Bra­sil. Como la polí­ti­ca pro agro­tó­xi­cos de Bol­so­na­ro trans­fie­re rique­zas fue­ra del país

Por Daniel Gio­va­naz. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de diciem­bre de 2020.

Alre­de­dor del 87,7% de los agro­tó­xi­cos auto­ri­za­dos duran­te el gobierno de Jair Bol­so­na­ro se pro­du­cen fue­ra de Brasil.

En este cálcu­lo se tie­ne en cuen­ta la fabri­ca­ción pri­ma­ria del pro­duc­to téc­ni­co, que, según el Decre­to 4.074÷2002, sería el que «se obtie­ne direc­ta­men­te de las mate­rias pri­mas median­te pro­ce­sos quí­mi­cos, físi­cos o bio­ló­gi­cos, (…) cuya com­po­si­ción con­tie­ne una pro­por­ción defi­ni­da de prin­ci­pio acti­vo e impu­re­zas, y pue­de con­te­ner esta­bi­li­za­do­res y pro­duc­tos afines».

Des­de el comien­zo del gobierno, el 1 de enero de 2019, la Agen­cia Nacio­nal de Vigi­lan­cia Sani­ta­ria (ANVISA) con­ce­dió 945 nue­vas licen­cias para pro­duc­tos agro­tó­xi­cos, un récord en com­pa­ra­ción con los gobier­nos ante­rio­res. De ellos, 580 pro­duc­tos téc­ni­cos se fabri­can en Chi­na, 116 en Bra­sil, 79 en India y 55 en Esta­dos Unidos.

El abo­ga­do, inves­ti­ga­dor y miem­bro del Foro de São Pau­lo para Com­ba­tir los Impac­tos de los Agro­tó­xi­cos y Trans­gé­ni­cos, Mar­ce­lo Novaes seña­la que la libe­ra­ción récord de agro­quí­mi­cos y las exen­cio­nes al sec­tor «vacían los ingre­sos nacio­na­les» y trans­fie­ren la rique­za fue­ra del país.

«Esta indus­tria for­ma par­te del pre­su­pues­to fede­ral y de los esta­dos. No de for­ma posi­ti­va, con­tri­bu­yen­do con impues­tos, sino en el sen­ti­do de incen­ti­vos fis­ca­les que alcan­zan los 3.000 millo­nes de dóla­res al año, dejan­do un vacío que toda la socie­dad tie­ne que aguan­tar», dice.

En los 60, recuer­da el inves­ti­ga­dor, Bra­sil gas­tó apro­xi­ma­da­men­te 40 millo­nes de dóla­res al año en la impor­ta­ción de pro­duc­tos agro­tó­xi­cos. En 2020, el gas­to esti­ma­do corres­pon­de a más de 7.200 millo­nes de dólares.

Las exen­cio­nes aran­ce­la­rias repre­sen­tan alre­de­dor del 30% de este sec­tor. En otras pala­bras, el país deja de recau­dar impues­tos para esti­mu­lar la com­pra de insu­mos extran­je­ros uti­li­za­dos en los cul­ti­vos bra­si­le­ños que se des­ti­na­rán, en gran medi­da, a la expor­ta­ción – el 80% de los agro­tó­xi­cos se uti­li­zan en los cul­ti­vos de soja, caña de azú­car, maíz y algodón.

Dado que la agro­in­dus­tria paga mise­ros impues­tos sobre la ven­ta de la pro­duc­ción, los úni­cos bene­fi­cia­rios de este mode­lo son los terra­te­nien­tes, las empre­sas expor­ta­do­ras de com­mo­di­ties y los fabri­can­tes de insu­mos agrícolas.

El défi­cit comer­cial de la indus­tria quí­mi­ca bra­si­le­ña sal­tó de 1.500 millo­nes de dóla­res en 1991 a 29.300 millo­nes de dóla­res en 2020, según un cálcu­lo de la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de la Indus­tria Quí­mi­ca (ABIQUIM). El valor gas­ta­do en impor­ta­cio­nes es casi cua­tro veces mayor que el valor obte­ni­do con las expor­ta­cio­nes del sector.

En otras pala­bras, Bra­sil ofre­ce su tie­rra y dine­ro, por medio de exen­cio­nes aran­ce­la­rias, y se que­da con la car­ga: con­cen­tra­ción de tie­rras, daños a la salud de los tra­ba­ja­do­res y al medio ambien­te, balan­za comer­cial desfavorable.

Moder­ni­za­ción

Novas inter­pre­ta que la Minis­tra de Agri­cul­tu­ra de Bol­so­na­ro, Tere­za Cris­ti­na, alien­ta el pro­ce­so de finan­ciar y extran­je­ri­zar el mode­lo agrí­co­la vigen­te en el país.

«No es que los ante­rio­res [minis­tros] no tuvie­ran esta carac­te­rís­ti­ca, por­que está en el ADN de nues­tra bur­gue­sía agra­ria. Pero Tere­za Cris­ti­na, con mucha más com­pe­ten­cia, la ‘moder­ni­za’ y fomen­ta la extran­je­ri­za­ción y finan­cia­ri­za­ción des­ver­gon­za­da», añade.

La empre­sa que enca­be­za la lis­ta de pro­duc­tos téc­ni­cos licen­cia­dos duran­te el gobierno de Bol­so­na­ro, con 72 pro­duc­tos, es la com­pa­ñía chi­na Shan­dong Wei­fang Rain­bow Che­mi­cal Co. En segun­do lugar está la esta­dou­ni­den­se Dow, con 31 pro­duc­tos – cua­tro de ellos, fabri­ca­dos en una filial en Sudáfrica.

Entre los agro­tó­xi­cos cuyo pro­duc­to téc­ni­co se fabri­ca en el Bra­sil, Balla­gro Agro Tec­no­lo­gia Ltda. (11) y Sim­bio­se Indús­tria e Comér­cio de Fer­ti­li­zan­tes e Insu­mos Micro­bio­ló­gi­cos Ltda. (10) enca­be­zan la lista. 

De los 645 pro­duc­tos que reci­bie­ron licen­cias del gobierno de Bol­so­na­ro, 311 tie­nen com­po­nen­tes prohi­bi­dos en la Unión Euro­pea debi­do a su toxicidad.

«No se tra­ta sólo de pro­te­ger la salud y el medio ambien­te: el mode­lo agro­ex­por­ta­dor vacía la ren­ta nacio­nal. Gene­ra una gran rique­za, pero que es absor­bi­da fue­ra del país por los gran­des expor­ta­do­res y empre­sas extran­je­ras de sumi­nis­tro de insu­mos», sub­ra­ya Novaes.

Cer­ca del 80% de los agro­tó­xi­cos con­su­mi­dos en el país se des­ti­nan a cua­tro cul­ti­vos: soja [foto], caña de azú­car, maíz y algo­dón. Foto: Abrasco

En este infor­me se uti­li­zó par­te de la base de datos sis­te­ma­ti­za­da por el geó­gra­fo Mar­cos Anto­nio Ped­lows­ki, docen­te aso­cia­do de la Uni­ver­si­dad Esta­dual do Nor­te Flu­mi­nen­se (UENF), en Rio de Janeiro.

Bol­so­na­ro y China

En una recien­te entre­vis­ta con Bra­sil de Fato, el inves­ti­ga­dor lla­mó la aten­ción sobre las con­tra­dic­cio­nes en la rela­ción entre Bol­so­na­ro y China.

En sus dis­cur­sos ofi­cia­les y sobre todo en sus redes socia­les, el man­da­ta­rio ultra­de­re­chis­ta se ha pro­nun­cia­do en con­tra de Coro­na­Vac, una vacu­na en fase avan­za­da de prue­bas con­tra el coro­na­vi­rus, debi­do a su ori­gen chino. Por otro lado, no man­tie­ne el mis­mo «rigor ideo­ló­gi­co» en otros sec­to­res de la economía.

«Todo este deba­te es una cor­ti­na de humo», dijo Ped­lows­ki. «Los chi­nos son muy efi­cien­tes y tie­nen pro­duc­tos en can­ti­da­des gigan­tes­cas. Bra­sil no pue­de «des­ha­cer­se» de Chi­na por­que la depen­den­cia es dema­sia­do gran­de. Y el neo­li­be­ra­lis­mo sin lími­tes de [Pau­lo] Gue­des [minis­tro de eco­no­mía] per­mi­te a Chi­na hacer lo que quiera».

Más del 80% de los agro­tó­xi­cos chi­nos auto­ri­za­dos en Bra­sil entre 2019 y 2020 con­cen­tran la fabri­ca­ción del pro­duc­to téc­ni­co con­cen­tra­da en sólo dos esta­dos: Shan­dong y Jiangsu.

Otros datos

Un aná­li­sis acer­ca de los fabri­can­tes de agro­tó­xi­cos a los que el gobierno bra­si­le­ño con­ce­dió licen­cia refuer­za la pre­pon­de­ran­cia del gigan­te asiá­ti­co en el sec­tor. De las 10 empre­sas que enca­be­zan el ran­king de fabri­ca­ción de pro­duc­tos téc­ni­cos, cua­tro son de Chi­na y dos per­te­ne­cen a empre­sas de otros paí­ses com­pra­das por Chi­na: Ada­ma (Israel), con 14 pro­duc­tos, y Syn­gen­ta (Sui­za), con 16.

«El mode­lo agro­ex­por­ta­dor depen­de de los pro­duc­tos quí­mi­cos y prác­ti­ca­men­te no exis­te una indus­tria nacio­nal», resu­me Novaes.

En los últi­mos 20 años, se han regis­tra­do unas 17.000 paten­tes de her­bi­ci­das. De estos, sólo 170 son de empre­sas tie­nen capi­tal nacional.

De los 945 pro­duc­tos auto­ri­za­dos por el gobierno de Bol­so­na­ro, 704 se fabri­can en Asia, 59 en Euro­pa y sólo seis en otros paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na ‑dos en Argen­ti­na, dos en Méxi­co, uno en Perú y uno en Paraguay.

«No se tra­ta de luchar con­tra el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Es nece­sa­rio que haya tec­no­lo­gía, pero hay espa­cios para bus­car tec­no­lo­gía que no sea depre­da­do­ra del medio ambien­te y dañi­na a la salud», con­clu­ye el inves­ti­ga­dor y miem­bro del Foro de São Pau­lo para Com­ba­tir los Impac­tos de los Agro­tó­xi­cos y Transgénicos.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *