Argen­ti­na. Morir en Bar­ce­lo­na: Recor­dan­do a Alber­to Szpun­berg, escri­tor y mili­tan­te revolucionario

Por Manuel Jus­to Gag­ge­ro *, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de noviem­bre de 2020.

Como aquel docu­men­tal fran­cés “Morir en Madrid” que nos emo­cio­na­ra has­ta las lágri­mas en 1964 que mos­tra­ba esce­nas de la gue­rra civil en Espa­ña, hoy en otra ciu­dad pero de la penín­su­la ibé­ri­ca nos lle­ga, y nos lle­na de tris­te­za, la muer­te, el pasa­do 13 de noviem­bre, de Alber­to Szpun­berg. Poe­ta, escri­tor, perio­dis­ta y por sobre todo mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio. Par­ti­ci­pó en los gru­pos de apo­yo al Ejér­ci­to Gue­rri­lle­ro del Pue­blo que enca­be­za­ba Jor­ge Ricar­do Maset­ti. Pos­te­rior­men­te inte­gró como cofun­da­dor las “Bri­ga­das” que lle­va­ban el nom­bre del “Coman­dan­te Segun­do” cuyos inte­gran­tes se incor­po­ra­ron a nues­tro Par­ti­do, el PRT-ERP.

Lo cono­cí en 1975 cuan­do está­ba­mos con­for­man­do el gru­po de com­pa­ñe­ros perio­dis­tas con los cuá­les ela­bo­ra­ría­mos y edi­ta­ría­mos el quin­ce­na­rio “Nue­vo Hom­bre”. Lo tra­je­ron a la reu­nión Susa­na Viau y Enri­que Raab. Diri­gía en ese momen­to el suple­men­to cul­tu­ral del dia­rio “La Opi­nión” y había tran­si­ta­do como docen­te las aulas uni­ver­si­ta­rias has­ta la lle­ga­da de la inter­ven­ción de Alber­to Otta­la­gano. De entra­da tuve una cla­ra empa­tía con él ya que adver­tí su espí­ri­tu crí­ti­co y una mira­da nada orto­do­xa. Cuan­do le expli­qué nues­tro pro­yec­to edi­to­rial diri­gi­do a pro­du­cir una revis­ta que salie­ra de los mol­des tra­di­cio­na­les de las revis­tas polí­ti­cas se entu­sias­mó pero me pre­gun­tó :”¿tenes la apro­ba­ción de la direc­ción del Par­ti­do?”. Le expli­que que sí ya que mi “res­pon­sa­ble” era Eduar­do Mer­bilhaa que inte­gra­ba el Buró.

Cuan­do comen­za­mos a tra­ba­jar admi­ré su for­ma­ción en todos los pla­nos. Escri­bió y publi­ca­mos sem­blan­zas sobre poe­tas como Fede­ri­co Gar­cía Lor­ca, Pablo Neru­da y Vla­di­mir Maya­kovs­ki. Ade­más, comen­ta­ba y par­ti­ci­pa­ba en la ela­bo­ra­ción del total del con­te­ni­do de cada núme­ro. Para pre­ser­var­los a él y a los com­pa­ñe­ros que par­ti­ci­pa­ban en este desa­fío las notas no esta­ban fir­ma­das y sólo apa­re­cía mi nom­bre como Direc­tor. Tenía un gran sen­ti­do del humor y se tren­za­ba, en aque­llas noches en que nos reu­nía­mos para entre­gar las notas clan­des­ti­na­men­te en las ofi­ci­nas de una revis­ta sobre temas de refri­ge­ra­ción, en lar­gas dis­cu­sio­nes amis­to­sas sobre el rol de los poe­tas y escri­to­res, con Enri­que Sil­ver­kar­ten y los demás inte­gran­tes del colectivo.

Lue­go de pro­du­ci­do el gol­pe recor­dé aque­lla pre­gun­ta que en tal sen­ti­do me hicie­ra Harol­do Con­ti. En un encuen­tro –asa­do que orga­ni­cé en la quin­ta que había­mos alqui­la­do en Can­ning para las reunio­nes con los diri­gen­tes demo­crá­ti­cos, se divir­tió mucho escu­chan­do las crí­ti­cas a nues­tra publi­ca­ción que hacía Mario Moli­na y Vedia que por supues­to no sabía que los comen­sa­les eran los que ela­bo­ra­ban la mis­ma. Decía que era “divi­sio­nis­ta“, que no refle­ja­ba el pun­to de vis­ta par­ti­da­rio y que todo se expli­ca­ba “por el hecho que el direc­tor pro­ve­nía del pero­nis­mo “. Por supues­to esta­ba en nues­tra casa pero des­co­no­cía mi iden­ti­dad. Alber­to me recor­dó aque­lla pri­me­ra pre­gun­ta que me hicie­ra al inte­grar­se en el equi­po y lan­za­ba fuer­tes car­ca­ja­das recor­dan­do el momen­to. Ya en el exi­lio, él en Espa­ña y yo en Nica­ra­gua nos vol­vi­mos a reen­con­trar a la dis­tan­cia cuan­do ocu­pó el car­go de corres­pon­sal de la Agen­cia Nica­ra­guen­se de Noticias.

Extra­or­di­na­rio ser humano, lo recor­da­re­mos por los momen­tos que com­par­ti­mos con él y por su copio­sa pro­duc­ción poé­ti­ca y lite­ra­ria. Reco­gió, como toda nues­tra gene­ra­ción, el men­sa­je del Che a la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal de La Haba­na, por lo que la mejor mane­ra de des­pe­dir­lo es con un: «Has­ta La Vic­to­ria Siem­pre”. Cuan­do esta­ba cerran­do esta nota reci­bí la amar­ga noti­cia que Mario Pao­let­ti, tam­bién poe­ta, escri­tor y mili­tan­te popu­lar había falle­ci­do en la his­tó­ri­ca ciu­dad de Tole­do –Espa­ña. Cofun­da­dor del dia­rio “El Inde­pen­dien­te“ de la Rio­ja jun­to a su her­mano Ali­pio fue encar­ce­la­do por la Dic­ta­du­ra Mili­tar, per­ma­ne­cien­do en pri­sión duran­te cua­tro años.Luego salió al exi­lio des­de don­de par­ti­ci­pó en la cam­pa­ña de denun­cia de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. No lo olvidaremos.

*Abo­ga­do y periodista.-Ex Direc­tor del Dia­rio “El Mun­do“ y de las revis­tas “Nue­vo Hom­bre “ y “Diciem­bre 20”-

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

LA NOTICIA

Murió el poe­ta, docen­te uni­ver­si­ta­rio y perio­dis­ta Alber­to Szpunberg

Falle­ció en el hos­pi­tal La Alian­za de Bar­ce­lo­na don­de esta­ba inter­na­do con un deli­ca­do cua­dro de salud que se com­pli­có hace unos días a cau­sa del Covid-19. El poe­ta, docen­te uni­ver­si­ta­rio y perio­dis­ta Alber­to Szpun­berg, autor de una obra en la que se des­ta­can «Su fue­go en la tibie­za», «El che amor» y «El libro de Judith», falle­ció hoy en el hos­pi­tal La Alian­za de Bar­ce­lo­na don­de esta­ba inter­na­do con un deli­ca­do cua­dro de salud que se com­pli­có hace unos días a cau­sa del Covid-19.

Szpun­berg había naci­do el 28 de sep­tiem­bre de 1940 en Bue­nos Aires, se desem­pe­ñó como pro­fe­sor de Lite­ra­tu­ra Argen­ti­na y direc­tor de Lite­ra­tu­ra y Len­guas Clá­si­cas en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y fue redac­tor del dia­rio La Opi­nión, don­de diri­gió el suple­men­to cul­tu­ral entre 1975 y 1976.

Fue cofun­da­dor de la Bri­ga­da Maset­ti, mili­tó en el Ejér­ci­to Gue­rri­lle­ro del Pue­blo (EGP) y se exi­lió en El Mas­nou (Bar­ce­lo­na, Espa­ña) en mayo de 1977, ade­más fue corres­pon­sal de la Agen­cia Nue­va Nica­ra­gua, en París en 1983 y regre­só al país en 1984. Entre 2001 y 2002 dic­tó cla­ses en la mate­ria «Lite­ra­tu­ra y Polí­ti­ca» en la Uni­ver­si­dad Popu­lar de las Madres de Pla­za de Mayo.

Szpun­berg fue dis­tin­gui­do con nume­ro­sos pre­mios loca­les e inter­na­cio­na­les por su obra poé­ti­ca en la que se encuen­tran «Su fue­go en la tibie­za», «Apun­tes» (1987), «La encen­di­da cal­ma» (2002), «Luces que a lo lejos» (2008), «El libro de Judith» (2008) y «Tras­la­dos» (2002).

Reci­bió, entre otros, el pre­mio Alca­lá de Hena­res de poe­sía 1983 por «Su fue­go en la tibie­za» y en 1993 el Pre­mio Inter­na­cio­nal de Poe­sía Anto­nio Macha­do por «Luces que a lo lejos».

Este año la Biblio­te­ca Nacio­nal lo home­na­jeó con la publi­ca­ción del libro «Guar­dia­nes de Pia­tock: mira­das sobre Alber­to Szpun­berg», que res­ca­ta su figu­ra y poe­sía a par­tir de un con­jun­to de poe­mas selec­cio­na­dos y comen­ta­dos por dis­tin­tos refe­ren­tes de la cultura.

El libro que reúne tex­tos de Hora­cio Gon­zá­lez, Tere­sa Paro­di, Judith Said, Jor­ge Elbaum, Lilian Garri­do, Eduar­do Romano, Ali­cia Geno­ve­se, Rafael Vás­quez, Jor­ge Qui­ro­ga, Rober­to Bas­chet­ti, Susa­na Szwarc, Ara­ce­li Laco­re, César Stros­cio, Jor­ge Sarrau­te, Eduar­do Joza­mi, María Rosa Mó, Julián Axat, Euge­nia Strac­ca­li, María Malu­sar­di, Emi­liano Bus­tos, Jonio Gon­zá­lez, Boris Katu­na­ric, Car­los Alda­zá­bal, Miguel Mar­tí­nez Naón, Fer­nan­da De Brous­sais, Gra­cie­la Daleo y Juan Sas­tu­rain, es la publi­ca­ción que mar­có el regre­so de la edi­to­rial de la Biblio­te­ca, tras cua­tro años de inactividad.

El libro fue una idea ori­gi­nal de Judith Said, que com­pi­ló los tra­ba­jos jun­to a Lilian Garri­do y Miguel Mar­tí­nez Naón.

Al cono­cer­se su muer­te, la ins­ti­tu­ción diri­gi­da por Sas­tu­rain lo recor­dó como «perio­dis­ta, mili­tan­te com­ba­ti­vo, docen­te, pero siem­pre poe­ta, deja sus pala­bras ins­crip­tas en el fra­gor de los tiempos».

«La voz de Szpun­berg sue­na aún en los videos que evo­can su pre­sen­cia en esta casa don­de ha deja­do una hue­lla sen­si­ble. Sono­ri­da­des que cabal­gan de la líri­ca al com­ba­te, de la voz colo­quial al dis­cur­so, sig­nan una obra que ha ido des­an­dan­do la his­to­ria a tra­vés de su mira­da», des­ta­ca­ron las auto­ri­da­des de la ins­ti­tu­ción que reci­bió la dona­ción de su biblio­te­ca per­so­nal de par­te de sus hijas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *