Argen­ti­na. Fis­cal Gabrie­la Sos­ti: «Mon­to­ne­ros no man­dó a matar gen­te en la Con­tra­ofen­si­va» (videos con ale­ga­to completo)

Por Ailín Bullen­ti­ni, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de diciem­bre de 2020.

Entre­vis­ta a la fis­cal del jui­cio que inves­ti­gó 98 secues­tros, tor­tu­ras y crí­me­nes de repre­so­res entre 1979 y 1980

Tras un año y medio de deba­te, su ale­ga­to inclu­yó con pedi­dos de per­pe­tua para los seis acu­sa­dos que lle­ga­ron con vida al final del pro­ce­so, pero fue más allá: rei­vin­di­có las razo­nes de la resis­ten­cia mili­tan­te, tra­ba­jó para des­mi­ti­fi­car la ope­ra­ción mon­to­ne­ra y argu­men­tó sus acu­sa­cio­nes por genocidio.

“La dictadura buscó demoler ciertas estructuras sociales de cuajo y para siempre, y en cierto punto lo logró”, evaluó la fiscal Gabriela Sosti, días después de haber culminado su alegato en el juicio.

“La dic­ta­du­ra bus­có demo­ler cier­tas estruc­tu­ras socia­les de cua­jo y para siem­pre, y en cier­to pun­to lo logró”, eva­luó la fis­cal Gabrie­la Sos­ti, días des­pués de haber cul­mi­na­do su ale­ga­to en el juicio. 


Ima­gen: Enri­que Medina

“La dic­ta­du­ra bus­có demo­ler cier­tas estruc­tu­ras socia­les de cua­jo y para siem­pre, y en cier­to pun­to lo logró”, eva­luó la fis­cal Gabrie­la Sos­ti, días des­pués de haber cul­mi­na­do su ale­ga­to en el jui­cio con­tra un gru­po de repre­so­res de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to por 98 casos de secues­tros, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes y ase­si­na­tos de mili­tan­tes mon­to­ne­ros que par­ti­ci­pa­ron de la Con­tra­ofen­si­va, entre 1979 y 1980. Su con­clu­sión, tras más de un año y medio de deba­te, cul­mi­nó con pedi­dos de pri­sión per­pe­tua para los seis acu­sa­dos que lle­ga­ron con vida al final del jui­cio, pero no sólo apun­tó a eso: rei­vin­di­có las razo­nes de la resis­ten­cia mili­tan­te, tra­ba­jó para des­mi­ti­fi­car la ope­ra­ción mon­to­ne­ra y argu­men­tó sus acu­sa­cio­nes por genocidio.

Para Sos­ti, el jui­cio que ingre­só con su ale­ga­to en el tra­mo final pre­vio a la sen­ten­cia fue “fun­da­men­tal” para “poder reve­lar quié­nes fue­ron real­men­te los res­pon­sa­bles del exter­mi­nio, quié­nes lo dise­ña­ron, quié­nes lo pen­sa­ron”: la Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to es, en su con­clu­sión, esa “per­fec­ta máqui­na de matar”.

De los nue­ve acu­sa­dos, todos jerar­cas de la Jefa­tu­ra 2 del Ejér­ci­to, de los bata­llo­nes 601 y 201 de Inte­li­gen­cia y de Coman­do de Ins­ti­tu­to Mili­ta­res, todos con base de ope­ra­cio­nes en Cam­po de Mayo, solo seis lle­ga­ron a este tra­mo final: Jor­ge Apa, Rober­to Dam­bro­si, Jor­ge Bano, Eduar­do Asche­ri, Luis Fir­po y Mar­ce­lo Cin­to Cour­teaux. Para todos, Sos­ti soli­ci­tó la pena de pri­sión per­pe­tua: los acu­só de geno­ci­dio por los secues­tros, tor­tu­ras, alla­na­mien­tos ile­ga­les y nume­ro­sos homi­ci­dios que lle­va­ron a cabo con­tra mili­tan­tes montoneros.

En un aná­li­sis que reali­zó para PáginaI12 a pocos días de haber cul­mi­na­do su deta­lla­da y pun­ti­llo­sa, peda­gó­gi­ca y sobre todo repa­ra­do­ra expo­si­ción para los fami­lia­res de víc­ti­mas y sobre­vi­vien­tes –quie­nes le agra­de­cie­ron al cabo de cada una de las sie­te audien­cias en las que la desa­rro­lló– y que cul­mi­nó la sema­na pasa­da, la fis­cal resal­tó cua­tro pun­tos cla­ves del alegato.

Derrum­be de un mito

¿Qué fue la Con­tra­ofen­si­va? Sos­ti dice que su pro­pó­si­to, como repre­sen­tan­te de la acción acu­sa­to­ria por par­te del Esta­do en el deba­te, apun­tó “más allá de pro­bar las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos que suce­die­ron en los cen­tros clan­des­ti­nos y a con­se­guir la con­de­na por eso”. A ella, dijo, le “intere­só hablar de his­to­ria”. “En estos jui­cios se repa­sa, se repien­sa y se expo­ne la his­to­ria como en nin­gún otro espa­cio. Son los pro­ta­go­nis­tas mis­mos los que lle­gan a decir cosas que no se pue­den decir en otro lado más que fren­te a un tri­bu­nal”, amplió.

Una de las expec­ta­ti­vas que tenía al comien­zo del jui­cio era jus­ta­men­te esta: des­mi­ti­fi­car la Con­tra­ofen­si­va de Mon­to­ne­ros, una ope­ra­ción que des­ple­gó la agru­pa­ción entre 1979 y 1980 con el obje­ti­vo de reno­var la resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra y que con­sis­tió, en gran medi­da, en el regre­so al país de muchos y muchas mili­tan­tes que habían logra­do alcan­zar otros terri­to­rios. En ese sen­ti­do, ase­gu­ró que todo lo ver­ti­do en más de un año y medio de jui­cio “sir­vió para des­mi­ti­fi­car el mito urbano polí­ti­co por exce­len­cia de la resis­ten­cia mili­tan­te de los 70 que ase­gu­ra que Mon­to­ne­ros man­dó matar a su gen­te en la con­tra­ofen­si­va. Nada más irreal”.

–¿Por qué?

–Por­que que­da­ron muy cla­ras las razo­nes de la Con­tra­ofen­si­va, por­que bus­ca­ban e insis­tían en la bús­que­da de un país mejor y tenían muy cla­ras cuá­les eran los pasos para lograr­lo y no lo sabían solo ellos, lo decían a la socie­dad, lo comu­ni­ca­ban, lo difun­dían. Por supues­to que pode­mos pen­sar que fue un error estra­té­gi­co con el dia­rio de más de 40 años des­pués. Pero lo que que­dó cla­ro en el jui­cio es que la gen­te que vino a par­ti­ci­par de la con­tra­ofen­si­va no lo hizo for­za­da ni obli­ga­da. Todos eran mili­tan­tes con­ven­ci­dos, mili­tan­tes polí­ti­cos que se venían a opo­ner a una dic­ta­du­ra, una más de las tan­tas a las que el pero­nis­mo se había opues­to a lo lar­go de la his­to­ria de este país. La resis­ten­cia a las dic­ta­du­ras está en el ADN pero­nis­ta, diría.

El dere­cho a la resistencia

Hubo, duran­te el jui­cio, la posi­bi­li­dad de plan­tear un tema que la fis­cal cree nove­do­so en los deba­tes y cau­sas judi­cia­les que revi­san e impar­ten jus­ti­cia en rela­ción a los deli­tos de lesa huma­ni­dad de la últi­ma dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar: el dere­cho a la resis­ten­cia. “Me pre­gun­té en un momen­to cómo se lucha con­tra una dic­ta­du­ra, ¿cuá­les son las for­mas habi­li­ta­das y cuá­les no cuan­do el que te mata es el Esta­do?”, reco­no­ció. Y deci­dió avan­zar hacia “esa puer­ta que se abre con cier­to cui­da­do, para que haya temas que dejen de ser tabú, como es el de la vio­len­cia de los 70. Acá hubo resis­ten­cia. La dic­ta­du­ra argen­ti­na fue la más cor­ta de toda Amé­ri­ca Lati­na y eso se debió no a Mal­vi­nas, sino a la tre­men­da resis­ten­cia obre­ra que hubo y que a los dic­ta­do­res les ter­mi­na corrien­do el colchón.

La inte­li­gen­cia: una per­fec­ta máqui­na de matar

Las razo­nes de la lucha, de la mili­tan­cia y quié­nes la lle­va­ron a cabo des­de la Con­tra­ofen­si­va mon­to­ne­ra fue­ron uno de los ejes cen­tra­les del jui­cio que ingre­só en eta­pa de ale­ga­tos hace poco más de un mes. Sos­ti, la pri­me­ra en ofre­cer con­clu­sio­nes, dedi­có tiem­po para devol­ver­le car­na­du­ra a las víc­ti­mas: las nom­bró, las mos­tró, con­tó su his­to­ria, citó tes­ti­mo­nios que ayu­da­ron a esa reconstrucción.

“Todo eso fue de la mano con el otro eje: poder reve­lar quié­nes fue­ron real­men­te los res­pon­sa­bles del exter­mi­nio, quién lo pen­só, quién lo dise­ñó. Fue la Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to”, concluyó.

La “per­fec­ta máqui­na de matar”, como la des­cri­bió Sos­ti, se mon­tó des­de la Jefa­tu­ra 2 y el Bata­llón 601 del Ejér­ci­to, “el cere­bro y el riñón” de esa máqui­na, y lue­go los dis­tin­tos des­ta­ca­men­tos espar­ci­dos a lo lar­go y ancho del país. “Bajo el man­do de esa inte­li­gen­cia estu­vie­ron estu­vie­ron todas las otras fuer­zas repre­si­vas, inclu­so la Arma­da. Ese mons­truo era el que mar­ca­ba el quién, dón­de, cómo y su final”, remar­có la fiscal.

Den­tro del estu­dio de esa estruc­tu­ra, que fue minu­cio­so, mucha impor­tan­cia tuvo la lec­tu­ra de los regla­men­tos de la Inte­li­gen­cia. Dijo Sos­ti: “Son increí­bles, pri­me­ro por­que ahí está abso­lu­ta­men­te todo escri­to, y segun­do por­que es la lega­li­za­ción abso­lu­ta del mal abso­lu­to. Está todo expli­ca­do”. Tam­bién des­ta­có que a par­tir del estu­dio de los regis­tros docu­men­ta­les de la fuer­za se des­pren­de “la inte­gra­li­dad” de esa Inte­li­gen­cia: “Sabían todo casi de mane­ra auto­má­ti­ca en todo el país. La infor­ma­ción a tra­vès de esa estruc­tu­ra iba y venía todo el tiem­po y eso es una vir­tud orga­ni­za­ti­va muy grande ”.

Los seis acu­sa­dos inte­gra­ron esta estruc­tu­ra des­de car­gos jerár­qui­cos. “No eran pelo­tón, eran cabe­zas. Tipos muy for­ma­dos”, des­ta­có Sos­ti. Ade­más de pri­sión per­pe­tua para todos, la fis­cal soli­ci­tó Sos­ti que se revo­quen las pri­sio­nes domi­ci­lia­rias que cum­plen Apa, Asche­ri, Bano y Dam­bro­si y que se man­ten­ga la pri­sión efec­ti­va de Cour­taux y Fir­po. «Se soli­ci­tan las penas más gra­ves pre­vis­tas, por lo que la per­ma­nen­cia en domi­ci­lio des­vir­túa esta san­ción», argumentó.

Fue un genocidio

“Lo úni­co con lo que no con­ta­mos es con los cadá­ve­res”, aren­gó en un pasa­je de su ale­ga­to Sos­ti, según la repro­duc­ción que reali­zó el Minis­te­rio Públi­co Fis­cal. “No con­ta­mos con datos como el día, hora, lugar y el des­tino del cuer­po. Sabe­mos que esas per­so­nas están muer­tas y que los dic­ta­do­res cons­tru­ye­ron el con­cep­to más abo­mi­na­ble que se pue­de con­ce­bir: la des­apa­ri­ción», explicó.

–Ha acu­sa­do a los res­pon­sa­bles de geno­ci­dio. ¿Por qué?

–El geno­ci­dio no es un con­tex­to, el geno­ci­dio es un tipo de deli­to que inclu­ye deter­mi­na­das con­duc­tas que deben ser cali­fi­ca­das como tales. En esta cau­sa es muy impor­tan­te por­que es enten­der el por qué de la cons­truc­ción de ese enemi­go. Esos regla­men­tos pre­pa­ra­dos para el exter­mi­nio fue­ron muy pre­vios a la dic­ta­du­ra, fue­ron de la épo­ca de la Onga­nía, ya esta­ban calen­tan­do los moto­res. Lo que bus­ca­ron fue demo­ler deter­mi­na­das estruc­tu­ras socia­les para siem­pre. Y lo lograron.

Videos del ale­ga­to com­ple­to de la fis­cal Sos­ti. (publi­ca­dos en el Dia­rio del Jui­cio, rea­li­za­do por La Retaguardia).

Este dia­rio del jui­cio por la repre­sión a quie­nes par­ti­ci­pa­ron de la Con­tra­ofen­si­va de Mon­to­ne­ros, es una herra­mien­ta de difu­sión lle­va­da ade­lan­te por inte­gran­tes de La Reta­guar­dia, medio alter­na­ti­vo, comu­ni­ta­rio y popu­lar, jun­to a comu­ni­ca­do­res independientes.

Redac­ción Fer­nan­do Tebe­le* Mar­ti­na Noai­lles Fabia­na Mon­te­ne­gro Valen­ti­na Mac­ca­ro­ne* Dia­na Zer­mo­glio Pau­lo Gia­cob­be* Brau­lio Domínguez*

Foto­gra­fía Gus­ta­vo Mol­fino Luis Angió* Valen­ti­na Mac­ca­ro­ne* Fabia­na Mon­te­ne­gro Julie­ta Colo­mer
Videos Luis Angió* Fer­nan­do Tebele*

*Inte­gran­tes de La Retaguardia

Par­te 1

Par­te 2

Par­te 3

Par­te 4

Par­te 5

Par­te 6

Par­te 7

fuen­te: La Retaguardia

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *