Hon­du­ras: Más que un desas­tre natu­ral es un cri­men de lesa humanidad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de noviem­bre de 2020.

La Con­ver­gen­cia con­tra el Con­ti­nuis­mo con­si­de­ra que lo ocu­rri­do con el hura­cán Eta, «más que un desas­tre natu­ral es un cri­men de lesa huma­ni­dad» por el tra­to de negli­gen­cia y de irres­pe­to por la vida huma­na que ha demos­tra­do el gobierno de Juan Her­nán­dez en Hon­du­ras ante la des­gra­cia que hoy vive el pue­blo afec­ta­do por el fenó­meno natural.

En un comu­ni­ca­do publi­ca­do este domin­go seña­lan que cau­sa una indig­na­ción inmen­sa saber que la tra­ge­dia que hoy tie­ne sumi­do en el dolor a la mayo­ría del Pue­blo hon­du­re­ño pudo evi­tar­se, al menos en daños a las per­so­nas, por­que el gobierno esta­ba al tan­to de la mag­ni­tud de la ame­na­za por infor­mes de aler­ta del Cen­tro Nacio­nal de Hura­ca­nes de Mia­mi. En lugar de tomar las pre­cau­cio­nes de rigor en estos casos, el régi­men dic­ta­to­rial pro­si­guió con sus pla­nes de dar asue­to para la “Sema­na Mora­zá­ni­ca” sin impor­tar­le tam­po­co que el COVID-19 está en sus mayo­res nive­les de con­ta­gio. Por tan­to, toda la res­pon­sa­bi­li­dad de la tra­ge­dia actual y el cos­to que ten­drá en vidas huma­nas recae­rá en la nar­co dic­ta­du­ra que diri­ge el capo CC4, Juan Orlan­do Her­nán­dez, y en el gru­po de gran­des empre­sa­rios avo­ra­za­dos que le apoyan.

Para col­mo nom­bró al fren­te de COPECO a un inca­paz e inep­to para ese deli­ca­do car­go, mos­tran­do el poco valor que tie­ne la vida de las y los hon­du­re­ños para el jefe del Car­tel de los Her­nán­dez. Sien­do que la medio­cri­dad se ha apo­de­ra­do de la enti­dad que debe­ría res­pon­der a esta emer­gen­cia con el más ele­va­do pro­fe­sio­na­lis­mo, el resul­ta­do no podía ser otro que el desas­tre que aho­ra lamentamos.

Más ade­lan­te reza el comu­ni­ca­do que, indig­na tam­bién escu­char de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la res­pues­ta a la emer­gen­cia la ya clá­si­ca fra­se de que “No hay recur­sos” para aten­der­la. Cinis­mo mayúscu­lo pro­vi­nien­do de quie­nes han hecho cla­vos de oro con los robos mul­ti­mi­llo­na­rios que hicie­ron en la admi­nis­tra­ción públi­ca y de los recur­sos dona­dos para la pan­de­mia del COVID 19, apar­te de sus gran­des nego­cia­cio­nes con el narcotráfico.

«Por otro lado, el regue­to­ne­ro “Killa”, hoy fla­man­te minis­tro de COPECO, se estre­nó en esta cri­sis exhi­bien­do el mayor des­pre­cio por la situa­ción de nues­tros com­pa­trio­tas, a quie­nes vil­men­te res­pon­sa­bi­li­za de su actual cala­mi­dad. No bas­tan­do con esto, entor­pe­ce con absur­dos trá­mi­tes buro­crá­ti­cos la entre­ga de ayu­da a nues­tros her­ma­nos dam­ni­fi­ca­dos, y peor aún se da el lujo de expro­piar las ayu­das que enti­da­des y per­so­nas gene­ro­sas tra­tan de cana­li­zar por dis­tin­tos medios para des­pués entre­gar­las como si fue­ran suyas, salu­dan­do con som­bre­ro ajeno».

Adi­cio­nal a lo ante­rior, están a pun­to de repe­tir la pelí­cu­la de un gobierno que aprue­ba la com­pra de equi­po y bie­nes sobre­va­lo­ra­dos, apro­ve­chan­do la decla­ra­ción de la emer­gen­cia para eva­dir los pro­ce­sos de lici­ta­ción regu­la­res. De nue­vo el luto y el dolor de nues­tros com­pa­trio­tas se vuel­ve moti­vo de corrup­tas “movi­das” con recur­sos del esta­do que des­pués ten­dre­mos que pagar todas y todos noso­tros. Por todo lo ante­rior, la tra­ge­dia que envuel­ve al Pue­blo hoy es el resul­ta­do no de un fenó­meno natu­ral sino de una polí­ti­ca pre­me­di­ta­da y cri­mi­nal de la nar­co­dic­ta­du­ra para favo­re­cer sus pla­nes de enri­que­ci­mien­to de la coope­ra­ción internacional.

La con­ver­gen­cia exi­ge que al fren­te de esta emer­gen­cia y de la lucha con­tra la pan­de­mia no estén ni COPECO ni SINAGER sino un equi­po de exper­tos de los cole­gios pro­fe­sio­na­les que tome las deci­sio­nes y cuen­te con los recur­sos nece­sa­rios para ello.

Tam­bién exi­gen que para tener los recur­sos indis­pen­sa­bles se des­ti­nen las can­ti­da­des que sean nece­sa­rias para aten­der a los her­ma­nos en des­gra­cia. Para eso, exi­gi­mos que de inme­dia­to se aprue­be una refor­ma que reduz­ca drás­ti­ca­men­te el pre­su­pues­to de las Fuer­zas Arma­das, se decla­re una mora­to­ria uni­la­te­ral en el pago de intere­ses de la deu­da exter­na, se reduz­can los sala­rios de los buró­cra­tas de ran­go minis­te­rial y se can­ce­len los pri­vi­le­gios fis­ca­les que han sido apro­ba­dos a los gran­des empresarios.

Otra de las exi­gen­cias es que no se pon­gan tra­bas buro­crá­ti­cas a la entre­ga de ayu­das, que no se las expro­pie para fin­gir que son entre­gas del gobierno y que se de liber­tad a la ciu­da­da­nía de apo­yar a nues­tros her­ma­nos en problemas.

Exi­gen a la coope­ra­ción inter­na­cio­nal que no sea cóm­pli­ce de la corrup­ción de este des­go­bierno usur­pa­dor entre­gan­do mul­ti­mi­llo­na­rios cré­di­tos y dona­cio­nes que sabe­mos no lle­ga­rán a quie­nes lo nece­si­tan. Por tan­to, deman­da­mos que no se entre­gue nin­gu­na ayu­da al gobierno, sino que esta sea cana­li­za­da direc­ta­men­te por la coope­ra­ción a las per­so­nas que lo necesitan.

Final­men­te, pero no por ello menos impor­tan­te, exi­gen la renun­cia de Juan Her­nán­dez y que sea sus­ti­tui­do por un Gobierno de Res­ca­te Nacio­nal pro­vi­sio­nal, que con­vo­que a elec­cio­nes a una Asam­blea Nacio­nal Constituyente. 

Con­ver­gen­cia con­tra el Con­ti­nuis­mo de Fran­cis­co Mora­zán Dado en Tegucigalpa.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *