Esta­dos Uni­dos. La polí­ti­ca de san­cio­nes con­tra Vene­zue­la: ¿El pol­vo­rín que debe­rá des­ac­ti­var Biden en Amé­ri­ca Latina?

Por Ociel Ali Lopez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de diciem­bre de 2020.

Si hay un tema álgi­do para el pre­si­den­te elec­to de EE.UU., Joe Biden, con rela­ción a Amé­ri­ca Lati­na, es el de las san­cio­nes a Venezuela.

La región ha cam­bia­do mucho des­de que bue­na par­te del gabi­ne­te entran­te, como Janet Yellen, la nue­va secre­ta­ria de Teso­ro y Antony Blin­ken, el nue­vo secre­ta­rio de Esta­do, así como el pro­pio Biden (entre muchos otros), deja­ran sus car­gos una vez cul­mi­na­da la ges­tión Obama.

Para aquel enton­ces, los gobier­nos de Colom­bia, Chi­le, Perú y Méxi­co gene­ra­ban un sóli­do sis­te­ma de alian­zas en torno al gobierno norteamericano.

A par­tir de allí, si bien el pén­du­lo se aba­lan­zó hacia la dere­cha en Argen­ti­na, Bra­sil y Ecua­dor, rápi­da­men­te devol­vió su giro y hoy todos son gobier­nos débi­les o ya han cam­bia­do su signo polí­ti­co. Mau­ri­cio Macri fue des­pla­za­do y el radi­ca­lis­mo del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro comien­za a ver­se mucho más imper­ti­nen­te una vez que Trump sale de jue­go. Chi­le es otro país des­pués del esta­lli­do social, y Colom­bia ya no es una cabe­za de pla­ya esta­ble. Ocu­rre algo tan iné­di­to como que en Méxi­co gobier­na la izquier­da. Y Perú es una qui­me­ra que en abril va a elecciones.

En medio del mare­mág­num regio­nal, Vene­zue­la es obje­to de unas seve­ras san­cio­nes eco­nó­mi­cas apli­ca­das por el Depar­ta­men­to del Teso­ro duran­te la ges­tión del pre­si­den­te Donald Trump, que ter­mi­na­ron de liqui­dar una eco­no­mía que ya esta­ba caotizada.

Dichas san­cio­nes son la par­te más hirien­te de la estra­te­gia del gobierno repu­bli­cano hacia Vene­zue­la, acom­pa­ña­da casi uná­ni­me­men­te por los gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na y Europa.

Cam­bios en la región

Los gobier­nos pro­gre­sis­tas de Méxi­co y Argen­ti­na se han intere­sa­do mucho por adop­tar una posi­ción dis­tin­ta al Gru­po de Lima, una coa­li­ción cuyo obje­ti­vo era exclu­si­va­men­te derro­car al gobierno del pre­si­den­te vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro, y que res­pal­dó las polí­ti­cas del gobierno de Trump de cer­car finan­cie­ra­men­te al país sur­ame­ri­cano, inde­pen­dien­te­men­te del impac­to que ten­dría en la pobla­ción civil.

Este gru­po fue muy acti­vo y avi­vó los inten­tos de inter­ve­nir Vene­zue­la por varias vías. Inclu­yen­do el res­pal­do al frus­tra­do gol­pe mili­tar del 30 de abril de 2019, que Juan Guai­dó y Leo­pol­do López diri­gie­ron de mane­ra públi­ca, apo­ya­dos abier­ta­men­te por Elliot Abrams, el repre­sen­tan­te de la Casa Blan­ca para asun­tos sobre Venezuela.

Por su par­te, la Unión Euro­pea tam­bién cam­bió de ros­tros. Ya no son los tiem­pos de Fede­ri­ca Moghe­ri­ni. A media­dos de diciem­bre, Josep Borrell, el actual can­ci­ller euro­peo, plan­teó lo que era un tabú para el trum­pis­mo latino: «Hay que vol­ver a plan­tear una nego­cia­ción entre las par­tes». Esto sig­ni­fi­ca un cam­bio de direc­ción de su oficina.

Todo esto ten­de­ría la mesa para un giro polí­ti­co de la admi­nis­tra­ción demó­cra­ta, aun­que no se espe­ra que haya una eli­mi­na­ción total de la polí­ti­ca de sanciones.

La agen­cia Bloom­berg publi­có a media­dos de diciem­bre una nota en la que se afir­ma que el equi­po de Biden esta­ría pre­pa­ran­do un esce­na­rio de diá­lo­go con el gobierno de Madu­ro, y ubi­can la cri­sis en Vene­zue­la como «el mayor desa­fío diplo­má­ti­co que enfren­ta­rá [el nue­vo pre­si­den­te] en el hemis­fe­rio Occidental».

Según un infor­me del Ins­ti­tu­to de Las Amé­ri­cas de la Uni­ver­si­dad de San Die­go en Cali­for­nia, un aná­li­sis rea­li­za­do por Energy & Envi­ron­ment (E&E), habrá cam­bios impor­tan­tes en la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se sobre Venezuela.

En estas cir­cuns­tan­cias inter­na­cio­na­les, el equi­po de Biden, casi el mis­mo que gene­ró la decla­ra­ción de «ame­na­za inusual» sobre Vene­zue­la, ten­drá que eva­luar si va a man­te­ner esta situa­ción de ase­dio o bus­ca­rá una sali­da elec­to­ral como la que logró la opo­si­ción en 2015, jus­to antes de la lle­ga­da de Trump. 

Y ten­drá que deci­dir­lo ya por­que el gabi­ne­te repu­bli­cano dejó ins­ta­la­da una bom­ba de tiem­po con el blo­queo al dié­sel, com­bus­ti­ble impres­cin­di­ble para el tras­por­te de per­so­nas y alimentos.

San­cio­nes al dié­sel 

Los hal­co­nes han deja­do infla­ma­do el ‘patio tra­se­ro’ por­que Vene­zue­la es un tema difí­cil de resol­ver y que va a ganar cen­tra­li­dad en las rela­cio­nes de EE.UU. con Amé­ri­ca Lati­na. Y tam­bién con la Unión Euro­pea. Es com­pli­ca­do, sobre todo, debi­do a la agre­si­vi­dad dis­cur­si­va del lobby cubano y vene­zo­lano de Flo­ri­da, un esta­do que se man­tu­vo trum­pis­ta en las presidenciales.

La eva­lua­ción que haga el equi­po de ase­so­res de Biden sobre la impor­tan­cia de Flo­ri­da como cam­po de bata­lla elec­to­ral impac­ta­rá sobre la polí­ti­ca hacia Vene­zue­la. A decir ver­dad, los demó­cra­tas no nece­si­ta­ron de Flo­ri­da y es pro­ba­ble que ya estén dejan­do de dar­le tan­ta pre­pon­de­ran­cia como en las últi­mas elecciones.

Pero antes de irse, el fun­cio­na­ria­do repu­bli­cano de la ges­tión salien­te, espe­cí­fi­ca­men­te Elliott Abrams, ha rocia­do con gaso­li­na las rela­cio­nes, sacan­do al dié­sel de la lis­ta de exen­cio­nes esta­ble­ci­das por el Depar­ta­men­to del Tesoro.

El dié­sel no esta­ba con­tem­pla­do en la lis­ta de san­cio­nes y la esta­tal Petró­leos de Vene­zue­la (PDVSA) podía inter­cam­biar­lo por cru­do. Esto ha cam­bia­do según el anun­cio de Abrams a fina­les de octu­bre, lo que evi­den­te­men­te agra­va­rá la cri­sis eco­nó­mi­ca en medio de una pandemia.

Pero ya nadie pien­sa que logre des­es­ta­bi­li­zar al gobierno de Madu­ro. El nivel de pre­sión pre­bé­li­ca de 2017 y 2019, con lla­ma­do a inva­sio­nes, gue­rras civi­les y levan­ta­mien­tos mili­ta­res de una par­te de la opo­si­ción vene­zo­la­na ha cedi­do, mien­tras para­le­la­men­te el ofi­cia­lis­mo ha avan­za­do en el con­trol polí­ti­co nacio­nal, sobre todo con el resul­ta­do de las par­la­men­ta­rias, en las que la opo­si­ción per­dió el úni­co espa­cio que con­tro­la­ba y que fue gana­do con­tun­den­te­men­te por el par­ti­do de gobierno. 

En este esce­na­rio —como decía­mos, muy dife­ren­te al del 2016 — , la nue­va Secre­ta­ria del Teso­ro ten­drá que deci­dir sobre este tipo de san­cio­nes, ape­nas lle­gue al cargo.

Y más com­pli­ca­do aún, debe­rá deci­dir qué va a hacer con las empre­sas vene­zo­la­nas como la petro­le­ra Cit­go, que fue cedi­da al inte­ri­na­to de Juan Guai­dó por el gobierno de Trump, que con­cen­tró su polí­ti­ca en las san­cio­nes apli­ca­das por el Depar­ta­men­to del Tesoro. 

¿Dón­de que­da Guaidó?

Casi dos años des­pués de su auto­ju­ra­men­ta­ción, el «inte­ri­na­to» de Guai­dó es un cadá­ver polí­ti­co que nadie quie­re car­gar. Es posi­ble que cuan­do los ase­so­res del nue­vo gobierno demó­cra­ta se pre­gun­ten cómo lle­ga­ron a ese nivel de simu­la­cro, todos vol­tea­ran y verán a un exi­lia­do vene­zo­lano, hijo de un dipu­tado euro­peo del Par­ti­do Popu­lar espa­ñol, lla­ma­do Leo­pol­do López, quien les con­ven­ció de un esce­na­rio fantástico.

Pero nadie podrá olvi­dar tam­po­co el aplau­so bipar­ti­dis­ta que reci­bió Guai­dó a comien­zos de este 2020, en el dis­cur­so del Esta­do de la Unión de Trump. Así que, en lo que con­cier­ne a Vene­zue­la, el salien­te man­da­ta­rio repu­bli­cano tuvo un espal­da­ra­zo de los demó­cra­tas y estos tie­nen su cuo­ta de responsabilidad.

Mucho se han recor­da­do las pala­bras de Antony Blin­ken con­tra Madu­ro, en el que ala­ba­ba la polí­ti­ca de san­cio­nes de Trump. Pero como secre­ta­rio de Esta­do, y en un esce­na­rio nacio­nal y regio­nal muy dife­ren­te al de 2019 cuan­do lo dijo, debe­rá tomar deci­sio­nes estra­té­gi­cas. Este fun­cio­na­rio estu­vo muy cer­ca de los acuer­dos con Irán en mate­ria ener­gé­ti­ca y ope­ra­rá en un gabi­ne­te acos­tum­bra­do a coha­bi­tar con Chi­na.

Des­de una pers­pec­ti­va tra­di­cio­nal­men­te demó­cra­ta, Vene­zue­la es una fron­te­ra calien­te que debe­ría ser apla­ca­da por­que su ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca gene­ra pro­ble­mas en la región, en momen­tos en los que el con­ti­nen­te vive una con­vul­sa situa­ción, en para­le­lo a la cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria que ha traí­do la pan­de­mia. Es muy difí­cil para la nue­va ges­tión afron­tar pro­ble­mas geo­po­lí­ti­cos si tie­ne el ‘patio tra­se­ro’ ardiendo.

Para ello, debe­rá comen­zar por acla­rar qué esta­tus le da a Guai­dó y al fun­cio­na­ria­do que este man­tie­ne en la emba­ja­da vene­zo­la­na en Washington. 

Mucho que deci­dir en muy poco tiempo.

Fuen­te RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *