Cas­ti­go para los ase­si­nos del Esta­do que mata­ron a la UP

34 años des­pués, el perio­dis­ta Alber­to Dona­dío ‑no la Fis­ca­lía ni la jus­ti­cia- deve­ló, tras una rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción al res­pon­sa­ble prin­ci­pal del exter­mi­nio físi­co de la Unión Patrió­ti­ca: el Esta­do colom­biano. Los res­pon­sa­bles direc­tos del geno­ci­dio de la UP, movi­mien­to polí­ti­co que sur­gie­ra de un acuer­do de paz, fue­ron el pre­si­den­te Vir­gi­lio Bar­co, Rafi Eitan del Mos­sad israe­lí y el gene­ral Rafael Zamu­dio Molina.

Más de 5.000 diri­gen­tes y mili­tan­tes de la UP fue­ron ase­si­na­dos por una ban­da de mata­ri­fes con­for­ma­da por el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, agen­tes del Mos­sad, el ejér­ci­to y los para­mi­li­ta­res. Ellos des­ca­be­za­ron, uti­li­zan­do al Esta­do, a toda una gene­ra­ción de revo­lu­cio­na­rios. El gene­ral Zamu­dio, recha­zan­do las razo­na­bles preo­cu­pa­cio­nes del Con­se­je­ro de Paz Car­los Ossa, le res­pon­dió afir­man­do que, “a ese rit­mo no van a aca­bar nun­ca». Y mata­ron más que Pino­chet, el dic­ta­dor chi­leno que mató a 3.000. Por esos muer­tos, por nues­tros muer­tos de la UP, pedi­mos justicia.

Lo que suce­dió con la UP, se está repi­tien­do hoy con el pre­si­den­te Iván Duque, quien se enco­ge de hom­bros ante las masa­cres de líde­res socia­les y de excom­ba­tien­tes fir­man­tes de la paz que no cesa y que ya suman más de mil. Esa acti­tud se pare­ce mucho a la de su padre, que guar­dan­do un silen­cio cóm­pli­ce finan­ció des­de Eco­pe­trol a esa hie­na israe­lí, Rafi Eitan. Los colom­bia­nos, debe­mos tener siem­pre pre­sen­te que, el jefe polí­ti­co de Duque, Álva­ro Uri­be Vélez, es el ase­sino más des­pia­da­do y cruel que ha azo­ta­do a Colom­bia en los últi­mos tiem­pos. Ese hom­bre no tuvo nin­gu­na com­pa­sión al lan­zar sus hor­das para­mi­li­ta­res a ase­si­nar a dece­nas de miles de cam­pe­si­nos inde­fen­sos, y al qui­tar­les la vida a 10 mil jóve­nes con fal­sos posi­ti­vos. Hemos teni­do los peo­res y más san­gui­na­rios pre­si­den­tes de toda América.

No más pre­si­den­tes ase­si­nos en el Pala­cio de Nari­ño. No más des­po­ja­do­res vio­len­tos de tie­rra y enemi­gos de la con­cor­dia. Tene­mos que lle­gar a un gran acuer­do polí­ti­co nacio­nal para esta­ble­cer con urgen­cia un Nue­vo Gobierno de coa­li­ción demo­crá­ti­ca, defen­sor de la vida y los dere­chos huma­nos, un gobierno que sien­te las bases de la paz com­ple­ta para Colom­bia, con demo­cra­cia, jus­ti­cia social y sin traiciones.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaEnero 12 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *