Nación Anda­lu­za ante la “hui­da” de Juan Car­los I ¡Las anda­lu­zas no tene­mos rey! – La otra Andalucía

Tras el pac­to entre el Gobierno de Espa­ña (PSOE-Uni­das Pode­mos) y la Casa Real, esta anun­cia­ba el pasa­do lunes que el Rey emé­ri­to Juan Car­los I aban­do­na­ba el Esta­do espa­ñol, sin espe­ci­fi­car el des­tino ni mayo­res con­di­cio­nes. Todo hace supo­ner que esta­ría en una fin­ca de lujo en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, pro­pie­dad de un poten­ta­do cari­be­ño ami­go per­so­nal del Bor­bón don­de des­de hace meses se pre­pa­ra­ba su lle­ga­da. Ante estos acon­te­ci­mien­tos des­de Nación Anda­lu­za que­re­mos señalar:

ni tenemos ni queremosmonarquia org

1º La huí­da tie­ne como moti­va­ción eva­dir la acción de la jus­ti­cia que podría pro­ce­sar a Juan Car­los I. Y como obje­ti­vo sal­var la ins­ti­tu­ción monár­qui­ca, con un gra­do cada vez mayor de impo­pu­la­ri­dad a pesar de la inac­ción de la jus­ti­cia del Esta­do espa­ñol ante deli­tos fla­gran­tes y la com­pli­ci­dad de la pren­sa que ha guar­da­do silen­cio duran­te déca­das. Con esta manio­bra el Régi­men del 78 inten­ta sal­var por segun­da vez a la monar­quía: la pri­me­ra fue la abdi­ca­ción de Juan Car­los I en su hijo Feli­pe. Lue­go Feli­pe, en un acto de cinis­mo, renun­ció a la heren­cia de su padre. Una renun­cia en fal­so pues­to que no se pue­de renun­ciar a una heren­cia has­ta que no se abre el tes­ta­men­to tras el falle­ci­mien­to del otor­gan­te. Y tam­po­co renun­cia­ba a la coro­na here­da­da de su padre y de Fran­co, ni los pri­vi­le­gios que ella con­lle­va. El “exi­lio” del Rey emé­ri­to es el segun­do inten­to por sal­var la monar­quía, y por tan­to el Régi­men del 78.

2º Que Juan Car­los I haya podi­do salir del Esta­do, anun­cián­do­lo una vez se encon­tra­ba fue­ra de sus fron­te­ras, es res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta del gobierno espa­ñol y los par­ti­dos que lo con­for­man. PSOE y Uni­das Pode­mos han deja­do esca­par al Bor­bón. Que Uni­das Pode­mos e IU decla­ra­ran tras el anun­cio de Juan Car­los I que había que “reti­rar­le el pasa­por­te” sabien­do ‑por ser par­te del gobierno- que ya esta­ba fue­ra del Esta­do y por lo tan­to era impo­si­ble hacer­lo demues­tra el carác­ter pusi­lá­ni­me y trai­dor de la izquier­da social­de­mó­cra­ta espa­ño­la. Juan Car­los I no está exi­lia­do, está hui­do con el con­sen­ti­mien­to de PSOE y Podemos.

3º La reali­dad de la monar­quía bor­bó­ni­ca es la de una ins­ti­tu­ción here­de­ra e impues­ta por el fran­quis­mo a tra­vés de la tram­po­sa manio­bra ‑que con­fe­só Adol­fo Suá­rez- de incluir la ins­ti­tu­ción en el refe­rén­dum sobre la Ley de Refor­ma Polí­ti­ca. La monar­quía es la cabe­za visi­ble del Régi­men del 78 carac­te­ri­za­do por ampa­rar el neo­fran­quis­mo polí­ti­co y eco­nó­mi­co, impi­dien­do juz­gar los crí­me­nes del fran­quis­mo y pre­ser­van­do sus intere­ses eco­nó­mi­cos en la monar­quía parlamentaria.

Por estos moti­vos, des­de NACIÓN ANDALUZA, denun­cia­mos el pac­to entre el Gobierno espa­ñol y la Casa Real y exi­gi­mos que el padre de Feli­pe asu­ma cada una de las res­pon­sa­bi­li­da­des deri­va­das de los deli­tos come­ti­dos. Su futu­ro no pue­de estar en un “resort” de lujo sino en la cárcel.

Ante el ago­ta­mien­to del régi­men del 78, y la pre­vi­si­ble caí­da de la monar­quía, se alzan voces exi­gien­do un refe­rén­dum que deci­da entre monar­quía y repú­bli­ca. Nue­va­men­te, el espa­ño­lis­mo de izquier­das y de dere­chas pre­ten­de pres­cin­dir de la monar­quía tran­si­tan­do a un régi­men repú­bli­cano bur­gués y cen­tra­lis­ta para que todo siga igual, tal y como suce­dió en la pri­me­ra y la segun­da repú­bli­ca, en las que la cla­se tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za sufrió la repre­sión “repu­bli­ca­na” cuan­do recla­ma­ba sus dere­chos nacio­na­les y sociales.

Para la mili­tan­cia de Nación Anda­lu­za care­ce de racio­na­li­dad luchar por “otra Espa­ña”, por­que esa “Espa­ña” nun­ca ha exis­ti­do, no exis­te, ni podrá exis­tir. Exis­te el espa­ño­lis­mo como varia­ble geo­po­lí­ti­ca penin­su­lar del impe­ria­lis­mo y el capi­ta­lis­mo. Una III Repú­bli­ca solo ser­vi­ría para que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de las nacio­nes some­ti­das al Esta­do con­ti­núen pagan­do la cri­sis del capi­tal y sufrien­do los recor­tes que exi­gen des­de Bru­se­las para el pago de la deu­da con­traí­da para sal­var al capi­tal. La dico­to­mía en la que se encuen­tra inmer­sa la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y las fuer­zas sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas anda­lu­zas, no es ele­gir entre Monar­quía o Repú­bli­ca Espa­ño­la, sea esta de carác­ter “uni­ta­ria”, “fede­ral” o “con­fe­de­ral”. La elec­ción es entre dic­ta­du­ra o demo­cra­cia, entre la liber­tad de nues­tro pue­blo o el man­te­ni­mien­to de su nega­ción, entre capi­ta­lis­mo o socia­lis­mo. Al mode­lo neo-cen­tra­lis­ta y refor­mis­ta del repu­bli­ca­nis­mo espa­ño­lis­ta con­tra­po­ne­mos el del repu­bli­ca­nis­mo liber­ta­dor y trans­for­ma­dor andaluz.

Del Esta­do espa­ñol nada ¡Ni monar­quía ni república!

¡POR LA REPÚBLICA ANDALUZA DE TRABAJADORAS!

Per­ma­nen­te de la C.N. de Nación Andaluza.

Anda­lu­cía, 5 de agos­to de 2020.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *