Argen­ti­na. Nina Bru­go: «El abor­to legal decons­tru­ye la idea patriar­cal de la mujer como reproductora»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de enero de 2021. 

La ley 27.610 no solo repre­sen­ta un cam­bio social y una modi­fi­ca­ción del Códi­go Penal, sino tam­bién un giro en la mili­tan­cia femi­nis­ta. Nina Bru­go lle­va 30 años tra­ba­jan­do en el dere­cho al abor­to legal y for­ma par­te de las “his­tó­ri­cas” de la Campaña.

Al retorno de su exi­lio en Bra­sil, la abo­ga­da labo­ra­lis­ta se invo­lu­cró de tal mane­ra en la mili­tan­cia que al día de hoy ya con­cu­rrió a todos los Encuen­tros Plu­ri­na­cio­na­les de Muje­res, Les­bia­nas, Tra­ves­tis y Trans, y for­mó par­te de la comi­sión redac­to­ra de los pro­yec­tos de ley pre­sen­ta­dos por la Campaña.

Abo­ga­da labo­ra­lis­ta e his­tó­ri­ca mili­tan­te por el dere­cho al abor­to, Nina Bru­go habló con El Gri­to del Sur sobre la san­ción de la ley de IVE, las modi­fi­ca­cio­nes al pro­yec­to y la inten­ción de los gru­pos anti­de­re­chos de judi­cia­li­zar­lo. «El abor­to rom­pe total­men­te el sis­te­ma cuan­do per­mi­te a las muje­res cam­biar el rol de madres que tie­nen asig­na­do», asegura.

«¡Nos sobra­ron votos!», gri­tó Nina Bru­go el 30 de diciem­bre a las 4.12 de la maña­na, cuan­do la pan­ta­lla refle­jó la volun­tad de 38 sena­do­res y sena­do­ras de que el abor­to sea legal, segu­ro y gra­tui­to en Argen­ti­na. Es que la ley 27.610 no solo repre­sen­ta un cam­bio social y una modi­fi­ca­ción del Códi­go Penal, sino tam­bién un giro en la mili­tan­cia femi­nis­ta, que se for­jó a par­tir de la supera­ción de obs­tácu­los. Nina Bru­go lle­va 30 años tra­ba­jan­do en el tema y for­ma par­te de las “his­tó­ri­cas” de la Cam­pa­ña, ese gru­po que no sólo se ganó el reco­no­ci­mien­to de la marea ver­de sino memes y muñe­qui­tos en su honor. Apa­sio­na­da, al retorno de su exi­lio en Bra­sil, la abo­ga­da labo­ra­lis­ta se invo­lu­cró de tal mane­ra en la mili­tan­cia que al día de hoy ya con­cu­rrió a todos los Encuen­tros Plu­ri­na­cio­na­les de Muje­res, Les­bia­nas, Tra­ves­tis y Trans, y for­mó par­te de la comi­sión redac­to­ra de los pro­yec­tos de ley pre­sen­ta­dos por la Cam­pa­ña. Días des­pués de la san­ción de la ley y aún con la eufo­ria del fes­te­jo, Bru­go habló con El Gri­to del Sur y ase­gu­ró que en la lucha se sien­te her­ma­na­da con las jóvenes.

¿Qué sig­ni­fi­ca la san­ción de la ley?

En pri­mer lugar, sig­ni­fi­ca que real­men­te haya­mos con­quis­ta­do un dere­cho fun­da­men­tal para decons­truir la idea patriar­cal de la mujer como repro­duc­to­ra. Es el reco­no­ci­mien­to de la per­so­na ges­tan­te como suje­to de dere­chos, que es lo que los fun­da­men­ta­lis­tas se nie­gan a admi­tir. Yo lle­vo 30 años tra­ba­jan­do en esto, des­de el Encuen­tro Femi­nis­ta Lati­no­ame­ri­cano y del Cari­be que se reali­zó en San Ber­nar­do en 1990, y nun­ca creí que la ley de Matri­mo­nio Igua­li­ta­rio iba a salir antes del abor­to. Des­pués enten­dí que era por­que (el Matri­mo­nio Igua­li­ta­rio) invo­lu­cra tam­bién a los hom­bres y sigue man­te­nien­do la estruc­tu­ra social de la ins­ti­tu­ción fami­lia. El abor­to rom­pe total­men­te el sis­te­ma cuan­do per­mi­te a las muje­res cam­biar el rol de madres que tie­nen asignado.

¿Cómo lo viviste?

En algu­nos momen­tos con­si­de­ra­mos que la apro­ba­ción podía peli­grar por­que algu­nos sena­do­res no que­rían comen­tar su posi­ción has­ta no expo­ner­la. Yo supli­ca­ba que gane­mos al menos por un artícu­lo, tenía una acti­tud opti­mis­ta pero con mis temo­res. Lo úni­co que pude gri­tar cuan­do salió fue ¡Nos sobra­ron votos!, por­que nue­ve votos de dife­ren­cia hacen a la con­tun­den­cia de la nece­si­dad de ese dere­cho. Por supues­to que el reco­no­ci­mien­to del Esta­do es impor­tan­tí­si­mo, pero la ley no se hubie­ra logra­do si no hubie­ra exis­ti­do un movi­mien­to femi­nis­ta movilizado.

Vos for­mas­te par­te de la comi­sión redac­to­ra de todos los pro­yec­tos de ley que pre­sen­tó la Campaña…

Yo estu­ve en la redac­ción de los tres pro­yec­tos que se ela­bo­ra­ron. El pri­me­ro, que se pre­sen­tó en 2007 como Socie­dad Civil, se cayó al año por­que nin­gún dipu­tado qui­so hacer­se car­go. Noso­tras no que­ría­mos que se lo apro­pia­ra nin­gún par­ti­do polí­ti­co, pero ‑de acuer­do al regla­men­to del Con­gre­so- nece­si­tá­ba­mos que fue­ra toma­do por un legis­la­dor, enton­ces en 2008 lo pre­sen­ta­mos con 22 fir­mas de dife­ren­tes blo­ques por­que si hay algo que se ha tra­ba­ja­do den­tro de la Cam­pa­ña, es que sea trans­ver­sal y plu­ra­lis­ta. Era un pro­yec­to sen­ci­llo que man­tu­vi­mos has­ta el 2016, cuan­do vimos la nece­si­dad de reno­var­lo a par­tir del Fallo F.A.L (2012). Ahí ya esti­pu­la­mos las 14 sema­nas y algu­nos ele­men­tos mayo­res. Lue­go, duran­te el deba­te par­la­men­ta­rio del 2018, los legis­la­do­res toma­ron nues­tro pro­yec­to como base pero hicie­ron las modi­fi­ca­cio­nes que con­si­de­ra­ron nece­sa­rias y pos­te­rior­men­te inte­gra­mos en una ter­ce­ra redac­ción con su pre­sen­ta­ción en mayo del 2019. Los pro­yec­tos tuvie­ron rela­ción con el ter­mó­me­tro polí­ti­co de la época.

¿Que­das­te con­for­me con el pro­yec­to inclu­so des­pués de las modi­fi­ca­cio­nes que se plan­tea­ron en la Cáma­ra de Senadores?

En reali­dad, el Sena­do inci­dió en cua­tro artícu­los. Pri­me­ro dos que se modi­fi­ca­ron en la Cáma­ra de Dipu­tados en con­ver­sa­ción con los sena­do­res, don­de se deci­dió que se cam­bia­ra el régi­men de la obje­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal para el sub­sis­te­ma de salud pri­va­do y lue­go, ya den­tro del Sena­do, cuan­do ame­na­za­ron con que que­rían mayo­res modi­fi­ca­cio­nes e inclu­so con que vuel­va a Dipu­tados. A tra­vés de legis­la­do­ras alle­ga­das logra­mos que no lo hicie­ran bajo el com­pro­mi­so de con­tem­plar estos pedi­dos en la regla­men­ta­ción. Per­so­nal­men­te, el hecho de que saquen la pala­bra “inte­gral” de la defi­ni­ción de salud no me pare­ce peli­gro­so por­que noso­tras nos basa­mos en el con­cep­to de salud de la OMS y ellos no pue­den ir con­tra una dis­po­si­ción de tipo inter­na­cio­nal. Igual es impor­tan­te resal­tar que nin­gún tipo de regla­men­ta­ción pue­de ir en con­tra del espí­ri­tu del artícu­lo, pue­de acla­rar pero no modificar.

¿Tenés mie­do de que haya una con­tra­ofen­si­va antiderechos?

No lo creo. Hay quie­nes están bus­can­do judi­cia­li­zar la ley para decla­rar su incons­ti­tu­cio­na­li­dad. Me da risa eso, por­que basar­se en el inci­so 23 del artícu­lo 75 de la Cons­ti­tu­ción para hablar de la defen­sa de la vida des­de la con­cep­ción es un dis­pa­ra­te. Ahí lo que se bus­ca es la pro­tec­ción de la segu­ri­dad social para una mujer que está emba­ra­za­da y aho­ra eso que­da cubier­to con el Plan de los Mil Días. Quie­ren aga­rrar­se de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les cuan­do éstos nos son favo­ra­bles des­de todo pun­to de vis­ta y hay muchí­si­mas juris­pru­den­cias al res­pec­to, fun­da­men­tal­men­te si toma­mos la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer de la CEDAW, que per­ma­nen­te­men­te ha apo­ya­do la lucha por el dere­cho al aborto.

Sos una de las his­tó­ri­cas de la Cam­pa­ña. ¿Qué suce­de en la rela­ción con las nue­vas generaciones? 

A mí me sigue mucho la juven­tud y me vito­rean, pero cuan­do me tra­tan de usted yo les digo: ‘Per­dón ¿soy com­pa­ñe­ra de uste­des? No me tra­ten más de usted por­que en la lucha todas somos igua­les’. En la mili­tan­cia yo no sien­to una dife­ren­cia gene­ra­cio­nal, la lucha es de todas las muje­res y diver­si­da­des. Fun­da­men­tal­men­te me sien­to hermanada.

Fuen­te: El gri­to del Sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *