Méxi­co. A una déca­da del ase­si­na­to de Mari­se­la Esco­be­do, usua­rias de redes piden justicia

Jor­da­na Gon­za­lez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de diciem­bre de 2020

A una déca­da de que Mari­se­la Esco­be­do Ortiz fue­ra ase­si­na­da fren­te al Pala­cio de Gobierno de Chihuahua, colec­ti­vas y usua­rias de redes socia­les recor­da­ron la impu­ni­dad en la que con­ti­núa su muer­te. A 10 años del “cobar­de ase­si­na­to”, exi­gen jus­ti­cia para ella y para Rubí Fray­re, su hija, quien fue víc­ti­ma de femi­ni­ci­dio a manos de su pareja.

Mari­se­la Esco­be­do fue una madre, enfer­me­ra, empre­sa­ria que exi­gía caer el peso de la ley con­tra Ser­gio Rafael Barra­za quien come­tió el femi­ni­ci­dio de su hija de 16 años –en 2008 – . Tras este hecho, Esco­be­do aban­do­nó su pro­fe­sión de enfer­me­ra para deman­dar cla­ri­dad en el caso de su hija, recor­dó el Museo de la Mujer en su cuen­ta. “En su bús­que­da de jus­ti­cia gri­tó ¡ni una menos! Tris­te­men­te a ella le qui­ta­ron su voz”, escri­bió una usua­ria de la red social. Es por eso que se pidió jus­ti­cia no nada más para Mari­se­la y Rubí, “sino para las miles de muer­tas en este país que pare­ce odiar­nos por exi­gir seguir vivas”.

Y es que su lucha se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo en Méxi­co, pues “repre­sen­ta a muchas madres mexi­ca­nas” con la mis­ma exi­gen­cia. En el país, apro­xi­ma­da­men­te son come­ti­dos 10 femi­ni­ci­dios al día. La Repú­bli­ca Mexi­ca­na figu­ra como uno de los paí­ses más peli­gro­sos para ser mujer en Amé­ri­ca Lati­na: de acuer­do con la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be, está en el octa­vo pel­da­ño, con una tasa de 1.4 por 100 mil mujeres.

Asi­mis­mo, orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, como la Orga­ni­za­ción Nacio­nal Anti­co­rrup­ción mani­fes­tó: “nin­gu­na madre debe­ría pere­gri­nar para encon­trar al ase­sino de su hija, nin­gu­na fami­lia ten­dría que sufrir ante el sis­te­ma judi­cial. Y nin­gún caso debe que­dar impu­ne por inco­mo­dar a gober­na­do­res”, ade­más de enfa­ti­zar que la impu­ni­dad y corrup­ción no debe­rían ser obs­tácu­los para el acce­so a justicia.

Mien­tras que el Obser­va­to­rio Ciu­da­dano Nacio­nal del Femi­ni­ci­dio que afir­mó que su recuer­do “pre­va­le­ce entre quie­nes segui­mos alzan­do la voz fren­te a la vio­len­cia femi­ni­ci­da en Méxi­co. Tu recuer­do por siem­pre vivirá”.

FUENTE: Con­tra Línea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *