Argen­ti­na. Entre­vis­ta a Ricar­do Pei­dro (CTA‑A): “Ese 17 de octu­bre está meti­do en el ADN de nues­tro pueblo”

Por Mar­ce­lo Lan­gie­ri y David Pike /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano /​Grandes Alamedas/​19 de octu­bre de 2020.

“Nues­tra vic­to­ria es que entra­mos al cam­po de con­cen­tra­ción sien­do mili­tan­tes y sali­mos sien­do militantes”

.

El diri­gen­te de la Aso­cia­ción de Agen­tes de Pro­pa­gan­da Médi­ca (AAPM) sur­ge des­de la acti­vi­dad pri­va­da y tie­ne en su currícu­lo una amplia y res­pe­ta­da tra­yec­to­ria den­tro del cam­po de la lucha popu­lar, tan­to en la CTA Autó­no­ma, en su pro­pio gre­mio como en la lucha por los Dere­chos Huma­nos. Due­ño de un per­fil bajo pero ague­rri­do, Ricar­do Pei­dro Secre­ta­rio Gene­ral de la CTA Autó­no­ma, mili­tan­te des­de sus albo­res fun­da­da en 1991 de la que siem­pre fue par­te, como Secre­ta­rio de Dere­chos Huma­nos y Secre­ta­rio Adjun­to, anteriormente.

Mili­tan­te del JUP – Mon­to­ne­ros (Juven­tud Uni­ver­si­ta­ria Pero­nis­ta – Facul­tad de Medi­ci­na de la UBA.) fue secues­tra­do el 10 de mayo de 1977 jun­to a su com­pa­ñe­ra, Gabrie­la. Pos­te­rior­men­te estu­vo exi­lia­do en el año 1978. 

Entró en 1980 en un labo­ra­to­rio como Visi­ta­dor Médi­co y ahí comen­zó a mili­tar en la prác­ti­ca gre­mial, ocu­pan­do car­gos en la sec­cio­nal de Lomas de Zamo­ra de la AAPM, des­pués ocu­pó la secre­ta­ría de Pren­sa y DDHH en la con­duc­ción Nacio­nal del gremio.

Tes­ti­fi­có des­de antes de la CONADEP, en más de una doce­na de jui­cios, entre ellos ABO 1, 2 y 3 que juz­gó por deli­tos de lesa huma­ni­dad a 15 exmi­li­ta­res come­ti­dos en los tres cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción, tor­tu­ra y exter­mi­nio (CCD) depen­dien­tes del I Cuer­po del Ejér­ci­to. “Club Atlé­ti­co”, “El Ban­co” y “Olim­po”, que fun­cio­na­ron duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra. Por su tes­ti­mo­nio, el de su com­pa­ñe­ra y otros ex dete­ni­dos des­apa­re­ci­dos se dic­ta­ron seis cade­nas perpetuas.

En su deten­ción ile­gal, jun­to a las veja­cio­nes y tor­tu­ras, tuvo con­tac­to con com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que estu­vie­ron dete­ni­dos por esos días en El Atlé­ti­co, tal es el caso del uru­gua­yo Gus­ta­vo Insau­rral­de, quien fue dete­ni­do en Para­guay y com­par­tió cel­da con él en Bue­nos Aires. Su tes­ti­mo­nio fue cla­ve en el Jui­cio por el Plan Cón­dor en Argen­ti­na, ya que él fue el úni­co tes­ti­go que dio cuen­ta de la situa­ción de Insaurralde..

Gran­des Ala­me­das: ¿Cuál es el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co del 17 de octu­bre para el movi­mien­to obrero?

Ricar­do Pei­dró: Si hay un hecho en la his­to­ria de los que se dice que son bisa­gra, que son un antes y un des­pués, si hay un acon­te­ci­mien­to que es fun­da­men­tal en la his­to­ria de nues­tro país, por supues­to, para la cla­se tra­ba­ja­do­ra, es el 17 de octu­bre. Es indis­cu­ti­ble esa irrup­ción del pue­blo, de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en la his­to­ria, en la vida, en la socie­dad, en las rela­cio­nes labo­ra­les. Fun­da­men­tal­men­te por­que plan­tea un nue­vo tipo de socie­dad don­de se rom­pe con las rela­cio­nes de some­ti­mien­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. No por­que no exis­tie­ra el sin­di­ca­lis­mo, no por­que no exis­tie­ran las luchas popu­la­res ante­rio­res. Esta­mos orgu­llo­sos de las que lle­va­ron ade­lan­te el pue­blo y la cla­se tra­ba­ja­do­ra en los años ante­rio­res al pero­nis­mo, es indis­cu­ti­ble sino sería des­co­no­cer la his­to­ria. Pero la masi­vi­dad y el pro­ta­go­nis­mo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en ese 17 de octu­bre mar­có la his­to­ria has­ta nues­tros días. 

No se pue­de leer la his­to­ria sin ver la impor­tan­cia del 17 de octu­bre. No se pue­de ni siquie­ra hoy, des­pués de tan­tos años, expli­car el pero­nis­mo, con sus trai­cio­nes a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, fun­da­men­tal­men­te en la déca­da del “90, sin enten­der lo que sig­ni­fi­có el 17 de octu­bre. Cul­tu­ral­men­te este pue­blo no ha sido some­ti­do, a pesar de la bar­ba­rie, a pesar de todo lo que ha ocu­rri­do. Cuan­do uno dice que es cul­tu­ral­men­te pero­nis­ta es por­que a tra­vés de gene­ra­cio­nes se fue trans­mi­tien­do esta iden­ti­dad. A pesar de todo lo vivi­do las cla­ses domi­nan­tes nun­ca pudie­ron vol­ver a ser lo que eran ante­rior­men­te al 17 de octu­bre. No por­que no hayan teni­do las cla­ses domi­nan­tes épo­cas de pri­vi­le­gio, no por­que, hoy mis­mo, haya una gran des­igual­dad, sino por­que en toda lati­noa­mé­ri­ca no se encuen­tra una expe­rien­cia seme­jan­te. Para la for­ma­ción de la con­cien­cia de los tra­ba­ja­do­res argen­ti­nos el 17 de octu­bre es fundamental. 

.

G.A.: Es cono­ci­do que la CGT decla­ró un paro para el 18 de octu­bre pero los acon­te­ci­mien­tos se pre­ci­pi­ta­ron. ¿Cómo inter­pre­tas este hecho?

R.P.: Tal cual lo decís vos, el paro se decla­ra para el 18 de octu­bre. Real­men­te los acon­te­ci­mien­tos son así. El pue­blo y la cla­se tra­ba­ja­do­ra esta­ble­cie­ron las con­di­cio­nes reales. Las for­ma­li­da­des que­da­ron subor­di­na­das a la con­cien­cia, al cli­ma y a lo que había deci­di­do en los hechos la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La CGT en ese momen­to res­pon­dió a los tiem­pos de los diri­gen­tes, y eso que algu­nos esta­ban com­pro­me­ti­dos con el pro­ce­so en mar­cha, pero sus tiem­pos no eran los tiem­pos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que veía que era impres­cin­di­ble pro­vo­car un hecho en lo inme­dia­to. Cuan­do ana­li­za­mos los acon­te­ci­mien­tos de la his­to­ria vemos que pri­me­ro se crean las con­di­cio­nes para su realización. 

Este es un hecho que no se ana­li­za, se cree que fue un paro de la CGT, un paro for­mal, y la ver­dad es que no fue así. El paro for­mal vino al otro día. La cla­se tra­ba­ja­do­ra fue la que creó las con­di­cio­nes para la rea­li­za­ción del 17 de octubre. 

.

G.A.: Aquel 17 de octu­bre tuvo como pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal a la cla­se obre­ra fabril. Hoy la com­po­si­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra se ha modi­fi­ca­do ¿Cómo pen­sás hoy el suje­to pro­ta­gó­ni­co tenien­do en cuen­ta estos cambios?

R.P.: Yo soy secre­ta­rio gene­ral de la CTA Autó­no­ma, cuan­do fun­da­mos la CTA en la déca­da del ‘90 no era fácil irse de la CGT por lo que sig­ni­fi­ca esa sigla para la orga­ni­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. El mode­lo sin­di­cal que se desa­rro­lló a par­tir del ‘45, con tra­ba­ja­do­res en pleno pro­ce­so de cons­truc­ción de dere­chos, esa cla­se de tra­ba­ja­do­res for­ma­les en la déca­da del ‘90 no exis­tían más y aquel mode­lo sin­di­cal no res­pon­día a las nece­si­da­des por­que la cla­se tra­ba­ja­do­ra esta­ba ato­mi­za­da por el pro­pio sis­te­ma. El pro­ble­ma de la ato­mi­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no pasa­ba por las dife­ren­tes siglas; el pro­ble­ma era que el poder los esta­ba ato­mi­zan­do en tra­ba­ja­do­res for­ma­les, tra­ba­ja­do­res infor­ma­les, tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos. En ese momen­to noso­tros diji­mos que el sin­di­ca­to se tenía que tras­la­dar tam­bién al barrio. Había que orga­ni­zar a los tra­ba­ja­do­res en el terri­to­rio por­que no había tra­ba­jo for­mal. No podía ser que el mode­lo sin­di­cal tra­di­cio­nal te dije­ra: “per­dis­te el tra­ba­jo, lo lamen­ta­mos, no te pode­mos repre­sen­tar, cuan­do con­si­gas labu­ro te vol­ve­mos a repre­sen­tar”. Eso era impo­si­ble, no solo por una cues­tión éti­ca, si no orga­ni­zas a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en todas sus dimen­sio­nes el poder te debi­li­ta. Hoy hay un debi­li­ta­mien­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Enton­ces, fren­te a esta reali­dad, noso­tros no pode­mos encua­drar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra exclu­si­va­men­te como tra­ba­ja­do­res for­ma­les que están apor­tan­do a un sin­di­ca­to. La con­di­ción de tra­ba­ja­dor no te la da un patrón, el tra­ba­ja­dor es aquél que tra­ba­ja o tie­ne la poten­cia­li­dad de hacer­lo. Esa situa­ción es la que le da su con­di­ción de tra­ba­ja­dor o tra­ba­ja­do­ra. Si no que­dás supe­di­ta­do a que orga­ni­cen a los tra­ba­ja­do­res los patro­nes y que te digan cómo tenés que hacer­lo. Esta carac­te­ri­za­ción expli­ca el sur­gi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía popu­lar y de las orga­ni­za­cio­nes socia­les; por eso noso­tros en la CTA tene­mos tam­bién la afi­lia­ción direc­ta. Así, a la CTA Autó­no­ma te podés afi­liar a tra­vés de tu sin­di­ca­to, a tra­vés de tu orga­ni­za­ción social o tam­bién median­te la afi­lia­ción direc­ta a la Cen­tral. La cla­ve es la uni­dad en la acción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que pasa por rom­per la ato­mi­za­ción que nos plan­tean los gru­pos de poder. Si noso­tros vemos en esca­la his­tó­ri­ca la reali­dad, la cla­se tra­ba­ja­do­ra a par­tir de 1945 ensa­yó dis­tin­tas estra­te­gias y este nue­vo emba­te que veni­mos sufrien­do nos tie­ne que dar ele­men­tos para ela­bo­rar nue­vas estra­te­gias para orga­ni­zar­la. Esta estra­te­gia tie­ne que tomar ele­men­tos de de lo que fue y de lo que es actualmente. 

.

G.A.: ¿Hay algún lega­do vigen­te del 17 de octu­bre en el movi­mien­to de trabajadores?

R.P.: Los que nos defi­ni­mos como pero­nis­tas, el pero­nis­mo no se pue­de redu­cir el pejo­ta por supues­to, pode­mos tener dis­tin­tas posi­cio­nes, pero lo que uno rei­vin­di­ca como car­ga cul­tu­ral del pero­nis­mo es el lega­do his­tó­ri­co que la cla­se tra­ba­ja­do­ra es la pro­ta­go­nis­ta de la uni­dad. Y no me refie­ro a la uni­dad de siglas o de diri­gen­tes. Una uni­dad con pro­ta­go­nis­mo de los tra­ba­ja­do­res para rever­tir situa­cio­nes que pare­cen impo­si­bles de rever­tir. El lega­do his­tó­ri­co del 17 de octu­bre, de aquel pero­nis­mo, es que hay dere­chos que son irre­nun­cia­bles. Los dere­chos huma­nos en todas sus dimen­sio­nes: dere­cho a la salud, a la edu­ca­ción, el dere­cho a las vaca­cio­nes, el dere­cho a vivir dig­na­men­te, ese es el lega­do de aquel 17 de octubre. 

A lo lar­go de la his­to­ria al pero­nis­mo no lo pudie­ron derro­tar a tra­vés de los fusi­la­mien­tos, de la repre­sión o de la pros­crip­ción. La estra­te­gia para con­tro­lar­lo indu­da­ble­men­te fue la coop­ta­ción, como suce­dió en la déca­da del ‘90. En esa épo­ca se cae el muro y acá se nos cayó el pero­nis­mo. Se decía que esta­ba todo per­di­do, a la deser­ción del pero­nis­mo en la Argen­ti­na, se suma­ba la caí­da del muro en Euro­pa, la ver­dad que se plan­tea­ba un futu­ro terri­ble. Enci­ma con el dis­cur­so del fin de la his­to­ria y el fin de las ideo­lo­gías los cam­bios se mos­tra­ban como irre­ver­si­bles. Por supues­to que des­pués esta situa­ción se revir­tió en toda la región, pero una de las razo­nes por las cua­les Argen­ti­na pudo recu­pe­rar­se fue el lega­do del 17 de octu­bre y del pero­nis­mo. Des­de aden­tro del pero­nis­mo vivi­mos la coop­ta­ción con situa­cio­nes muy duras. Antes del gol­pe, en el ‘75, se esta­ba pro­du­cien­do en nues­tro país un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la con­cien­cia y orga­ni­za­ción en rela­ción a los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios del movi­mien­to obre­ro. En el año 1975 las comi­sio­nes inter­nas, la repre­sen­ta­ción direc­ta de los tra­ba­ja­do­res en el inte­rior de las fábri­cas, en el inte­rior de los luga­res de tra­ba­jo, don­de los tra­ba­ja­do­res vota­ban direc­ta­men­te, eran comi­sio­nes inter­nas rela­cio­na­das a los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios del pero­nis­mo. La mayo­ría de las comi­sio­nes inter­nas esta­ban rela­cio­na­das a los sec­to­res de la ten­den­cia, a Mon­to­ne­ros, al Pero­nis­mo de Base y a sec­to­res de la izquier­da par­ti­da­ria. Estas comi­sio­nes inter­nas no eran la repre­sen­ta­ción de los sin­di­ca­tos del sec­tor, se esta­ba pro­du­cien­do un movi­mien­to muy impor­tan­te que fue leí­do rápi­da­men­te por el poder. Inclu­si­ve, hay docu­men­ta­ción des­cla­si­fi­ca­da que demues­tra la par­ti­ci­pa­ción de la emba­ja­da de los Esta­dos Uni­dos. Fue­ron publi­ca­dos men­sa­jes que envia­ba el emba­ja­dor ame­ri­cano a Kis­sin­ger don­de le decía que la mayo­ría de las comi­sio­nes inter­nas de las fábri­cas no res­pon­dían a las con­duc­cio­nes de los sin­di­ca­tos y que los patro­nes tenían que nego­ciar con las comi­sio­nes internas. 

Se esta­ba pro­du­cien­do en los años ‘74-‘75 den­tro del pero­nis­mo un movi­mien­to que esta­ba pro­fun­di­zan­do la revo­lu­ción incon­clu­sa del pero­nis­mo. Una de las razo­nes fun­da­men­ta­les del gol­pe del ‘76 fue la orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras al inte­rior del movi­mien­to obre­ro. En ese pro­ce­so el pero­nis­mo tuvo un rol fun­da­men­tal, la mayo­ría de esas comi­sio­nes inter­nas se decla­ra­ban pero­nis­tas, de un sec­tor del pero­nis­mo, que en ese momen­to era mayo­ri­ta­rio den­tro de la cla­se trabajadora.

.

.

CTA Autó­no­ma

En 1991 un cen­te­nar de tra­ba­ja­do­res y diri­gen­tes gre­mia­les en lucha con­tra el mene­ma­to se reu­nie­ron para cons­truir una herra­mien­ta de lucha al con­si­de­rar que el mode­lo sin­di­cal tra­di­cio­nal esta­ba ago­ta­do y no podía dar res­pues­ta a la nue­va con­fi­gu­ra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra pro­duc­to de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les neoliberales.Así sur­gió el “Encuen­tro de Bur­za­co”, en diciem­bre de ese año.​En ese momen­to se plan­tea­ron tres ejes fun­da­men­ta­les: recu­pe­rar la iden­ti­dad de cla­se tra­ba­ja­do­ra, defen­der la auto­no­mía de la orga­ni­za­ción fren­te a los par­ti­dos, los gobier­nos y los patro­nes, gene­rar una polí­ti­ca hacia los com­pa­ñe­ros que habían que­da­do des­ocu­pa­dos y tran­si­tar un camino hacia la liber­tad y demo­cra­cia sindical.

De ahí se con­for­mó en 1992 el Con­gre­so de Tra­ba­ja­do­res Argen­ti­nos; que en 1996 pasó a ser la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de la Argen­ti­na (CTA) con el obje­ti­vo de luchar por una socie­dad sin exclui­dos agru­pan­do a Sin­di­ca­tos, Orga­ni­za­cio­nes Socia­les, Orga­ni­za­cio­nes de Jubi­la­dos y Afi­lia­dos Direc­tos (cual­quier per­so­na mayor de 14 años que vive, vivió o quie­re vivir de su trabajo).La Cen­tral pasó por diver­sas coyun­tu­ras polí­ti­cas y divi­sio­nes inter­nas que lle­vó a que en el 2014 se cons­ti­tu­ye­ra la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res Argen­ti­na Autó­no­ma de la que hoy Ricar­do Pei­dró es el Secre­ta­rio General.

.

G.A.: ¿Cómo ana­li­zas la actual coyun­tu­ra y cómo está para­do el movi­mien­to obre­ro fren­te a ella?

R.P.: Más allá de lo difí­cil de la situa­ción actual, hay una inten­ción muy cla­ra. Así como en la déca­da de los ‘90 se plan­tea­ba el fin del tra­ba­jo, el fin de las ideo­lo­gías, hoy hay un dis­cur­so pare­ci­do. Si nos corre­mos de la pan­de­mia un minu­to vere­mos que antes de la pan­de­mia ya esta­ban plan­tean­do que con las nue­vas tec­no­lo­gía iba a haber una nue­va rela­ción labo­ral, que no podían con­ti­nuar los mis­mos dere­chos labo­ra­les que había en el pasa­do. Esta­ban plan­tean­do un futu­ro del tra­ba­jo sin dere­chos, meri­to­crá­ti­co, con un con­tra­to indi­vi­dual dis­fra­za­do de liber­tad. No sola­men­te se ve acá esta posi­ción, se la ve a nivel inter­na­cio­nal. En la OIT, en las últi­mas asam­bleas que se rea­li­za­ron, los patro­nes cues­tio­na­ron el dere­cho de huel­ga. Una de las razo­nes por las cua­les no se lle­gó a acuer­dos es por­que los patro­nes cues­tio­na­ron el dere­cho de huel­ga y los dere­chos colec­ti­vos de los trabajadores. 

La pan­de­mia ha deja­do al des­cu­bier­to las injus­ti­cias pro­vo­ca­das por el neo­li­be­ra­lis­mo, cen­tral­men­te por el des­man­te­la­mien­to del sec­tor de la salud y el aumen­to de la pobre­za. Así, todos los pro­ble­mas se hicie­ron más visi­bles. Des­de algu­nos sec­to­res, no noso­tros, dije­ron que a par­tir de que­dar en evi­den­cia la impor­tan­cia del Esta­do, los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras segu­ra­men­te van a tener un cam­bio y la ver­dad es que ni la pan­de­mia ni el virus pue­den hacer lo que no pode­mos hacer noso­tros. Los sec­to­res de poder con­si­de­ran exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que pen­sa­mos noso­tros, esto lo vemos cla­ra­men­te cuan­do dis­cu­ti­mos las pari­ta­rias. Ellos cues­tio­nan la exis­ten­cia de rela­cio­nes rígi­das y que tie­nen que haber rela­cio­nes labo­ra­les fle­xi­bles, una rela­ción indi­vi­dual entre el patrón y el tra­ba­ja­dor, que haya “liber­tad” en el tra­ba­jo, y que hay que hacer una nue­va ley de con­tra­to de tra­ba­jo y que el tele­tra­ba­jo va a modi­fi­car las rela­cio­nes labo­ra­les. Noso­tros plan­tea­mos exac­ta­men­te lo con­tra­rio hacia el futu­ro, plan­tea­mos des­de la pers­pec­ti­va de la cla­se tra­ba­ja­do­ra un futu­ro del tra­ba­jo con más dere­chos, don­de el Esta­do ten­ga un rol pro­ta­gó­ni­co en las rela­cio­nes de la socie­dad y que la tec­no­lo­gía esté al ser­vi­cio de los tra­ba­ja­do­res y no en con­tra de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Hay que dis­cu­tir quién la va a mane­jar, quién va a ser el due­ño de esas tec­no­lo­gías hacia el futuro. 

La situa­ción se ha agra­va­do con el aumen­to de la pobre­za, la des­igual­dad y todo esto que esta­mos dis­cu­tien­do con los sec­to­res de poder. La reali­dad es que hay que dar mil vuel­tas para cobrar­le un impues­to a la rique­za por úni­ca vez. La rela­ción de fuer­zas con ellos es des­fa­vo­ra­ble, es una balan­za que está des­equi­li­bra­da. Por otro lado somos opti­mis­tas por­que hay una voca­ción del movi­mien­to de tra­ba­ja­do­res de res­pon­der con uni­dad a todas estas cues­tio­nes. Uni­dad enten­di­da, como lo deci­mos siem­pre, como uni­dad en la acción y toman­do con­cien­cia del poder que esta­mos enfrentando.

.

GA: En los últi­mos meses la agen­da polí­ti­ca la está mar­can­do la dere­cha. La CTA Autó­no­ma está plan­tean­do una cam­pa­ña de dis­tri­bu­ción de la rique­za y for­ma par­te del arma­do del Mani­fies­to Nacio­nal por la Sobe­ra­nía, el Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción ¿Hay en estas accio­nes una inten­ción de reto­mar la ini­cia­ti­va como par­te del movi­mien­to de tra­ba­ja­do­res y trabajadoras?

R.P.: Sí exac­ta­men­te. El Mani­fies­to sur­gió el 1ro de Mayo, allí con­ver­gen dis­tin­tas corrien­tes del movi­mien­to obre­ro, entre ellos la CTA Autó­no­ma. Hay com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que cons­tru­yen den­tro de la CGT, como la Corrien­te Fede­ral; están los com­pa­ñe­ros de los movi­mien­tos socia­les, como la UTEP; e inclu­si­ve sec­to­res de las peque­ñas y media­nas empre­sas, en con­tra­po­si­ción a las impo­si­cio­nes de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos. En ese sen­ti­do, pudi­mos poner­nos de acuer­do en gran­des líneas en las cua­les debe­mos avan­zar inde­pen­dien­te­men­te de las ban­de­ras o las siglas que nos agrupen. 

En ese Mani­fies­to plan­tea­mos el camino al sala­rio uni­ver­sal, una dis­tri­bu­ción ver­da­de­ra de la rique­za, sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca, ali­men­ta­ria, el tema de la salud, de la edu­ca­ción, etc. Son cues­tio­nes que apun­tan a encon­trar un camino en común para ter­mi­nar con esta des­igual­dad ago­bian­te que hay en este país. El tema de la tie­rra, la dere­cha se escan­da­li­za por las tomas, está hacien­do cam­pa­ña en ese tema. Des­de el Mani­fies­to, apo­ya­mos pro­yec­tos como la vuel­ta al cam­po que es ver­da­de­ra­men­te para esta épo­ca revo­lu­cio­na­rio y es fun­da­men­tal­men­te por­que no se pue­de vivir en los gran­des con­glo­me­ra­dos de las gran­des ciu­da­des, es cla­ve y nece­sa­rio hacer una refor­ma en la pro­duc­ción agraria. 

Son temas que noso­tros plan­tea­mos en el Mani­fies­to del Tra­ba­jo, Pro­duc­ción y Sobe­ra­nía y es una de las luces que se ven para avan­zar en estas pro­pues­tas. Inclu­si­ve están incor­po­ra­dos muchos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que tie­nen repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal en el gobierno y tam­bién otros que no. Así que en ese sen­ti­do, nos pare­ce que es un polo de atrac­ción muy impor­tan­te para la cla­se tra­ba­ja­do­ra y mues­tra tam­bién, que se pue­de tener uni­dad en la pro­pues­ta man­te­nien­do la identidad.

Tam­bién está la Mesa de Diá­lo­go por el Tra­ba­jo y la Vida Dig­na, ahí fue enca­ra­do en el pri­mer momen­to por la Pas­to­ral Social, con­vi­vi­mos sec­to­res de la CGT, de la CTA de los Tra­ba­ja­do­res, noso­tros de la CTA Autó­no­ma, inclu­so hay sec­to­res de la peque­ña y media­na empre­sa, para tra­tar de ins­ta­lar cues­tio­nes en común para poder avan­zar en rever­tir la reali­dad de hoy.

.

G. A.: ¿Cómo carac­te­ri­zan al gobierno nacional? 

R. P: Noso­tros nos sen­ti­mos como CTA Autó­no­ma pro­ta­go­nis­tas de la derro­ta del gobierno de Macri. Un gobierno que creía que era inevi­ta­ble su reelec­ción y la resis­ten­cia de este pue­blo lo fre­nó. Noso­tros al mes le hici­mos un paro y movi­li­za­ción cuan­do anun­ció las medi­das de gobierno. No hubo un día que nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras no estu­vie­ran en la calle resis­tien­do. Ya sea como pro­ta­go­nis­tas o en uni­dad con otros sec­to­res, fue­ron esas gran­des movi­li­za­cio­nes, esa resis­ten­cia, que pro­vo­ca­ron la derro­ta de Macri. 

Muchos de nues­tros com­pa­ñe­ros, hay gran­des líneas de nues­tra Cen­tral, for­man par­te de la expe­rien­cia del Fren­te de Todos. Es un gobierno con con­tra­dic­cio­nes inter­nas, pero que indu­da­ble­men­te hay que for­ta­le­cer con auto­no­mía los luga­res en los que con­si­de­ra­mos que tene­mos que avan­zar ¿Qué nos pue­de pasar nega­ti­vo? Esa foto de la AEA con un diri­gen­te sin­di­cal de la CGT, si repe­tis las fór­mu­las his­tó­ri­cas el resul­ta­do va a ser el mis­mo. Enton­ces en eso noso­tros fui­mos crí­ti­cos, hay que con­vo­car a todos los sec­to­res, ya sean los sec­to­res gre­mia­les, los movi­mien­tos socia­les, la peque­ña y media­na empre­sa; en algu­nos minis­te­rios se está con­vo­can­do de esta manera.

Den­tro de todas las con­tra­dic­cio­nes que se están lle­van­do ade­lan­te, noso­tros cree­mos que no es res­pal­dan­do­se en los sec­to­res de poder exis­ten­tes, res­pon­sa­bles de la des­igual­dad y de la pobre­za, que se va a salir ade­lan­te. Lo que plan­tea­mos es que la con­vo­ca­to­ria sea cada vez más amplia, por­que los pode­ro­sos votan todos los días, no espe­ran cada dos años para votar, con­di­cio­nan todos los días. Si te ence­rras en tu gobierno y te trans­for­mas en algo sec­ta­rio, aun­que creas que estás hacien­do las cosas bien, el poder real te derri­ba; si no amplias el volu­men polí­ti­ca, la base de sus­ten­ta­ción y las con­di­cio­nes que te pue­dan sos­te­ner. Por supues­to noso­tros nos plan­tea­mos una agen­da pro­pia, con auto­no­mía, que no sig­ni­fi­ca neu­tra­li­dad. Fue un avan­ce derro­tar a Macri, hay que pro­fun­di­zar en algu­nos aspec­tos y ampliar la base de sus­ten­ta­ción para que estos tipos no vuelvan.

.

G. A.: El movi­mien­to obre­ro supo defen­der sus dere­chos, man­te­ner las gran­des con­quis­tas de aquel pri­mer pero­nis­mo, sin embar­go el neo­li­be­ra­lis­mo con la fle­xi­bi­li­za­ción y pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo, ha logra­do correr a gran­des fran­jas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de esos dere­chos. A 75 años del 17 de octu­bre ¿Creés que se hace nece­sa­rio vivir un acon­te­ci­mien­to simi­lar para vol­ver a recon­quis­tar esos dere­chos para toda la cla­se trabajadora?

R.P.: Tene­mos una cla­se tra­ba­ja­do­ra dis­tin­ta a la que tenía­mos hace 75 años y tene­mos que ver de qué mane­ra la orga­ni­za­mos para tener poder fren­te a los sec­to­res domi­nan­tes o hege­mó­ni­cos. Por otro lado, es muy difí­cil que noso­tros poda­mos rever­tir la situa­ción en este país si no lo pen­sa­mos en cla­ve regio­nal o glo­bal. Antes vos tenías toda la cade­na de valor en Argen­ti­na, las empre­sas aho­ra esa cade­na de valor la tie­nen a lo lar­go de dis­tin­tos paí­ses. Cómo orga­ni­zar la cla­se tra­ba­ja­do­ra en toda esa cade­na de valor, por­que por ahí le haces un paro acá y no le movés un pelo si no tenes una deter­mi­na­da coor­di­na­ción con la cla­se tra­ba­ja­do­ra regio­nal o glo­bal. Del mis­mo modo la des­lo­ca­li­za­ción, las empre­sas hoy en día no les con­vie­ne las rela­cio­nes labo­ra­les en este país y se van a otro lugar excep­to en deter­mi­na­dos rubros. 

Enton­ces, pri­me­ro hay que cons­truir el poder de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en toda su con­cep­ción y tam­bién las rela­cio­nan con la cla­se tra­ba­ja­do­ra regio­na­les que es lo que esta­mos hacien­do para dar res­pues­tas regio­na­les. Estos tipos con la glo­ba­li­za­ción dan res­pues­tas globales. 

Esa con­cep­ción de la patria gran­de hoy se con­va­li­da mucho más. Hoy esta­mos en una situa­ción difí­cil con lo que ocu­rre en Bra­sil con Bol­so­na­ro, en Boli­via con el gol­pe, en Chi­le con Piñei­ra, en Uru­guay… Es indis­pen­sa­ble la uni­dad regio­nal para enfren­tar esta situa­ción. Somos opti­mis­tas por­que se están dan­do movi­mien­tos en los dis­tin­tos paí­ses de uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que pue­den rever­tir esta situa­ción. La uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no es entre diri­gen­tes que se jun­tan y hacen una sola sigla, sino que la uni­dad te la da poner­se de acuer­do en la acción y en pro­pues­tas para salir ade­lan­te en cla­ve regional. 

.

G.A.: ¿Que­rés cerrar la entre­vis­ta con algún comentario?

R. P.: Mi gene­ra­ción el 17 de octu­bre, lo vivía­mos con lo que nos trans­mi­tían nues­tros vie­jos, lo mama­ba­mos en el barrio, yo soy de Lanus. A la gene­ra­ción del ‘70, la del “Luche y Vuel­ve”. ese 17 de octu­bre nos mar­có, no había­mos naci­do, pero es como si estu­vié­se­mos ahí, eso se va trans­mi­tien­do. Ese 17 de octu­bre está meti­do en el ADN de nues­tro pue­blo, por eso se les hace tan difí­cil derro­tar­nos. Hemos pasa­do por momen­tos difí­ci­les, hay derro­tas que pare­cen que son defi­ni­ti­vas; sin embar­go, resur­gi­mos en la resis­ten­cia, resur­gi­mos fren­te a ese poder.

Para mi la con­ti­nua­ción de ese 17 de octu­bre, se refle­ja en la resis­ten­cia pero­nis­ta, en la acción de esa gene­ra­ción del 70, en esas JP regio­na­les, en Mon­to­ne­ros, en eso que fue tan impor­tan­te para noso­tros, que mar­có una épo­ca y que más allá de los erro­res que hemos come­ti­do, creo que esta­mos en con­di­cio­nes de cum­plir los sue­ños que tuvie­ron nues­tros com­pa­ñe­ros. Pasa­mos por momen­tos muy difí­ci­les, los que pasa­mos por la dic­ta­du­ra, los que pasa­mos por cam­pos de con­cen­tra­ción entra­mos mili­tan­tes y sali­mos mili­tan­tes. Hubo un 17 de octu­bre con el pue­blo en la calle y eso no lo pue­den borrar de la his­to­ria, es lo que nos sigue guiando. 

Por Con­se­jo edi­to­rial, entre­vis­ta­ron Mar­ce­lo Lan­gie­ri y David Pike.

.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *