Cata­lun­ya. Nue­vo inten­to de cri­mi­na­li­za­ción con­tra Quim Torra por negar­se a reti­rar una pan­car­ta por los pre­sos políticos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de enero de 2021.

Los men­sa­jes de soli­da­ri­dad con los pre­sos polí­ti­cos y en favor de los dere­chos huma­nos que Quim Torra se negó a qui­tar no solo han bas­ta­do a la jus­ti­cia espa­ño­la para des­po­jar­le del car­go al que acce­dió demo­crá­ti­ca­men­te. Aho­ra le quie­ren en el ban­qui­llo por «rebel­día contumaz».

La jue­za del Juz­ga­do de Ins­truc­ción 24 de Bar­ce­lo­na ha pro­ce­sa­do al expre­si­den­te de la Gene­ra­li­tat Quim Torra por des­obe­dien­cia por negar­se a aca­tar la orden judi­cial de reti­rar del Palau de la Gene­ra­li­tat una pan­car­ta a favor de los pre­sos polí­ti­cos cata­la­nes, al apre­ciar que incu­rrió en una «con­tu­maz rebel­día» en su segun­da cau­sa por los lazos amarillos.

La ins­truc­to­ra da diez días a la Fis­ca­lía y a las acu­sa­cio­nes para que for­mu­len su escri­to de acu­sa­ción soli­ci­tan­do la aper­tu­ra de jui­cio oral, el sobre­sei­mien­to de la cau­sa o, excep­cio­nal­men­te, la prác­ti­ca de dili­gen­cias com­ple­men­ta­rias que con­si­de­ren impres­cin­di­bles. En la prác­ti­ca, esto sig­ni­fi­ca que habrá jui­cio, sal­vo que se acep­te un recur­so por par­te de la defen­sa. El pro­pio Torra ya ha ade­lan­ta­do que pien­sa que su con­de­na ya está escrita. 

El expre­si­dent se enfren­ta­rá a un deli­to «menos gra­ve» de des­obe­dien­cia por su «fal­ta de aca­ta­mien­to» a la orden judi­cial del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Cata­lu­ña (TSJC), que le fue noti­fi­ca­da per­so­nal­men­te el 23 de sep­tiem­bre de 2019, para que reti­ra­ra del bal­cón del Palau de la Gene­ra­li­tat la pan­car­ta que había col­ga­do el 27 de mayo de ese año para pedir la liber­tad de los «pre­sos polí­ti­cos y exi­lia­dos«, con un lazo amarillo.

«Sin que ello impli­que hacer valo­ra­cio­nes anti­ci­pa­das, la con­duc­ta del inves­ti­ga­do demues­tra indi­cia­ria­men­te una con­tu­maz rebel­día fren­te a lo orde­na­do», sos­tie­ne el auto de la jue­za, que sub­ra­ya que la Ofi­ci­na del Pre­si­dent publi­có un comu­ni­ca­do el 20 de sep­tiem­bre de 2019, cuan­do ya había sido reque­ri­do per­so­nal­men­te para que aca­ta­ra la orden judi­cial, mani­fes­tan­do expre­sa­men­te que no reti­ra­rían la pan­car­ta de la facha­da del Palau de la Generalitat.

En un men­sa­je en su cuen­ta de Twit­ter, Torra se ha refe­ri­do a la expre­sión de la jue­za sobre su supues­ta con­tu­maz rebel­día y ha indi­ca­do: «Si esto quie­re decir vol­ver a hacer­lo una y otra vez plan­tán­do­se ante el Esta­do espa­ñol en defen­sa de los dere­chos fun­da­men­ta­les de los cata­la­nes, la acu­sa­ción es correcta».

Esta segun­da cau­sa por des­obe­dien­cia a Torra –tras la que le cos­tó la inha­bi­li­ta­ción por desoír a la Jun­ta Elec­to­ral al no reti­rar a tiem­po los lazos ama­ri­llos del Palau de la Gene­ra­li­tat en cam­pa­ña elec­to­ral– se abrió en febre­ro pasa­do a raíz de una denun­cia de la pla­ta­for­ma espa­ño­lis­ta Impul­so Ciu­da­dano, que ejer­ce la acu­sa­ción particular.

La orden diri­gi­da a Torra la dic­tó en sep­tiem­bre de 2019, como medi­da cau­te­lar, la sala con­ten­cio­sa del TSJC, a raíz de una deman­da de Impul­so Ciu­da­dano que pedía que se des­col­ga­ran la pan­car­ta y el lazo del bal­cón del Palau para man­te­ner la neu­tra­li­dad del edi­fi­cio de for­ma per­ma­nen­te­men­te, no solo en perío­do electoral.

Rela­to de los hechos

El enton­ces pre­si­den­te de la Gene­ra­li­tat desoyó el ulti­má­tum de 48 horas que le dio el tri­bu­nal y recu­rrió en para­le­lo la orden, tras lo que el TSJC dic­tó un nue­vo reque­ri­mien­to en el que ins­ta­ba a los Mos­sos d’Esquadra a reti­rar los sím­bo­los de apo­yo a los polí­ti­cos pre­sos del Palau «de for­ma inmediata».

Ante esta situa­ción, fue­ron los Mos­sos d’Esquadra quie­nes aca­ba­ron reti­ran­do la pan­car­ta, con el lema en cata­lán e inglés «Liber­tad pre­sos polí­ti­cos y exi­lia­dos» y flan­quea­da con un lazo amarillo.

Tras la reti­ra­da de la pan­car­ta, cua­tro acti­vis­tas inde­pen­den­tis­tas, los exdipu­tados Lluís Llach y Anto­nio Baños, la actriz Síl­via Bel y la por­ta­voz de la pla­ta­for­ma Som Esco­la, Tere­sa Casals, des­ple­ga­ron otra con el lema «Liber­tad de opi­nión y expre­sión. Artícu­lo 19 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Humanos».

Esta segun­da cau­sa por des­obe­dien­cia por los lazos reca­yó al prin­ci­pio al Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Cata­lun­ya, si bien el alto tri­bu­nal se inhi­bió en favor de un juz­ga­do ordi­na­rio al per­der Torra la con­di­ción de afo­ra­do al ser inhabilitado.

Torra com­pa­re­ció como inves­ti­ga­do por des­obe­dien­cia el pasa­do 23 de sep­tiem­bre ante el juez del TSJC Car­los Ramos, que le citó para esta segun­da cau­sa días antes de que fue­se defi­ni­ti­va­men­te inha­bi­li­ta­do, aun­que se negó a decla­rar ale­gan­do que «la sen­ten­cia ya está escri­ta» y que era una víc­ti­ma más de la «repre­sión» al independentismo.

Fuen­te: Naiz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *