Nación Mapu­che. Pro­ta­go­nis­ta de foto his­tó­ri­ca en la Pla­za Dig­ni­dad será can­di­da­to cons­ti­tu­yen­te: “Ya no se pue­den repe­tir los mis­mos ape­lli­dos de siempre”

Pau­la Huen­chu­mil/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de noviem­bre de 2020

Mau­ri­cio Lepin Ani­ñir, quien apa­re­ce en la cima de la esta­tua con la wenü­fo­ye ‑una de las ban­de­ra mapu­che- acep­tó la can­di­da­tu­ra que le ofre­ció el Fren­te Amplio, “pero voy como inde­pen­dien­te”, dice a INTERFERENCIA. Lepin pos­tu­la­rá por el dis­tri­to 22 de Malle­co. “Quie­ro luchar con­tra las injus­ti­cias que vivi­mos. Tam­bién voy por el tema mapu­che, para que res­pe­ten a nues­tro pue­blo”, añade.

“La ver­dad lo úni­co cuer­do que le he escu­cha­do a la dere­cha fue cuan­do la espo­sa del Pre­si­den­te, Ceci­lia Morel, dijo ‘ten­dre­mos que com­par­tir nues­tros pri­vi­le­gios»’, dice Mau­ri­cio Lepin.

Mau­ri­cio Lepin Ani­ñir (28 años) es quien apa­re­ce en la cima de la esta­tua de la Pla­za Dig­ni­dad, con la wenü­fo­ye ‑una de las ban­de­ra mapu­che- que fla­meó en la mar­cha más gran­de de Chi­le el 25 de octu­bre 2019. La foto toma­da por la actriz Susa­na Hidal­go es cata­lo­ga­da como histórica. 

Según rela­ta Lepin, la sema­na pasa­da el Fren­te Amplio le ofre­ció una can­di­da­tu­ra para inte­grar la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal. “Des­pués de ana­li­zar­lo mucho, deci­dí ir como can­di­da­to por el dis­tri­to 22 de Malle­co. Voy como inde­pen­dien­te, pero res­pal­da­do por el Fren­te Amplio”, dice a INTERFERENCIA.

“A fina­les de octu­bre casi per­dí una pier­na cuan­do reci­bí un dis­pa­ro de lacri­mó­ge­na a un metro de dis­tan­cia de Cara­bi­ne­ros, estu­ve casi tres meses con mule­ta”, seña­la. Esa tar­de ves­tía su tra­ri­lon­ko (cin­ti­llo tra­di­cio­nal mapu­che). “Quie­ro un mejor futu­ro para mi hijo – de 8 años- por eso voy a las mar­chas. En honor a mis abue­los, se lla­ma Weli­wen ‘nue­vo ama­ne­cer’. Mi hijo sabe que es mapu­che, de dón­de veni­mos y lo que sig­ni­fi­ca esto», reflexiona.

Mau­ri­cio Lepin nació en Gal­va­rino, en la comu­ni­dad mapu­che Pelan­ta­ro, Región de la Arau­ca­nía. Estu­dió en una escue­la rural que fue ges­ta­da por su abue­lo que era lon­ko (auto­ri­dad ances­tral). Su abue­la era machi. Cuan­do ellos falle­cie­ron fue adop­ta­do por unos tíos y en la ense­ñan­za media emi­gró a Temu­co don­de estu­dió en el Inter­na­do Indí­ge­na, ahí comen­zó a par­ti­ci­par en orga­ni­za­cio­nes como Weche­ne­wen (fuer­za de los jóve­nes) don­de se dedi­ca­ban prin­ci­pal­men­te a for­ta­le­cer su cul­tu­ra, tal como rela­tó en la entre­vis­ta Habla el pro­ta­go­nis­ta de la foto his­tó­ri­ca de la ban­de­ra mapu­che en Pla­za Ita­lia: “Estoy orgu­llo­so que haya sido un mapu­che quien la sostenía”

Con 18 años Lepin se tras­la­dó a San­tia­go a estu­diar para téc­ni­co en logís­ti­ca en el Ins­ti­tu­to Los Leo­nes, ade­más de tra­ba­jar. Den­tro de lo que le ha per­mi­ti­do la pan­de­mia, via­ja al sur para par­ti­ci­par en ngui­lla­tun (cere­mo­nia tra­di­cio­nal) o acti­vi­da­des en su comunidad.

-¿Por qué acep­tó el ofre­ci­mien­to del Fren­te Amplio?

Mi prin­ci­pal moti­va­ción es luchar con­tra las injus­ti­cias que vivi­mos y que no se pue­den vol­ver a repe­tir. Tam­bién voy por el tema mapu­che, para que res­pe­ten a nues­tro pue­blo, que ten­ga­mos más dere­chos, que ten­ga­mos jus­ti­cia, por­que pasan los años y para el mapu­che no hay justicia

-¿Sien­te algún tipo de des­con­fian­za hacia los par­ti­dos polí­ti­cos y, en este caso, del Fren­te Amplio? 

Por lo mis­mo no qui­se ser par­te del par­ti­do, no mili­to en nin­gún par­ti­do. Como pri­me­ra ins­tan­cia obvia­men­te me ofre­cie­ron ser cons­ti­tu­yen­te per­te­ne­cien­te al par­ti­do, pero dije tajan­te­men­te que no, por­que no con­ge­nio con los par­ti­dos en gene­ral por­que van lite­ral­men­te don­de ‘calien­ta el sol’. Has­ta la dere­cha se ha subi­do al carro de la vic­to­ria y aho­ra todos quie­ren ser cons­ti­tu­yen­tes, pare­ce que como dijo el ex minis­te­rio de Salud (Jai­me Maña­lich), todos se con­vir­tie­ron en bue­nas personas.

-¿Por qué deci­dió pos­tu­lar por el dis­tri­to de Malleco?

Por­que per­te­nez­co allá, y por lo mis­mo creo que pue­do apor­tar más que sien­do can­di­da­to en San­tia­go. Conoz­co la reali­dad de allá, como son las cosas, las injus­ti­cias y repre­sio­nes que hay hacia la gen­te de campo. 

Ade­más hay pocas opor­tu­ni­da­des para estu­diar y para tra­ba­jar y yo viví eso, por eso sien­to que pue­do apor­tar en ese sen­ti­do. Viví esa expe­rien­cia. Viví la dis­cri­ma­ción, pasé por el inter­na­do para poder estu­diar y he lucha­do con­tra la dis­cri­mi­na­ción en la ciudad.

Por ejem­plo, si escri­bi­mos una Nue­va Cons­ti­tu­ción tene­mos que prohi­bir que nos pue­da vol­ver a robar nues­tras tie­rras, que nues­tras machis y lon­kos sean res­pe­ta­dos como cual­quier auto­ri­dad espi­ri­tual y no sean vio­len­ta­dos, al igual como res­pe­tan al Papa, tie­ne que ser así para todos los pue­blos indí­ge­nas, no sólo para los seres espi­ri­tua­les del pue­blo chileno.

-¿Enton­ces cree que uno de los gran­des pro­ble­mas de la cla­se polí­ti­ca es su des­co­ne­xión con la realidad?

Está cla­ro que es así y que tam­po­co escu­chan a la gen­te. No saben poner­se en el lugar de otro, yo creo que nin­gún polí­ti­co ha pasa­do ham­bre. Por eso aho­ra tie­ne que lle­gar gen­te nue­va y que entien­da la reali­dad, por­que ya que­dó cla­ro que los mis­mos de siem­pre no pue­den seguir en el poder. 

Pese a que algu­nos polí­ti­cos ya se quie­ren pos­tu­lar a cons­ti­tu­yen­te, la gen­te ya se dio cuen­ta que los mis­mos de siem­pre no van a dar solu­cio­nes, qui­zás uno tam­po­co va a solu­cio­nar la vida, pero va a luchar por bus­car más equidad.

Oja­lá que para este pro­ce­so par­ti­ci­pe gen­te de afue­ra, que no ten­gan cone­xio­nes con per­so­ne­ros polí­ti­cos. Hay gen­te que sabe mucho más que los polí­ti­cos. Tie­ne que ser gen­te de aba­jo, de jun­tas de veci­nos, gen­te que haya pasa­do por expe­rien­cias que crean que eso se pue­de lle­gar a cam­biar, por eso los mis­mos ape­lli­dos ya no se pue­den repe­tir, tene­mos que cam­biar el esquema.

-Tras el triun­fo del Aprue­bo, seña­ló a Inter­fe­ren­cia que «la pro­tes­ta va a seguir” (El Aprue­bo arra­sa con un 78% y una preo­cu­pa­da éli­te sale rápi­da­men­te a inten­tar mar­car la pau­ta) Con su pró­xi­ma can­di­da­tu­ra, ¿sos­tie­ne lo mismo?

Por supues­to. Que­da mucha agua que tie­ne que pasar por el puen­te toda­vía, las calles no se tie­nen que sol­tar por nin­gún moti­vo, por­que el ham­bre toda­vía está, la discrmi­na­cion y la des­igual­dad toda­vía están. Lamen­ta­ble­men­te hay mucha gen­te sin tra­ba­jo y el gobierno no quie­re res­pon­der, por eso la úni­ca for­ma de hacer pre­sión es estan­do en las calles. 

Los de arri­ba y Piñe­ra se están que­dan­do solos, renun­ció el minis­tro de Inte­rior, se die­ron cuen­ta que el pue­blo alzó la voz y por eso están asus­ta­dos. La ver­dad lo úni­co cuer­do que le he escu­cha­do a la dere­cha fue cuan­do la pri­me­ra dama dijo “lamen­ta­ble­men­te ten­dre­mos que com­par­tir nues­tros pri­vi­le­gios”, eso es algo que debe­rían haber hecho hace tiem­po, por eso la gen­te se cansó.

Lo bueno tam­bién es que aho­ra la gen­te no se deja influen­ciar por la tele­vi­sión y se dan cuen­ta que los ver­da­de­ros valien­tes están en las calles, que no somos delin­cuen­tes los que pro­tes­ta­mos. Gra­cias a la gen­te que mani­fes­tó se logró por ejem­plo el 10% que no es ni siquie­ra un bene­fi­cio, pero por fin pudi­mos tocar nues­tra pla­ta. Gra­cias a las pre­sio­nes de la calle, de los estu­dian­tes, de la pre­sión de la movi­li­za­ción, por lo mis­mo, menos aho­ra que sol­tar las calles, sino nos van a meter el dedo en la boca y pasa­rá lo mis­mo de siempre.

-Usted dice “valien­tes”, pero dis­tin­tos sec­to­res la polí­ti­ca tra­di­cio­nal insis­te con seña­lar que “no es la for­ma”, ¿qué pien­sa de ello?

Que vean con sus pro­pios ojos cómo empie­za la vio­len­cia, que la tele­vi­sión comien­ce a gra­bar antes o que los mis­mos minis­tros bajen a la pla­za por­que es fácil juz­gar detrás de una pan­ta­lla. La vio­len­cia no la comien­zan los mani­fes­tan­tes y el gobierno sigue res­pal­dan­do a carabineros.

Están asus­ta­dos por­que se les aca­bó la galli­na de los hue­vos de oro, y van a tener que com­par­tir sus pri­vi­le­gios, por­que noso­tros les paga­mos el suel­do a ellos. Espe­ro que la gen­te se infor­me antes de votar, que no se deje lle­var por las per­so­nas que hablan bonito. 

FUENTE: Inter­fe­ren­cia

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *