Colom­bia. Sena­dor Anto­nio San­guino: “El exfis­cal Mar­tí­nez vio­ló la sobe­ra­nía nacional”

Por Ceci­lia Oroz­co Tas­cón. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de noviem­bre de 2020.

El sena­dor habla sobre el duro deba­te que rea­li­za­ron esta sema­na él y tres con­gre­sis­tas más: Petro, Cepe­da y Barre­ras, sobre la ope­ra­ción de entram­pa­mien­to entre la Fis­ca­lía y la DEA con­tra Jesús San­trich para denun­ciar­lo por nar­co­trá­fi­co y pedir su extra­di­ción a Esta­dos Uni­dos. Los cua­tro par­la­men­ta­rios acu­sa­ron al exfis­cal Mar­tí­nez Nei­ra de trai­cio­nar la patria y pres­tar­se a crear con agen­tes extran­je­ros, un pre­sun­to fal­so proceso. 

¿Cuá­les fue­ron los aspec­tos cen­tra­les del deba­te de nue­ve horas que los sena­do­res Petro, Cepe­da, Barre­ras y usted le hicie­ron al exfis­cal Mar­tí­nez Nei­ra por el “entram­pa­mien­to” a “Jesús San­trich”, ope­ra­ti­vo en el que se habría demos­tra­do que la Fis­ca­lía y agen­tes de la DEA urdie­ron un mon­ta­je para poder jus­ti­fi­car la extra­di­ción de un líder de las Farc que se había aco­gi­do al Acuer­do de Paz?

A par­tir de las reve­la­cio­nes hechas por El Espec­ta­dor, espe­cí­fi­ca­men­te, de los 24.000 audios que repo­san en el expe­dien­te San­trich, que el exfis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez le ocul­tó a la JEP, pudi­mos docu­men­tar que él, median­te la Fis­ca­lía, alte­ró prue­bas, actuó a espal­das del enton­ces pre­si­den­te San­tos y lo enga­ñó; per­mi­tió que agen­tes de la DEA entram­pa­ran a los exne­go­cia­do­res de las Farc en el pro­ce­so de paz: Iván Már­quez y Jesús San­trich; y qui­so, ade­más, enre­dar judi­cial­men­te al sena­dor Cepe­da, a los reco­no­ci­dos faci­li­ta­do­res de pro­ce­sos de paz Pie­dad Cór­do­ba y Álva­ro Ley­va, a magis­tra­dos de la JEP y has­ta al vice­pre­si­den­te en ejer­ci­cio, gene­ral Óscar Naran­jo. En resu­men, una actua­ción pér­fi­da y trai­do­ra con­tra el Acuer­do de Paz y el Esta­do de derecho.

¿En cuá­les pun­tos pre­ci­sos le cabe res­pon­sa­bi­li­dad al fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra en esos hechos tan gra­ves que usted enumera?

-A nues­tro jui­cio, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez es res­pon­sa­ble direc­to de todos estos hechos: él, como jefe de la Fis­ca­lía, y a par­tir de las inter­cep­ta­cio­nes a Mar­lon Marín (pre­sun­to miem­bro de las Farc y sobrino de Már­quez), y de que la enti­dad a su car­go des­cu­brió la con­duc­ta ile­gal y el per­fil de ese per­so­na­je, fue quien puso en mar­cha el entra­ma­do para ata­car el Acuer­do de Paz median­te el entram­pa­mien­to a varios de sus pro­ta­go­nis­tas del más alto nivel. Acu­dió, enton­ces, a agen­tes de la DEA, vio­ló los pro­to­co­los de coope­ra­ción judi­cial para ata­car a la JEP y des­co­no­ció el prin­ci­pio de coope­ra­ción armó­ni­ca entre los pode­res públicos.

El exfis­cal lo nie­ga. En pri­mer lugar, dice que él no era quien lle­va­ba el caso y que, por eso, tam­po­co sabía de la exis­ten­cia de los 24.000 audios. Solo admi­te que cono­cía los segui­mien­tos a Marín por un pre­sun­to inten­to de este de robar dine­ro de la salud, moti­vo por el cual la Fis­ca­lía habría des­cu­bier­to, al azar, la supues­ta cons­pi­ra­ción para tra­fi­car cocaí­na, de “San­trich”. ¿Cómo prue­ban uste­des lo contrario?

-Tra­tan­do de demos­trar que sí le había infor­ma­do al pre­si­den­te, él mis­mo exhi­bió, duran­te el deba­te, una car­ta diri­gi­da a Juan Manuel San­tos en la que se refie­re a irre­gu­la­ri­da­des de miem­bros de las Farc. Enton­ces, entre­gó la prue­ba de que sí sabía lo que esta­ba pasan­do. Lo que no expli­ca es por qué no le habló al jefe de Esta­do de la exis­ten­cia de nume­ro­sos audios de Mar­lon Marín y de su cola­bo­ra­ción con la DEA para extra­di­tar a San­trich. Aho­ra, si el fis­cal gene­ral no esta­ba ente­ra­do de seme­jan­te ope­ra­ción, cosa que des­car­to, ¿en cabe­za de quién esta­ba el ente inves­ti­ga­dor? Pero, ade­más, ¿quién le cree, cono­cién­do­lo como lo cono­ce el país?

Según sus deduc­cio­nes, ¿cuál era el obje­ti­vo de Mar­tí­nez cuan­do ini­ció el ope­ra­ti­vo con­tra “San­trich”: tener argu­men­tos para extra­di­tar­lo, dar­le un gol­pe a la JEP o matar el Acuer­do de una vez por todas?

-El pro­pó­si­to era des­ba­ra­tar el Acuer­do de Paz y afec­tar la JEP, el cora­zón del sis­te­ma de jus­ti­cia, ver­dad, repa­ra­ción y garan­tía de no repe­ti­ción deri­va­do de este. Afir­ma­mos que hay una cons­pi­ra­ción con­tra este tri­bu­nal por el papel que tie­ne, que está desa­rro­llan­do en el cono­ci­mien­to de la ver­dad del con­flic­to arma­do que com­pro­me­tió a las Farc, a los agen­tes del Esta­do y a los ter­ce­ros civi­les. Y que el camino esco­gi­do fue entram­par a San­trich y Már­quez para extra­di­tar­los, así como enre­dar judi­cial­men­te a otros pro­ta­go­nis­tas del pro­ce­so de paz.

Pues si fue así, el exfis­cal pue­de can­tar vic­to­ria por­que el Acuer­do sufrió un duro gol­pe en su cre­di­bi­li­dad. Pero, ade­más, “San­trich” y “Már­quez” caye­ron en la tram­pa y reto­ma­ron las armas. ¿Cree que el reti­ro del Acuer­do de este par de gue­rri­lle­ros rear­ma­dos y su regre­so a la clan­des­ti­ni­dad es un triun­fo de Martínez?

-Por supues­to. Es un triun­fo de Mar­tí­nez Nei­ra. Por for­tu­na, y a pesar de la tram­pa en que caye­ron San­trich y Már­quez, la mayo­ría de los exgue­rri­lle­ros de las Farc y su par­ti­do man­tie­nen su com­pro­mi­so con el pac­to. En cuan­to a Mar­tí­nez, logró un triun­fo pero fla­co y pere­ce­de­ro, por­que reve­ló su per­fi­dia, se invo­lu­cró en un lío que pue­de tener con­se­cuen­cias pena­les para él y aumen­tó su des­pres­ti­gio nacio­nal e inter­na­cio­nal. Mire lo que está pasan­do con la pre­sun­ta emba­ja­da que le ofrecieron.

La demos­tra­ción de Petro sobre la edi­ción que habría sufri­do el video que se exhi­bió como prue­ba rei­na con­tra “San­trich”, que, según el rela­to del sena­dor, no se entre­gó com­ple­to y se le sobre­im­pu­sie­ron voces para hacer sos­pe­cho­sa la con­ver­sa­ción gra­ba­da, es uno de los pun­tos más gra­ves tra­ta­dos en el deba­te. ¿Esa pie­za será una de las prue­bas que usted y el sena­dor Cepe­da entre­ga­rán cuan­do denun­cien al exfis­cal tal como lo advirtieron?

-Des­pués de un deba­te simi­lar que ade­lan­ta­mos con el sena­dor Iván Cepe­da, el 5 de junio del año pasa­do, en la Comi­sión Segun­da del Sena­do, denun­cia­mos penal­men­te a Mar­tí­nez Nei­ra por estos hechos ante la Comi­sión de Acu­sa­cio­nes de la Cáma­ra. Tam­bién denun­cia­mos en la pro­pia Fis­ca­lía a Brian Witek, agen­te de la DEA (quien está en el video edi­ta­do), y a otros agen­tes por deter­mi­nar que par­ti­ci­pa­ron en ese operativo. 

Aho­ra, amplia­re­mos la denun­cia con los audios reve­la­dos por El Espec­ta­dor, las con­tra­dic­to­rias decla­ra­cio­nes del exfis­cal, las decla­ra­cio­nes de Mar­lon Marín ante la jus­ti­cia colom­bia­na y nor­te­ame­ri­ca­na y todos los demás sopor­tes que pre­sen­ta­mos en el deba­te. Y como lo adver­ti­mos, acu­di­re­mos a ins­tan­cias inter­na­cio­na­les: al Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos y a la Cor­te Penal Internacional.

En su expo­si­ción usted y el sena­dor Cepe­da ase­gu­ra­ron que uno de los deli­tos por los que denun­cia­rán a Mar­tí­nez en Colom­bia es el de trai­ción a la patria. ¿Por qué cree que él incu­rrió en esa fal­ta penal por la que no ha sido con­de­na­do nadie en Colombia?

-Es evi­den­te que Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, en su pro­pó­si­to de des­tro­zar el Acuer­do de Paz y aten­tar con­tra la JEP, se alió o per­mi­tió la actua­ción de agen­tes extran­je­ros, vio­lan­do la sobe­ra­nía y la segu­ri­dad nacio­nal. Esta trai­ción a la patria está tipi­fi­ca­da en el artícu­lo 455 del Códi­go Penal como “menos­ca­bo de la inte­gri­dad nacio­nal” y en el artícu­lo 457 como “trai­ción diplo­má­ti­ca” (ver par­te supe­rior de la pág.). Pre­ten­der invo­lu­crar penal­men­te al vice­pre­si­den­te de la repú­bli­ca en deli­tos de nar­co­trá­fi­co con el apo­yo de una agen­cia extran­je­ra es un aten­ta­do a la inte­gri­dad del Esta­do que no se pue­de admi­tir en nin­gu­na democracia.

¿Qué expli­ca­ción le da usted al hecho, cier­ta­men­te deli­ca­do para la segu­ri­dad nacio­nal, de invo­lu­crar fal­sa­men­te al vice­pre­si­den­te, un gene­ral de la Poli­cía que, ade­más de su pres­ti­gio interno, man­tie­ne exce­len­tes rela­cio­nes con Esta­dos Unidos?

-Creo que se pre­ten­día enlo­dar a un nego­cia­dor del pro­ce­so de paz en La Haba­na, una de las per­so­nas que jugó un mayor papel de lide­raz­go duran­te esa nego­cia­ción. Con ello tam­bién se logra­ba ases­tar­le un duro gol­pe al Acuer­do y afec­tar gra­ve­men­te la legi­ti­mi­dad del gobierno del pre­si­den­te Santos.

Tam­bién pre­ten­die­ron invo­lu­crar a otros per­so­na­jes colom­bia­nos, como usted seña­la. ¿Se podría tra­tar, enton­ces, más que de un com­plot con­tra el Acuer­do, de una cons­pi­ra­ción con­tra el gobierno Santos?

-No lo pue­do afir­mar tajan­te­men­te, pero sí que­dan dudas al res­pec­to. Lo para­dó­ji­co es que Mar­tí­nez Nei­ra lle­ga a ser fis­cal gene­ral por­que el pro­pio pre­si­den­te San­tos lo inclu­yó en la ter­na. Mala juga­da de póquer del man­da­ta­rio por­que ade­más de la hos­ti­li­dad de Mar­tí­nez con­tra el Acuer­do y su encar­go de hacer­lo tri­zas, lo lle­vó a inten­tar lle­var­se de calle a otros pro­ta­go­nis­tas de ese pro­ce­so: Pie­dad Cór­do­ba, Álva­ro Ley­va y altos fun­cio­na­rios del Gobierno.

A pro­pó­si­to de Mar­lon Marín, hoy en Esta­dos Uni­dos, uste­des coin­ci­die­ron en men­cio­nar­lo como un hom­bre que tra­ba­ja­ba para la DEA. ¿Con­fir­ma esa apre­cia­ción? Real­men­te, ¿quién es ese extra­ño personaje?

-Ten­go la impre­sión de que Mar­lon Marín, una vez des­cu­bier­to en sus andan­zas ile­ga­les por la Fis­ca­lía de Mar­tí­nez Nei­ra, fue lle­va­do a ser cola­bo­ra­dor, infor­man­te o agen­te infil­tra­do de la Fis­ca­lía y de la DEA a cam­bio de bene­fi­cios y pro­tec­ción. Su rela­ción fami­liar con Iván Már­quez y su invo­lu­cra­mien­to en asun­tos rela­cio­na­dos con la rein­te­gra­ción civil de las Farc faci­li­ta­ban la misión de entram­pa­mien­to que se le encomendó. 

Petro demos­tró en el deba­te que Arman­do Gómez Espa­ña, otro per­so­na­je de esa tra­ma de la Fis­ca­lía y la DEA, exmiem­bro del car­tel de Cali, tra­ba­ja­ba, des­de antes, con agen­tes de Esta­dos Uni­dos. De Fabio Simón You­nes, el ter­cer per­so­na­je, solo sabe­mos que pre­ten­dió acce­der a la garan­tía de no extra­di­ción ante la JEP, pre­vis­ta en el Acuer­do de Paz; peti­ción que le fue nega­da por no haber sido miem­bro de las Farc.

En su dis­cur­so de defen­sa, el exfis­cal Mar­tí­nez dijo que uste­des habían hecho “un libre­to mal ela­bo­ra­do” y aun­que admi­tió que sí dijo que “hubo una ope­ra­ción de entre­ga con­tro­la­da” por par­te de la Fis­ca­lía, agre­gó que nun­ca seña­ló que esa entre­ga fue­ra de cocaí­na. ¿Qué comen­ta al res­pec­to, un pun­to álgi­do en el caso, pues­to que hay una fron­te­ra legal que él pudo haber traspasado?

-Las expli­ca­cio­nes de Mar­tí­nez son un mano­jo de con­tra­dic­cio­nes. Unas veces dice que reci­bie­ron una soli­ci­tud de coope­ra­ción judi­cial inter­na­cio­nal para una entre­ga con­tro­la­da de cocaí­na; pero su direc­to­ra de Asun­tos Inter­na­cio­na­les reco­no­ció, ante la JEP, que nun­ca hubo y que tam­po­co era nece­sa­ria una soli­ci­tud de la DEA para que agen­tes suyos actua­ran en Colombia. 

Des­pués, Mar­tí­nez dijo que no era una entre­ga con­tro­la­da de la Fis­ca­lía, sino que el ente acu­sa­dor asis­tió a la mis­ma en cali­dad de “vee­dor”. Y así, suce­si­va­men­te. A todas luces, para noso­tros está demos­tra­da la vio­la­ción del artícu­lo 243 del Códi­go de Pro­ce­di­mien­to Penal, que limi­ta la actua­ción de los agen­tes encu­bier­tos y prohí­be el entram­pa­mien­to (ver par­te supe­rior de la pág.). En el deba­te demos­tró que los famo­sos cin­co kilos de cocaí­na que se habrían entre­ga­do en esa ope­ra­ción, fue­ron dados y reci­bi­dos por per­so­nas que cola­bo­ra­ban o tra­ba­ja­ban con la Fis­ca­lía y la DEA y que, extra­ña­men­te, no deja­ron nin­gún regis­tro en video o audio de dicha entre­ga, como se sue­le hacer en esos casos, para tener prue­bas de que la ope­ra­ción era controlada.

¿Por qué cree que no les intere­sa­ba, a quie­nes par­ti­ci­pa­ban en el ope­ra­ti­vo, que que­da­ra regis­tro visual de la entre­ga de la cocaína?

-No lo sé, pero el solo hecho de que no haya que­da­do regis­tro fíl­mi­co de esa entre­ga ya es muy sos­pe­cho­so. Ade­más, como se hizo notar en el deba­te, la cifra de cin­co kilos tam­po­co pare­ce pues­ta al azar: Petro hizo caer en cuen­ta que es a par­tir de la cifra cin­co que se hace via­ble la soli­ci­tud de extra­di­ción de quien tra­fi­que, para la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Es decir, si son cua­tro kilos no es posi­ble la extra­di­ción. Por esto es toda­vía más extra­ña la fal­ta del regis­tro visual.

En su res­pues­ta a uste­des, Mar­tí­nez lan­zó ata­ques per­so­na­les con­tra todos. Fue des­pec­ti­vo al refe­rir­se a usted. ¿Cómo cali­fi­ca esta par­te de la inter­ven­ción del exfiscal?

-Cuan­to más inten­ta Mar­tí­nez Nei­ra expli­car su con­duc­ta, más se reve­la que su actua­ción fue oscu­ra. Sus teme­ri­da­des no le alcan­za­rán para eva­dir sus res­pon­sa­bi­li­da­des. A mí me tie­ne sin cui­da­do su sober­bia y su irres­pe­to con quie­nes tene­mos la cali­dad de sena­do­res. No voy a ocu­par­me en con­tes­tar­le cuan­do el deba­te se tra­ta de él y de que res­pon­da por sus actos que, insis­to, pue­den tener con­se­cuen­cias pena­les y polí­ti­cas en su contra.

La par­te más sono­ra de la defen­sa de Mar­tí­nez fue cuan­do dijo que uste­des “se están inven­tan­do una tra­ma en defen­sa de nar­co­tra­fi­can­tes”, fra­se que repi­tió, en su esen­cia, el pre­si­den­te Duque el vier­nes pasa­do. ¿Estas afir­ma­cio­nes pue­den tener reper­cu­sio­nes con­tra uste­des en EE. UU.?

-Se tra­ta de afir­ma­cio­nes reite­ra­das con que los enemi­gos del Acuer­do de Paz tra­tan de seña­lar a quie­nes lo defen­de­mos. Cla­ro que San­trich, Már­quez y com­pa­ñía trai­cio­na­ron el Acuer­do del Tea­tro Colón cuan­do vol­vie­ron a las armas y, por ello, deben asu­mir las con­se­cuen­cias. Pero eso no sos­la­ya el hecho de que el exfis­cal con­tri­bu­yó de mane­ra gra­ve a que ello ocu­rrie­ra por su perfidia. 

Con­tra­rio a lo que pre­ten­de Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez con esa infa­mia en con­tra nues­tra, él ten­drá que dar­les expli­ca­cio­nes a las auto­ri­da­des judi­cia­les de Esta­dos Uni­dos, por­que, al pare­cer, tam­bién fue­ron enga­ña­das por él. Mien­tras el exfis­cal nos acu­sa, él no ha podi­do pre­sen­tar prue­ba de la entre­ga de un solo gra­mo de cocaí­na por par­te de San­trich o Már­quez en este epi­so­dio. Al pre­si­den­te Duque no le que­da bien hacer de defen­sor de ofi­cio de Nés­tor Hum­ber­to Martínez.

¿A este enre­do que invo­lu­cró un asun­to vital para Colom­bia, es decir, el Acuer­do de Paz, no debe­ría seguir otro deba­te sobre la coope­ra­ción judi­cial inter­na­cio­nal y sobre el equi­li­brio entre lo que damos y los que nos dan?

-Sin duda. Es es un deba­te inapla­za­ble. Colom­bia, así lo quie­ran en sec­to­res de las éli­tes y del Gobierno, no es el patio tra­se­ro de nin­gún otro país. La glo­ba­li­za­ción de la jus­ti­cia no eli­mi­na la sobe­ra­nía nacio­nal y sí obli­ga a rela­cio­nes de mutuo res­pe­to y cooperación.

“Ata­que a la pren­sa poco democrático”

Un tema que no fue cen­tral en el deba­te pero que es rele­van­te: Mar­tí­nez Nei­ra, en su inter­ven­ción, ata­có de nue­vo, pues pare­ce que tie­ne la cos­tum­bre de hacer­lo, a los perio­dis­tas y medios que tra­ta­ron este asun­to. Lo hizo ponien­do un man­to de duda sobre la tarea de El Espec­ta­dor, del repor­te­ro de este perió­di­co Édin­son Bola­ños que escri­bió el artícu­lo en que se reve­la la exis­ten­cia de los 24 mil audios, y sobre la colum­nis­ta Duzán. En la amplia­ción de denun­cia que usted y el sena­dor Cepe­da harán con­tra el exfis­cal ¿men­cio­na­rán este punto?

-Sí. El ata­que a la pren­sa de Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez reve­la su talan­te poco demo­crá­ti­co. Sus fra­ses, en el deba­te, con­tra El Espec­ta­dor, su repor­te­ro y María Jime­na Duzán es una afren­ta inacep­ta­ble sobre la que deben pro­nun­ciar­se los gre­mios perio­dís­ti­cos. Noso­tros, des­de el Con­gre­so, segui­re­mos defen­dien­do el ejer­ci­cio libre e inde­pen­dien­te del perio­dis­mo y le insis­ti­re­mos al Gobierno que garan­ti­ce estas con­di­cio­nes. Sin lo reve­la­do por El Espec­ta­dor no hubie­ra sido posi­ble el deba­te que, con deta­lles, des­nu­dó el tipo de fis­cal gene­ral que tuvi­mos. Una per­so­na como Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez no es dig­na de repre­sen­tar­nos ni antes ni aho­ra, en Espa­ña o en cual­quier país del mundo.

Deli­tos de trai­ción a la patria y de actos de agen­te extranjero

Los deli­tos de trai­ción a la patria que habría come­ti­do el exfis­cal Mar­tí­nez por per­mi­tir la extra­li­mi­ta­ción de actos de agen­tes de la DEA, según la denun­cia que con­tra él pre­sen­ta­rán los sena­do­res Cepe­da y San­guino son: “Menos­ca­bo de la inte­gri­dad nacio­nal (art. 455 del Códi­go Penal) … el que reali­ce actos que tien­dan a… some­ter (a Colom­bia) en todo o en par­te a domi­nio extran­je­ro, a afec­tar su natu­ra­le­za de Esta­do sobe­rano… incu­rri­rá en pri­sión de 160 a 360 meses”. Y “Trai­ción diplo­má­ti­ca (art. 457). El que, encar­ga­do por el Gobierno colom­biano de ges­tio­nar algún asun­to de Esta­do con gobierno extran­je­ro… actúe en per­jui­cio de los intere­ses de la Repú­bli­ca, incu­rri­rá en pri­sión de 80 a 270 meses”. 

Al exfis­cal tam­bién se le acu­sa de haber per­mi­ti­do que los agen­tes extran­je­ros actua­ran en con­tra de lo esta­ble­ci­do en la ley. La figu­ra de agen­te encu­bier­to está regu­la­da en el Códi­go de Pro­ce­di­mien­to Penal y le per­mi­te a este actuar copar­ti­ci­pan­do en con­duc­tas puni­bles cuan­do se sos­pe­cha de la comi­sión de un deli­to. Pero está prohi­bi­do que sea deter­mi­na­dor del deli­to, es decir, que ins­ti­gue a otra per­so­na a come­ter­lo. Esto habría sido, pre­ci­sa­men­te, lo que hicie­ron los miem­bros de la DEA en el caso San­trich, según los cua­tro senadores.

Fuen­te: El Espectador

Foto: Gus­ta­vo Torrijos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *