619 votos (un 18,9% del elec­to­ra­do), y la rosa­da, para derri­bar toda la nor­ma, obtu­vo 21.035 (un 0,9%). En la segun­da ins­tan­cia, lle­va­da a cabo el 1°de octu­bre, la pape­le­ta blan­ca alcan­zó el 30,5% de los votos sobre el total de habi­li­ta­dos (693.688), mien­tras que la opción rosa­da redu­jo su cau­dal elec­to­ral: 14.960 pape­le­tas (un 0,6% del elec­to­ra­do). La Cor­te Elec­to­ral con­vo­có a un refe­rén­dum para el 13 de diciem­bre de ese año.

Referendum por las empresas públicas: un cambio sobrevalorado

La aplas­tan­te mayo­ría y sus consecuencias

1.289.503 votan­tes (un 66,3% del elec­to­ra­do) deci­die­ron dero­gar los artícu­los 1°, 2°, 3°, 10° y 12° de la Ley de Empre­sas Públi­cas. La amplia base de apo­yos que reci­bió la pro­pues­ta, que iban des­de el PIT-CNT has­ta Julio María San­gui­net­ti, Pablo Millor y Alber­to Zuma­rán, podría ser una de las cla­ves que expli­que tan aplas­tan­te triun­fo. El gobierno de Laca­lle reci­bía un pri­mer y duro revés, y su pro­yec­to madre tuvo un freno, impor­tan­te y parcial.

Den­tro de los cin­co artícu­los caí­dos no se encon­tra­ban, por ejem­plo, los que per­mi­tían la pri­va­ti­za­ción de PLUNA, que ven­dió el 51% de sus accio­nes a capi­ta­les pri­va­dos1. En esa línea, se liqui­dó la Indus­tria Lobe­ra y Pes­que­ra del Esta­do (ILPE), se des­re­gu­ló una par­te de UTE y se ven­dió la Com­pa­ñía del Gas. ANTEL no se pudo pri­va­ti­zar. De hecho, el sin­di­ca­to de dicha empre­sa tuvo un rol pre­pon­de­ran­te en la cam­pa­ña por el referéndum.

Simi­li­tu­des y dife­ren­cias en un 2021 movido

La Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción, y su cam­pa­ña para dero­gar­la, es un espe­jo en muchos aspec­tos res­pec­to de lo que suce­día en la esce­na polí­ti­ca y social de hace 29 años. Una coa­li­ción de dere­cha que asu­me y aprue­ba un gigan­tes­co avan­ce con­ser­va­dor a tra­vés del Poder Legis­la­ti­vo. Un PIT-CNT, alia­do a la prin­ci­pal fuer­za de opo­si­ción, el Fren­te Amplio, que bus­ca dero­gar­lo par­cial­men­te. Y una mili­tan­cia mar­gi­nal (¿mar­gi­na­da?) que pro­cu­ra eli­mi­nar la nor­ma­ti­va en su totalidad.

A lo lar­go del 2020 se des­ple­gó en el cam­po social, el deba­te, en pri­mer lugar, de si era con­ve­nien­te lle­var a cabo una acción de refe­rén­dum, pan­de­mia median­te, y en segun­do lugar, a tra­vés de qué camino. En un pri­mer momen­to, se amplió la base de orga­ni­za­cio­nes que comen­za­ron a dis­cu­tir estos asun­tos en la Inter­so­cial. Cuan­do en tér­mi­nos numé­ri­cos, las orga­ni­za­cio­nes socia­les de pos­tu­ra radi­cal supe­ra­ban amplia­men­te en núme­ro a la opción mode­ra­da, la “mesa chi­ca”, com­pues­ta por las orga­ni­za­cio­nes “tra­di­cio­na­les” (PIT-CNT, FEUU, ONAJPU, FUCVAM, suma­das a la Inter­so­cial Femi­nis­ta), deci­dió empren­der por su cuen­ta el recur­so de refe­rén­dum por 135 artícu­los de la LUC, los cua­les, mayor­men­te, habían sido recha­za­dos legis­la­ti­va­men­te por el FA. Días des­pués, las orga­ni­za­cio­nes socia­les que deci­die­ron no ple­gar­se a esta cam­pa­ña, empren­die­ron la acción de dero­gar la tota­li­dad de la ley.

Actual­men­te, igual que en 1992, hay dos posi­bles vías de dero­ga­ción. A dife­ren­cia de ese año, y tras haber regla­men­ta­do la nor­ma­ti­va, se requie­re que las ini­cia­ti­vas superen el 25% de las fir­mas sobre el total del elec­to­ra­do (el “camino lar­go” fue el ele­gi­do por ambas cam­pa­ñas) para some­ter­se a refe­rén­dum. Esto per­mi­te, a su vez, acom­pa­ñar (fir­man­do y votan­do) ambas ini­cia­ti­vas. En esta oca­sión, la ley es res­pal­da­da en su tota­li­dad por la coa­li­ción de dere­cha, lo cual pre­sen­ta el esce­na­rio de una base elec­to­ral de apo­yo a un refe­rén­dum más acotada.

Entre cálcu­los elec­to­ra­les y dispu­tas inter­nas. Entre las urnas y las calles. Entre los gobier­nos de turno y las polí­ti­cas de Esta­do. Entre demo­cra­cia direc­ta y espe­ji­tos de colo­res. Los deba­tes están vivos. La lucha también.

fuen­te: Reactiva

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *