Esta­dos Uni­dos. El trum­pis­mo, la admi­nis­tra­ción Biden, Black Lives Mat­ter y la izquier­da radical

Por Char­lie Hore, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de diciem­bre de 2020.

-Dado que el total de votos por Donald Trump aumen­tó en com­pa­ra­ción con el año 2016 y que la tan anun­cia­da «ola azul» (demó­cra­ta) no tuvo lugar, ¿pode­mos inter­pre­tar el resul­ta­do de la elec­ción sólo como una derro­ta par­cial del trumpismo?

Los resul­ta­dos de las elec­cio­nes indi­can cla­ra­men­te que las polí­ti­cas nacio­na­lis­tas y popu­lis­tas de Trump siguen mere­cien­do el apo­yo de la pobla­ción esta­dou­ni­den­se, espe­cial­men­te de los sec­to­res de cla­ses medias tra­di­cio­na­les (peque­ñas empre­sas) y nue­vas (semi pro­fe­sio­na­les, geren­tes, super­vi­so­res), así como tam­bién de una mino­ría de la cla­se trabajadora.

La par­ti­ci­pa­ción glo­bal aumen­tó del 59% en 2016 a casi el 67% en 2020, según las últi­mas cifras. Sin embar­go, los ele­men­tos cla­ve de la base de Trump aumen­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te: los votan­tes sin diplo­mas uni­ver­si­ta­rios pasa­ron del 50% al 59% y los que viven en zonas peri­fé­ri­cas y rura­les aumen­ta­ron del 17% al 19%. La par­ti­ci­pa­ción de los votan­tes en las zonas urba­nas tra­di­cio­nal­men­te demó­cra­tas dis­mi­nu­yó del 34% al 29% en com­pa­ra­ción con 2016. El mayor apo­yo a Donald Trump se pro­du­jo entre los hoga­res que ganan más de 100.000 dóla­res al año (54%), los votan­tes blan­cos (58%) y los votan­tes de 45 a 64 años (50%) y 65 (52%) y más. Logró los mejo­res resul­ta­dos en las zonas don­de el nivel de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca es bajo y don­de el índi­ce de jubi­la­dos es más alto o entre las per­so­nas que ya no se con­si­de­ran des­em­plea­das por­que han deja­do de bus­car tra­ba­jo des­pués de lar­gos perío­dos de desempleo.

Biden, por su par­te, obtu­vo un mayor apo­yo de los hoga­res que ganan menos de 50.000 dóla­res al año (55% fren­te al 53% de Clin­ton en 2016), entre los hoga­res sin­di­ca­li­za­dos, cuya can­ti­dad está en decli­ve (56% fren­te al 51%), los jóve­nes votan­tes de 18 a 29 años (60%) y de 30 a 34 años (52%), los votan­tes urba­nos (60%) y sub­ur­ba­nos (50%). Aun­que los demó­cra­tas siguen con­tan­do con la leal­tad de la gran mayo­ría de los votan­tes de color, el apo­yo entre los votan­tes afro­ame­ri­ca­nos varió del 92% al 88% y entre los votan­tes lati­no­ame­ri­ca­nos del 71% al 68%. Hubo una ten­den­cia de Biden a mejo­rar los resul­ta­dos en los con­da­dos (prin­ci­pal­men­te urba­nos y sub­ur­ba­nos) que tie­nen altos nive­les de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y que expe­ri­men­ta­ron un fuer­te aumen­to del des­em­pleo en 2020.

Aun­que estas cate­go­rías socia­les no res­pon­dan a una con­cep­ción mar­xis­ta de las cla­ses socia­les, pode­mos sin embar­go sacar algu­nas con­clu­sio­nes. En pri­mer lugar, la peque­ña capa de tra­ba­ja­do­res blan­cos mayo­res del alto medio oes­te, el «Rust Belt» («Cin­tu­rón del óxi­do» o «Cin­tu­rón indus­trial») que le dio a Trump una leve ven­ta­ja en 2016 apo­yó a los demó­cra­tas en 2020. Este cam­bio ali­men­tó un mayor apo­yo a Biden en Michi­gan, Pennsyl­va­nia y Wis­con­sin, lo que le ase­gu­ró la mayo­ría en el Cole­gio Elec­to­ral. Los subur­bios de las gran­des ciu­da­des, don­de las deman­das de sub­si­dios por des­em­pleo están en aumen­to, tam­bién opta­ron mayo­ri­ta­ria­men­te por Biden. Pero la mayo­ría de las cla­ses medias blan­cas sub­ur­ba­nas, ex urba­nas, rura­les, espe­cial­men­te la cla­se media tra­di­cio­nal de pro­pie­ta­rios de peque­ñas empre­sas y tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, y una mino­ría sig­ni­fi­ca­ti­va de tra­ba­ja­do­res, siguen apo­yan­do a Trump.

En ausen­cia de orga­ni­za­cio­nes fuer­tes de «lucha de cla­ses» ‑sin­di­ca­tos mili­tan­tes, par­ti­do obre­ro de masas, orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes de la cla­se obre­ra anti­rra­cis­tas y femi­nis­tas, movi­mien­tos de des­em­plea­dos e inqui­li­nos, etc. ‑hay una fal­ta de orga­ni­za­cio­nes sóli­das de «lucha de cla­ses»- los sec­to­res más pre­ca­rios eco­nó­mi­ca­men­te de la cla­se obre­ra media y blan­ca se enfren­tan a un dile­ma exis­ten­cial. En ausen­cia de un apo­yo social sig­ni­fi­ca­ti­vo (sub­si­dios a las peque­ñas empre­sas, sub­si­dios de des­em­pleo corres­pon­dien­tes al 100% de los ingre­sos netos, pro­tec­ción con­tra las eje­cu­cio­nes inmo­bi­lia­rias y los des­alo­jos de vivien­das, etc.), tie­nen que ele­gir entre la super­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca y la físi­ca. Al ser menos capa­ces de ase­gu­rar su repro­duc­ción social duran­te un perío­do de «con­fi­na­mien­to», esas capas resul­tan atraí­das por el nega­cio­nis­mo del Covid-19 por par­te de Trump y de la extre­ma dere­cha. La posi­bi­li­dad de morir de Covid-19 es, para ellos, un «mal menor», menos pro­ba­ble que la cer­te­za de la pobre­za y la la posi­bi­li­dad de que­dar­se sin vivien­da. El fra­ca­so de Biden y los demó­cra­tas para hacer cam­pa­ña (y pre­sio­nar al Con­gre­so) por un pro­gra­ma amplia­do de ayu­da ante el Covid para hom­bres y muje­res tra­ba­ja­do­res hizo que el apo­yo a Trump aumen­ta­ra entre las per­so­nas con­fron­ta­das al desas­tre económico.

-La nega­ti­va de Trump a ceder es gro­tes­ca y repre­sen­ta una ame­na­za. ¿Hay algún plan sobre este pun­to, y si es así, en qué con­sis­te? ¿Y cuán­to daño pue­de cau­sar aún duran­te los dos meses de man­da­to que le que­dan por delante?

Las pre­dic­cio­nes de un «gol­pe de Esta­do» – cons­ti­tu­cio­nal o de otro tipo – pro­mo­vi­do por muchos libe­ra­les y (lamen­ta­ble­men­te) por sec­to­res de la izquier­da socia­lis­ta esta­dou­ni­den­se resul­ta­ron ser fal­sas. Las ver­da­de­ras ban­das fas­cis­tas no logra­ron inti­mi­dar efi­caz­men­te a los votan­tes o inte­rrum­pir el con­teo de votos. Si bien el apo­yo de los capi­ta­lis­tas a Trump se incre­men­tó en com­pa­ra­ción con la cam­pa­ña elec­to­ral de 2016 (reci­bió el 51% de las dona­cio­nes de capi­ta­lis­tas en 2020, en com­pa­ra­ción con sólo el 8% hace cua­tro años), nin­gún sec­tor del capi­tal se mos­tró dis­pues­to a aban­do­nar el «mar­co cons­ti­tu­cio­nal» que les ha resul­ta­do tan útil duran­te más de 200 años. Inclu­so los ele­men­tos del apa­ra­to repre­si­vo del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal más favo­ra­bles a Trump decla­ra­ron que las elec­cio­nes fue­ron «libres y jus­tas». El mar­tes 1 de diciem­bre, pare­ce que todos los esta­dos con resul­ta­dos elec­to­ra­les rela­ti­va­men­te ajus­ta­dos han cer­ti­fi­ca­dos a Biden como gana­dor ‑inclu­yen­do los esta­dos gober­na­dos por los repu­bli­ca­nos. Todas las ape­la­cio­nes de Trump fue­ron rápi­da­men­te des­es­ti­ma­das, y es poco pro­ba­ble que una ape­la­ción ante el Tri­bu­nal Supre­mo anu­le la elec­ción [la ape­la­ción de Trump fue des­es­ti­ma­da el 12 de diciem­bre], ya que los miem­bros del Tri­bu­nal son rea­cios a con­si­de­rar los resul­ta­dos de una elec­ción cer­ti­fi­ca­da por un esta­do. En la prác­ti­ca, Trump tuvo que ceder, per­mi­tien­do al equi­po de tran­si­ción Biden-Harris el acce­so a infor­ma­cio­nes con­fi­den­cia­les del gobierno.

En el tiem­po que le que­da, Donald Trump inten­ta­rá, segu­ra­men­te con cier­to éxi­to, uti­li­zar los decre­tos eje­cu­ti­vos que no requie­ren la apro­ba­ción del Con­gre­so para fle­xi­bi­li­zar las reglas ambien­ta­les (por ejem­plo, abrien­do vas­tas zonas del Árti­co a la «explo­ra­ción» desas­tro­sa de petró­leo y gas), para com­ple­tar el muro de la fron­te­ra sur y para per­do­nar a muchos de sus ami­gos (Michael Flynn, Roger Sto­ne y otros). Cuan­do Biden lle­gue a la pre­si­den­cia, es pro­ba­ble que revo­que varias órde­nes eje­cu­ti­vas ante­rio­res, que res­ta­blez­ca el esta­tus casi legal de los inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos lle­ga­dos a los Esta­dos Uni­dos cuan­do eran meno­res («los soña­do­res» o «drea­mers»), que aca­be con la ver­gon­zo­sa «prohi­bi­ción de los musul­ma­nes» y que res­ta­blez­ca el papel de los Esta­dos Uni­dos en el sis­te­ma de alian­zas que le per­mi­tió man­te­ner su lide­raz­go en el mun­do capi­ta­lis­ta des­de la Segun­da Gue­rra Mundial.

-¿Cómo será la «vida des­pués de la muer­te» de Trump, tan­to en lo que res­pec­ta a la orga­ni­za­ción de la vio­len­cia esta­tal como a la direc­ción de las fuer­zas socia­les reac­cio­na­rias y las mili­cias de extre­ma dere­cha? ¿Y el Par­ti­do Repu­bli­cano lo segui­rá apo­yan­do, o al con­tra­rio, pue­de haber gran­des divisiones?

La «vida des­pués de la muer­te» del trum­pis­mo esta­rá sobre todo liga­da a cier­tas ini­cia­ti­vas polí­ti­cas ‑es poco pro­ba­ble que Biden revier­ta las reduc­cio­nes fis­ca­les masi­vas otor­ga­das a las empre­sas y a las per­so­nas ricas- y al con­ti­nuo cre­ci­mien­to de ver­da­de­ras ban­das fascistas.

Es evi­den­te que el inten­to de Trump de uti­li­zar las fuer­zas fede­ra­les (Guar­dia Nacio­nal) con­tra los levan­ta­mien­tos urba­nos será deja­do de lado ‑cuan­do las auto­ri­da­des esta­ta­les y loca­les (a menu­do demó­cra­tas) pue­dan hacer­lo por sí mis­mas, uti­li­zan­do las armas que reci­bie­ron bajo Clin­ton y Oba­ma para repri­mir efi­caz­men­te. Biden y Harris van a seguir con la estra­te­gia repre­si­va de los demó­cra­tas, la que inclu­ye el for­ta­le­ci­mien­to de las fuer­zas poli­cia­les loca­les y esta­ta­les y de la Guar­dia Nacio­nal para hacer fren­te a cual­quier posi­ble dis­tur­bio, y la uti­li­za­ción de cier­tas agen­cias fede­ra­les para coor­di­nar la repre­sión, de la mis­ma mane­ra que Oba­ma uti­li­zó la Ofi­ci­na Fede­ral de Inves­ti­ga­cio­nes (FBI) para coor­di­nar los des­alo­jos de los cam­pa­men­tos del movi­mien­to «Occupy» en las muni­ci­pa­li­da­des en 2011.

Las ban­das fas­cis­tas enva­len­to­na­das (y uti­li­zo el tér­mino en un sen­ti­do «clínico»/clásico a la Cla­ra Zet­kin y Trotsky de ban­das de cla­se media y obre­ra des­cla­sa­das, en su mayo­ría hom­bres jóve­nes, que ate­rro­ri­zan a los tra­ba­ja­do­res y a los opri­mi­dos) son y siguen sien­do una ame­na­za para noso­tros ‑espe­cial­men­te para los inmi­gran­tes, la gen­te de color, los homo­se­xua­les, la gen­te de izquier­da y los tra­ba­ja­do­res que inten­tan orga­ni­zar­se fue­ra de las gran­des ciu­da­des. Es impor­tan­te recor­dar que los cen­tros logís­ti­cos esen­cia­les sue­len estar situa­dos en zonas sub­ur­ba­nas, en terre­nos bara­tos fue­ra de las gran­des ciu­da­des, pero cer­ca de las mis­mas. Las mani­fes­ta­cio­nes en Washing­ton, D.C., aun­que no hayan sido, por cier­to, un ensa­yo gene­ral para una toma del poder a la mane­ra de «Mar­cha sobre Roma», es una cla­ra señal de que esta ame­na­za no va a des­apa­re­cer con la elec­ción de Biden. Las movi­li­za­cio­nes anti­fas­cis­tas que se plan­tean ser más nume­ro­sos que esas ban­das, para aplas­tar y dis­per­sar a la extre­ma dere­cha, deben ser una prio­ri­dad para la izquier­da socia­lis­ta en los pró­xi­mos cua­tro años.

Creo que, aun­que lo inten­ten, a los «repu­bli­ca­nos del esta­blish­ment» que espe­ra­ban pur­gar el par­ti­do del trum­pis­mo des­pués de una derro­ta elec­to­ral les va a resul­tar difí­cil ais­lar o cana­li­zar una base cada vez más radi­ca­li­za­da. El mis­mo Trump, no des­apa­re­ce­rá des­pués de dejar la Casa Blan­ca. Muy pro­ba­ble­men­te, un nue­vo canal de noti­cias por cable le va a per­mi­tir el con­tac­to con sus par­ti­da­rios y va a seguir jugan­do un papel en la polí­ti­ca repu­bli­ca­na duran­te los pró­xi­mos cua­tro años.

-Biden asu­mi­rá el car­go en ple­na pan­de­mia, con una eco­no­mía tam­ba­lean­te y con enor­mes ten­sio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Chi­na. ¿Habrá un retorno a un neo­li­be­ra­lis­mo más domi­nan­te des­pués del ais­la­cio­nis­mo de Trump, y la admi­nis­tra­ción Biden apor­ta­rá res­pues­tas dife­ren­tes a la cri­sis del capi­ta­lis­mo americano?

En lo esen­cial, la admi­nis­tra­ción Biden, vol­ve­rá a las clá­si­cas polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Si bien es pro­ba­ble que Joe Biden sea más efi­caz para enfren­tar la pan­de­mia (obli­ga­ción de lle­var más­ca­ras en todo el país, mayor asis­ten­cia a los gobier­nos esta­ta­les, etc.), en su ver­sión del «estí­mu­lo» eco­nó­mi­co habrá pocas medi­das redis­tri­bu­ti­vas, como la pri­ma de 600 dóla­res sema­na­les para quie­nes tie­nen dere­cho al segu­ro de des­em­pleo o una «opción públi­ca» [en com­pe­ten­cia con los segu­ros pri­va­do] den­tro del Oba­ma­ca­re. Sus esfuer­zos se van a cen­trar en res­ca­tar a los gobier­nos esta­ta­les y a sus acree­do­res. Con estas prio­ri­da­des y su éxi­to entre los votan­tes sub­ur­ba­nos y uni­ver­si­ta­rios, los demó­cra­tas inten­ta­rán posi­cio­nar­se en el cen­tro-dere­cha de la polí­ti­ca estadounidense.

Ya hemos vis­to cómo comien­zan los ata­ques con­tra el ala de Ber­nie San­ders y Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez, ya que los demó­cra­tas tra­di­cio­na­les (e inclu­so los lla­ma­dos «pro­gre­sis­tas») acu­san a los «san­der­nis­tas» ‑que son los ver­da­de­ros defen­so­res del segu­ro de salud para todos y del Green New Deal (con fal­sas afir­ma­cio­nes según las cua­les estos pro­po­nen un recor­te de la finan­cia­ción de la poli­cía)- de ser los res­pon­sa­bles de los resul­ta­dos elec­to­ra­les rela­ti­va­men­te medio­cres de 2020.

Los cam­bios más sus­tan­cia­les van a venir, creo, en mate­ria de polí­ti­ca exte­rior, don­de la admi­nis­tra­ción Biden-Harris hará una serie de esfuer­zos para reafir­mar la hege­mo­nía ame­ri­ca­na y ais­lar polí­ti­ca, mili­tar y eco­nó­mi­ca­men­te a su rival chino.

-¿Qué sig­ni­fi­ca este resul­ta­do para el movi­mien­to Black Lives Mat­ter? ¿Exis­te el ries­go de des­orien­tar el movi­mien­to o de que dis­mi­nu­ya el apo­yo popu­lar con el que cuen­ta? ¿Los éxi­tos elec­to­ra­les de la «escua­dra» [Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez, Ilhan Omar, Ayan­na Press­ley y Rashi­da Tlaib] y la elec­ción de Cori Bush (una des­ta­ca­da orga­ni­za­do­ra de Fer­gu­son, Mis­sou­ri- ele­gi­da a la Cáma­ra de repre­sen­tan­tes como demó­cra­ta) corren ries­go de cooptación?

Yo pien­so que los demó­cra­tas, inclu­so antes de su vic­to­ria, logra­ron inte­grar a muchos acti­vis­tas de Black Lives Mat­ter. A pesar del reite­ra­do recha­zo de Biden y Harris a la deman­da más impor­tan­te del movi­mien­to, a saber, la reduc­ción drás­ti­ca de los pre­su­pues­tos de la poli­cía, un sec­tor con­si­de­ra­ble de acti­vis­tas pasó de la polí­ti­ca de «Black Lives Mat­ter» a la polí­ti­ca de «Los Votos Negros Impor­tan». ¿Cómo pudo el mayor movi­mien­to social en una gene­ra­ción ‑con más de 20 millo­nes de per­so­nas en ciu­da­des, subur­bios y peque­ños pue­blos de Esta­dos Uni­dos- trans­for­mar­se tan rápi­da­men­te en polí­ti­ca del Par­ti­do Demó­cra­ta? La capa­ci­dad de los demó­cra­tas para hacer des­ca­rri­lar el movi­mien­to median­te vic­to­rias gene­ral­men­te sim­bó­li­cas (eli­mi­nan­do los monu­men­tos a los «héroes» de los esta­dos con­fe­de­ra­dos, la esco­ria más reac­cio­na­ria de la his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos) y la repre­sión selec­ti­va, refle­ja la debi­li­dad de la izquier­da orga­ni­za­da de los Esta­dos Uni­dos (véa­se más ade­lan­te). Con la excep­ción de peque­ños gru­pos de acti­vis­tas, nin­gu­na orga­ni­za­ción nacio­nal de mili­tan­tes sur­gió de este levan­ta­mien­to histórico.

Sin una ver­sión mul­ti­rra­cial y no basa­da en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios, del tipo del Comi­té Coor­di­na­dor Estu­dian­til No Vio­len­to (Stu­dent Non­vio­lent Coor­di­na­ting Com­mit­tee, SNCC) de los años 60 que lide­ró y dio visión a las luchas de enton­ces, las fuer­zas del refor­mis­mo ofi­cial en las comu­ni­da­des de color, las aso­cia­cio­nes sin fines de lucro, los res­pon­sa­bles sin­di­ca­les y los polí­ti­cos demó­cra­tas pudie­ron cana­li­zar gran par­te de la ener­gía del movi­mien­to detrás de Biden y Harris.

-¿Cuá­les son las pers­pec­ti­vas de crea­ción de orga­ni­za­cio­nes de izquier­da capa­ces de coor­di­nar la lucha con­tra la extre­ma dere­cha, el racis­mo de Esta­do y las cri­sis de pan­de­mia social y eco­nó­mi­ca? La DSA (The Demo­cra­tic Socia­lists of Ame­ri­ca) reclu­tó a miles de miem­bros en las últi­mas sema­nas, pero ¿hay deba­tes den­tro y en la peri­fe­ria de la DSA sobre una orien­ta­ción más inde­pen­dien­te y no elec­to­ral? ¿Y cuál debe­ría ser la direc­ción estra­té­gi­ca de los socia­lis­tas revolucionarios?

La izquier­da socia­lis­ta ingre­sa en ese terreno ines­ta­ble con una posi­ción polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va más débil que la que tenía­mos cuan­do Trump asu­mió el car­go en 2016. A pesar del con­ti­nuo cre­ci­mien­to numé­ri­co de la DSA, su rápi­da inmer­sión en la polí­ti­ca elec­to­ral del Par­ti­do Demó­cra­ta duran­te y des­pués de la can­di­da­tu­ra de Ber­nie San­ders en las pri­ma­rias demó­cra­tas, debi­li­tó con­si­de­ra­ble­men­te su capa­ci­dad para inter­ve­nir en las luchas de masas o para construirlas.

La DSA no hizo un balan­ce auto­crí­ti­co del fra­ca­so de la cam­pa­ña de San­ders en 2020. A pesar del apo­yo masi­vo a la reso­lu­ción «Ber­nie or Bust» («Ber­nie o la ban­ca­rro­ta») en la Con­ven­ción de 2019 de la DSA ‑que com­pro­me­te a la orga­ni­za­ción a no apo­yar a nin­gún otro can­di­da­to que no sea San­ders- los líde­res elec­tos y no elec­tos de la DSA hicie­ron cam­pa­ña abier­ta­men­te a favor de Biden y Harris.

El levan­ta­mien­to anti­rra­cis­ta tomó de impro­vis­to a la DSA y no supo tra­ba­jar con la nue­va capa de diri­gen­tes que sur­gió para ayu­dar a orga­ni­zar una estruc­tu­ra anti­rra­cis­ta per­ma­nen­te, inde­pen­dien­te de las ONG y de los demó­cra­tas. En lugar de ver la nece­si­dad de una reorien­ta­ción radi­cal de su orien­ta­ción, la direc­ción de la DSA pare­ce com­pro­me­ter­se aún más con la polí­ti­ca elec­to­ral «hacia aba­jo» del Par­ti­do Demó­cra­ta. La apa­ren­te «izquier­da» de la DSA ‑el gru­po Bread & Roses (que diri­ge el sitio web The Call) en par­ti­cu­lar- ha aban­do­na­do todo tipo de dis­cur­so sobre una posi­ble «rup­tu­ra sucia» con los Demó­cra­tas y la nece­si­dad de un par­ti­do obre­ro inde­pen­dien­te.1 Ha adop­ta­do, más bien, una prác­ti­ca que es inse­pa­ra­ble del pro­yec­to falli­do de «reajus­te» de la izquier­da social­de­mó­cra­ta en los años sesen­ta y seten­ta, que pre­ten­día trans­for­mar a los demó­cra­tas en un par­ti­do de natu­ra­le­za diferente.

¿Qué deben hacer los radi­ca­les y los revo­lu­cio­na­rios den­tro y fue­ra de la DSA? Debe­mos vol­ver a com­pro­me­ter­nos a dar un lugar cen­tral a la orga­ni­za­ción y a la lucha extra elec­to­ral en el perío­do que vie­ne. En estas luchas, debe­mos tener cla­ro que Biden y los demó­cra­tas son, como Trump y sus hor­das de cla­se media, nues­tros enemi­gos. Debe­mos ayu­dar a cons­truir luchas en la base y orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes per­ma­nen­tes con­tra la vio­len­cia poli­cial racis­ta, con­tra las nue­vas depor­ta­cio­nes «silen­cio­sas» de migran­tes, con­tra el des­em­pleo masi­vo, los des­alo­jos y las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias y los nue­vos ata­ques con­tra el nivel de vida y las con­di­cio­nes de trabajo.

Estas luchas deben ir mucho más allá de las «cam­pa­ñas», méto­do pri­vi­le­gia­do por el con­jun­to de las ONG y las orga­ni­za­cio­nes cari­ta­ti­vas que pre­fie­ren la pre­sión a los repre­sen­tan­tes elec­tos, las mani­fes­ta­cio­nes esce­ni­fi­ca­das, o las movi­li­za­cio­nes sin­di­ca­les que no bus­can tras­cen­der los lími­tes lega­les. Nece­si­ta­mos ins­pi­rar­nos en los últi­mos ejem­plos vivos de luchas de masas en los Esta­dos Uni­dos: el movi­mien­to de los des­em­plea­dos de 1929 – 1933, las huel­gas masi­vas de los tra­ba­ja­do­res indus­tria­les de 1934 – 1937, los comien­zos del movi­mien­to de los dere­chos civi­les y por el poder negro, y la ola de accio­nes obre­ras mul­ti­rra­cia­les por el empleo a fina­les de la déca­da de 1960 y prin­ci­pios de la de 1970.

Fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *