Esta­dos Uni­dos. DFC: Nue­va ins­ti­tu­ción finan­cie­ra inter­na­cio­nal para su repo­si­cio­na­mien­to en el mun­do

Por Anso­nith Albano, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 08 de sep­tiem­bre de 2020.

En el mar­co de las trans­for­ma­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que Esta­dos Uni­dos ade­lan­ta para recon­quis­tar la hege­mo­nía glo­bal, ha pues­to en mar­cha en enero de este 2020, la deno­mi­na­da Cor­po­ra­ción Finan­cie­ra de Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (DFC, en sus siglas en inglés), como la nue­va agen­cia que ope­ra­rá el finan­cia­mien­to nece­sa­rio para su repo­si­cio­na­mien­to en el mun­do.

La inten­ción de moder­ni­zar el esque­ma de finan­cia­mien­to al desa­rro­llo inter­na­cio­nal, está con­te­ni­da en la nue­va Estra­te­gia de Segu­ri­dad Nacio­nal (ESN), pro­mul­ga­da a fina­les del año 2017, y don­de refie­re que Esta­dos Uni­dos debe armar­se con nue­vas herra­mien­tas para enfren­tar la cre­cien­te influen­cia de Chi­na y otras poten­cias, sobre la esce­na inter­na­cio­nal.

La ESN reco­no­ce que Esta­dos Uni­dos vie­ne per­dien­do la bata­lla por esa pre­emi­nen­cia glo­bal, y orien­ta la con­for­ma­ción del nue­vo esque­ma de finan­cia­mien­to, enten­dien­do que esta acción será fun­da­men­tal para actua­li­zar su posi­ción geo­po­lí­ti­ca. El cues­tio­na­mien­to que hace el docu­men­to de la situa­ción de la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se, se vin­cu­la a su inca­pa­ci­dad para ofre­cer rela­cio­nes comer­cia­les jus­tas y atrac­ti­vas, en con­tra­po­si­ción a lo que Chi­na vie­ne logran­do, espe­cial­men­te en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. “Hoy, Esta­dos Uni­dos debe com­pe­tir por rela­cio­nes posi­ti­vas en todo el mun­do. Chi­na y Rusia diri­gen sus inver­sio­nes en el mun­do, para expan­dir su influen­cia, y obte­ner ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas fren­te a Esta­dos Uni­dos”, reite­ra la ESN.

Chi­na y su pro­mo­ción de un mun­do plu­ri­po­lar, es defi­ni­do en la ESN, como la mayor ame­na­za para los obje­ti­vos de Esta­dos Uni­dos. Y des­de este cri­te­rio, la ESN refie­re que este país debe uti­li­zar una nue­va meto­do­lo­gía para el finan­cia­mien­to inter­na­cio­nal, prio­ri­zan­do la pro­mo­ción del capi­tal pri­va­do sobre áreas que sean tri­bu­ten a los gran­des obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior impe­rial.

La nue­va doc­tri­na de segu­ri­dad nacio­nal esta­dou­ni­den­se, plan­tea que la nue­va DFC debe con­fron­tar abier­ta­men­te el pro­yec­to de la Fran­ja y la Ruta de Chi­na, y a la vez, favo­re­cer la expan­sión del capi­tal pri­va­do esta­dou­ni­den­se, para fomen­tar nue­vas alian­zas y for­ta­le­cer las ya exis­ten­tes: “Esta­dos Uni­dos pue­de desem­pe­ñar un papel cata­li­za­dor, en la pro­mo­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, lide­ra­do por el sec­tor pri­va­do”, acla­ra el docu­men­to.

La ini­cia­ti­va legal que crea la DFC, apro­ba­do en con­sen­so por repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas, fusio­na la anti­gua Cor­po­ra­ción de Inver­sio­nes Pri­va­das en el Extran­je­ro (OPIC), y la Auto­ri­dad de Cré­di­to para el Desa­rro­llo (DCA), per­te­ne­cien­te a la USAID, en una supra agen­cia de ayu­da al desa­rro­llo, la más gran­de e impor­tan­te crea­da en ese país.

Para mate­ria­li­zar esta ope­ra­ción geo­po­lí­ti­ca, la DFC admi­nis­tra­rá unos 60 mil millo­nes de USD, doblan­do la capa­ci­dad finan­cie­ra de su ante­ce­so­ra OPIC. La nue­va Cor­po­ra­ción asu­mi­rá tam­bién, la ges­tión de las car­te­ras cre­di­ti­cias de la OPIC y la DCA; es decir, ini­cia sus labo­res, admi­nis­tran­do poco menos de 30 mil millo­nes de USD, dis­tri­bui­dos en diver­si­dad de pro­yec­tos en todo el mun­do.

La legis­la­ción brin­dó a la DFC, de nove­do­sas herra­mien­tas finan­cie­ras, que le garan­ti­zan mayor fle­xi­bi­li­dad en su nue­vo rol, y prio­ri­zan­do su eje de acción, en la inver­sión de pro­yec­tos ener­gé­ti­cos y de infra­es­truc­tu­ras, con­te­ni­dos en las siguien­tes ini­cia­ti­vas regio­na­les dis­pues­ta por Esta­dos Uni­dos para su repo­si­cio­na­mien­to geo­po­lí­ti­co: Con­nect Afri­ca, 2X Women’s Initia­ti­ve, Feed the Futu­re, Amé­ri­ca Cre­ce, Indo-Paci­fic Stra­tegy, US-India Deve­lop­ment Foun­da­tion, y, Euro­pean Energy Secu­rity and Diver­si­fi­ca­tion.

Des­de esta pers­pec­ti­va, el Gobierno de Esta­dos Uni­dos hizo efec­ti­vo en diciem­bre del 2019, el lan­za­mien­to de la ini­cia­ti­va «Amé­ri­ca Cre­ce», como la res­pues­ta del Gobierno de Donald Trump al avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo de Chi­na y Rusia en el con­ti­nen­te.

En los últi­mos años, paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be han pro­fun­di­za­do sus rela­cio­nes eco­nó­mi­cas con Chi­na, esta­ble­cien­do cada vez más acuer­dos y flu­jos comer­cia­les con la nación asiá­ti­ca. Según un infor­me del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial del 2018, Chi­na des­pla­zó a Esta­dos Uni­dos como el prin­ci­pal socio comer­cial de Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Perú y Uru­guay, y ha inver­ti­do más de 110 mil millo­nes de USD en pro­yec­tos guber­na­men­ta­les en toda la región. El infor­me des­ta­ca la par­ti­cu­la­ri­dad de que los ban­cos chi­nos, se abs­tie­nen de impo­ner con­di­cio­nes polí­ti­cas a los Gobier­nos recep­to­res de prés­ta­mos.

En este esce­na­rio, que vis­lum­bra una tran­si­ción del orden polí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral en lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña, Esta­dos Uni­dos plan­tea la ini­cia­ti­va Amé­ri­ca Cre­ce, como una ins­tru­men­ta­li­za­ción actua­li­za­da de la vie­ja Doc­tri­na Mon­roe.

Entre otras cosas, Esta­dos Uni­dos bus­ca con la imple­men­ta­ción de la ini­cia­ti­va Amé­ri­ca Cre­ce, el cam­bio de la matriz ener­gé­ti­ca de la región cari­be­ña, para redi­ri­gir sus cre­cien­tes exce­den­tes de gas natu­ral licua­do (GNL). La Agen­cia Inter­na­cio­nal de la Ener­gía (AIE), seña­ló en un infor­me fecha­do en noviem­bre del 2017, que Esta­dos Uni­dos se con­ver­ti­rá, en 2025, en el mayor expor­ta­dor del mun­do de GNL, pro­ve­nien­te de la extrac­ción del gas esquis­to en su terri­to­rio.

Un núcleo sus­tan­cial de los pro­yec­tos, con­te­ni­do en la ini­cia­ti­va Amé­ri­ca Cre­ce, refle­ja la inten­ción de Esta­dos Uni­dos, de colo­car sus exce­den­tes de gas en la región cari­be­ña.

El pasa­do 21 de julio del 2020, Esta­dos Uni­dos y Hon­du­ras fir­ma­ron tam­bién un memo­ran­do de enten­di­mien­to, en el que el país cen­tro­ame­ri­cano for­ma­li­za su incor­po­ra­ción a la ini­cia­ti­va Amé­ri­ca Cre­ce, con la pro­me­sa de inver­sión de mil millo­nes de USD, en pro­yec­tos pri­va­dos, duran­te los pró­xi­mos tres años, prio­ri­zan­do el asun­to ener­gé­ti­co: “Nues­tro enfo­que será en pro­yec­tos para for­ta­le­cer la infra­es­truc­tu­ra del país, avan­zar en la conec­ti­vi­dad digi­tal, for­ta­le­cer el sec­tor salud, expan­dir los ser­vi­cios finan­cie­ros, y ayu­dar a sen­tar las bases para un futu­ro más prós­pe­ro”, refi­rió el Direc­tor Eje­cu­ti­vo de la DFC, Adam Boeh­ler, duran­te la fir­ma de docu­men­to, que con­tó con la pre­sen­cia vir­tual del Pre­si­den­te hon­du­re­ño, Juan Orlan­do Her­nán­dez.

El docu­men­to, nego­cia­do entre Esta­dos Uni­dos y Hon­du­ras, toma pun­tos refe­ren­cia­les de los acuer­dos ya fir­ma­dos con Pana­má, Chi­le, Argen­ti­na, Jamai­ca, Colom­bia, Bra­sil, Perú, El Sal­va­dor, y esta­ble­ce el mar­co legal de refe­ren­cia, de las futu­ras actua­cio­nes finan­cie­ras de la DFC en Amé­ri­ca lati­na y el Cari­be.

A dife­ren­cia del tipo de finan­cia­mien­to que Chi­na brin­da a los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, don­de se prio­ri­zan los pro­yec­tos nacio­na­les, y se for­ta­le­cen las capa­ci­da­des de los Gobier­nos para gene­rar mayo­res nive­les de bien­es­tar a la pobla­ción, la acción de la DFC, refor­za­ría la depen­den­cia eco­nó­mi­ca, y la expan­sión del capi­tal pri­va­do esta­dou­ni­den­se, mer­can­ti­li­zan­do el fenó­meno de la asis­ten­cia al desa­rro­llo.

La con­fi­gu­ra­ción de la DFC como nue­va ins­tan­cia finan­cie­ra de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se, ha gene­ra­do entu­sias­mo en los gru­pos con­ser­va­do­res anti chi­nos. El pasa­do 14 de agos­to del 2020, los Sena­do­res Mar­co Rubio (repu­bli­cano), y Bob Menén­dez (demó­cra­ta), carac­te­ri­za­dos por sus posi­cio­nes extre­mis­tas con­tra gobier­nos sobe­ra­nos en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, pre­sen­ta­ron el pro­yec­to de Ley para la Pro­mo­ción de la Com­pe­ti­ti­vi­dad, la Trans­pa­ren­cia y la Segu­ri­dad en las Amé­ri­cas (ACTSA).

De acuer­do a la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da, la pro­pues­ta bipar­ti­dis­ta bus­ca­ría, por un lado, for­ta­le­cer la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos, y por el otro, cri­mi­na­li­zar la pre­sen­cia polí­ti­ca y comer­cial de Chi­na en la región. “El obje­ti­vo de Chi­na es uti­li­zar el poder eco­nó­mi­co para des­pla­zar a EE.UU. Me enor­gu­lle­ce unir­me al Sena­dor Menén­dez, en pre­sen­tar este pro­yec­to, que bus­ca for­ta­le­cer nues­tra capa­ci­dad eco­nó­mi­ca, para con­tra­rres­tar la cre­cien­te influen­cia malig­na de Bei­jing en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be”, seña­ló el sena­dor Rubio en sus redes socia­les. 

El pro­yec­to ACTSA invo­lu­cra a la nue­va DFC, y pro­pon­drá para la apro­ba­ción del Con­gre­so, que se dedi­que el 35% del pre­su­pues­to finan­cie­ro de dicha agen­cia para la región duran­te los pró­xi­mos diez años.

La agen­da de la DFC, des­de el ini­cio for­mal de sus ope­ra­cio­nes el 02 de enero de este año, ha esta­do afec­ta­da por el reaco­mo­do ins­ti­tu­cio­nal, la cap­ta­ción del capi­tal humano que hará efec­ti­vo el tra­ba­jo de este órgano, y, por supues­to, las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia del Covid-19.

Sin embar­go, su Direc­tor Eje­cu­ti­vo, Adam Boeh­ler, joven empre­sa­rio liga­do a la pres­ta­ción de ser­vi­cios sani­ta­rios, gra­dua­do en el año 2000 en Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, no ha per­di­do tiem­po, y ha enta­bla­do reunio­nes de tra­ba­jo con dife­ren­tes per­so­na­jes y fun­cio­na­rios de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, lle­van­do la pro­me­sa del Gobierno de Trump, de gene­rar gran­des inver­sio­nes para los pro­yec­tos que pue­dan ser pre­sen­ta­dos a esta ins­ti­tu­ción.

Antes de ter­mi­nar 2019, visi­tó al Pre­si­den­te colom­biano, Iván Duque, en Car­ta­ge­na, don­de rati­fi­có que des­de su agen­cia, impul­sa­rán ges­tio­nes que garan­ti­cen el finan­cia­mien­to de la mayor can­ti­dad de pro­yec­tos, espe­cial­men­te en ener­gía e infra­es­truc­tu­ra.

Tam­bién man­tu­vo reunio­nes con el mis­mo cri­te­rio dis­cur­si­vo, con los Pre­si­den­te Nayib Buke­le, de El Sal­va­dor, Juan Orlan­do Her­nán­dez, de Hon­du­ras, Ale­jan­dro Giam­mat­tei, de Gua­te­ma­la, y el Can­ci­ller mexi­cano Mar­ce­lo Ebrard, con quien fir­mó una car­ta de inten­ción para finan­ciar un gaso­duc­to, que será cons­trui­do por la empre­sa Ras­si­ni SAB de CV en los esta­dos del sur del país, por un mon­to de 632 millo­nes de USD.

Tal cual está plan­tea­da la nue­va agen­da de la DFC, basa­da en los linea­mien­tos expues­tos en la Estra­te­gia de Segu­ri­dad Nacio­nal esta­dou­ni­den­se, podría con­tri­buir a la pro­fun­di­za­ción de la ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca en la región, y esce­na­rios toda­vía más explo­si­vos, en la medi­da que se pro­fun­di­ce la des­igual­dad eco­nó­mi­ca, la inequi­dad en la dis­tri­bu­ción de los recur­sos, y la depen­den­cia polí­ti­ca.

*Anso­nith Albano: Pro­fe­sor. Facul­tad de Cien­cias Polí­ti­cas, Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Nica­ra­gua

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *