Esta­dos Uni­dos. «Como un cam­po de con­cen­tra­ción»: acu­san al ser­vi­cio migra­to­rio de este­ri­li­zar a muje­res en sus cen­tros de deten­ción

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de sep­tiem­bre de 2020.

Según la denun­cia pre­sen­ta­da, el Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas no solo igno­ra los pro­to­co­los con­tra el covid-19, sino que rea­li­za his­te­rec­to­mías inne­ce­sa­rias a las migran­tes dete­ni­das.

Varios gru­pos de defen­sa legal pre­sen­ta­ron este lunes una denun­cia en nom­bre de una enfer­me­ra que tra­ba­ja­ba en un cen­tro de deten­ción del Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas de EE.UU. (ICE, por sus siglas en inglés), en la que se acu­sa a los médi­cos de la agen­cia de rea­li­zar masi­vas his­te­rec­to­mías (extir­pa­ción del úte­ro) a muje­res dete­ni­das, muchas veces sin su cono­ci­mien­to. 

Dawn Woo­ten, extra­ba­ja­do­ra Cen­tro de Deten­ción del Con­da­do de Irwin (ICDC), en el esta­do de Geor­gia, afir­ma que el cen­tro no solo igno­ra­ba los pro­to­co­los con­tra el covid-19, sino rea­li­za­ba acti­va­men­te este tipo de pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos de una mane­ra injus­ti­fi­ca­da.

Según la denun­cia, pre­sen­ta­da ante la Ofi­ci­na del Ins­pec­tor Gene­ral del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal, el cen­tro rea­li­za his­te­rec­to­mías en muje­res que infor­man tener ciclos mens­trua­les abun­dan­tes u otros dolo­res más gra­ves. La denun­cian­te reco­no­ce que, si bien en algu­nos casos el pro­ce­di­mien­to era nece­sa­rio, «el úte­ro de todas no pue­de estar tan mal»

De acuer­do con Woo­ten, el ICDC recu­rría cons­tan­te­men­te a un giné­co­lo­go de fue­ra de las ins­ta­la­cio­nes que casi siem­pre opta­ba por extir­par todo o par­te del úte­ro en las pacien­tes dete­ni­das. «Todo el mun­do que ve tie­ne una his­te­rec­to­mía, casi todo el mun­do. Inclu­so le qui­tó el ova­rio equi­vo­ca­do a una joven. Se supo­nía que debían extir­par­le el ova­rio izquier­do por­que tenía un quis­te ahí, pero él le sacó el dere­cho. Ella esta­ba eno­ja­da. Tuvo que vol­ver para extir­par­se el izquier­do y ter­mi­nó con una his­te­rec­to­mía total».

Una inmi­gran­te dete­ni­da en el ICDC con­tó a la ONG Pro­ject South que entre octu­bre y diciem­bre de 2019 habló con otras cin­co dete­ni­das que se some­tie­ron a una his­te­rec­to­mía y que, al pre­gun­tar­les sobre el tema, todas «reac­cio­na­ron con­fun­di­das al expli­car por qué se les había hecho una». 

«Cuan­do cono­cí a todas esas muje­res que habían teni­do ciru­gías, pen­sé que esto era como un cam­po de con­cen­tra­ción expe­ri­men­tal. Era como si estu­vie­ran expe­ri­men­tan­do con nues­tros cuer­pos», expre­só. 

Por su par­te, ICE res­pon­dió a la denun­cia con una decla­ra­ción en la que ase­gu­ra que «las acu­sa­cio­nes anó­ni­mas, no com­pro­ba­das, hechas sin nin­gún dato espe­cí­fi­co que se pue­da veri­fi­car» deben tra­tar­se con escep­ti­cis­mo. 

Fuen­te: RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *