«Des­pués de la nor­ma­li­za­ción ára­be-israe­lí, Al-Aqsa está en peli­gro de destrucción»

La mayo­ría de las vio­la­cio­nes e incur­sio­nes de colo­nos ile­ga­les se pro­du­cen en la ‘Puer­ta de la Mise­ri­cor­dia’ de al-Aqsa, hacia la región orien­tal de la mez­qui­ta, que cons­ti­tu­ye un ter­cio del área del com­ple­jo de al-Aqsa. El obje­ti­vo de los colo­nos ile­ga­les es esta­ble­cer una gran sina­go­ga a la que se acce­de por la puer­ta de Al-Rah­ma tras la toma de par­te del cemen­te­rio de Bab Al-Rah­ma y par­te del cemen­te­rio de Yusu­fi­ya que alber­ga las tum­bas de már­ti­res y eru­di­tos del ejér­ci­to jordano. .

Está pre­vis­to que el cemen­te­rio de Bab al-Rah­ma sea recons­trui­do en un jar­dín tal­mú­di­co y “sen­de­ros bíbli­cos”, de modo que toda el área esté vin­cu­la­da con los pala­cios ome­yas incau­ta­dos en direc­ción a Al-Burag o Muro de las Lamen­ta­cio­nes. El plan tam­bién inclu­ye la exca­va­ción de bases de con­cre­to para tre­ce colum­nas, con una altu­ra de 26 metros, con el fin de for­mar un camino para el “tele­fé­ri­co” que será uti­li­za­do para traer gru­pos tal­mú­di­cos, gru­pos bíbli­cos y turis­tas en gran número.

Este tele­fé­ri­co per­mi­ti­rá moni­to­rear el movi­mien­to y todos los demás suce­sos que tie­nen lugar den­tro de la mez­qui­ta de al-Aqsa, ade­más de cam­biar la esce­na gene­ral y cubrir y blo­quear las cúpu­las de la mez­qui­ta de al-Aqsa.

Se han eri­gi­do un gran núme­ro de sina­go­gas y edi­fi­cios tal­mú­di­cos y bíbli­cos alre­de­dor de la mez­qui­ta de al-Aqsa. La razón de esto es el esta­ble­ci­mien­to del pro­yec­to de judai­za­ción lla­ma­do “la joya de Israel”, que tie­ne como obje­ti­vo expan­dir la sina­go­ga, asen­ta­da sobre una “terreno islá­mi­co” y un edi­fi­cio islá­mi­co his­tó­ri­co, ocu­pan­do un área de 1400 metros. Cons­truir dos pisos bajo tie­rra y cua­tro pisos por enci­ma del sue­lo, a 23 metros de altu­ra des­de la calle, a un cos­to de 48 millo­nes de she­kels israe­líes, son accio­nes que pue­den con­du­cir a un cam­bio radi­cal en el sta­tus quo de la Jeru­sa­lén ocu­pa­da (al-Quds) y pue­de tener rami­fi­ca­cio­nes de gran alcan­ce y poten­cial­men­te explosivas.

Los Acuer­dos de Abraham incrus­ta­dos en tér­mi­nos peligrosos

Los acuer­dos de nor­ma­li­za­ción que se han pro­du­ci­do en los últi­mos meses se enmar­can en el mar­co del Acuer­do de Abraham. Este acuer­do adop­ta fun­da­men­tal­men­te la narra­ti­va reli­gio­sa sio­nis­ta con todos sus com­po­nen­tes, con res­pec­to a Jeru­sa­lén (al-Quds) y la mez­qui­ta al-Aqsa, crean­do así las con­di­cio­nes bajo las cua­les se pue­de esta­ble­cer el con­trol israe­lí sobre la mez­qui­ta al-Aqsa.

Trump había decla­ra­do en el acuer­do que “Los Acuer­dos de Abraham’ tam­bién abren la puer­ta para que los musul­ma­nes de todo el mun­do visi­ten los sitios his­tó­ri­cos de Israel y oren pací­fi­ca­men­te en la Mez­qui­ta de al-Aqsa en Jeru­sa­lén, el ter­cer sitio más sagra­do del Islam”.

Shua’eb Abu Snai­na, coor­di­na­dor de la ‘Ins­ti­tu­ción Inter­na­cio­nal Al-Quds’, expli­có que la Mez­qui­ta al-Aqsa (que es exclu­si­va­men­te para musul­ma­nes, con su área cono­ci­da de 144 dunams) es solo la “Mez­qui­ta al-Qibli” (con la cúpu­la prin­ci­pal ), que es el san­tua­rio islá­mi­co, mien­tras que el res­to de pla­zas, terra­zas, cúpu­las y escue­las son “otros luga­res reli­gio­sos” que están abier­tos a todas las religiones.

Las dis­po­si­cio­nes del acuer­do tam­bién inclu­yen “res­trin­gir la ora­ción musul­ma­na con la con­di­ción de que sea solo para los pací­fi­cos, a quie­nes se les per­mi­ti­rá orar. En cuan­to al res­to de las reli­gio­nes, no tie­nen esta condición”.

Abu Snai­na aña­dió ade­más que esta cláu­su­la “res­trin­gi­rá la entra­da de musul­ma­nes, de modo que las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción israe­líes ten­gan dere­cho a vigi­lar el com­por­ta­mien­to de los musul­ma­nes en la mez­qui­ta de al-Aqsa, por lo que la cues­tión de su depor­ta­ción se vuel­ve legí­ti­ma, así como su arres­to si las auto­ri­da­des israe­líes lo con­si­de­ran necesario “.

Según los acuer­dos de las Nacio­nes Uni­das, la Liga Ára­be y la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción Islá­mi­ca, Jeru­sa­lén Este (al-Quds), don­de se encuen­tra la mez­qui­ta al-Aqsa, es una ciu­dad ára­be pales­ti­na ocu­pa­da y una par­te inte­gral de las tie­rras que Israel ocu­pa­do en 1967.

¿Ára­bes inva­dien­do la mez­qui­ta de al-Aqsa?

Varias dele­ga­cio­nes de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Bah­rein visi­ta­ron la mez­qui­ta de al-Aqsa lue­go del acuer­do de nor­ma­li­za­ción. Entra­ron en el recin­to de la mez­qui­ta de Al-Aqsa bajo la pro­tec­ción de las fuer­zas israe­líes, a tra­vés de la puer­ta de Almagha­ri­ba, de la que solo las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción tie­nen llaves.

Kha­led Hama­da, de 66 años, de Jeru­sa­lén (al-Quds) nos dice que “los que se nor­ma­li­zan con Israel ayu­dan a opri­mir­nos más para que no sea­mos bien­ve­ni­dos aquí”. Aña­dió que se les con­si­de­ra inva­so­res de la mez­qui­ta de al-Aqsa como a los colo­nos ile­ga­les israelíes.

La ocu­pa­ción bus­ca uti­li­zar la entra­da de ára­bes des­de la puer­ta de Almagha­ri­ba como un títu­lo para dar legi­ti­mi­dad a la judai­za­ción de la mez­qui­ta de Al-Aqsa según lo apro­ba­do por el ‘Acuer­do del Siglo’ y tam­bién apro­ba­do por el Acuer­do de Abraham.

El Waqf islá­mi­co jor­dano ha esta­do a car­go del lugar sagra­do, des­de 1967, mien­tras que Israel super­vi­sa la segu­ri­dad exter­na. A los no musul­ma­nes solo se les per­mi­te visi­tar el recin­to duran­te horas espe­cí­fi­cas y no se les per­mi­te rezar allí.

Por Wafaa Al-Udai­ni para PressTV y tra­du­ci­do por AnnurTV.

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *