Argen­ti­na. El “extre­mo cen­tro” de Alber­to Fer­nán­dez, ante desa­fíos inter­nos y externos

Por Ale­jan­dro Ber­co­vich*/​Resu­men Lati­no­mae­ri­cano /​16 de julio 2020 .- .

El fes­ti­val de fue­go ami­go que se des­ató al inte­rior del Fren­te de Todos no podría haber lle­ga­do en un momen­to menos opor­tuno. Los dar­dos empe­za­ron a pene­trar en Oli­vos por tro­pe­zo­nes de Alber­to Fer­nán­dez y ade­ma­nes de impo­ten­cia inex­pli­ca­bles en su momen­to de mayor apro­ba­ción, pero impac­ta­ron en el blan­co jus­to cuan­do la pan­de­mia empie­za a col­mar las salas de tera­pia inten­si­va y mien­tras el Gobierno se ve for­za­do a aflo­jar la cua­ren­te­na sin más fon­dos para com­pen­sar su daño sobre la economía.

Julio De Vido, Hebe de Bona­fi­ni, Ali­cia Cas­tro, Juan Gra­bois, Agus­tín Ros­si, la cúpu­la de la CGT, el “Cuer­vo” Larro­que y la pro­pia Cris­ti­na Fer­nán­dez no hicie­ron más que expre­sar públi­ca­men­te lo que se dis­cu­te en voz baja des­de hace meses y que no tie­ne por qué rom­per nada. Los inte­rro­gan­tes aho­ra son dos: pri­me­ro, si el Pre­si­den­te se corre­rá esta vez del lugar de com­po­ne­dor que le valió su cen­tra­li­dad en la coa­li­ción gober­nan­te y si le con­vie­ne al Fren­te que lo haga. Segun­do, y qui­zá más impor­tan­te, si quie­nes pre­ten­den con­di­cio­nar sus pró­xi­mos pasos están sola­men­te entre quie­nes lo acom­pa­ñan en la ges­tión o si el prin­ci­pal desa­fío a su rum­bo pro­vie­ne de alia­dos mucho más volá­ti­les y silen­cio­sos, como el esta­blish­ment y el Fon­do Mone­ta­rio.

Lo pri­me­ro se empa­ren­ta con la cri­sis del “extre­mo cen­tro” que advir­tió hace algu­nos años el paquis­ta­ní Tariq Ali para Euro­pa, aun­que con el sabor que apor­ta el pero­nis­mo como con­di­men­to telú­ri­co. Ali sos­tu­vo que el corri­mien­to hacia el cen­tro de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas euro­peos de los 90 borró sus dife­ren­cias con la dere­cha y hora­dó la legi­ti­mi­dad de esas demo­cra­cias, don­de la alter­nan­cia bipar­ti­dis­ta fun­cio­na­ba como vál­vu­la de esca­pe de cada des­ilu­sión pre­via. El caso para­dig­má­ti­co fue el nue­vo labo­ris­mo de Tony Blair, al que defi­nió como “la con­ti­nua­ción del that­che­ris­mo por los mis­mos medios”. A par­tir de esas clau­di­ca­cio­nes, según Ali, flo­re­cie­ron los par­ti­dos xenó­fo­bos que reco­gie­ron pri­me­ro el des­con­ten­to popu­lar con los ajus­tes y la gue­rra, pero tam­bién se abrió la puer­ta al sur­gi­mien­to de alter­na­ti­vas más radi­ca­li­za­das como las que encar­na­ron Pode­mos, Ber­nie San­ders y Jeremy Corbyn.

En la ver­sión crio­lla, el corri­mien­to hacia el cen­tro de la mano de Alber­to y de Ser­gio Mas­sa le per­mi­tió a la vice­pre­si­den­ta per­fo­rar el techo elec­to­ral que ape­nas un año atrás toda­vía pare­cía impe­ne­tra­ble y apro­ve­char la cri­sis en la que se hun­dió solo Mau­ri­cio Macri. Pero ese cen­tris­mo exi­to­so en lo elec­to­ral tra­jo apa­re­ja­da una mode­ra­ción en la ges­tión que inco­mo­da a quie­nes com­pra­ron aque­lla pro­pues­ta de cam­pa­ña de fre­nar el colec­ti­vo que iba a 200 kiló­me­tros por hora al pre­ci­pi­cio y pegar un volan­ta­zo de 180 gra­dos. La come­zón fue cre­cien­do con las con­ce­sio­nes a los acree­do­res, la mar­cha atrás con la expro­pia­ción de Vicen­tin y el cajo­neo del impues­to a las gran­des for­tu­nas. Y se hizo lla­ga el 9 de Julio, des­pués de la entro­ni­za­ción del G‑6 que puso en esce­na en Oli­vos el extre­mo­cen­tris­ta Gus­ta­vo Béliz.

Com­pa­ñe­ra Kristalina

En el rega­teo por la deu­da, los nego­cia­do­res de Mar­tín Guz­mán se auto­con­gra­tu­lan por haber dado vuel­ta la “pari­ta­ria Mafal­da». Alu­den así a la nego­cia­ción de aquel entra­ña­ble per­so­na­je de Quino con su mamá por la comi­da. «Noso­tros acá con­se­gui­mos comer el pos­tre pri­me­ro y des­pués ver si nos toma­mos la sopa», ase­gu­ran, en alu­sión a las nego­cia­cio­nes por la deu­da con los acree­do­res pri­va­dos (USD 66.000 millo­nes) y con el Fon­do Mone­ta­rio (USD 44.000 millo­nes). Al haber apu­ra­do una y pos­ter­ga­do la otra, dicen, lo que con­si­guió la Argen­ti­na fue hablar pri­me­ro del bol­si­llo de los bonis­tas y más ade­lan­te del ajus­te nece­sa­rio para garan­ti­zar esos pagos. “Si la dis­cu­sión hubie­ra sido simul­tá­nea, el Fon­do y los bonis­tas se habrían abro­que­la­do en nues­tra con­tra”, concluyen.

¿Por qué acep­tó eso el Fon­do? ¿Por qué lo tole­ró el Teso­ro esta­dou­ni­den­se, su prin­ci­pal accio­nis­ta? Según la tro­pa de Guz­mán, por­que enten­dió que cho­có el auto con Macri y eli­gió “dejar­lo tira­do en la ban­qui­na y des­ha­cer­se de las lla­ves”: apro­ve­chó la sali­da de Chris­ti­ne Lagar­de para oxi­ge­nar la ima­gen del orga­nis­mo, eyec­tó al hal­cón David Lip­ton y le dio aire a Kris­ta­li­na Geor­gie­va para correr a Ale­jan­dro Wer­ner del Hemis­fe­rio Occi­den­tal y reem­pla­zar­lo por Julie Kozak, a quien cer­ca del minis­tro lla­man “com­pa­ñe­ra Julie”.

Esa inter­pre­ta­ción tam­po­co es uná­ni­me en el Fren­te de Todos. Axel Kici­llof, que aguar­da el resul­ta­do del rega­teo para ver qué qui­ta podrá apli­car a la deu­da de la pro­vin­cia, de unos U$S 7.000 millo­nes, lo dis­cu­tió con su equi­po en diciem­bre, antes de asu­mir. En aquel momen­to eva­luó que era Esta­dos Uni­dos el más intere­sa­do en que Argen­ti­na rees­truc­tu­ra­ra pri­me­ro la deu­da con los pri­va­dos y recién des­pués con el Fon­do. En caso de haber acep­ta­do una repro­gra­ma­ción de entra­da, el FMI habría apa­re­ci­do otra vez sub­si­dian­do a un país incum­pli­dor con dine­ro de los “plo­me­ros y car­pin­te­ros esta­dou­ni­den­ses” cuyos bol­si­llos defen­día el secre­ta­rio del Teso­ro de Geor­ge W. Bush en agos­to de 2001.

Es algo que tam­bién pien­san eco­no­mis­tas de con­sul­ta de Mas­sa que ocu­pa­ron car­gos muy rele­van­tes en el pri­mer kirch­ne­ris­mo y que jamás comul­ga­ron con los kici­llo­fis­tas. ¿No empo­de­ró dema­sia­do Guz­mán a Geor­gie­va acep­tan­do su rol de árbi­tro inape­la­ble de la sus­ten­ta­bi­li­dad de la deu­da? ¿No se expo­ne a que aho­ra le impon­ga un ajus­te inacep­ta­ble para una épo­ca de recons­truc­ción? ¿No acep­tó ya ese ajus­te al admi­tir como inmu­ta­bles las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias que adu­ce el minis­tro cuan­do le piden medi­das más enér­gi­cas para con­te­ner el derrum­be de la eco­no­mía real?

Aho­ra es casi con­tra­fác­ti­co y cier­ta­men­te lejano, pero la inquie­tud del gober­na­dor no es solo finan­cie­ra. Tam­bién es elec­to­ral. De lo que se nego­cie aho­ra con Kris­ta­li­na Geor­gie­va y la com­pa­ñe­ra Julie sal­drán las coor­de­na­das del ajus­te que acom­pa­ña­rá a Fer­nán­dez has­ta el final de su man­da­to. Y no solo eso: tam­bién las chan­ces de con­ti­nui­dad del Fren­te y el mar­co de gober­na­bi­li­dad para quien gobier­ne entre 2024 y 2028, que no nece­sa­ria­men­te será Fer­nán­dez aun cuan­do pue­da aspi­rar a la reelección.

El acuer­do con el FMI se va a empe­zar a nego­ciar entre fines de sep­tiem­bre y fines de diciem­bre por­que tie­ne que estar cerra­do antes de abril, cuan­do ope­ra un nue­vo ven­ci­mien­to con el Club de París. Esa hoja de ruta, insis­ten cer­ca de Guz­mán, tam­bién los empu­jó a su actual estra­te­gia. Es por­que Larry Fink, el CEO de Blac­kRock, sigue aspi­ran­do a ser secre­ta­rio del Teso­ro si gana Joe Biden, demó­cra­ta como él y favo­ri­to en las encues­tas por 10 pun­tos sobre Donald Trump. ¿Le apro­ba­rán su plie­go en el Sena­do demó­cra­tas como Ber­nie San­ders o Liz Warren, si vie­ne de des­plu­mar a la Argen­ti­na? El minis­tro ase­gu­ra que sería un pro­ble­ma. Otros dudan de que resul­te tan deci­si­vo para Washing­ton lo que ocu­rra en un país al sur de Bolivia.

Eléc­tri­co

En ese con­tex­to, la reapa­ri­ción de Macri podría haber­le ser­vi­do al Gobierno para aquie­tar inter­nas y abro­que­lar­se. Pero tam­po­co. Lo que sí hizo el inex­pli­ca­ble via­je a Asun­ción del expre­si­den­te en ple­na cua­ren­te­na fue agi­tar la pro­pia inter­na de Jun­tos por el Cam­bio, que ya debe­ría aban­do­nar la pri­me­ra par­te de ese nombre.

¿Qué fue a hacer Macri a Para­guay? ¿Polí­ti­ca, nego­cios o las dos cosas? La tesis del rear­ma­do de un polo con­ti­nen­tal de dere­cha no resis­te el aná­li­sis más ele­men­tal, aun­que sus últi­mos incon­di­cio­na­les digan que con el ges­to apun­tó a “mojar­le la ore­ja a Alber­to” y mos­trar­se “pen­san­do en el lar­go pla­zo mien­tras al Gobierno se le pren­den fue­go la eco­no­mía y el sis­te­ma sani­ta­rio”. La sola com­pa­ra­ción que eli­gió mues­tra la ende­blez de la idea. ¿O aca­so repre­sen­ta algo para alguien fue­ra del círcu­lo hiper­po­li­ti­za­do la inten­ción de poner de pie un “Gru­po de Pue­bla conservador”?

Dos impor­tan­tes diri­gen­tes de su fuer­za con­fir­ma­ron a BAE Nego­cios que la visi­ta de Macri a su anti­guo cole­ga Hora­cio Car­tes fue por nego­cios par­ti­cu­la­res. Aun­que res­ta cono­cer el deta­lle, la ges­tión tuvo que ver con un sec­tor que el exCEO de Soc­ma siem­pre prio­ri­zó, tan­to en la ges­tión empre­sa­rial como en la pre­si­den­cial: el ener­gé­ti­co. ¿Habrá sido una inter­ce­sión ante Nica­nor Duar­te Fru­tos, otro expre­si­den­te para­gua­yo, por los con­tra­tos de amplia­ción de Yacy­re­tá que se fir­ma­ron días antes de las elec­cio­nes de octu­bre? ¿Habrá teni­do que ver con los tra­ba­jos de rele­va­mien­to topo­grá­fi­co que empe­za­ron ape­nas quin­ce días atrás a la vera del bra­zo Aña Cuá las con­tra­tis­tas Rove­lla Carran­za, Tec­no­edil y Astal­di? ¿Segui­rá Macri tan invo­lu­cra­do con esa repre­sa como en los años 90, cuan­do la empe­za­ron a lla­mar “monu­men­to a la corrupción”?

Y una más: ¿hacía fal­ta que via­ja­ra per­so­nal­men­te? En la era de las mamush­kas socie­ta­rias y las accio­nes al por­ta­dor, ese male­tín pue­de haber con­te­ni­do mucho más que el “bre­so” con el que espe­cu­ló, mun­dano, el mata­ri­fe Alber­to Samid.

  • Fuen­te: InfoBae

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *