La patria de los obreros

En cier­tos sec­to­res de la izquier­da toda­vía per­sis­te la idea ‑tan absur­da como con­ve­nien­te para los pode­res esta­ble­ci­dos- de que el inde­pen­den­tis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo son incom­pa­ti­bles, por no decir anta­gó­ni­cos. El inter­na­cio­na­lis­mo une a los pue­blos, mien­tras que el inde­pen­den­tis­mo los divi­de, argu­men­tan algu­nos, ya sea de for­ma inge­nua o ten­den­cio­sa. De for­ma tan inge­nua o tan ten­den­cio­sa que olvi­dan inclu­so algo tan ele­men­tal como que, por defi­ni­ción, el inter­na­cio­na­lis­mo pre­su­po­ne la exis­ten­cia de diver­sas nacio­nes ‑y nacio­na­lis­mos- capa­ces de inter­re­la­cio­nar­se solidariamente.

Lo que, a su vez, supo­ne enten­der el nacio­na­lis­mo no como la exal­ta­ción arro­gan­te de deter­mi­na­das pecu­lia­ri­da­des cul­tu­ra­les ni como la rei­vin­di­ca­ción exclu­yen­te de pri­vi­le­gios arbi­tra­rios, sino como la pura y sim­ple afir­ma­ción de la pro­pia iden­ti­dad y de la pro­pia sobe­ra­nía fren­te a quie­nes las nie­gan o las limi­tan. Y en una épo­ca en la que el capi­ta­lis­mo adop­ta la for­ma de un impe­ria­lis­mo ava­sa­lla­dor que inten­ta arre­ba­tar­les a los pue­blos su iden­ti­dad para poder arre­ba­tar­les todo lo demás, la defen­sa de la sobe­ra­nía y el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción se con­vier­te en un aspec­to fun­da­men­tal de la lucha anticapitalista.

Así lo han enten­di­do la mayo­ría de los cuba­nos, para quie­nes «socia­lis­mo o muer­te» y «patria o muer­te» se han con­ver­ti­do en lemas equi­va­len­tes, pues­to que tie­nen muy cla­ro que la defen­sa de su sobe­ra­nía nacio­nal y la defen­sa de su pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio son una mis­ma cosa. Así lo ha enten­di­do una bue­na par­te del pue­blo vas­co, cuya lucha con­tra la opre­sión de los esta­dos espa­ñol y fran­cés se fun­de y se con­fun­de con la lucha de cla­ses. Y así lo han enten­di­do tam­bién diver­sas orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas cata­la­nas, galle­gas, cas­te­lla­nas, ara­go­ne­sas, anda­lu­zas… Y así empie­zan a enten­der­lo, por fin, algu­nas for­ma­cio­nes de izquier­das de ámbi­to estatal.

Sin embar­go, el incon­te­ni­ble cla­mor sobe­ra­nis­ta que en estos días sacu­de Cata­lun­ya ha pro­vo­ca­do el para­dó­ji­co recha­zo de una par­te de la izquier­da, esa que repi­te como jacu­la­to­rias cier­tas con­sig­nas mar­xis­tas que, saca­das de con­tex­to, dejan de tener sen­ti­do o, lo que es peor, se pres­tan a todo tipo de ter­gi­ver­sa­cio­nes. Y una de las más equí­vo­cas de esas con­sig­nas des­con­tex­tua­li­za­das (que lle­va­ron al pro­pio Marx a decir «Yo no soy mar­xis­ta»), invo­ca­da recu­rren­te­men­te por quie­nes se opo­nen al inde­pen­den­tis­mo, es «Los obre­ros no tie­nen patria».

En el mar­co del Mani­fies­to comu­nis­ta, la fra­se tie­ne pleno sen­ti­do, pues lo que dicen expre­sa­men­te Marx y Engels es que el pro­le­ta­ria­do no pue­de iden­ti­fi­car­se con el mode­lo de nación bur­gués ‑basa­do en la explo­ta­ción de unas per­so­nas por otras y de unos paí­ses por otros- y ha de cons­truir su pro­pio mode­lo soli­da­rio; fue­ra de ese con­tex­to, la fra­se se ha uti­li­za­do a menu­do para cues­tio­nar las rei­vin­di­ca­cio­nes iden­ti­ta­rias y sobe­ra­nis­tas de los pue­blos opri­mi­dos, y la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal no pue­de hacer­se cóm­pli­ce de esta manipulación.

Cuan­do en Amé­ri­ca Lati­na y en Orien­te Pró­xi­mo los des­he­re­da­dos del mun­do libran una bata­lla deci­si­va con­tra el impe­ria­lis­mo, las pri­vi­le­gia­das izquier­das euro­peas tie­nen la insos­la­ya­ble res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca e his­tó­ri­ca de unir­se en un fren­te común, en una quin­ta colum­na que des­de el pro­pio inte­rior de los paí­ses ricos, des­de el cora­zón de la bes­tia, con­tri­bu­ya a des­ba­ra­tar los pla­nes de expo­lio y exter­mi­nio de un capi­ta­lis­mo exas­pe­ra­do que tam­bién entre noso­tros, y hoy más que nun­ca en Cata­lun­ya, está mos­tran­do su ros­tro más brutal.

Car­lo Frabetti

29 de sep­tiem­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *