Eco­lo­gía Social. El ver­ti­do de petró­leo en Mau­ri­cio podría tener con­se­cuen­cias fata­les para los arre­ci­fes de coral, los man­gla­res y los pas­tos mari­nos

Por [email protected] [email protected] , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de sep­tiem­bre de 2020.

A veces las peo­res catás­tro­fes, suce­den en los peo­res luga­res posi­bles, como cuan­do el pasa­do 25 de julio el MV Wakashio enca­lló en unos arre­ci­fes de poca pro­fun­di­dad a la cos­ta sur­es­te de las Islas Mau­ri­cio. El bar­co comen­zó a derra­mar petró­leo fren­te a Ile aux Aigret­tes, una isla que cons­ti­tu­ye una reser­va natu­ral y que se encuen­tra a un par de qui­ló­me­tros del par­que marino (Blue Ray) y muy cer­ca de un hume­dal de gran impor­tan­cia, el Ram­sar Poin­te d’Esny.

El MV Wakashio trans­por­ta­ba 4.000 tone­la­das de petró­leo, no com­pa­ra­bles con las 400.000 tone­la­das que se ver­tie­ron cuan­do suce­dió el desas­tre del Deep­wa­ter Hori­zon en 2010. Sin embar­go, la pro­xi­mi­dad del bar­co a los eco­sis­te­mas pro­te­gi­dos podría tener unas con­se­cuen­cias fata­les.

La Repú­bli­ca de Mau­ri­cio es un vive­ro de bio­di­ver­si­dad y gran par­te de la vida sal­va­je úni­ca de la isla depen­de de intrin­ca­das cone­xio­nes entre arre­ci­fes, lagu­nas, pra­de­ras de pas­tos mari­nos y man­gla­res, por lo que la con­ta­mi­na­ción en uno de los hábi­tats pue­de pro­vo­car un efec­to domi­nó que resul­te devas­ta­dor.

Enton­ces, ¿cuá­les podrían ser las con­se­cuen­cias del recien­te ver­ti­do de petró­leo para el medio ambien­te en este encla­ve?

El paseo marí­ti­mo de Mahe­bourg, daña­do por el petró­leo, en la cos­ta sur­es­te de Mau­ri­cio. EPA-EFE/REUBEN PILLAY

¿Qué ocu­rre cuan­do se pro­du­ce un ver­ti­do de petró­leo?

En cuan­to el petró­leo entra en con­tac­to con el océano, los com­pues­tos más livia­nos del com­bus­ti­ble se eva­po­ran y el aire cir­cun­dan­te pue­de vol­ver­se tóxi­co para la vida sal­va­je e inclu­so ser per­ju­di­cial para los huma­nos. Las man­chas de petró­leo empie­zan a for­mar­se en la super­fi­cie del agua y se van dis­tan­cian­do del lugar don­de ha teni­do lugar el ver­ti­do.

Cuan­do hay arre­ci­fes y otros hábi­tats cer­ca­nos, es fun­da­men­tal con­te­ner el ver­ti­do con barre­ras o inten­tar lim­piar las man­chas de la super­fi­cie (con sepa­ra­do­res) y así dete­ner su pro­pa­ga­ción.

A medi­da que se eva­po­ran los com­po­nen­tes más lige­ros del petró­leo, se for­ma un lodo pesa­do que la marea pue­de lle­var hacia la cos­ta. Los com­po­nen­tes tóxi­cos de este lodo se acu­mu­lan en los teji­dos de cual­quier orga­nis­mo que roce, inclui­dos los cora­les, los peces y las aves mari­nas. Los micro­bios pue­den des­com­po­ner el acei­te, pero esto nece­si­ta muchos años.

The MV Wakashio was on its way to Bra­zil from Chi­na when it struck the reef. EPA-EFE/LAURA MOROSOLI

Las cone­xio­nes en los sis­te­mas cos­te­ros

Se cree que más de 500 metros de arre­ci­fes han sido des­trui­dos a cau­sa del ver­ti­do del MV Wakashio, pero esto sería solo el ini­cio.

A medi­da que el petró­leo se hun­de, va cubrien­do par­tes más gran­des del arre­ci­fe. No hay que olvi­dar que los cora­les depen­den de la luz solar para sobre­vi­vir y que se ali­men­tan de micro­or­ga­nis­mos flo­tan­tes (zoo­planc­ton). Los ver­ti­dos, ade­más de entur­biar el agua y redu­cir la luz solar, matan el zoo­planc­ton, y los com­po­nen­tes quí­mi­cos debi­li­tan la capa­ci­dad de los cora­les para hacer la foto­sín­te­sis. Los cora­les en aguas pro­fun­das que sufren ver­ti­dos se hin­chan y se les rom­pen los teji­dos

En los años pos­te­rio­res a un ver­ti­do, el cre­ci­mien­to y la repro­duc­ción de los cora­les se redu­ce, lo que pro­vo­ca la dis­mi­nu­ción de los arre­ci­fes. A pesar de todo, los arre­ci­fes de coral son eco­sis­te­mas resis­ten­tes y tie­nen una gran capa­ci­dad de recu­pe­ra­ción y pue­den vol­ver a las con­di­cio­nes pre­vias al desas­tre, tal y como lo demues­tra una inves­ti­ga­ción de lar­ga dura­ción sobre un ver­ti­do que tuvo lugar en 1986 fren­te a las cos­tas de Pana­má.

La cla­ve para esa recu­pe­ra­ción son las espe­cies loca­les. Los esca­ros (peces loro), por ejem­plo, brin­dan un ser­vi­cio esen­cial a los arre­ci­fes en la cos­ta sur­es­te de Mau­ri­cio: comen algas mari­nas que de otro modo podrían asfi­xiar­se tras con­su­mir el coral debi­li­ta­do por la con­ta­mi­na­ción. Pero no pasan toda su vida hacien­do esto, ya que nacen y se crían en los man­gla­res y pra­de­ras mari­nas cer­ca­nas.

Adult parrot­fish gra­ze coral reefs to keep them healthy, but they depend on other habi­tats to rai­se their young. Richard Whitcombe/​Shutterstock

Los man­gla­res son hume­da­les cos­te­ros com­pues­tos por árbo­les den­sos que sobre­vi­ven en agua sala­da. Sus raí­ces enma­ra­ña­das for­man labe­rin­tos casi impe­ne­tra­bles que ofre­cen hábi­tats de cría para peces loro, par­gos, jure­les, barra­cu­das e inclu­so tibu­ro­nes. En estos eco­sis­te­mas, los peces jóve­nes de arre­ci­fe pue­den cre­cer a sal­vo de los depre­da­do­res más gran­des.

Los pas­tos mari­nos for­man lla­nu­ras sub­ma­ri­nas de plan­tas flo­re­ci­das. Cons­ti­tu­yen otro tipo de refu­gio de cría para la vida mari­na, pero, como los man­gla­res, deben luchar por recu­pe­rar­se de la con­ta­mi­na­ción por petró­leo. Ambos hábi­tats tien­den a encon­trar­se allí don­de las olas y las mareas son sua­ves. El sedi­men­to se acu­mu­la a su alre­de­dor; tam­bién lo hace el lodo de los ver­ti­dos.

The ocean’s lar­ge pre­da­tors often start life in sha­llow habi­tats like man­gro­ve forests. Ani­ta Kainrath/​Shutterstock

Ade­más de nutrir a las gene­ra­cio­nes futu­ras de peces de arre­ci­fe, los man­gla­res y las pra­de­ras mari­nas atra­pan el mate­rial que se escu­rre de la tie­rra y pro­por­cio­nan aguas cos­te­ras más cla­ras sobre los arre­ci­fes. A su vez, los arre­ci­fes absor­ben la ener­gía de las olas del mar abier­to, con lo cual pro­te­gen los man­gla­res y las pla­yas de la ero­sión.

La vida mari­na en luga­res como Mau­ri­cio depen­de de estos tres eco­sis­te­mas, y las espe­cies a menu­do resi­den en uno pero se ali­men­tan en otro. Esto ase­gu­ra un flu­jo cons­tan­te de nutrien­tes entre ellos. Las aves mari­nas que ani­dan en los man­gla­res se ali­men­tan en y de las pra­de­ras de pas­tos mari­nos y sus dese­chos orgá­ni­cos son trans­por­ta­dos a los arre­ci­fes, don­de nutren a los orga­nis­mos allí.

Estas cone­xio­nes sig­ni­fi­can que, si un eco­sis­te­ma se daña, los otros tam­bién se ven afec­ta­dos. Esto hace que las con­se­cuen­cias de los ver­ti­dos sean, a menu­do, más gra­ves de lo que podrían pare­cer en un prin­ci­pio. Solo median­te el moni­to­reo y la pro­tec­ción de cada uno de estos eco­sis­te­mas pue­de haber espe­ran­zas de una recu­pe­ra­ción a lar­go pla­zo.

[email protected]: Sivaj­yo­dee San­nassy Pilly, John Tur­ner y Ronan Roche.

Artícu­lo ori­gi­nal­men­te publi­ca­do en The Con­ver­sa­tion [en inglés]

Fuen­te: https://​www​.cli​ma​ti​ca​.lama​rea​.com/​e​l​-​v​e​r​t​i​d​o​-​d​e​-​p​e​t​r​o​l​e​o​-​e​n​-​m​a​u​r​i​c​i​o​-​p​o​d​r​i​a​-​t​e​n​e​r​-​c​o​n​s​e​c​u​e​n​c​i​a​s​-​f​a​t​a​l​e​s​-​p​a​r​a​-​l​o​s​-​a​r​r​e​c​i​f​e​s​-​d​e​-​c​o​r​a​l​-​l​o​s​-​m​a​n​g​l​a​r​e​s​-​y​-​l​o​s​-​p​a​s​t​o​s​-​m​a​r​i​n​os/ , Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *