Colom­bia. La hege­mo­nía de los medios de comu­ni­ca­ción y la “jerar­qui­za­ción” del perio­dis­mo alternativo

Por Andrés Figue­roa Cor­ne­jo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de noviem­bre de 2020.

El régi­men de con­trol de las per­cep­cio­nes lle­va muchas déca­das ase­gu­ran­do un nicho de con­te­ni­dos crí­ti­cos den­tro de sus pro­pios medios domi­nan­tes. El gru­po PRISA y la orga­ni­za­ción Ardi­la Lülle, por men­cio­nar los más des­ta­ca­dos en el sona­do asun­to de la “davi­li­za­ción” de la pren­sa habla­da y escri­ta, siguen con­cen­tran­do la mayor par­te de la opi­nión “alter­na­ti­va” de influen­cia nacional.

Las redes socia­les, a juz­gar por los datos, siguen extra­or­di­na­ria­men­te con­tro­la­das por estos medios hege­mó­ni­cos, por lo que un perio­dis­ta “anti­sis­te­ma” de cier­to pres­ti­gio aún requie­re de sus cana­les para garan­ti­zar su impac­to gene­ral en el país. Lo dejó expre­sa­do el pro­pio Daniel Coro­nel cuan­do salió de Sema­na. Los que tene­mos esa incli­na­ción por pla­ta­for­mas de comu­ni­ca­ción “anti­ca­pi­ta­lis­tas” esta­mos, en reali­dad, en un bucle de retro­ali­men­ta­cio­nes de opi­nio­nes simi­la­res que, en efec­to, ape­nas “toca” los bor­des de aque­lla opi­nión públi­ca “homo­ge­nei­za­da”.

Al con­tra­rio de lo que se pen­sa­ría, en los últi­mos 10 años, la audien­cia de la tele­vi­sión nacio­nal cre­ció en 6 pun­tos, la de oyen­tes de FM aumen­tó en 5 pun­tos, y la de los lec­to­res de revis­tas impre­sas se incre­men­tó en medio pun­to. Los lec­to­res de perió­di­cos impre­sos per­die­ron 28 pun­tos y los oyen­tes de AM 12 pun­tos (La Repú­bli­ca, 10.12.19). No obs­tan­te, los medios domi­nan­tes en medios “aná­lo­gos” de hace 10 años son los mis­mos que aho­ra ofer­tan con­te­ni­do digi­tal de mane­ra holi­za­do­ra. La pren­sa y cier­ta radio­di­fu­sión migra­ron rápi­da­men­te al mun­do digi­tal, pero con los mis­mos “due­ños”. La cri­sis finan­cie­ra por la pér­di­da de la pau­ta en estos medios (que pasó a Goo­gle o Face­book en casi un 80%), tuvo que ser miti­ga­da por el uso de la pla­ta­for­ma digi­tal que, en últi­mas, es menos cos­to­sa en el mediano o lar­go pla­zo res­pec­to al medio análogo.

Para el segun­do semes­tre de 2019, las mayo­res audien­cias tra­di­cio­na­les y digi­ta­les siguen sien­do con­tro­la­das por los medios hege­mó­ni­cos. En el for­ma­to tra­di­cio­nal los impac­tos son los siguien­tes: Cara­col tele­vi­sión lle­ga a 10,7 millo­nes de per­so­nas y RCN tele­vi­sión a 7 millo­nes. Y, Olím­pi­ca, La Mega, Radio 1, Cara­col radio, Q’hubo y Sema­na lle­gan a audien­cias entre 2,1 y 1,8 millo­nes de per­so­nas. Y en el for­ma­to digi­tal los datos son: El Tiem­po con 9,3 millo­nes de pobla­ción digi­tal, Publi­me­tro con 6,6 millo­nes, El Espec­ta­dor con 6 millo­nes, Sema­na con 3,5 millo­nes, Por­ta­fo­lio con 1,8 millo­nes, la Van­guar­dia con 1,4 millo­nes y Dine­ro con 1,2 millo­nes (La Repú­bli­ca, 9.11.19). En resu­men, los for­ma­do­res de opi­nión son los mis­mos de hace 10 años, por lo cual el mol­dea­mien­to de la per­cep­ción sigue estan­do en manos de la mis­ma coa­li­ción de intere­ses entre los gre­mios eco­nó­mi­cos y las éli­tes políticas.

El fenó­meno Petro de los 8 millo­nes de votos qui­zás se expli­que par­cial­men­te, en lo rela­ti­vo a la cir­cu­la­ción de su pro­pa­gan­da en redes socia­les, a un uso de Face­book, WhatsApp, Goo­gle, etcé­te­ra, que fue capaz de lle­gar a audien­cias que no fue­ron copa­das por la avan­za­da digi­tal de los medios holi­za­do­res colom­bia­nos. Pobla­ción digi­tal joven que ya es supe­rior a los 10 millo­nes de per­so­nas, según se infie­re de los datos ante­rio­res. Lo intere­san­te de esta influen­cia mediá­ti­ca fue que ese com­ple­jo y diver­so mosai­co de pla­ta­for­mas alter­na­ti­vas frag­men­ta­das se “ali­nea­ron” duran­te los meses pre­vios al fenó­meno Petro. Con­trol cen­tra­li­za­do que es casi impo­si­ble de rea­li­zar des­de una “casa matriz de izquier­da”, y que sí pue­de rea­li­zar de mane­ra sos­te­ni­da el medio aná­lo­go y digi­tal tra­di­cio­nal. De allí la inmen­sa difi­cul­tad de que un “opi­na­dor anti­sis­te­ma” de una región pue­da lle­gar a un públi­co amplio. Lo que me lle­va a otro pun­to cla­ve: la jerar­qui­za­ción de los opi­na­do­res alternativos.

El régi­men de con­trol de las per­cep­cio­nes en Colom­bia lle­va muchas déca­das ase­gu­ran­do un nicho de con­te­ni­dos crí­ti­cos den­tro de sus pro­pios medios domi­nan­tes. La idea ha sido dejar que los caba­lle­ros, las dus­sa­nes, los sam­pe­res, los coro­ne­les, los mata­do­res, entre otros, expre­sen su opi­nión en cual­quie­ra de esas matri­ces hege­mó­ni­cas de infor­ma­ción para que la dia­léc­ti­ca demo­crá­ti­ca se vea “real­men­te” libre de cor­ta­pi­sas. No obs­tan­te, son opi­na­do­res que “hablan” des­de el “poder cen­tral”, y no des­de las regio­nes mar­gi­na­les de Colom­bia. Lo que hace una inmen­sa dife­ren­cia en los modos de hacer y de escri­bir de sus vidas pro­fe­sio­na­les y coti­dia­nas res­pec­to a los perio­dis­tas de la peri­fe­ria. Las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les para la liber­tad de pren­sa, las valo­ra­cio­nes de Human Rights Whatch sobre el ejer­ci­cio del perio­dis­mo, las agen­cias inter­na­cio­na­les de pren­sa de los EEUU y de Euro­pa, entre otros, vie­nen denun­cian­do des­de hace años el ase­si­na­to de perio­dis­tas en Colom­bia. Pero, estas denun­cias nun­ca han sido equi­va­len­tes a la anda­na­da de “crí­ti­cas” que se han ceba­do sobre Chi­na, Corea del Sur, Siria, Libia, Cuba, o Vene­zue­la. Ejem­plos que, en varios casos, están muy lejos del pro­ce­so sis­te­má­ti­co de exter­mi­nio de la liber­tad de expre­sión en Colombia.

El poder polí­ti­co en Colom­bia lle­va años res­guar­dan­do la ima­gen de una apa­ren­te “pren­sa liber­ta­ria” en el con­tex­to inter­na­cio­nal, y cul­pan­do a los “otros” (casi siem­pre ins­pi­ra­dos en ese “mar­xis­mo resen­ti­do y viru­len­to”) como la “ver­da­de­ra” cau­sa de sus ase­si­na­tos. De hecho, han lle­ga­do al des­ca­ro de jus­ti­fi­car sus ame­na­zas y muer­tes dicien­do que se tra­ta­ban de perio­dis­tas vin­cu­la­dos con cier­ta mili­tan­cia sediciosa. 

Recuer­do cómo a Luis Alber­to Cas­ta­ño, uno de los perio­dis­tas de las noti­cias de medio día de la Emi­so­ra comu­ni­ta­ria Café 93.5 del Líbano, Toli­ma, fue ame­na­za­do en el 2004 por denun­ciar los crí­me­nes del para­mi­li­ta­ris­mo en el Nor­te del Toli­ma. Le tocó salir huyen­do hacia Iba­gué una madru­ga­da de ese mis­mo año, y el pro­yec­to comu­ni­ta­rio de comu­ni­ca­ción que había ayu­da­do a con­so­li­dar (que con­tó con varios reco­no­ci­mien­tos nacio­na­les) final­men­te colap­só. Los opi­na­do­res alter­na­ti­vos no per­te­ne­cen a un mis­mo géne­ro de “per­se­gui­dos”.

Hay una jerar­qui­za­ción de su vul­ne­ra­bi­li­dad, lo que hace mucho tiem­po debió moti­var la con­for­ma­ción de una fuer­te orga­ni­za­ción nacio­nal de perio­dis­tas que, efec­ti­va­men­te, los coor­di­na­ra y pro­te­gie­ra por igual. De lo que, en efec­to, no se ocu­pa­rán ni los coro­ne­les, ni los danie­les, ni los arie­les, ni los caballeros.

Fuen­te: Kaos en la Red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *