Boli­via. Evo sigue inter­nán­do­se en su tie­rra año­ra­da, acla­ma­do por multitudes

Por Kari­na Miche­let­to. 9 de noviem­bre 2020

Los boli­via­nos cele­bran la lle­ga­da de su líder tras un año de exi­lio, el fin del gol­pe de Esta­do y la res­ti­tu­ción de la demo­cra­cia, tras la asun­ción de Luis Arce.

Des­de Villa­zón y Uyu­ni, Bolivia

La lle­ga­da de Evo Mora­les a su país tuvo todos los ele­men­tos de una cele­bra­ción, y como tal fue pen­sa­da: una gran can­ti­dad de gen­te espe­rán­do­lo, un colo­ri­do des­plie­gue de glo­bos, ban­de­ras, car­te­les, diver­sos espa­cios para reci­bir al homa­ne­ja­do, las calles con car­te­les o pare­des pin­ta­das, mani­fes­ta­cio­nes varias de cari­ño. Los boli­via­nos cele­bran la lle­ga­da de su líder tras un año de exi­lio, el fin del Gol­pe de Esta­do y la res­ti­tu­ción de la demo­cra­cia, tras la asun­ción de Luis Arce. Villa­zón, la ciu­dad fron­te­ri­za a La Quia­ca, es peque­ña pero allí hubo espa­cio para que Evo Mora­les habla­ra en dos actos dife­ren­tes, en ambos casos, ante una mul­ti­tud. Tam­bién en un con­cu­rri­do almuer­zo que se ofre­ció en su honor, y en el de Alva­ro Gar­cía Line­ra, en el Magis­te­rio Rural Villa­zón, inau­gu­ra­do duran­te su gobierno. Lue­go de la comi­da, ambos par­tie­ron rum­bo a Uyu­ni, el siguien­te pun­to de la cara­va­na, segui­dos por varios kiló­me­tros de vehículos. 

La pla­ni­fi­ca­ción ori­gi­nal se vio alte­ra­da por algu­nos blo­queos orga­ni­za­dos en la ruta por la opo­si­ción en la región de Tupi­za, de modo que muchos de lo que lo espe­ra­ban al cos­ta­do de la ruta des­de la maña­na tem­prano, se que­da­ron sin ver a Evo. Al cie­rre de esta edi­ción, ya bien entra­da la noche, Evo Mora­les aun esta­ba en via­je. Se espe­ra­ba que final­men­te pudie­ra con­cre­tar el acto en Uyu­ni, don­de des­de tem­prano se con­gre­gó una gran can­ti­dad de gen­te a esperarlo. 

Las pos­ta­les que se vie­ron en la lle­ga­da de Mora­les a su país tuvie­ron una gran car­ga emo­ti­va. Ya des­de el lado argen­tino, la des­pe­di­da que le dio el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez, y las mani­fes­ta­cio­nes como el gigan­tes­co car­tel «VOLVIMOS» que col­ga­ron cru­zan­do el puen­te, mar­ca­ron el pul­so de la jor­na­da. Las cho­las y los coyas, los boli­via­nos y boli­via­nas que se reu­nie­ron en Villa­zón bus­ca­ron ver, tocar, estar cer­ca «del Evi­to». El almuer­zo tam­bién tuvo su fuer­te car­ga sim­bó­li­ca: los que le die­ron la bien­ve­ni­da for­mal­men­te fue­ron los maes­tros rura­les. Hay unos 70 mil en toda Boli­via, le cuen­ta a Página/​12 Víc­tor Mama­ni, titu­lar de la Con­fe­de­ra­ción de Magis­te­rios Rura­les Boli­via­nos. Cuen­ta tam­bién que duran­te el gobierno de Añez el gre­mio sufrióu­na gran per­se­cu­ción. https://iframely.pagina12.com.ar/api/iframe?url=https%3A%2F%2Fwww.dailymotion.com%2Fvideo%2Fx7xctww&v=1&app=1&key=68ad19d170f26a7756ad0a90caf18fc1&playerjs=1

Allí esta­ban reu­ni­dos tam­bién repre­sen­tan­tes de las dis­tin­tas regio­nes, de los tra­ba­ja­do­res mine­ros y petro­le­ros, una dele­ga­ción de ATE Capi­tal que via­jó jun­to a Daniel Cata­lano (Evo siem­pre agra­de­ce a ese gre­mio espe­cial­men­te por el apo­yo reci­bi­do duran­te su esta­día en la Argentina).Comieron k’alapurca, hecho con hari­na de maíz, car­ne de cor­de­ro y ají, y otro pla­to prinm­ci­pal de cor­de­ro con maíz. Evo tomó la pala­bra y agra­de­ció «al pue­blo boli­viano por no haber baja­do los bra­zos». No fal­tó la músi­ca y el bai­le. De allí, comen­zó direc­to la caravana. 

En una ruta de mon­ta­ña y en ascen­so, pron­to comen­za­ron a lle­gar las noti­cias de los blo­queos, pasa­das de auto en auto. El medio Pági­na Sie­te, uno de los que apo­yó el gol­pe, infor­ma­ba que «padres de fami­lia ins­ta­la­ron pun­tos de blo­queo en deman­da de un bono estu­dian­til». Los orga­ni­za­do­res de la cara­va­na ase­gu­ran que esos cor­tes de ruta esta­té­gi­cos para per­ju­di­car el paso de la cara­va­na del expre­si­den­te fue­ron orga­ni­za­dos por la oposición.

De modo que hubo que tomar dife­ren­tes ata­jos, algu­nos autos se des­via­ron por escar­pa­dos cami­nos de ripio, luga­res soli­ta­rios que pare­cen saca­dos de otro tiem­po. Hay cabras y lla­mas, cac­tus enor­mes, cerros de todos los colo­res, cada tan­to algu­na casi­ta per­di­da, varias casas de ado­be aban­do­na­das que apa­re­cen como mojo­nes en el camino. E, increí­ble­men­te, en medio de esa casi sole­dad, cada tan­to apa­re­ce algu­na fami­lia vivan­do «al Evo», con su ban­de­ri­ta o su reme­ra. O la leyen­da ins­crip­ta en su pro­pia casa: «Evo es nues­tro presidente». 

Página/​12 tar­dó más de sie­te horas en hacer el tra­yec­to de 292 kiló­me­tros entre Villa­zón y Uyu­ni, con todos los des­víos. En el camino iba apa­re­cien­do gru­pos de gen­te espe­ran­do a Evo, cho­las con sus tra­jes típi­cos, cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas, niños y niñas, muchos con ban­de­ras del MAS. Al ver a la camio­ne­ta de pren­sa con la iden­ti­fi­ca­ción pre­si­den­cial, se acer­ca­ban a pre­gun­tar, o a recla­mar: ¿pero dón­de está el Evo? Lo esta­ban espe­ran­do des­de la maña­na tem­prano. En Ato­cha, direc­ta­men­te habían mon­ta­do un esce­na­rio, con glo­bos azu­les y blan­cos, sillas ves­ti­das y todas las auto­ri­da­des del pue­blo espe­ran­do con la gen­te, para pedir­le al expre­si­den­te que para­ra a hablar. 

«Por los blo­queos no pude ver al her­mano Evo», lamen­tó char­lan­do con Página/​12 Este­la Rodrí­guez, una de las muchas que espe­ra­ban al cos­ta­do de la ruta. «Lo apo­ya­mos, él va a sacar a Boli­via ade­lan­te. Yo soy cam­pe­si­na, y Evo le ha dado mucho al cam­po. Gra­cias a él tene­mos agua pota­ble. Este ulti­mo año ha sido fatal, tal vez no hemos teni­do el pan del día, Añez nun­ca ha pen­sa­do por los pobres, ha pen­sa­do por los ricos. Pero gra­cias al her­mano Evo vamos a seguir ade­lan­te», está segura. 

Al cie­rre de esta edi­ción, Evo Mora­les seguía en el camino. Antes de lle­gar a Uyu­ni, infor­mó que quie­re parar en Ato­cha a salu­dar, por­que ya es de noche, hace frío, y la gen­te sigue «empe­ci­na­da», espe­rán­do­lo. El des­tino final es Chi­mo­ré, a don­de pien­sa lle­gar vivo, dijo, y de don­de salió, exac­ta­men­te un año atrás, con su vida en peligro.

Evo y Álva­ro lle­ga­ron al cen­tro mine­ro de Atocha-Potosi

En medio de un camino terro­so, en Tupi­za, el pue­blo can­tó presente.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *