Argen­ti­na. 1.400 cien­tí­ficxs cues­tio­nan el mode­lo pro­duc­ti­vo y pro­po­nen la agro­eco­lo­gía para la pro­duc­ción sana de alimentos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de noviem­bre de 2020.

La “Car­ta Abier­ta de científicos/​as argentinos/​as al gobierno nacio­nal sobre el tri­go trans­gé­ni­co” que repro­du­ci­mos ínte­gra­men­te, plan­tea y fun­da­men­ta el recha­zo des­de dis­tin­tas ramas de la cien­cia al pro­yec­to ofi­cial que con­ver­ti­ría a la Argen­ti­na en el pri­mer país del mun­do que aprue­ba esa modi­fi­ca­ción gené­ti­ca en el tri­go (y por lo tan­to en sus deri­va­dos, como hari­na, pan, etc).

El tex­to plan­tea que el actual mode­lo de agro­ne­go­cios, ade­más de los daños ambien­ta­les y socia­les que gene­ra, “no resuel­ve los pro­ble­mas de la ali­men­ta­ción” y “ame­na­za ade­más la salud de nues­tro pue­blo”. Men­cio­na los iné­di­tos y masi­vos nive­les de fumi­ga­ción y con­ta­mi­na­ción actua­les, que esta apro­ba­ción exten­de­ría en el tiem­po (al año com­ple­to) y en los terri­to­rios. Con­so­li­da­ría ade­más pro­ble­mas como los des­mon­tes masi­vos, la la deser­ti­fi­ca­ción y la des­truc­ción de eco­sis­te­mas natu­ra­les que este año puso a la Argen­ti­na en el foco de la des­truc­ción por incendios.

Des­de el pun­to de vis­ta del con­su­mo, El tex­to plan­tea que “dado que en Argen­ti­na no hay ley de eti­que­ta­do de trans­gé­ni­cos, toda la pobla­ción esta­ría expues­ta a su inges­ta en la die­ta dia­ria”, con efec­tos impo­si­bles de pre­ver para la salud huma­na.
“Esta­mos cons­cien­tes de que nece­si­ta­mos abrir un deba­te demo­crá­ti­co sobre el mode­lo de pro­duc­ción, la nece­si­dad de un cam­bio trans­for­ma­dor y la pro­mo­ción de una cien­cia inde­pen­dien­te que obser­ve y regis­tre el accio­nar de las empre­sas de los agro­ne­go­cios en lo sani­ta­rio, en lo ambien­tal y en lo eco­nó­mi­co. Una cien­cia que en lo agra­rio pue­da ser denun­cian­te de pro­ce­di­mien­tos dañi­nos, que escu­che las voces de trans­for­ma­ción y que con­duz­ca hacia la sobe­ra­nía alimentaria”.

Las cien­tí­fi­cas y cien­tí­fi­cos cul­mi­nan soli­ci­tan­do que se deje sin efec­to la apro­ba­ción del tri­go trans­gé­ni­co, y que ade­más se “abra un amplio espa­cio de deba­te ciu­da­dano que con­tri­bu­ya a la trans­for­ma­ción del actual mode­lo de pro­duc­ción agrí­co­la hacia moda­li­da­des agro­eco­ló­gi­cas que con­si­de­ren el inte­rés común, la salud públi­ca, la defen­sa de la vida y de la casa común”.

Entre las más de 1.400 fir­mas reu­ni­das has­ta aho­ra se encuen­tran la de espe­cia­lis­tas como Ali­cia Mas­sa­ri­ni (bio­lo­gía evo­lu­ti­va); Damián Ver­ze­ñas­si (salud socio­am­bien­tal); San­tia­go Saran­dón, Wal­ter Pen­gue y Clau­dio Lowy (agro­no­mía y agro­eco­lo­gía); Matías Blaus­tein (bio­lo­gía mole­cu­lar); Gui­ller­mo Fol­gue­ra (cien­cias bio­ló­gi­cas y filo­so­fía); Damián Marino (quí­mi­ca ambien­tal), María Ele­na Zac­cag­ni­ni, Bibia­na Vilá y Ale­jan­dro Girau­do (bio­di­ver­si­dad); Cris­ti­na Pérez Coll y Rafael Laj­ma­no­vich (eco­to­xi­co­lo­gía); Igna­cio Bocles (embrio­lo­gía); Hay­dé Piza­rro, Iri­na Iza­gui­rre y Anto­nio Brai­lovsky (eco­lo­gía).

El tex­to com­ple­to del documento

CARTA ABIERTA DE CIENTÍFICOS/​AS ARGENTINOS/​AS AL GOBIERNO NACIONAL SOBRE EL TRIGO TRANSGÉNICO

En el Bole­tín Ofi­cial el 9 de octu­bre fue publi­ca­da la Reso­lu­ción 412020 de la Secre­ta­ría de Ali­men­tos, Bio­eco­no­mía y Desa­rro­llo Regio­nal del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría y Pes­ca, que aprue­ba el pri­mer tri­go trans­gé­ni­co del mun­do y anun­cia su cul­ti­vo en el país, suje­to a que Bra­sil lo admi­ta, dado que es el com­pra­dor del 45% de las expor­ta­cio­nes argen­ti­nas de este cereal. El tri­go gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do auto­ri­za­do se deno­mi­na HB4 (tri­go IND-ØØ412 – 7) y pre­sen­ta, según cons­ta en la men­cio­na­da reso­lu­ción, dos carac­te­rís­ti­cas intro­du­ci­das por téc­ni­cas de inge­nie­ría gené­ti­ca: resis­ten­cia a la sequía y tole­ran­cia al her­bi­ci­da glu­fo­si­na­to de amonio.

Esta auto­ri­za­ción remi­te a un mode­lo de agro­ne­go­cio que se ha demos­tra­do noci­vo en tér­mi­nos ambien­ta­les y socia­les, cau­san­te prin­ci­pal de las pér­di­das de bio­di­ver­si­dad, que no resuel­ve los pro­ble­mas de la ali­men­ta­ción y que ame­na­za ade­más la salud de nues­tro pue­blo con­fron­tan­do la segu­ri­dad y la sobe­ra­nía ali­men­ta­rias. Esto nos lle­va a cues­tio­nar­nos acer­ca de los supues­tos bene­fi­cios que trae­ría aparejado.

Los daños del mode­lo del agronegocio

Exis­ten evi­den­cias acer­ca de las con­se­cuen­cias nega­ti­vas que pro­du­cen los modos y los paque­tes tec­no­ló­gi­cos usa­dos actual­men­te en la pro­duc­ción agrí­co­la en Argen­ti­na, en Lati­noa­mé­ri­ca y en varios paí­ses cen­tra­les, espe­cial­men­te en Esta­dos Uni­dos. Cien­tos de inves­ti­ga­cio­nes sobre daños ambien­ta­les y sani­ta­rios han sido publi­ca­das en revis­tas cien­tí­fi­cas inter­na­cio­na­les y muchos más tes­ti­mo­nios y denun­cias han sido impul­sa­das de mane­ra sos­te­ni­da por comu­ni­da­des, tra­ba­ja­do­res de la salud y movi­mien­tos socia­les de nues­tra región. Es indu­da­ble que el actual mode­lo pro­duc­ti­vo hege­mó­ni­co de la agro­in­dus­tria, con­cen­tra capi­tal, pro­fun­di­za la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social, gene­ra el dete­rio­ro de la salud de las comu­ni­da­des y de los eco­sis­te­mas y ace­le­ra la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, ame­na­zan­do la segu­ri­dad ali­men­ta­ria y dejan­do a su paso terri­to­rios devas­ta­dos ambien­tal y socialmente.

Algu­nos de los prin­ci­pa­les daños que está pro­du­cien­do este mode­lo se deben al uso inten­si­vo de agro­tó­xi­cos. Lejos de redu­cir­se, como anun­cia­ban hace más dos déca­das los pro­mo­to­res del paque­te tec­no­ló­gi­co soja-gli­fo­sa­to, el uso de agro­tó­xi­cos se ha incre­men­ta­do expo­nen­cial­men­te ya que la prác­ti­ca de la siem­bra direc­ta con semi­llas trans­gé­ni­cas y bar­be­cho quí­mi­co actual­men­te está con­cen­tran­do la mayor deman­da de gli­fo­sa­to y otros agro­tó­xi­cos. La agri­cul­tu­ra basa­da en el uso de orga­nis­mos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos (OGM), tole­ran­tes a diver­sos her­bi­ci­das selec­cio­na a las male­zas resis­ten­tes que pro­li­fe­ran, lo cual obli­ga a aumen­tar las dosis, a rea­li­zar mez­clas de múl­ti­ples acti­vos y a su vez recu­rrir al con­su­mo de nue­vos her­bi­ci­das más poten­tes. En Argen­ti­na, hay fal­ta de regis­tros ofi­cia­les de uso y, en fun­ción de las pro­yec­cio­nes, actual­men­te se usan más de 525 millo­nes de kg/​litros de for­mu­la­dos de agro­tó­xi­cos por año (alre­de­dor de 12 litros por habi­tan­te, la tasa más alta del mun­do), espar­ci­dos en miles de millo­nes de litros de cal­dos de apli­ca­ción. La auto­ri­za­ción del tri­go resis­ten­te al glu­fo­si­na­to de amo­nio impli­ca­rá aumen­tar aún más ese volu­men, que de por sí resul­ta exorbitante.

trigo-5
(Ima­gen: A/​D)

El glu­fo­si­na­to de amo­nio es un her­bi­ci­da que, mira­do des­de la segu­ri­dad ali­men­ta­ria según FAO, es 15 veces más tóxi­co que el gli­fo­sa­to, amplia­men­te cues­tio­na­do y prohi­bi­do en muchos paí­ses por su toxi­ci­dad agu­da y sus efec­tos neu­ro­tó­xi­cos, geno­tó­xi­cos y alte­ra­do­res de la coli­nes­te­ra­sa. Es letal para orga­nis­mos que con­tri­bu­yen natu­ral­men­te a man­te­ner la diná­mi­ca de los agro­eco­sis­te­mas: ara­ñas, áca­ros, artró­po­dos depre­da­do­res, mari­po­sas y otros poli­ni­za­do­res y micro­or­ga­nis­mos del sue­lo. Ade­más, en estos agro­eco­sis­te­mas des­equi­li­bra­dos aumen­ta la sus­cep­ti­bi­li­dad de los cul­ti­vos a enfer­me­da­des, con el con­se­cuen­te aumen­to en la depen­den­cia del uso de más agro­quí­mi­cos. Asi­mis­mo, dete­rio­ra enor­me­men­te la cali­dad del agua dul­ce ace­le­ran­do pro­ce­sos de eutro­fi­za­ción, sien­do ade­más tóxi­co para algu­nos orga­nis­mos acuá­ti­cos. Ade­más, pene­tra hacia napas sub­te­rrá­neas, aumen­tan­do la lixi­via­ción del nitró­geno de los suelos.

La incor­po­ra­ción del tri­go trans­gé­ni­co incre­men­ta­ría la fre­cuen­cia de las fumi­ga­cio­nes, exten­dién­do­las duran­te todo el año. Has­ta aho­ra, las fumi­ga­cio­nes masi­vas con agro­tó­xi­cos se cir­cuns­cri­bían a las tem­po­ra­das de pri­ma­ve­ra y verano (tam­bién se apli­can a fina­les del invierno como “bar­be­cho quí­mi­co”). Dado que el tri­go es un cul­ti­vo de invierno, la apli­ca­ción del glu­fo­si­na­to de amo­nio dará lugar a fumi­ga­cio­nes con este her­bi­ci­da, en una esta­ción del año en la que se pro­lon­ga la vida media de pla­gui­ci­das en el ambien­te, debi­do a la inci­den­cia de las bajas tem­pe­ra­tu­ras en los pro­ce­sos de bio­de­gra­da­ción y/​o a la baja irra­dian­cia solar en la foto­de­gra­da­ción, todo lo cual coin­ci­de ade­más con la mayor sus­cep­ti­bi­li­dad de la pobla­ción a con­traer enfer­me­da­des respiratorias.

Has­ta el momen­to, el uso del paque­te tec­no­ló­gi­co esta­ba par­ti­cu­lar­men­te aso­cia­do al cul­ti­vo de soja, maíz y algo­dón, cul­ti­vos prin­ci­pal­men­te vin­cu­la­dos a la pro­duc­ción de gra­nos para forra­je y acei­tes. El tri­go, en cam­bio, es la base de la ali­men­ta­ción de las y los argen­ti­nos, ya que con él se ela­bo­ra el pan y gran par­te de nues­tros ali­men­tos que están basa­dos en sus hari­nas. A par­tir de esta auto­ri­za­ción, el tri­go HB4 ten­drá resi­duos de glu­fo­si­na­to al igual que las hari­nas y sus deri­va­dos, es decir, habrá glu­fo­si­na­to en ali­men­tos bási­cos de con­su­mo dia­rio. Dado que en Argen­ti­na no hay ley de eti­que­ta­do de trans­gé­ni­cos, toda la pobla­ción esta­ría expues­ta a su inges­ta en la die­ta diaria.

Por otra par­te, el tri­go podría correr una suer­te simi­lar a la soja no trans­gé­ni­ca, que ha sido com­ple­ta­men­te reem­pla­za­da por varie­da­des trans­gé­ni­cas. No es posi­ble la coexis­ten­cia de tri­go trans­gé­ni­co y no trans­gé­ni­co, entre otras cosas por la lla­ma­da “con­ta­mi­na­ción gené­ti­ca” que ocu­rre duran­te la poli­ni­za­ción. El tri­go se auto­fe­cun­da en un gran por­cen­ta­je, pero tam­bién se cru­za con otros cul­ti­vos de tri­go que se encuen­tren en las cer­ca­nías. Del mis­mo modo que en el caso de la soja, una vez libe­ra­das las varie­da­des trans­gé­ni­cas en pocos años se podrían dise­mi­nar debi­do a la fecun­da­ción cru­za­da por poli­ni­za­ción con las varie­da­des no trans­gé­ni­cas, en un pro­ce­so irre­ver­si­ble de flu­jo gené­ti­co. Ade­más de los pro­ce­sos natu­ra­les, el mer­ca­do tam­bién podría impo­ner la adop­ción de OGM, hacien­do lle­gar a los pro­duc­to­res insu­mos sin iden­ti­fi­ca­ción a bajo cos­to, como ocu­rrió en el caso de la soja RR.

La recon­fi­gu­ra­ción de la pro­duc­ción hacia la agri­cul­tu­ra de mer­ca­do y la pro­duc­ción de com­mo­di­ties basa­da en pre­cios inter­na­cio­na­les han lle­va­do a un avan­ce des­con­tro­la­do de la fron­te­ra agrí­co­la en las últi­mas déca­das para ampliar las áreas de cul­ti­vo en nues­tro país. Este esce­na­rio se agra­va con la apro­ba­ción de la “Ini­cia­ti­va DOSCIENTOS MILLONES (200.000.000) de tone­la­das de cerea­les, olea­gi­no­sas y legum­bres” que, jun­to con el Ane­xo regis­tra­do con el Nº IF-2020 – 65541846-APN-SSA#MAGYP, no toma en cuen­ta nin­gu­na con­si­de­ra­ción res­pec­to a las con­se­cuen­cias ambien­ta­les de este emprendimiento.


Los des­mon­tes masi­vos de bos­ques nati­vos, la devas­ta­ción de áreas de alta sus­cep­ti­bi­li­dad como el mon­te cha­que­ño y las yun­gas en Sal­ta, la dese­ca­ción de hume­da­les y actual­men­te los incen­dios exten­si­vos que des­tru­yen eco­sis­te­mas natu­ra­les en 14 pro­vin­cias son dis­tin­tas caras del mis­mo mode­lo que a su vez poten­cian sus con­se­cuen­cias nega­ti­vas en los esce­na­rios actua­les de cam­bio climático.


Esta expan­sión ava­sa­lla a las pobla­cio­nes rura­les, cam­pe­si­nas y comu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­rios, gene­ran­do la rup­tu­ra de entra­ma­dos socia­les, pér­di­da de infra­es­truc­tu­ra rural, expul­sión de pobla­ción, y con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad de la tie­rra y los bene­fi­cios que se obtie­nen de ella, dejan­do como sal­do una inva­lua­ble pér­di­da de sabe­res y prác­ti­cas, de diver­si­dad cul­tu­ral, bio­di­ver­si­dad y degra­da­ción de eco­sis­te­mas. Al mis­mo tiem­po, es inmen­so el dete­rio­ro de bie­nes comu­nes de la natu­ra­le­za tan rele­van­tes como lo son las fun­cio­nes eco­sis­té­mi­cas que con­tri­bu­yen a la regu­la­ción cli­má­ti­ca e hidro­ló­gi­ca, afec­ta­das por cam­bios estruc­tu­ra­les en las cober­tu­ras vege­ta­les, e inclu­so por impac­tos indi­rec­tos sobre otros eco­sis­te­mas tales como la degra­da­ción de los hume­da­les por la inten­si­fi­ca­ción de la acti­vi­dad gana­de­ra des­pla­za­da de las tie­rras altas o la for­ma­ción de “ríos nue­vos” por cam­bios pro­fun­dos en el ciclo hidrológico.

En este mar­co cabe pre­gun­tar­nos: ¿es acep­ta­ble el desa­rro­llo y la apro­ba­ción de nue­vos cul­ti­vos trans­gé­ni­cos que pro­fun­di­za­rán los daños y el des­po­jo de nues­tro pue­blo y nues­tros terri­to­rios? La cele­bra­da “resis­ten­cia a la sequía” que se elo­gia como un logro cien­tí­fi­co ¿es real­men­te una ven­ta­ja? ¿para qué? ¿para quién? ¿Es una ven­ta­ja que el tri­go trans­gé­ni­co reem­pla­ce bos­ques y pas­ti­za­les nati­vos? ¿Quié­nes ten­drían que deci­dir ese cam­bio de uso de sue­lo? Este tipo de deci­sio­nes que nos afec­tan a todes y com­pro­me­ten el futu­ro de todas las gene­ra­cio­nes, es impres­cin­di­ble que sean toma­das como resul­ta­do de un deba­te que inclu­ya sus con­se­cuen­cias ambien­ta­les, eco­nó­mi­cas y socia­les. Los trans­gé­ni­cos agrí­co­las, a pesar del enor­me esfuer­zo pro­pa­gan­dís­ti­co en pos de pre­sen­tar­los como una inno­va­ción vir­tuo­sa para “ali­men­tar al mun­do” sólo han ser­vi­do para gene­rar lucro para unos pocos que logran acce­der a los altos cos­tos de los paque­tes tec­no­ló­gi­cos y hacer­los ren­ta­bles por esca­la. Los orga­nis­mos trans­gé­ni­cos no son nece­sa­rios para garan­ti­zar nin­gún dere­cho del pue­blo, por el con­tra­rio, aten­tan con­tra la salud socio­am­bien­tal y ame­na­zan la sobe­ra­nía alimentaria.

Una opor­tu­ni­dad para recon­si­de­rar el modelo

En un con­tex­to de pan­de­mia, cuyas cau­sas más pro­fun­das se vin­cu­lan con la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad por des­truc­ción de eco­sis­te­mas, cam­bios en el uso del sue­lo y degra­da­ción del ambien­te, uno de cuyos mayo­res res­pon­sa­bles es el mode­lo del agro­ne­go­cio, es urgen­te plan­tear­nos la nece­si­dad de un cam­bio pro­fun­do. La FAO afir­ma: “Hemos lle­ga­do al lími­te del para­dig­ma de la revo­lu­ción ver­de” y alcan­zar una agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble requie­re un enfo­que inte­gra­do. El paque­te tec­no­ló­gi­co trans­gé­ni­co-agro­tó­xi­cos es hoy la encar­na­ción extre­ma del para­dig­ma de la “revo­lu­ción ver­de” y avan­zar hacia una pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca libre de vene­nos y trans­gé­ni­cos es el prin­ci­pal desa­fío que hoy tene­mos como humanidad”.

Por otra par­te, en su el Infor­me Espe­cial fren­te al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das en su 40º perío­do de sesio­nes, la Rela­to­ra Hilal Elver lue­go de su visi­ta a la Argen­ti­na en sep­tiem­bre de 2018, reite­ra la impor­tan­cia de diver­si­fi­car la matriz agrí­co­la de mane­ra de dis­mi­nuir su vul­ne­ra­bi­li­dad. Asi­mis­mo, el infor­me alien­ta al Gobierno a dar prio­ri­dad al dise­ño e imple­men­ta­ción de polí­ti­cas y refor­mas efec­ti­vas con la par­ti­ci­pa­ción de todos los seg­men­tos rele­van­tes de la socie­dad con el obje­ti­vo de garan­ti­zar el dere­cho a una ali­men­ta­ción adecuada.

ley-humedales-ambiente-soberania
(Ima­gen: Bas­tian Baltazar)

En nues­tro terri­to­rio se impo­ne la nece­si­dad, enton­ces, de rea­li­zar una tran­si­ción hacia sis­te­mas de pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­cos que per­mi­tan garan­ti­zar la segu­ri­dad y la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y al mis­mo tiem­po, pre­ser­var pro­te­ger y res­tau­rar los bie­nes comu­nes de la natu­ra­le­za, cele­bran­do la diver­si­dad cul­tu­ral, con­ser­van­do la diver­si­dad de las espe­cies y los recur­sos gené­ti­cos. Las prác­ti­cas agro­eco­ló­gi­cas invo­lu­cran un valio­so diá­lo­go de sabe­res, ya que com­bi­nan los cono­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les y autóc­to­nos, los cono­ci­mien­tos prác­ti­cos de los cam­pe­si­nos, pro­duc­to­res y comer­cian­tes y los cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos. A su vez, en un con­tex­to de cam­bio cli­má­ti­co es sig­ni­fi­ca­ti­vo adver­tir que los sis­te­mas agro­eco­ló­gi­cos diver­si­fi­ca­dos son más resi­lien­tes, es decir, tie­nen una mayor capa­ci­dad para recu­pe­rar­se de las per­tur­ba­cio­nes, en par­ti­cu­lar de fenó­me­nos meteo­ro­ló­gi­cos extre­mos, ade­más de incluir mode­los alta­men­te efi­cien­tes que pue­den gene­rar enor­me productividad.

Como científicos/​as com­pro­me­ti­dos con la vida, esta­mos cons­cien­tes de que nece­si­ta­mos abrir un deba­te demo­crá­ti­co sobre el mode­lo de pro­duc­ción, la nece­si­dad de un cam­bio trans­for­ma­dor y la pro­mo­ción de una cien­cia inde­pen­dien­te que obser­ve y regis­tre el accio­nar de las empre­sas de los agro­ne­go­cios en lo sani­ta­rio, en lo ambien­tal y en lo eco­nó­mi­co. Una cien­cia que en lo agra­rio pue­da ser denun­cian­te de pro­ce­di­mien­tos dañi­nos, que escu­che las voces de trans­for­ma­ción y que con­duz­ca hacia la sobe­ra­nía alimentaria.

Por todos estos moti­vos, quie­nes sus­cri­ben esta car­ta, cien­tí­fi­cos y cien­tí­fi­cas de múl­ti­ples espe­cia­li­da­des y for­ma­cio­nes, soli­ci­ta­mos al Gobierno Nacio­nal que deje sin efec­to la apro­ba­ción del cul­ti­vo de tri­go trans­gé­ni­co y que, al mis­mo tiem­po, abra un amplio espa­cio de deba­te ciu­da­dano que con­tri­bu­ya a la trans­for­ma­ción del actual mode­lo de pro­duc­ción agrí­co­la hacia moda­li­da­des agro­eco­ló­gi­cas que con­si­de­ren el inte­rés común, la salud públi­ca, la defen­sa de la vida y de la casa común.

Invi­ta­mos a la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca a sumar su apo­yo para soli­ci­tar al Gobierno Nacio­nal que deje sin efec­to la la apro­ba­ción del cul­ti­vo de tri­go trans­gé­ni­co en el terri­to­rio de nues­tro país.

Fuen­te: La Tin­ta – Ima­gen de por­ta­da: Ceci­lia Garcia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *