Nación Mapu­che. Car­nes, tie­rras y san­gre: apun­tes sobre la pro­pie­dad pri­va­da y las usurpaciones

Juan Manuel Soria*/ Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de noviem­bre de 2020

En días don­de las rela­cio­nes entre las cla­ses terra­te­nien­tes y la pro­pie­dad vuel­ven a estar en el cen­tro del deba­te públi­co, un apor­te des­de la his­to­ria para (re)pensar las usur­pa­cio­nes de nues­tro pasa­do y presente.

“Si el dine­ro ‘vie­ne al mun­do con man­chas de san­gre en la meji­lla’, el capi­tal lo hace cho­rrean­do san­gre y lodo, por todos los poros, des­de la cabe­za has­ta los pies”.
Karl Marx

En la déca­da de 1870, la con­so­li­da­ción del Esta­do argen­tino era un pro­ce­so en mar­cha. El mis­mo estu­vo sig­na­do, prin­ci­pal­men­te, por la cen­tra­li­za­ción de la auto­ri­dad polí­ti­ca y la incor­po­ra­ción al capi­ta­lis­mo mun­dial. Para esto, diver­sos gobier­nos lle­va­ron a cabo polí­ti­cas ten­dien­tes a for­ta­le­cer el pode­río esta­tal, modi­fi­car el per­fil cul­tu­ral y con­tro­lar el territorio.

A par­tir de la bata­lla de Pavón, en el año 1862, cons­truir el Esta­do fue una tarea de las éli­tes por­te­ñas ads­crip­tas al cre­do libe­ral. Estas con­si­de­ra­ban que, para hacer cre­cer al Esta­do ‑apar­te de orga­ni­zar­lo en base a la for­mar repu­bli­ca­na de gobierno a par­tir de la Cons­ti­tu­ción de 1853- era nece­sa­ria la lle­ga­da de inver­sio­nes extran­je­ras y dar lugar a la inver­sión pri­va­da (como por ejem­plo, ferro­ca­rri­les). La “civi­li­za­ción” (blan­ca y por­te­ña), que lle­va­ba el pro­gre­so, la cul­tu­ra y las cos­tum­bres euro­peas, tenía que impo­ner­se a la “bar­ba­rie” del espa­cio rural y el inte­rior del país. La posi­bi­li­dad de desa­rro­llo y “pro­gre­so” del Esta­do argen­tino, enton­ces, tenía su con­di­ción de posi­bi­li­dad en la expan­sión e incor­po­ra­ción a las rela­cio­nes de pro­duc­ción de tipo capi­ta­lis­ta. Este pro­ce­so toma­rá un impul­so nue­vo a par­tir del aumen­to de la deman­da inter­na­cio­nal de pro­duc­tos gana­de­ros pam­pea­nos, en el mar­co de la segun­da Revo­lu­ción indus­trial. La tie­rra acre­cen­ta­rá su deman­da y su valor.

Como afir­ma Eze­quiel Ada­movsky, “la con­so­li­da­ción del Esta­do tam­bién aca­bó con la lar­ga his­to­ria de con­vi­ven­cia con las socie­da­des indí­ge­nas inde­pen­dien­tes”. Ya el pre­si­den­te Nico­lás Ave­lla­ne­da afir­ma­ba en 1875 que “la cues­tión de la fron­te­ra es la pri­me­ra cues­tión de todas supri­mir a los indios y las fron­te­ras no impli­ca en otros tér­mi­nos sino poblar el desier­to”. Des­de antes de la lle­ga­da de los euro­peos en el Siglo XVI al actual terri­to­rio argen­tino, una enor­me can­ti­dad de gru­pos huma­nos habi­ta­ban estas tie­rras. A par­tir de la con­quis­ta, estos gru­pos, que pre­sen­ta­ban una enor­me diver­si­dad cul­tu­ral, social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, pasa­rán a ser deno­mi­na­dos “indios” por los con­quis­ta­do­res. En 1870, el con­trol terri­to­rial efec­ti­vo del Esta­do era la mitad del que recla­ma­ba como pro­pio, ya que el res­to esta­ba ocu­pa­do por los “indios”.

¿Una nación para el desier­to argentino?

Las rela­cio­nes entre los blan­cos y los pue­blos ori­gi­na­rios estu­vie­ron mar­ca­das his­tó­ri­ca­men­te por las ten­sio­nes. Pro­duc­to de las mis­mas se fue con­for­man­do un espa­cio físi­co y sim­bó­li­co, un área de inter­re­la­ción, la lla­ma­da “fron­te­ra”. Es nece­sa­rio pen­sar a la mis­ma no como una línea de sepa­ra­ción, sino como un ámbi­to de arti­cu­la­ción mar­ca­do por la vio­len­cia pero tam­bién por el inter­cam­bio (un ejem­plo de esto es la rela­ción de Rosas con algu­nos caci­ques “ami­gos” o el acce­so a car­gos mili­ta­res de algu­nos habi­tan­tes de los pue­blos originarios).

En tan­to el Esta­do pre­sio­na­ba para expan­dir­se, se pro­du­cían resis­ten­cias por par­te de los pue­blos ori­gi­na­rios. Entre las déca­das de 1860 y 1870, el Esta­do con­ti­nua­rá desa­rro­llan­do prác­ti­cas vio­len­tas pero tam­bién tra­ta­dos for­ma­les e infor­ma­les, al mis­mo tiem­po que se man­te­nía una polí­ti­ca de mili­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra a par­tir del esta­ble­ci­mien­to de fuer­tes y fortines.

La visión del “indio” como “bár­ba­ro” entró en diá­lo­go con con­cep­tos de cor­te posi­ti­vis­ta, fun­da­men­tal­men­te el de “pri­mi­ti­vo”: se los con­si­de­ra­ba “fósi­les vivien­tes”, resa­bios de esta­dios infe­rio­res de la evo­lu­ción huma­na. Así, estos gru­pos tenían que ser con­tro­la­dos o eli­mi­na­dos para dar­le paso al “pro­gre­so” que trae­ría el Esta­do. El espa­cio ocu­pa­do por los “indios” era el “Desier­to”. La cri­sis inter­na­cio­nal de 1873 y la nece­si­dad de incor­po­rar nue­vas tie­rras para la pro­duc­ción lla­ma­ban a que el Esta­do otor­gue una solu­ción. En el año 1871, hacen­da­dos orga­ni­za­dos en la Socie­dad Rural Argen­ti­na (SRA) ‑fun­da­da en 1866‑, le exi­gían al gober­na­dor bonae­ren­se Cas­to una “solu­ción” al pro­ble­ma de la frontera.

Vio­len­cia y jerarquía

A par­tir de 1876, el Esta­do va a desa­rro­llar dos polí­ti­cas en rela­ción a los pue­blos ori­gi­na­rios: por un lado, la de Adol­fo Alsi­na y por otro, la de Julio Argen­tino Roca. El pri­me­ro prio­ri­zó la ocu­pa­ción terri­to­rial, cavan­do la famo­sa “zan­ja de Alsi­na” a la par del esta­ble­ci­mien­to de for­ti­nes. El obje­ti­vo era un avan­ce más len­to y pau­sa­do, incor­po­ran­do a los pue­blos ori­gi­na­rios a la “civi­li­za­ción”. Alsi­na falle­ció en 1877 y su suce­sor, Julio Argen­tino Roca, mar­ca­rá un cam­bio de orien­ta­ción en esta polí­ti­ca: el avan­ce debía ser más rápi­do, toman­do un cariz aún más militarista.

En un men­sa­je al Con­gre­so de la Nación, el pre­si­den­te Nico­lás Ave­lla­ne­da afir­ma­ba la nece­si­dad de “ir a bus­car al indio a su gua­ri­da, para some­ter­lo o expul­sar­lo, opo­nién­do­le en segui­da (…) la gran­de e insu­pe­ra­ble barre­ra del río Negro”. Avan­zar mili­tar­men­te con el ejér­ci­to y ocu­par era la tarea. El pro­yec­to se con­ver­ti­rá en ley, crean­do la Gober­na­ción de la Pata­go­nia y finan­cian­do la cam­pa­ña mili­tar con fon­dos que pro­ve­nían de accio­nes que otor­ga­ban la posi­bi­li­dad de poseer tie­rras a posteriori.

La SRA exi­gió, apo­yó y finan­ció públi­ca­men­te a la cam­pa­ña, fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de la com­pra de bonos de deu­da emi­ti­dos por el Esta­do: a tra­vés de esta com­pra, los terra­te­nien­tes nuclea­dos en torno a la SRA se ase­gu­ra­ban el acce­so a las tie­rras con­quis­ta­das. La pro­me­sa del gobierno de crear colo­nias agrí­co­las para peque­ños y media­nos pro­duc­to­res, así como la entre­ga de tie­rras a los sol­da­dos que habían par­ti­ci­pa­do en la Cam­pa­ña, se vio incum­pli­da. Al con­tra­rio, se obser­va una ten­den­cia a la con­cen­tra­ción de las tie­rras con­quis­ta­das en manos de la éli­te terra­te­nien­te, quie­nes com­pra­ban las tie­rras a los sol­da­dos a bajos precios.

En 1879 comen­zó la “Cam­pa­ña al Desier­to”, con colum­nas de sol­da­dos avan­zan­do sobre el terri­to­rio. Para 1885, la auto­no­mía de los pue­blos ori­gi­na­rios en la Pata­go­nia era cosa del pasa­do. Los datos ofi­cia­les hablan de alre­de­dor de 1.300 indios ase­si­na­dos en com­ba­te, suma­das a las muer­tes por virue­la y ham­bre. Las fami­lias fue­ron sepa­ra­das y las muje­res ori­gi­na­rias repar­ti­das para el ser­vi­cio domés­ti­co de las fami­lias de la éli­te. En Val­che­ta, Río Negro, se pre­fi­gu­ró una de los inven­tos más terri­bles de la moder­ni­dad: un cam­po de con­cen­tra­ción para los ven­ci­dos, quie­nes morían de ina­ni­ción y enfer­me­da­des. 17.000 indí­ge­nas fue­ron depor­ta­dos como mano de obra bara­ta a dis­tin­tas zonas del país, redu­ci­dos a ser­vi­dum­bre. En dichos tras­la­dos tam­bién morían en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas. En 1879, Roca afir­ma­ría: “no ha que­da­do un solo lugar del desier­to don­de pue­da crear­se una nue­va ase­chan­za con­tra la segu­ri­dad de los pue­blos”. Los sobre­vi­vien­tes serían per­se­gui­dos y diez­ma­dos en cam­pa­ñas posteriores.

La Cam­pa­ña de Roca (ade­más de cata­pul­tar­lo a la pre­si­den­cia de la nación) dejó enor­mes can­ti­da­des de tie­rras para la pro­duc­ción agrí­co­la, ter­mi­nó de for­ta­le­cer al joven Ejér­ci­to nacio­nal y sal­dó dispu­tas con Chi­le por el con­trol sobre la Pata­go­nia. Las bases para el desa­rro­llo del mode­lo agro­ex­por­ta­dor esta­ban sen­ta­das. El avan­ce terri­to­rial per­mi­tía que la Argen­ti­na se con­vir­tie­ra en uno de los prin­ci­pa­les expor­ta­do­res de las mate­rias pri­mas y ali­men­tos que Euro­pa recla­ma­ba para la Revo­lu­ción Indus­trial. La entra­da de capi­ta­les bri­tá­ni­cos en ferro­ca­rri­les y fri­go­rí­fi­cos, así como de mano de obra inmi­gran­te, per­mi­ti­ría que el “boom gana­de­ro” de fina­les de siglo XIX toma­ra un impul­so iné­di­to. La con­tra­ca­ra sería una suje­ción argen­ti­na casi total a capi­ta­les extran­je­ros duran­te casi medio siglo. Comen­za­ba la lar­ga mar­cha de un mode­lo de acu­mu­la­ción que recién entra­ría en cri­sis con el crack de Wall Street, en 1929.

A desalam­brar…

Afir­ma­ba el his­to­ria­dor fran­cés Marc Bloch en su “Intro­duc­ción a la His­to­ria” que las pre­gun­tas al pasa­do siem­pre se deben hacer des­de el pre­sen­te y quien escri­be sus­cri­be a esto. No hace­mos otra cosa que acer­car­nos al pasa­do des­de la con­di­ción pre­via de obser­var el hoy. En la actua­li­dad, cuan­do en nues­tro país vol­ve­mos a escu­char (una vez más) dis­cu­sio­nes sobre la pro­pie­dad de la tie­rra y un ori­gen que ‑según dicen- es incues­tio­na­ble y defi­ni­ti­vo, es casi inevi­ta­ble vol­ver sobre el pasa­do. La pre­gun­ta sobre los orí­ge­nes de la pro­pie­dad de los terra­te­nien­tes en la actua­li­dad nos lle­va a vol­ver a la géne­sis de nues­tro Esta­do y nos per­mi­te ver cómo la for­ma­ción del Esta­do capi­ta­lis­ta estu­vo liga­da al saqueo, la vio­len­cia y el despojo.

Los ecos de aque­lla vio­len­cia resue­nan hoy en nues­tra coti­dia­nei­dad y decía Marc Bloch que “la igno­ran­cia del pasa­do no se limi­ta a impe­dir el cono­ci­mien­to del pre­sen­te, sino que com­pro­me­te, en el pre­sen­te, la mis­ma acción”. El aná­li­sis his­tó­ri­co de la con­for­ma­ción de la pro­pie­dad de la tie­rra en nues­tro país pue­de ofre­cer­nos cla­ves para pen­sar sobre la pro­pie­dad de la tie­rra en nues­tro pre­sen­te. En el diá­lo­go entre el pasa­do y el pre­sen­te pode­mos encon­trar algu­nas cla­ves para la crí­ti­ca en la actua­li­dad. El méto­do de la crí­ti­ca nos per­mi­te his­to­ri­zar lo natu­ra­li­za­do, lo sedi­men­ta­do, lo que se mues­tra como inmu­ta­ble. Aca­so sea el pri­mer paso para cam­biar­lo todo.

*Pro­fe­sor de Historia

FUENTE: Bata­lla de ideas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *