Pen­sa­mien­to crí­ti­co. 2020: el año más difí­cil para los movi­mien­tos anticapitalistas

Por Raúl Zibe­chi*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de enero de 2021. 

Pese a la pan­de­mia y la repre­sión esta­tal, los movi­mien­tos socia­les, cam­pe­si­nos e indí­ge­nas de Amé­ri­ca Lati­na con­ti­nua­ron su lar­ga mar­cha hacia la liberación.

Fue un año en el que se acu­mu­la­ron difi­cul­ta­des: des­de el cre­ci­mien­to de la mili­ta­ri­za­ción y los diver­sos con­tro­les esta­ta­les (mate­ria­les y digi­ta­les) has­ta la impo­si­ción de con­fi­na­mien­tos que impi­die­ron la movi­li­dad y acen­tua­ron el ais­la­mien­to y el indi­vi­dua­lis­mo. Un cóc­tel opre­si­vo y repre­si­vo como no veía­mos des­de hacía mucho tiempo.

Las limi­ta­cio­nes impues­tas a la pobla­ción en gene­ral, y a la movi­li­za­ción en par­ti­cu­lar, suma­das al aban­dono de los Esta­dos, lle­va­ron a los movi­mien­tos a reple­gar­se, pri­me­ro, para estar en con­di­cio­nes de vol­ver a relan­zar la pro­tes­ta y la movi­li­za­ción más adelante.

El momen­to del replie­gue fue impor­tan­te para sal­va­guar­dar la salud colec­ti­va y comu­ni­ta­ria, evi­tar con­ta­gios masi­vos en los terri­to­rios de los pue­blos y for­ta­le­cer las auto­ri­da­des pro­pias. Las guar­dias de auto­de­fen­sa comu­ni­ta­ria juga­ron un papel deci­si­vo, ya sea en áreas rura­les como urba­nas, des­ta­can­do entre estas los con­tro­les rea­li­za­dos en ciu­da­des como Che­rán y en espa­cios como la Comu­ni­dad Aca­patzin­go, en Izta­pa­la­pa, en Ciu­dad de México.

En vas­tas regio­nes rura­les, el EZLN, el Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na del Cau­ca, los gobier­nos autó­no­mos de pue­blos ama­zó­ni­cos, comu­ni­da­des mapu­che, palen­ques y qui­lom­bos, ade­más de comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, deci­die­ron impe­dir o res­trin­gir el ingre­so de per­so­nas que pro­ve­nían de las ciu­da­des como for­ma de regu­lar la pandemia.

Mexico EZLN mujer zapatistas la-tinta
Ima­gen: Cuatroscuro

Si no lo hubie­ran hecho así, sobre­po­nién­do­se a la vio­len­cia esta­tal y para­es­ta­tal, espe­cial­men­te mor­tí­fe­ra en regio­nes de Chia­pas y del Cau­ca colom­biano, hubie­ran sufri­do una seve­ra des­es­ta­bi­li­za­ción inter­na. Esa fue la con­di­ción para aco­tar daños y el paso pre­vio a reto­mar la ini­cia­ti­va hacia afuera.

Hacia media­dos de año, los pue­blos comen­za­ron un nue­vo acti­vis­mo que, en varios casos, los lle­vó a rom­per el cer­co mili­tar y mediático.


En el mes de julio, la huel­ga de ham­bre de 27 pre­sos mapu­che sacu­dió a las comu­ni­da­des del sur de Chi­le, que comen­za­ron una olea­da de movi­li­za­cio­nes en apo­yo a los dete­ni­dos en las cár­ce­les de Temu­co, Lebu y Angol. Los huel­guis­tas deman­da­ban el cum­pli­mien­to del Con­ve­nio 169 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), que les per­mi­te cum­plir la con­de­na en sus comu­ni­da­des, que se revi­se la pri­sión pre­ven­ti­va y para denun­ciar las con­di­cio­nes inhu­ma­nas en las cárceles.


A pesar de las difi­cul­ta­des gene­ra­das por la mili­ta­ri­za­ción y la pan­de­mia, se regis­tra­ron mani­fes­ta­cio­nes y con­cen­tra­cio­nes en el nor­te, cen­tro y sur de Chi­le. Las huel­gas de ham­bre denun­cia­ron, ade­más, la repre­sión que están sufrien­do los mapu­che en todo el país, como la per­se­cu­ción con­tra las ven­de­do­ras de hor­ta­li­zas y de cocha­yu­yo, un alga mari­na alta­men­te nutritiva.

En los pri­me­ros días de agos­to, se pro­du­je­ron masi­vos blo­queos de carre­te­ras en Boli­via en, al menos, 70 pun­tos, por gru­pos de cam­pe­si­nos e indí­ge­nas con­tra la pos­ter­ga­ción de las elec­cio­nes por el gobierno gol­pis­ta de Jea­ni­ne Áñez. Los blo­queos fue­ron levan­ta­dos cuan­do el gobierno acep­tó cele­brar elec­cio­nes el 18 de octu­bre, que ganó amplia­men­te el MAS con más del 55 por cien­to de los votos, superan­do con hol­gu­ra el cues­tio­na­do resul­ta­do de un año atrás.

El 30 de setiem­bre, comen­za­ron mani­fes­ta­cio­nes en Cos­ta Rica con­tra un acuer­do con el FMI, que impli­ca aumen­to de impues­tos y una mayor aus­te­ri­dad en el gas­to públi­co. Ante la olea­da de pro­tes­tas, el 4 de octu­bre, el gobierno anun­ció la sus­pen­sión de la nego­cia­ción para abrir un ámbi­to de diá­lo­go y rever la postura.

El 5 de octu­bre, el EZLN emi­tió el pri­mer comu­ni­ca­do des­de que cerró los Cara­co­les por la pan­de­mia, el 16 mar­zo de 2020. Infor­ma­ron que, en ese lap­so, falle­cie­ron 12 per­so­nas por coro­na­vi­rus y asu­mie­ron la res­pon­sa­bi­li­dad, a dife­ren­cia de lo que hacen los gobier­nos, y que deci­die­ron “enfren­tar la ame­na­za como comu­ni­dad, no como un asun­to indi­vi­dual”. Apos­ta­ron a la movi­li­za­ción glo­bal con­tra el capi­tal e infor­ma­ron que, en abril de 2021, comen­za­rán una pri­me­ra gira por Euro­pa, que lue­go exten­de­rán a otros con­ti­nen­tes, con una amplia dele­ga­ción inte­gra­da mayo­ri­ta­ria­men­te por muje­res, por­que “es tiem­po de nue­vo para que bai­len los cora­zo­nes, y que no sean ni su músi­ca ni sus pasos, los del lamen­to y la resignación”.

Colombia ambientalistas la-tinta
Ima­gen: Revis­ta Semana

A fines de octu­bre de 2020, en Colom­bia, se reali­zó la Min­ga Indí­ge­na, Negra y Cam­pe­si­na, que arran­có en el suroc­ci­den­te, en el Cau­ca y con­ti­nuó en Cali, reco­rrió varias ciu­da­des y pue­blos para lle­gar, ocho días des­pués, a Bogo­tá. En todo su reco­rri­do, la min­ga (tra­ba­jo comu­ni­ta­rio o tequio) dia­lo­gó con pobla­cio­nes que com­par­ten sus mis­mos dolo­res, en un país que se desan­gra por la vio­len­cia nar­co-mili­tar-para­mi­li­tar, con cien­tos de líde­res socia­les asesinados.

La Min­ga hacia Bogo­tá, en la que par­ti­ci­pa­ron 8.000 per­so­nas, fue escol­ta­da por la Guar­dia Indí­ge­na, la Guar­dia Cima­rro­na y la Guar­dia Cam­pe­si­na, con espe­cial pro­ta­go­nis­mo de las muje­res y los jóve­nes. Fue reci­bi­da y acom­pa­ña­da por miles de per­so­nas que vie­nen luchan­do con­tra la repre­sión de cuer­pos mili­ta­ri­za­dos, con­tra los que se levan­ta­ron en las jor­na­das memo­ra­bles del 9 al 11 de setiem­bre, en las que ardie­ron o fue­ron van­da­li­za­das dece­nas de depen­den­cias policiales.

El 18 de octu­bre, a un año del ini­cio de la revuel­ta social de 2019, miles de chi­le­nos vol­vie­ron a salir a las calles de Chi­le en con­me­mo­ra­ción de aque­lla pro­tes­ta. Ese día, hubo 580 dete­ni­dos y un falle­ci­do tras la repre­sión de Carabineros.

El 25 de octu­bre, el pue­blo chi­leno des­bor­dó las urnas en el refe­ren­do para redac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción que sus­ti­tu­ya a la here­da­da por la dic­ta­du­ra mili­tar de Augus­to Pino­chet. El 80 por cien­to de los votan­tes apro­bó el ini­cio de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, cuan­do se espe­ra­ba un resul­ta­do de un 60 por cien­to a favor de la ini­cia­ti­va. La movi­li­za­ción popu­lar por el refe­ren­do fue la con­ti­nua­ción de la revuel­ta ini­cia­da en octu­bre de 2019, que le cam­bió la cara al país, des­le­gi­ti­man­do la polí­ti­ca ofi­cia­lis­ta neo­li­be­ral y represiva.

En Perú, se pro­du­jo una nota­ble movi­li­za­ción popu­lar a raíz de la des­ti­tu­ción ile­gí­ti­ma del pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra, ins­ta­lan­do en su lugar un gobierno corrup­to, con­si­de­ra­do gol­pis­ta por la pobla­ción, ya que la mayo­ría abso­lu­ta de los par­la­men­ta­rios tie­nen acu­sa­cio­nes de corrup­ción. En una sema­na de gigan­tes­cas mani­fes­ta­cio­nes, el gol­pis­ta Manuel Merino debió aban­do­nar la pre­si­den­cia abrien­do una coyun­tu­ra iné­di­ta en el país.

El 21 de noviem­bre, en Ciu­dad de Gua­te­ma­la, miles se con­cen­tra­ron para pro­tes­tar con­tra el pro­yec­to de ley de pre­su­pues­to que había sido apro­ba­do en el Con­gre­so y que redu­cía los fon­dos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción, el com­ba­te a la des­nu­tri­ción, defen­sa de dere­chos huma­nos y la res­pues­ta a la pan­de­mia. Los mani­fes­tan­tes ingre­sa­ron a la sede del legis­la­ti­vo e incen­dia­ron par­te de las instalaciones.

Habría mucho más para rela­tar. Por todo lo ante­rior, pare­ce evi­den­te que los pue­blos en movi­mien­to, los movi­mien­tos socia­les y anti­ca­pi­ta­lis­tas están lejos de haber sido derro­ta­dos por la mayor ofen­si­va lan­za­da por el sis­te­ma en décadas.

Guatemala movilizaciones contra el gobierno la-tinta
Ima­gen: Johan Ordo­ñez /​AFP

*Por Raúl Zibe­chi para Des­in­for­mé­mo­nos /​Foto de por­ta­da: EFE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *