Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. Trump o los cua­tro años que gober­nó el sionismo

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 8 de noviem­bre de 2020-.

Quie­nes tie­nen a car­go lle­var las esta­dís­ti­cas de muer­tos por Covid-19, enfren­ta­rán una seria encru­ci­ja­da al momen­to de ano­tar en las pla­ni­llas al pre­si­den­te Donald Trump, por­que si bien, toda­vía vive y aspi­ra a resis­tir en la Casa­blan­ca, cuál Hitler degra­da­do en el deca­den­te Füh­rer­bun­ker, de la Ger­trud-Kol­mar-Straße 14, de Ber­lín. No caben dudas que a Trump lo ha mata­do la pan­de­mia, jun­tos otros casi 250 mil nor­te­ame­ri­ca­nos, por el des­pre­jui­cio con que el 45°presidente de los Esta­dos Uni­dos, enfren­tó la cri­sis sanitaria.

A par­tir del 20 de enero, Trump, no solo deja­rá de ser pre­si­den­te, sino que tam­bién, como muchos ana­lis­tas pre­su­men, se con­ver­ti­rá en un can­di­da­to a fati­gar esca­le­ras y pasi­llos de los muchos tri­bu­na­les que tie­nen algu­nas pre­gun­tas por hacerle.

Y qui­zás haya sido este, el temor que lo ha obli­ga­do denun­ciar frau­de dos meses antes de tres de noviem­bre, y de sal­tar todas las nor­mas éti­cas esta­ble­ci­das al nom­brar a la ultra con­ser­va­dor Amy Coney Barrett, en rem­pla­za­do de la pres­ti­gio­sa y casi míti­ca Ruth Bader Gins­burg, falle­ci­da a los 93 años el pasa­do sep­tiem­bre, para la Cor­te Supre­ma. Nada más dis­tan­tes una de la otra en la inter­pre­ta­ción de las leyes y en espe­cial el dere­cho de las mino­rías. Pero cla­ro, con Barret el rubi­cun­do empre­sa­rio, encon­tra­rá una cor­te des­ba­lan­cea­da a su favor, cuan­do lle­gué el momen­to que revi­sa­rá sus paseos tribunalicios.

Sin duda Trump mar­ca un momen­to en la his­to­ria y no solo de los Esta­dos Uni­dos, ya que se ha con­ver­ti­do en epi­to­me del off­si­der deve­ni­do a polí­ti­co, que han hecho desas­tres en sus paí­ses, como lo han sido per­so­na­jes inad­je­ti­va­bles como Sil­vio Ber­lus­co­ni, Mau­ri­cio Macri, Jair Bol­so­na­ro, Petró Poroshen­ko y otros, que con algo más de tra­yec­to­ria polí­ti­ca, mere­ce­rían estar en la tan nefan­da lis­ta como: Naren­dra Modi, Víc­tor Orbán, Mariano Rajoy, David Came­ron o Nico­lás Sar­kozy entre otros… muchísimos.

Por otra par­te, para aque­llos que fes­te­jan el éxi­to de Joe Biden, hay una mala noti­cia, creen el ex vice­pre­si­den­te de Barack Oba­ma, a lo lar­go de sus ocho años a car­go de la Casa­blan­ca, hay que infor­mar­les que estos últi­mos 77 años, el futu­ro inqui­lino de 1600 Pennsyl­va­nia Ave­nue NW, Washing­ton, no andu­vo por la Sie­rra Maes­tra tiro­teán­do­se con los malos, sino, y jus­ta­men­te todo lo contrario.

Biden, es un ejem­plo con­su­ma­do del esta­blish­ment y de él no podrá espe­rar­se otra cosa que res­pues­tas del esta­blish­ment, con la lógi­cas tona­li­da­des entre Demó­cra­tas y Repu­bli­ca­nos y de una admi­nis­tra­ción a otra. Biden, corre con una sola ven­ta­ja, para los que no vivi­mos en los Esta­dos Uni­dos, ser quien nos evi­ta­rá el esper­pén­ti­co espec­tácu­lo de stand up de Trump, don­de sea que su flác­ci­da ana­to­mía se pre­sen­te. Qui­zás para los loca­les el nue­vo pre­si­den­te pue­da recons­truir, par­ti­cu­lar­men­te des­de lo social y lo sani­ta­rio, lo que su ante­ce­sor ha deja­do derrumbar.

Trump, más allá de su dis­cur­so repúg­na­te, qui­zás se pue­da reti­rar con un récord abso­lu­to: En por lo menos las ocho o diez admi­nis­tra­cio­nes ante­rio­res, fue el úni­co pre­si­den­te en no ini­ciar una gue­rra. Qui­zás, teni­do una bue­na razón, no jus­ta­men­te su con­cep­ción huma­ni­ta­ria de la vida, sino por la eco­no­mía… estúpido.

Toda su polí­ti­ca exte­rior se ha ido en ama­gues, que reti­ra sus sol­da­dos de Siria y no lo hizo, que reti­ra­ba sus hom­bres de Afga­nis­tán y a pesar del acuer­do con el Tali­bán, que fir­mó en Doha el pasa­do 29 de febre­ro, la paz afga­na está toda­vía muy lejos y cada vez más cer­ca de esta­llar. Lo mis­mo podría­mos decir en el Sahel, en Soma­lia, inclu­so que ha deja­do hacer en el con­flic­to entre Azer­bai­yán y Arme­nia toda­vía en pleno desa­rro­llo. Reco­noz­ca­mos que tuvo un inten­to de apa­ci­gua­mien­to con Corea del Nor­te, hacia don­de via­jó y encon­tró con el pre­si­den­te Kim Jong-un, sacán­do­se una foto de índo­le turís­ti­ca con Jong-un en la Zona Des­mi­li­ta­ri­za­da (DMZ) y todo no pasó de allí, aun­que qui­zás el gran logró de Trump qui­zás sea jus­ta­men­te ese. Chi­na, Rusia y Vene­zue­la fue­ron sus blan­cos favo­ri­tos en su dia­tri­ba beli­cis­ta, aun­que ni Vla­di­mir Putin, ni el pre­si­den­te Xi Jin­ping, ni Nico­lás Madu­ro se des­pei­na­ron un poco. Ni siquie­ra con­si­guió que Andrés Manuel López Obra­dor, le pague las tareas de alba­ñi­le­ría, que tam­po­co terminó.

Ope­ra­ción guirnalda.

Qui­zás el úni­co sitio en el mun­do que Trump pue­da ubi­car en un mapa mudo, más allá de Manhat­tan y Mar-a-Lago, sea los difu­sos lími­tes de Medio Orien­te, hacia don­de con­cen­tró toda su arti­lle­ría diplo­má­ti­ca y algo más. Y que más allá del repug­nan­te resul­ta­do, con­ven­ga­mos que para los suyos ha sido extra­or­di­na­ria. En este caso cuan­do habla­mos de los “los suyos” no nos refe­ri­mos a los esta­dou­ni­den­ses, sino al encla­ve sio­nis­ta que hace seten­ta años ha usur­pa­do Pales­ti­na, masa­cran­do indus­trial­men­te a miles y miles de per­so­nas cuyo úni­co cri­men había sido nacer allí.

Como en ese jue­go de tije­ras y papel en el que se recor­ta y recor­ta has­ta que se extien­de y mues­tra una guir­nal­da com­pues­ta por algu­na figu­ra, que se mul­ti­pli­ca varias veces, así ha sido el accio­nar del dele­ga­do de Trump para “resol­ver” la lar­ga dispu­ta que ha dado como resul­ta­do, la crea­ción de unos de los luga­res de más ten­sión en el mun­do, qui­zás tan­to o más que la fron­te­ra entre Pakis­tán e India o la de las dos Coreas.

El mul­ti­mi­llo­na­rio Jared Kush­ner, casa­do con Ivan­ka, la hija mayor de Trump, un muy fer­vo­ro­so sio­nis­ta, al pun­to que obli­gó a su mujer a con­ver­tir­se al judaís­mo, fue quien tuvo a car­gó las nego­cia­cio­nes entre Pales­ti­na e Israel, que en apa­rien­cia ter­mi­nó, solo para el curri­cu­lum del pre­si­den­te, en “El Acuer­do del Siglo”. El que entre tan­tas “ven­ta­jas” para Pales­ti­na, se decla­ra­ba a al-Quds (Jeru­sa­lén) el ter­cer lugar sagra­do del Islam en la capi­tal indi­vi­si­ble de Israel y deja­ba los asen­ta­mien­tos judíos en Pales­ti­na bajo con­trol israe­lí, al igual que la poli­cía sio­nis­ta tenía abso­lu­to con­trol de la segu­ri­dad de los sec­to­res palestinos.

Si bien ese acuer­do murió de absur­di­dad, Kush­ner ha teni­do gran­des logros gra­cias al láti­go de su sue­gro. Por ejem­plo, que nacio­nes de cor­te waha­bi­tas, la ver­sión más ultra­mon­ta­na del islam, como Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) y Bah­réin hayan esta­ble­ci­do rela­cio­nes diplo­má­ti­cas, al tiem­po que la pri­me­ra de estas nacio­nes, des­de hace cin­co años fun­ge de secuas de Ara­bia Sau­di­ta en la gue­rra con­tra Yemen, don­de se han masa­cra­do a cien­tos de miles de musul­ma­nes. Lo que tími­da­men­te ini­cia­ron los EAU, el pasa­do 31 de agos­to, ama­ga con con­ver­tir­se en una cata­ra­ta que ter­mi­na­rá aho­gan­do cual­quier espe­ran­za Pales­ti­na, de recu­pe­rar lo que le per­te­ne­ce des­de el comien­zo de los tiem­pos. El pasa­do 23 de octu­bre, un día vier­nes, día sagra­do del islam, casual­men­te, Trump anun­ció que Sudán, otra nación musul­ma­na, que tam­bién cola­bo­ró en la gue­rra con­tra Yemen y con­tra el Coro­nel Gadaf­fi, tam­bién esta­ble­cía rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Tel Aviv. Se cono­ce des­de hace más de un año, que, a cam­bio de inver­sio­nes israe­líes, Chad y Níger, esta­rían pron­tos a abrir emba­ja­das ¿qui­zás tam­bién en al-Quds? A pesar de que India, no es un país musul­mán, aun­que son 200 millo­nes de sus casi 1400 de habi­tan­tes per­te­ne­ce a esa reli­gión, tam­bién el famo­so yerno, ha con­se­gui­do que Naren­dra Modi, el pri­mer Minis­tro indio, faná­ti­co nacio­na­lis­ta e isla­mo­fó­bi­co, ha cam­bia­do la pos­tu­ra tra­di­cio­nal de India res­pec­to al con­flic­to, que fue el apo­yo a la cau­sa pales­ti­na, tras las visi­tas reci­pro­cas de Modi y Ben­ja­mín Netan­yahu a sus res­pec­ti­vos paí­ses, estre­chan­do una serie de acuer­dos comer­cia­les, par­ti­cu­lar­men­te en el cam­po armamentístico.

Una de las pocas pro­me­sas que elec­to­ra­les que cum­plió Trump fue renun­ciar al acuer­do nuclear con Irán en 2018, que había fir­ma­do el pre­si­den­te Oba­ma en 2015, y que se cono­ció como el Plan Con­jun­to de Acción Com­prehen­si­va (JCPOA, por sus siglas en inglés) tam­bién cono­ci­do como 5+1, en el que esta­ban invo­lu­cra­dos Esta­dos Uni­dos, Rusia, Chi­na, Rei­no Uni­do, Fran­cia y Alemania.

Ni es nece­sa­rio expli­car que Irán, es la úni­ca valla de con­ten­ción a la pre­po­ten­cia sio­nis­ta en la región, por eso Tehe­rán ha sido el cen­tro de la dia­tri­ba y accio­nes beli­cis­tas de Donald Trump, entre ellas la ope­ra­ción con que la CIA ase­si­nó en enero pasa­do al míti­co gene­ral ira­ní Qasem Solei­ma­ni, por lo que con­si­de­rar que con­si­de­rar que estos últi­mo cua­tro años el sio­nis­mo, como nun­ca antes estu­vo ins­ta­la­do en la Casa Blan­ca, no es para nada exagerado.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *