Inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se o depen­den­cia elec­to­ral

Con­tex­to y con­te­ni­do de las Tesis

¿Qué pue­den apor­tar­nos aho­ra, a fina­les de 2016, las Tesis de abril de Lenin, escri­tas en ese mes de 1917, jus­to des­pués de la revo­lu­ción de mar­zo y medio año antes de la revo­lu­ción de octu­bre? ¿Es correc­to retro­ce­der un siglo para des­cu­brir si siguen valien­do estas fun­da­men­ta­les tesis aho­ra que en sec­to­res de la izquier­da aber­tza­le domi­na un len­to evo­lu­cio­nis­mo basa­do en pro­lon­ga­dos pac­tos elec­to­ra­lis­tas con la bur­gue­sía y el refor­mis­mo esta­tal? ¿Por qué retro­ce­der has­ta Lenin cuan­do es sabi­do que el socia­lis­mo no tie­ne futu­ro y lo mejor es aga­rrar­se a esa nube inasi­ble lla­ma­da «anti­ca­pi­ta­lis­mo»?

La socie­dad ha cam­bia­do mucho en este últi­mo siglo, lo que demues­tra la correc­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca del méto­do de pen­sa­mien­to basa­do en el mar­xis­mo. La socie­dad ha cam­bia­do debi­do pre­ci­sa­men­te a la lucha de cla­ses y en espe­cial a las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal, vic­to­rio­sas o no, que han libra­do y libran los pue­blos tra­ba­ja­do­res opri­mi­dos. Esta tesis cen­tral –la lucha de cla­ses es el motor de la his­to­ria– se ha con­fir­ma­do de nue­vo con las trans­for­ma­cio­nes ocu­rri­das en este siglo pre­ci­sa­men­te en cues­tio­nes que Lenin y otras revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios ade­lan­ta­ron enton­ces.

Los cam­bios capi­ta­lis­tas no han sido debi­dos a la mal­dad o bon­dad moral de su cla­se domi­nan­te, sino que se han dado por las pre­sio­nes de la lucha abier­ta o sote­rra­da, pero siem­pre acti­va, entre el capi­tal y el tra­ba­jo. La evo­lu­ción social es solo un momen­to tran­si­to­rio e ines­ta­ble, fugaz, en el pro­ce­so de lucha de cla­ses, pro­ce­so mun­dial en el que las múl­ti­ples cri­sis des­ga­rran vio­len­ta­men­te la pla­ci­dez evo­lu­cio­nis­ta. Toda evo­lu­ción es solo una par­te del pro­ce­so de uni­dad y lucha de con­tra­rios. La cien­cia en su con­jun­to, sobre todo la bio­lo­gía, mues­tra que el cam­bio brus­co del que sur­ge lo nue­vo actúa en todas par­tes aun­que con tem­po­ra­li­da­des dife­ren­tes.

La cre­cien­te viru­len­cia de las cri­sis y su inter­co­ne­xión sinér­gi­ca, des­pier­ta espan­ta­dos a los ideó­lo­gos refor­mis­tas que ron­ca­ban feli­ces en sus sue­ños evo­lu­cio­na­rios. Pero tam­bién se des­pier­tan los revo­lu­cio­na­rios dog­má­ti­cos que ven hun­dir­se sus cre­dos ina­mo­vi­bles e incues­tio­na­bles.

Las Tesis de abril supu­sie­ron un gol­pe inso­por­ta­ble para unos y otros, refor­mis­tas y dog­má­ti­cos. Para los pri­me­ros por­que les mos­tró que era impo­si­ble creer que se nor­ma­li­za­ría la limi­ta­da demo­cra­cia bur­gue­sa esta­ble­ci­da en febre­ro de 1917, y que, por tan­to, el evo­lu­cio­nis­mo vol­ve­ría a impe­rar tras el sus­to de los soviets. Para los segun­dos, los dog­má­ti­cos que seguían pen­san­do en que había que con­fiar polí­ti­ca­men­te en la bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca» y que no tenía sen­ti­do pre­di­car la toma del poder, por­que les demos­tró que en las situa­cio­nes de cri­sis sis­té­mi­ca como aque­lla, pue­den lle­gar a ser deci­si­vas la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria y el pue­blo tra­ba­ja­dor auto­or­ga­ni­za­do como par­ti­do.

En reali­dad, lo que esta­ba en dis­cu­sión por par­te de Lenin y del peque­ño núme­ro de segui­do­ras y segui­do­res que tenía enton­ces den­tro de la direc­ción bol­che­vi­que, era la vital cues­tión de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, la cues­tión de que no podían fiar­se nada de las pro­me­sas de un gobierno que defen­día des­ca­ra­da­men­te los intere­ses del capi­tal, que pro­se­guía la gue­rra, que no ata­ca­ba a la dere­cha y que pre­pa­ra­ba la repre­sión de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, como así suce­dió. Las Tesis de abril actua­li­za­ban en 1917 las tesis de Marx y Engels de 1850, extraí­das de la derro­ta euro­pea de 1845, de que el pro­le­ta­ria­do no podía en modo alguno dejar­se diri­gir ni por la bur­gue­sía ni por la peque­ña bur­gue­sía radi­ca­li­za­da momen­tá­nea­men­te por la cri­sis, por­que una vez toma­do el poder par­cial o total, o inclu­so antes, esta peque­ña bur­gue­sía ata­ca­ría a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

De una u otra for­ma, esta cues­tión crí­ti­ca fue a su modo uno de los pun­tos de sepa­ra­ción entre el socia­lis­mo utó­pi­co y el comu­nis­mo utó­pi­co. Los pri­me­ros creían en la bur­gue­sía «moder­na», los segun­dos sabían empí­ri­ca­men­te que era fal­sa­ria y ase­si­na. No tie­ne sen­ti­do retro­ce­der más en la his­to­ria de la dis­cre­pan­cia entre el refor­mis­mo y la izquier­da sobre la inde­pen­den­cia de cla­se, deba­te his­tó­ri­co ya ger­mi­nal en las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas cuan­do sec­to­res de tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos, tam­bién de escla­vos y sobre todo de muje­res con­cien­cia­das, apren­die­ron a gol­pes y con la gui­llo­ti­na que la bur­gue­sía era su enemi­go, y que la peque­ña bur­gue­sía era, por deba­jo de sus sofla­mas, cobar­de y trai­cio­ne­ra. Des­de 1848 el vere­dic­to his­tó­ri­co es inape­la­ble a favor de la izquier­da y en con­tra del evo­lu­cio­nis­mo y del dog­ma­tis­mo, a pesar de que, por razo­nes fáci­les de enten­der, estas ideo­lo­gías resur­gen perió­di­ca­men­te en con­tra de toda evi­den­cia.

Antes de ana­li­zar los cam­bios habi­dos en este siglo debe­mos recor­dar que las Tesis de abril son pro­duc­to de la pro­fun­da reno­va­ción del méto­do mar­xis­ta que se pro­du­jo a comien­zos del siglo XX en res­pues­ta a los cam­bios obje­ti­vos y sub­je­ti­vos habi­dos en el capi­ta­lis­mo duran­te la cri­sis de 1871 – 1873 y 1896. Des­de la Comu­na de 1871 has­ta el tex­ti­to pre­mo­ni­tor de Engels sobre el capi­tal finan­cie­ro de 1890, pasan­do por la Con­fe­ren­cia de Ber­lín de 1884 – 1885, por citar tres acon­te­ci­mien­tos muy dife­ren­tes pero uni­dos por la lógi­ca del bene­fi­cio, se sen­ta­ron las con­di­cio­nes que pro­pi­cia­ron la explo­sión de crea­ti­vi­dad teó­ri­ca mar­xis­ta en, al menos, nue­ve blo­ques teó­ri­cos: el sur­gi­mien­to de una bur­gue­sía ocio­sa, ren­tis­ta y para­si­ta­ria, el papel cre­cien­tes del capi­tal finan­cie­ro, el sur­gi­mien­to del impe­ria­lis­mo, el papel del mili­ta­ris­mo, la teo­ría del Esta­do, la impor­tan­cia mun­dial de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal, la mun­dia­li­za­ción defi­ni­ti­va de la lucha de cla­ses y la pér­di­da de cen­tra­li­dad de Euro­pa, la impor­tan­cia del femi­nis­mo socia­lis­ta y obre­ro, y, por no exten­der­nos, la recu­pe­ra­ción de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta.

Lenin fue uno más en esta tarea colec­ti­va, pero des­ta­có por su tre­men­da capa­ci­dad de sín­te­sis y resu­men de lo que tenían de posi­ti­vo e inno­va­dor las apor­ta­cio­nes de otras revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios. Su exqui­si­to domi­nio de la dia­léc­ti­ca es el secre­to de tal capa­ci­dad y las Tesis de abril son una de sus expre­sio­nes más nota­bles por­que, en el plano de la inde­pen­den­cia de cla­se del pro­le­ta­ria­do, pie­dra angu­lar de la estra­te­gia y tác­ti­cas revo­lu­cio­na­ria, recu­pe­ra y reins­tau­ra la tesis de 1850 basán­do­se en todas las apor­ta­cio­nes ante­rio­res. Otras y otros mar­xis­tas ya habían lle­ga­do a la mis­ma con­clu­sión, pero nadie como él había ayu­da­do a cons­truir el ins­tru­men­to impres­cin­di­ble sin el cual las Tesis de abril ape­nas ser­vían para algo: el par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Efec­ti­va­men­te, sin el par­ti­do revo­lu­cio­na­rio las Tesis se que­da­ban en un valio­so docu­men­to inú­til en la prác­ti­ca. Más aún, sin ese par­ti­do que empe­zó a crear­se defi­ni­ti­va­men­te en 1902 nun­ca Lenin hubie­ra podi­do escri­bir las Tesis de abril. La dia­léc­ti­ca entre par­ti­do colec­ti­vo y crea­ti­vi­dad teó­ri­ca indi­vi­dual vuel­ve a demos­trar­se aquí como una cons­tan­te, mien­tras que, por el lado con­tra­rio, se demues­tra la dia­léc­ti­ca entre ideo­lo­gía evo­lu­cio­nis­ta y par­ti­do infor­me y laxo en sus exi­gen­cias pero domi­na­do por una buro­cra­cia.

Lenin fue uno más en esta tarea colec­ti­va, pero des­ta­có por su tre­men­da capa­ci­dad de sín­te­sis y resu­men de lo que tenían de posi­ti­vo e inno­va­dor las apor­ta­cio­nes de otras revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios. Su exqui­si­to domi­nio de la dia­léc­ti­ca es el secre­to de tal capa­ci­dad y las Tesis de abril son una de sus expre­sio­nes más nota­bles por­que, en el plano de la inde­pen­den­cia de cla­se del pro­le­ta­ria­do, pie­dra angu­lar de la estra­te­gia y tác­ti­cas revo­lu­cio­na­ria, recu­pe­ra y reins­tau­ra la tesis de 1850 basán­do­se en todas las apor­ta­cio­nes ante­rio­res. Otras y otros mar­xis­tas ya habían lle­ga­do a la mis­ma con­clu­sión, pero nadie como él había ayu­da­do a cons­truir el ins­tru­men­to impres­cin­di­ble sin el cual las Tesis de abril ape­nas ser­vían para algo: el par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Efec­ti­va­men­te, sin el par­ti­do revo­lu­cio­na­rio las Tesis se que­da­ban en un valio­so docu­men­to inú­til en la prác­ti­ca. Más aún, sin ese par­ti­do que empe­zó a crear­se defi­ni­ti­va­men­te en 1902 nun­ca Lenin hubie­ra podi­do escri­bir las Tesis. La dia­léc­ti­ca entre par­ti­do colec­ti­vo y crea­ti­vi­dad teó­ri­ca indi­vi­dual vuel­ve a demos­trar­se aquí como una cons­tan­te, mien­tras que, por el lado con­tra­rio, se demues­tra la dia­léc­ti­ca entre ideo­lo­gía evo­lu­cio­nis­ta y par­ti­do infor­me y laxo en sus exi­gen­cias pero domi­na­do por una buro­cra­cia.

Las Tesis de abril son, por eso, algo más que una demos­tra­ción del peli­gro del evo­lu­cio­nis­mo y del dog­ma­tis­mo cuan­do se tra­ta de ase­gu­rar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor, son tam­bién una demos­tra­ción de la nece­si­dad de cons­truir una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que defien­da esa inde­pen­den­cia polí­ti­ca, que com­ba­ta la supe­di­ta­ción de las opri­mi­das y opri­mi­dos a la media­na y peque­ña «bur­gue­sía nacio­nal». Esta segun­da carac­te­rís­ti­ca de las Tesis leni­nis­tas es tam­bién de una actua­li­dad inne­ga­ble, como vere­mos al estu­diar el pre­sen­te.

La Tesis tie­nen ade­más una ter­ce­ra carac­te­rís­ti­ca, que per­fec­ta­men­te pudie­ra ser la pri­me­ra o la segun­da, sin la cual no se entien­den las otras dos y que expli­ca, por un lado, por qué fue­ron recha­za­das por los dog­má­ti­cos de la direc­ción bol­che­vi­que pero acep­ta­das al ins­tan­te por la mili­tan­cia que lle­va­ba lus­tros en la lucha a pie de barro y, por otro lado, por qué exis­te una incom­pa­ti­bi­li­dad irre­con­ci­lia­ble entre el evo­lu­cio­nis­mo y las Tesis de abril: la dia­léc­ti­ca de los sal­tos brus­cos en la his­to­ria, la irrup­ción del cam­bio cua­li­ta­ti­vo en los pro­ce­sos, el sur­gi­mien­to de lo nue­vo que des­tro­za los dog­mas y la con­for­mis­ta pla­ci­dez evo­lu­cio­nis­ta, como tam­bién vere­mos.

Los cam­bios inten­sos y brus­cos rom­pen la pla­ci­dez dog­má­ti­ca y evo­lu­cio­nis­ta. Des­cu­brir qué cam­bia y qué per­ma­ne­ce es la base de la pra­xis huma­na. La esen­cia de un pro­ce­so es lo que le iden­ti­fi­ca en cuan­to tal y le dife­ren­cia de los demás. Las Tesis de abril expli­can cómo la revo­lu­ción rusa dio un sal­to cua­li­ta­ti­vo de su for­ma demo­crá­ti­co-bur­gue­sa a su for­ma socia­lis­ta aun sien­do en su esen­cia una revo­lu­ción socia­lis­ta. La mayo­ría de la direc­ción bol­che­vi­que fue inca­paz de enten­der­lo en un pri­mer momen­to por­que era muy pobre o inexis­ten­te su domi­nio del méto­do dia­léc­ti­co. Debi­do a ese cam­bio, decían las Tesis, la bur­gue­sía como cla­se se opon­dría resuel­ta­men­te a cual­quier avan­ce obre­ro y cam­pe­sino, con­vir­tién­do­se obje­ti­va­men­te en la enemi­ga mor­tal del pue­blo.

Des­de hacía años, el bol­che­vis­mo había ido crean­do un par­ti­do mili­tan­te edu­ca­do para la revo­lu­ción socia­lis­ta aun­que tuvie­ra que pasar pre­via­men­te por la fase demo­crá­ti­co-bur­gue­sa. En las con­di­cio­nes de la épo­ca, el par­ti­do bus­ca­ba pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo futu­ro en cada docu­men­to, aná­li­sis o deba­te rela­cio­nan­do las tác­ti­cas con la estra­te­gia y con los obje­ti­vos, las luchas por las refor­mas demo­crá­ti­cas inad­mi­si­bles por el zaris­mo con las rei­vin­di­ca­cio­nes revo­lu­cio­na­rias inasu­mi­bles por la bur­gue­sía. Pese a limi­ta­cio­nes y erro­res lógi­cos, la mili­tan­cia com­pren­dió inme­dia­ta­men­te en la pri­ma­ve­ra de 1917 que las refor­mas demo­crá­ti­co-bur­gue­sas con­quis­ta­das en febre­ro no ser­vi­rían como tram­po­lín para el sal­to al socia­lis­mo sino como un freno insal­va­ble.

Coin­ci­die­ron con las Tesis de abril des­de el prin­ci­pio por­que se habían for­ma­do no en la men­ta­li­dad refor­mis­ta men­che­vi­que según la cual era inevi­ta­ble y has­ta posi­ti­vo pasar el lar­go desier­to de la fase de alian­za supe­di­ta­da a la bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca», sino en la men­ta­li­dad bol­che­vi­que de que inevi­ta­ble­men­te, tar­de o tem­prano, esta­lla­ría la lucha a muer­te con esa bur­gue­sía y había que estar pre­pa­ra­dos pare ese momen­to. En 1905 se rozó ese momen­to crí­ti­co pero la revo­lu­ción fue aplas­ta­da antes de lle­gar a él. Entre verano de 1916 y febre­ro de 1917 se pre­ci­pi­ta­ron las con­di­cio­nes para la tran­si­to­ria vic­to­ria bur­gue­sa logra­da con san­gre cam­pe­si­na y obre­ra. Pero su ful­gor se ago­tó casi en su mis­mo naci­mien­to: las Tesis de abril demues­tran que la bur­gue­sía como cla­se se había pasa­do defi­ni­ti­va­men­te a la con­tra­rre­vo­lu­ción y que la revo­lu­ción sería socia­lis­ta o no sería.

Fue enton­ces cuan­do se demos­tró lo correc­to de la pacien­te anti­ci­pa­ción his­tó­ri­ca: la mili­tan­cia no dudó en lan­zar­se a la revo­lu­ción socia­lis­ta des­bor­dan­do a una direc­ción mayo­ri­ta­ria­men­te evo­lu­cio­nis­ta; la tarea de pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo en las peo­res con­di­cio­nes rin­dió sus fru­tos por­que fue muy sen­ci­llo demos­trar que la cues­tión del poder de cla­se era la deci­si­va a par­tir de ese momen­to; y la metó­di­ca for­ma­ción en lo esen­cial de la teo­ría mar­xis­ta en las con­di­cio­nes de un anal­fa­be­tis­mo domi­nan­te faci­li­tó a la mili­tan­cia res­pon­der a las pre­gun­tas de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, pren­dien­do la mecha de la explo­sión de crea­ti­vi­dad cul­tu­ral de la revo­lu­ción rusa. La mio­pía refor­mis­ta cree des­de fina­les del siglo XIX que el capi­ta­lis­mo hace tiem­po que entró en otra fase que ha hecho obso­le­tas las lec­cio­nes del pasa­do. Una y otra vez los hechos han nega­do seme­jan­te idea­lis­mo, y una y otra vez el refor­mis­mo bus­ca excu­sas para esa creen­cia ridi­cu­li­za­da siem­pre.

Lo peor de seme­jan­te impo­ten­cia es que ter­mi­na acep­tan­do con­tra toda lógi­ca y prin­ci­pio de pre­cau­ción las men­ti­ras y fal­sas pro­me­sas de la cla­se y Esta­do domi­nan­te. La cre­du­li­dad refor­mis­ta no tie­ne cura. La has­ta aho­ra últi­ma inge­nui­dad es la de la izquier­da aber­tza­le ofi­cial al creer­se las pro­me­sas del Esta­do espa­ñol, convencer/​forzar a ETA para su desar­me, des­ac­ti­var la lucha de cla­ses y de masas, liqui­dar la teo­ría de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y some­ter­se al cepo de la demo­cra­cia del opre­sor, todo con la creen­cia que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, el Esta­do espa­ñol y la bur­gue­sía vas­ca cum­pli­rían sus pro­me­sas.

Las Tesis de abril demos­tra­ban ya en 1917 lo sui­ci­da de seme­jan­te creen­cia. Antes de ellas y des­pués de ellas, la expe­rien­cia his­tó­ri­ca demos­tra­ba y demues­tra exac­ta­men­te lo mis­mo. Negar la his­to­ria es repe­tir las derro­tas popu­la­res. Por esto hay que deba­tir las Tesis y extraer sus lec­cio­nes para el pre­sen­te.

Las Tesis en el capi­ta­lis­mo actual

Cien años des­pués de las Tesis la socie­dad bur­gue­sa se ha mun­dia­li­za­do irre­ver­si­ble­men­te y la lucha de cla­ses ha des­bor­da­do des­de hace tiem­po los estre­chos már­ge­nes euro­peos, como ya esta­ba pre­vis­to y afir­ma­do enton­ces. La lla­ma­da ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, des­cu­bier­ta y des­cri­ta en la déca­da de 1860 y que siem­pre fue nega­da con insul­tos y mofas en los cada vez más men­guan­tes perío­dos de expan­sión eco­nó­mi­ca, ha vuel­to des­de 2007 a demos­trar su valía y vera­ci­dad. Como todas las leyes socia­les, esta tam­bién es ten­den­cial y emer­ge cruel a la super­fi­cie cuan­do las cri­sis des­cu­bren las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les del capi­tal: mien­tras que domi­na la «nor­ma­li­dad» super­fi­cial y apa­ren­te, la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción ruge en las cal­de­ras sub­te­rrá­neas del sis­te­ma, y negar­la es fácil y has­ta y ren­ta­ble eco­nó­mi­ca­men­te para la igno­ran­te cas­ta inte­lec­tual.

Pues bien, la nove­dad de la actual cri­sis radi­ca en la ace­le­ra­ción tre­men­da de la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta has­ta el gra­do defi­ni­ti­vo y nove­do­so de que se ha impues­to ya la sub­sun­ción real del tra­ba­jo en el capi­tal.

En las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas las rela­cio­nes de tra­ba­jo exi­gían subor­di­na­ción y domi­na­ción, pero muchos tra­ba­ja­do­res dis­po­nían de recur­sos pro­pios indi­vi­dua­les o colec­ti­vos para resis­tir­se, para aban­do­nar el tra­ba­jo, para simul­ta­near el tra­ba­jo asa­la­ria­do con otro tra­ba­jo pro­pio, o sim­ple­men­te se nega­ban al tra­ba­jo explo­ta­do. La bur­gue­sía ascen­den­te nece­si­ta­ba aca­bar con esta inde­pen­den­cia o auto­no­mía, des­truir­la, impo­ner solo el tra­ba­jo asa­la­ria­do a masas tra­ba­ja­do­ras caren­tes de todo excep­to de su fuer­za de tra­ba­jo. Cuan­do se exten­dió el capi­ta­lis­mo se desa­rro­lló la sub­sun­ción for­mal en la que las y los tra­ba­ja­do­res, tam­bién niñas y niños, eran explo­ta­dos en fábri­cas muy con­tro­la­das duran­te muchas horas de tra­ba­jo ago­ta­dor, subor­di­na­do y domi­na­do. Pero aho­ra sur­ge una dife­ren­cia con res­pec­to a las socie­da­des ante­rio­res: con la sub­sun­ción for­mal capi­ta­lis­ta, pese a ser limi­ta­da por­que muchas tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res man­tie­ne aún cier­ta auto­no­mía de recur­sos pro­pios, sin embar­go ha sur­gi­do ya la figu­ra del empre­sa­rio espe­cí­fi­ca­men­te capi­ta­lis­ta, y lo que es peor, la ideo­lo­gía del tra­ba­jo asa­la­ria­do como úni­ca for­ma nor­mal, legal y vir­tuo­sa de tra­ba­jo.

Pero el capi­tal lo quie­re todo para sí y no tole­ra esa peque­ña auto­no­mía del tra­ba­jo, que limi­ta sus bene­fi­cios, por lo que, ade­más de otras razo­nes como la com­pe­ten­cia y el aho­rro del tiem­po de tra­ba­jo, intro­du­ce maqui­na­ria masi­va­men­te para derro­tar las luchas obre­ras, para aumen­tar las ganan­cias, etc. Esta es la sub­sun­ción real que se basa en la inten­si­fi­ca­ción mate­rial y moral del tra­ba­jo explo­ta­do median­te el maqui­nis­mo abso­lu­to –sea un orde­na­dor cuán­ti­co o una vie­ja exca­va­do­ra– que a su vez lo mer­can­ti­li­za abso­lu­ta­men­te todo, des­hu­ma­ni­zan­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que se degra­da en sim­ple tuer­ca mate­rial y moral de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, es decir, se ha entra­do ya en el capi­ta­lis­mo pleno, con sus con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les al lími­te de su des­truc­ti­vi­dad.

Ser cons­cien­te de ello es deci­si­vo para refor­zar los obje­ti­vos his­tó­ri­cos, la estra­te­gia y las tác­ti­cas y para valo­rar correc­ta­men­te la impor­tan­cia de las Tesis de abril en estos momen­tos en los que, for­za­do por esa sub­sun­ción real, ha entra­do en una cri­sis cua­li­ta­ti­va­men­te más gra­ve que las dos ante­rio­res, la de 1871÷73−1896 y la de 1929 – 1945. Como deci­mos, la sub­sun­ción real impli­ca el maqui­nis­mo arra­sa­dor, lo que impli­ca sobre­pro­duc­ción y cri­sis indus­trial y comer­cial, y sobre­pro­duc­ción de capi­ta­les que no encuen­tran sali­da ni en la indus­tria ni en el mer­ca­do, aun­que sí en el mili­ta­ris­mo y el capi­ta­lis­mo «cri­mi­nal». Para salir de ella des­car­gán­do­la sobre la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, una de las medi­das bur­gue­sas es la de lan­zar­se al mer­ca­do finan­cie­ro en todas sus for­mas ima­gi­na­bles y a la espe­cu­la­ción de alto ries­go, ade­más de a la sobre­ex­plo­ta­ción huma­na, el saqueo y el mili­ta­ris­mo.

Así, de la cri­sis indus­trial y comer­cial a las que se pres­ta poca impor­tan­cia se sal­ta a la cri­sis finan­cie­ra, que al unir­se con el ago­ta­mien­to de los recur­sos, el calen­ta­mien­to glo­bal, el des­cen­so de la pro­duc­ti­vi­dad, la deu­da mun­dial impa­ga­ble y la explo­si­va mez­cla de defla­ción con depre­sión y estan­ca­mien­to lar­go, por citar algu­nas carac­te­rís­ti­cas del pre­sen­te, inte­grán­do­lo en una tota­li­dad vemos la cru­de­za de la cri­sis actual com­pa­ra­da con las dos ante­rio­res. Las luchas de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal, así como el femi­nis­mo y otras movi­li­za­cio­nes resul­tan­tes de la reor­de­na­ción de la cri­sis de 1871÷73−1896 tenían amplí­si­mos espa­cios pre­ca­pi­ta­lis­tas en los que exis­tían for­mas comu­na­les, así como aún se man­te­nía bas­tan­te viva la memo­ria comu­na­lis­ta y hori­zon­ta­lis­ta de estas socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas. La reor­de­na­ción impe­ria­lis­ta pos­te­rior a la cri­sis de 1929 – 1945 mul­ti­pli­có los ata­ques a esas raí­ces popu­la­res, lan­zó el con­su­mis­mo masi­vo, simul­ta­neó su demo­cra­cia con su vio­len­cia esta­tal, refor­zó el inter­cla­sis­mo bur­gués y no solo el social­de­mó­cra­ta, inte­gró al sin­di­ca­lis­mo y en la aca­de­mia a bue­na par­te de la inte­lec­tua­li­dad de izquier­das, dejó hacer al euro­co­mu­nis­mo, pero al igual que en la fase ante­rior tam­bién en esta la bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca» no dudó en girar a la dere­cha cuan­do se hizo nece­sa­rio, aban­do­nan­do sus alian­zas con la social­de­mo­cra­cia y repri­mien­do más o menos dura­men­te a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria.

Con la cri­sis des­ata­da a fina­les del siglo XX y sobre todo des­de 2007, sin pro­fun­di­zar más aho­ra, la lucha de cla­ses ha entra­do lógi­ca y nece­sa­ria­men­te en un momen­to en el que, por un lado, se repi­ten anti­guas carac­te­rís­ti­cas pero con nue­vas for­mas: la social­de­mo­cra­cia giró al refor­mis­mo tras la cri­sis de 1871÷73−1896, y el euro­co­mu­nis­mo hizo lo mis­mo en los años seten­ta, por ejem­plo. En ambos casos fue rela­ti­va­men­te fácil reor­ga­ni­zar a la izquier­da, en el pri­me­ro por­que Lenin ya lo esta­ba hacien­do des­de 1902 y, lue­go, tras el euro­co­mu­nis­mo, por­que exis­tían gru­pos de izquier­da. Sin embar­go, des­de la implo­sión de la URSS, la eufo­ria neo­li­be­ral, los efec­tos de la pre­ca­ri­za­ción y des­es­truc­tu­ra­ción, pri­va­ti­za­cio­nes, recor­tes socia­les y demo­crá­ti­cos, la vie­ja izquier­da prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ció jus­to cuan­do más feroz era la devas­ta­ción social.

El pro­ble­ma ver­da­de­ro vie­ne aho­ra: la mer­can­ti­li­za­ción inhe­ren­te a la sub­sun­ción total con su refor­za­mien­to del feti­chis­mo, la rotu­ra o debi­li­ta­mien­to extre­mo de la ante­rior cen­tra­li­dad del tra­ba­jo, el poder de la indus­tria de la alie­na­ción y del indi­vi­dua­lis­mo bur­gués, el des­pres­ti­gio de la polí­ti­ca, la inquie­tud y el mie­do para­li­zan­te que impo­ne la pre­ca­ri­za­ción social, la recu­pe­ra­ción del neo­fas­cis­mo y del patriar­ca­lis­mo… estos y otros pro­ble­mas actua­les difi­cul­tan mucho el resur­gi­mien­to de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en esta ter­ce­ra fase de la lucha de cla­ses.

Bien es cier­to que tam­bién aho­ra, como en las cri­sis ante­rio­res, asis­ti­mos a un rena­cer de la teo­ría mar­xis­ta ade­cua­da a las nue­vas con­di­cio­nes. Hay una cons­tan­te en la his­to­ria recien­te del pen­sa­mien­to: tras una heca­tom­be social estre­me­ce­do­ra que, por sus con­tra­dic­cio­nes, gene­ra nue­vas reali­da­des, se tam­ba­lean las ideo­lo­gías y teo­rías ante­rio­res al desas­tre, algu­nas des­apa­re­cen, otras giran a la dere­cha y al refor­mis­mo, y den­tro de la izquier­da, o lo que que­da de ella, se reini­cia una auto­crí­ti­ca crea­ti­va. Al con­cluir el siglo XIX, la izquier­da gene­ró la explo­sión de crea­ti­vi­dad arri­ba resu­mi­da, pero no sin difi­cul­ta­des por su depen­den­cia hacia el neo­kan­tis­mo, posi­ti­vis­mo y evo­lu­cio­nis­mo de la social­de­mo­cra­cia del momen­to.

A fina­les de 1945 la crea­ti­vi­dad se expre­só sobre todo en el mar­xis­mo no euro­peo, en las luchas de libe­ra­ción nacio­nal con logros impre­sio­nan­tes y den­tro de Euro­pa sur­gió la pug­na entre el dog­ma­tis­mo esta­li­nis­ta y las inno­va­cio­nes de la izquier­da, ade­más de la coop­ta­ción aca­dé­mi­ca bur­gue­sa de la inte­lec­tua­li­dad sobre todo en el Esta­do fran­cés: el lla­ma­do «mar­xis­mo occi­den­tal» era ren­ta­ble para la indus­tria cul­tu­ral del momen­to, pero creó un muro entre la lucha con­cre­ta y la cas­ta inte­lec­tual bien remu­ne­ra­da, con efec­tos nefas­tos. Esta pug­na esta­lló en el Mayo del 68 al ini­ciar­se la olea­da pre­rre­vo­lu­cio­na­ria que solo sería derro­ta­da en la mitad de los años ochen­ta gra­cias a la alian­za entre el neo­li­be­ra­lis­mo, la social­de­mo­cra­cia y el euro­co­mu­nis­mo. Fue en este con­tex­to en el que la indus­tria cul­tu­ral pro­du­jo con el apo­yo del aca­de­mi­cis­mo refor­mis­ta infi­ni­dad de mer­can­cías ideo­ló­gi­cas de usar y tirar que cues­tio­na­ban o nega­ban la lógi­ca de la revo­lu­ción.

La lucha teó­ri­co-ideo­ló­gi­ca siem­pre sufre los vai­ve­nes de la lucha de cla­ses e influ­ye a su vez en esta. La vic­to­ria bur­gue­sa logra­da en la mitad de los años ochen­ta, y refor­za­da en Euro­pa has­ta comien­zos del 2000, ori­gi­nó un des­cré­di­to pro­pa­gan­dís­ti­co del socia­lis­mo en gene­ral y del mar­xis­mo, y espe­cial­men­te del méto­do dia­léc­ti­co pese a que la cien­cia lo con­fir­ma­ba con cada des­cu­bri­mien­to. Pare­cía que el mar­xis­mo «había muer­to» otra vez, una más, aun­que aho­ra defi­ni­ti­va­men­te. De sope­tón, a prin­ci­pios del siglo XXI obras como el Mani­fies­to comu­nis­taEl Capi­tal, y tam­bién sobre ellas, se empe­za­ron a ven­der como ros­qui­llas y a cir­cu­lar masi­va­men­te en inter­net. Las cri­sis par­cia­les cada vez más nume­ro­sas des­de media­dos de los noven­ta y el esta­lli­do de 2007 pul­ve­ri­za­ron las modas ideo­ló­gi­cas plan­tean­do la urgen­cia de recu­pe­rar el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Gra­cias a inter­net, muchos colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias mul­ti­pli­ca­ron sus apor­ta­cio­nes e inno­va­cio­nes teó­ri­cas en un ace­le­ra­do pro­ce­so gene­ra­li­za­do de pen­sa­mien­to colec­ti­vo inter­na­cio­nal, impo­si­ble de dar­se en los dos casos ante­rio­res. Y enton­ces suce­dió otra cosa sig­ni­fi­ca­ti­va: Lenin empe­zó a ser releí­do y leí­do, y con él otras revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios deni­gra­dos has­ta enton­ces.

Las Tesis de abril están rom­pien­do una tri­ple cen­su­ra: la bur­gue­sa, que odia a muer­te a su autor; la refor­mis­ta que no pue­de ni quie­re enfren­tar­se a ellas; y la de la izquier­da dog­má­ti­ca, que sabe que si las ata­ca a la vez, por la mis­ma dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to, serán cono­ci­das por su mili­tan­cia, con el inso­por­ta­ble peli­gro de abrir un deba­te que pue­de cues­tio­nar la línea dog­má­ti­ca y sus pri­vi­le­gios buro­crá­ti­cos y eco­nó­mi­cos.

En Eus­kal Herria tam­bién actúa esta tri­ple cen­su­ra, aun­que nos vamos a cen­trar en los dos últi­mos blo­ques, el refor­mis­ta y el dog­má­ti­co, que prác­ti­ca­men­te son uno, ana­li­zan­do la actual valía de las Tesis en tres pro­ble­mas cru­cia­les: la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor en con­tra­po­si­ción a la depen­den­cia elec­to­ra­lis­ta hacia la inexis­ten­te «bur­gue­sía nacio­nal»; la nece­si­dad de un par­ti­do u orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, sin la cual las Tesis que­dan en sabias pero inser­vi­bles pala­bras; y la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo que debe cons­ti­tuir la vér­te­bra de la inde­pen­den­cia vas­ca.

Inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se

Una de las bases esen­cia­les de las Tesis es la de que las cla­ses opri­mi­das han de tener inde­pen­den­cia polí­ti­ca con res­pec­to de la bur­gue­sía. Por inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se se entien­de, des­de media­dos del siglo XIX, el hecho de que las cla­ses explo­ta­das nun­ca dejan de rei­vin­di­car sus obje­ti­vos his­tó­ri­cos: aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da, socia­li­zar las fuer­zas pro­duc­ti­vas, ins­tau­rar la demo­cra­cia socia­lis­ta…, aun­que en ese momen­tos se movi­li­cen por inme­dia­tas rei­vin­di­ca­cio­nes con­cre­tas: mejo­ras demo­crá­ti­cas, socia­les y labo­ra­les, dere­chos polí­ti­cos anu­la­dos, que es urgen­te recu­pe­rar, etc.

Para los pue­blos nacio­nal­men­te opri­mi­dos la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se es aún más impor­tan­te por­que sus bur­gue­sías mani­pu­lan en su bene­fi­cio la com­ple­ji­dad y los mati­ces incons­cien­tes y sub­cons­cien­tes del sen­ti­mien­to nacio­nal abs­trac­to, orien­tán­do­los para sus intere­ses explo­ta­do­res de cla­se, y para pac­tar con el ocu­pan­te. Aquí es fun­da­men­tal vol­ver a la evo­lu­ción capi­ta­lis­ta por­que ya ha pasa­do la épo­ca en la que la bur­gue­sía esta­ba dis­pues­ta a morir por su inde­pen­den­cia nacio­nal. Esa fase con­clu­yó entre 1830 y 1848, e inclu­so en muchos sitios no exis­tió nun­ca. Des­de enton­ces solo sec­to­res muy mino­ri­ta­rios y gene­ral­men­te de la peque­ña bur­gue­sía han asu­mi­do ese ries­go.

La cau­sa de seme­jan­te deri­va clau­di­can­te hay que bus­car­la en la mun­dia­li­za­ción del mer­ca­do y de la ley del valor, en el poder omní­mo­do del capi­tal finan­cie­ro y espe­cu­la­ti­vo, en los cam­bios del impe­ria­lis­mo en la actua­li­dad, en el decli­nar del capi­ta­lis­mo, en resu­men, en la mar­cha impa­ra­ble de la sub­sun­ción real sobre la for­mal, arri­ba expues­ta, con sus efec­tos obje­ti­vos y sub­je­ti­vos sobre las cla­ses en lucha. Los Esta­dos media­nos y peque­ños, o con con­tra­dic­cio­nes inter­nas en aumen­to, como el espa­ñol, deben ceder par­tes impor­tan­tes de su sobe­ra­nía para no retro­ce­der más. Pero las bur­gue­sías sin Esta­do pro­pio no tie­nen más reme­dio que aga­rrar­se al Esta­do que domi­na a su pue­blo para que le ayu­de a sobre­vi­vir.

La diná­mi­ca capi­ta­lis­ta es la que hace que la bur­gue­sía de una nación opri­mi­da tie­ne muy cla­ro que nun­ca pue­de per­der su inde­pen­den­cia polí­ti­ca fren­te al pue­blo tra­ba­ja­dor. Sabe que tie­ne que ser ella la que per­ma­nen­te­men­te diri­ja la vida polí­ti­ca en fun­ción de tres obje­ti­vos ele­men­ta­les: incre­men­tar la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca para ampliar su tasa de ganan­cia; per­fec­cio­nar la opre­sión polí­ti­ca para, en la medi­da de lo posi­ble, apa­ren­tar que exis­te «demo­cra­cia» y que pue­de ampliar­se si se aumen­tan las cos­tas de sobe­ra­nía nacio­nal bur­gue­sa; y ampliar la domi­na­ción cul­tu­ral para evi­tar que el pue­blo tra­ba­ja­dor desa­rro­lle el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta.

Este es el caso de par­te la media­na bur­gue­sía cata­la­na que gol­pea­da por la cri­sis mun­dial, por la inca­pa­ci­dad espa­ño­la y por su nacio­na­lis­mo, bus­ca un Esta­do bur­gués direc­ta­men­te con­tro­la­do por Euro­ale­ma­nia y por la OTAN. La gran bur­gue­sía cata­la­na siem­pre ha opta­do por Espa­ña y sigue hacién­do­lo. Pero la Gene­ra­li­tat nun­ca lla­ma­rá a la resis­ten­cia acti­va con­tra la ocu­pa­ción espa­ño­la. En Esco­cia es par­te del pue­blo y de la peque­ña bur­gue­sía empo­bre­ci­da el que bus­ca un Esta­do pro­pio den­tro de la Unión Euro­pea para recu­pe­rar sus con­di­cio­nes de vida, mien­tras que la bur­gue­sía esco­ce­sa era pro­bri­tá­ni­ca has­ta antes del Bre­xit.

Tam­bién hay tener en cuen­ta las suce­si­vas fases capi­ta­lis­tas euro­peas y mun­dia­les para com­pren­der el deve­nir vas­co. En Eus­kal Herria, la expe­rien­cia es aplas­tan­te des­de fina­les del siglo XVIII, por poner la fecha de irrup­ción del poder polí­ti­co capi­ta­lis­ta, cuan­do la revo­lu­ción bur­gue­sa fran­ce­sa tuvo el apo­yo incon­di­cio­nal de la bur­gue­sía de Ipa­rral­de, opción que se refor­zó en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. La bur­gue­sía de Ipa­rral­de no optó por la resis­ten­cia bajo la ocu­pa­ción ale­ma­na, sec­to­res bur­gue­ses cola­bo­ra­ron con ella. En Hegoal­de, la bur­gue­sía se posi­cio­nó abier­ta­men­te por la ocu­pa­ción espa­ño­la en las dos «gue­rras car­lis­tas». Duran­te un tiem­po el fue­ris­mo y el fora­lis­mo auna­ron a sec­to­res bur­gue­ses intere­sa­dos en man­te­ner una cier­ta auto­no­mía den­tro del Esta­do espa­ñol, nada más, pero con­for­me se indus­tria­li­za­ba el capi­ta­lis­mo vas­co y se agu­di­za­ba la lucha de cla­ses en su inte­rior el grue­so del fue­ris­mo se vol­vió espa­ño­lis­mo. Una par­te de la media­na bur­gue­sía y mucha peque­ña bur­gue­sía arrui­na­da apo­yó el nacio­na­lis­mo bur­gués sabi­niano, pero por­que era capi­ta­lis­ta y anti­so­cia­lis­ta. Son cono­ci­das las esci­sio­nes del PNV tan­to por la «cues­tión social» como por las alian­zas con el capi­tal espa­ñol, que vie­ne a ser lo mis­mo.

En la «gue­rra civil» de 1936 la bur­gue­sía vas­ca fue proes­pa­ño­la, tam­bién su sec­tor afi­lia­do al PNV. La media­na y peque­ña bur­gue­sía diri­gen­te de este par­ti­do se rom­pió en tres tro­zos: el que cola­bo­ró por acti­va o por pasi­va con el fran­quis­mo; el que dudó mucho en salir en defen­sa de la demo­cra­cia enton­ces exis­ten­te has­ta con­se­guir un Esta­tu­to para las tres pro­vin­cias vas­con­ga­das; y, den­tro de este gru­po, el que orga­ni­zó la trai­ción y ren­di­ción de San­to­ña en verano de 1937. El PNV se negó a crear un Ejér­ci­to Vas­co, y menos aún un Ejér­ci­to Popu­lar Vas­co; evi­tó la pla­ni­fi­ca­ción social, eco­nó­mi­ca y mili­tar que mul­ti­pli­ca­ría la capa­ci­dad de defen­sa por­que, de apli­car­se, dis­mi­nui­ría su poder y los bene­fi­cios de la bur­gue­sía viz­caí­na; tole­ró la quin­ta colum­na fran­quis­ta; man­tu­vo per­ma­nen­te con­tac­to con el fran­quis­mo; ape­nas con­ce­dió dere­chos socia­les y labo­ra­les a la cla­se obre­ra y entre­gó intac­ta la indus­tria pesa­da al fran­quis­mo.

La bur­gue­sía vas­ca se enri­que­ció sobre­ma­ne­ra con el fran­quis­mo y fue­ron muy pocos, poquí­si­mos, los miem­bros de la media­na y peque­ña bur­gue­sía que resis­tie­ron en la clan­des­ti­ni­dad, sobre todo des­de fina­les de los años cua­ren­ta. Una obse­sión del PNV fina­les de los cin­cuen­ta fue aca­bar con ETA y esta orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, hoy paci­fis­ta, era cons­cien­te de que la bur­gue­sía nacio­na­lis­ta se vol­ve­ría con­tra ella. De una u otra for­ma, se ha cum­pli­do aque­lla cer­ti­dum­bre expre­sa­da en docu­men­tos. Una de las expre­sio­nes más inhu­ma­nas de las medi­das del PNV para aca­bar con ETA ha sido y sigue sien­do su apo­yo a la repre­sión y a la polí­ti­ca car­ce­la­ria con­tra las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros y con­tra la izquier­da aber­tza­le en su con­jun­to, así como a la mejo­ra de estas polí­ti­cas.

El segui­dis­mo bochor­no­so de EH Bil­du, y por exten­sión de Sor­tu, hacia el PNV en las recien­tes elec­cio­nes auto­nó­mi­cas vas­con­ga­das, es un ejem­plo de libro del aban­dono de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca en favor de la depen­den­cia de la inexis­ten­te «bur­gue­sía nacio­nal», que en reali­dad es la media­na bur­gue­sía auto­no­mis­ta y fora­lis­ta. Un segui­dis­mo que le ha lle­va­do a excluir de su cam­pa­ña elec­to­ral cual­quier refe­ren­cia a la explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción que sufre el pue­blo tra­ba­ja­dor, lle­nan­do el espa­cio y tiem­po así per­di­do con un men­sa­je fofo pero exce­len­te para colar la ideo­lo­gía inter­cla­sis­ta de EH Bil­du y para ocul­tar su depen­den­cia polí­ti­ca hacia el PNV deba­jo de la dema­go­gia demo­cra­ti­cis­ta que en bas­tan­tes asun­tos ha copia­do mar­ke­ting elec­to­ral de Elka­rre­kin-Pode­mos.

En los últi­mos tiem­pos se inten­si­fi­ca el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes socia­les, labo­ra­les y demo­crá­ti­cas del pue­blo tra­ba­ja­dor. Son los mis­mos tiem­pos en los que las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de EH Bil­du se han «olvi­da­do» de la lucha de cla­ses en gene­ral y den­tro de Eus­kal Herria, y los mis­mos duran­te los cua­les Sor­tu ha zol­vi­da­do» con­cep­tos impres­cin­di­bles para revo­lu­cio­nar la socie­dad vas­ca y cons­truir un pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta que de algún modo pre­fi­gu­re los obje­ti­vos his­tó­ri­cos den­tro de la fase capi­ta­lis­ta actual, la de la ple­na sub­sun­ción real del tra­ba­jo, como hemos expli­ca­do arri­ba.

Seme­jan­te «olvi­do» es tan­to más gra­ve cuan­to que la lucha en la actual fase capi­ta­lis­ta exi­ge, más que nun­ca antes, un méto­do orga­ni­za­ti­vo ade­cua­do para, en cada situa­ción, pre­fi­gu­rar algu­nos com­po­nen­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos de los obje­ti­vos his­tó­ri­cos por los que se lucha, una espe­cie de seña­les o faros que ilu­mi­nan mate­rial­men­te el futu­ro entre la den­sa negru­ra capi­ta­lis­ta. Pero todos y todas sabe­mos que no es un «olvi­do» sino un aban­dono deli­be­ra­do de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria por un sec­tor de la izquier­da aber­tza­le que ha ter­mi­na­do cre­yén­do­se los can­tos de sire­na de la ideo­lo­gía bur­gue­sa.

La actua­li­za­ción de las Tesis de abril, o mejor dicho de las lec­cio­nes del movi­mien­to comu­nis­ta des­de media­dos del siglo XIX, a las nece­si­da­des vas­cas pasa por dejar cla­ro que la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor con­sis­te en la doble pero uni­da tarea de, por un lado, rela­cio­nar siem­pre los obje­ti­vos inme­dia­tos por los que se lucha en esa rei­vin­di­ca­ción con­cre­ta con los obje­ti­vos his­tó­ri­cos futu­ros. Es la peda­go­gía del ejem­plo: en cada situa­ción par­ti­cu­lar debe estar pre­sen­te de algún modo lo esen­cial del futu­ro. Por ejem­plo, los desahu­cios. Dete­ner y rever­tir seme­jan­te cruel­dad bur­gue­sa es una prio­ri­dad inme­dia­ta, de acuer­do, pero tam­bién es un pro­ble­ma que nos enfren­ta a la pre­gun­ta: ¿de quién es la vivien­da, de quien la habi­ta aun­que no pue­da pagar­la, o del capi­tal? Los desahu­cios nos enfren­tan al pro­ble­ma de las for­mas de pro­pie­dad: capi­ta­lis­ta o socia­lis­ta. La prác­ti­ca de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se en este ejem­plo, como en todos, con­sis­te en demos­trar una y mil veces que cual­quier refor­ma de las leyes de vivien­da en bene­fi­cio de las cla­ses explo­ta­das, aun sien­do aho­ra mis­mo impres­cin­di­bles, no ser­vi­rá de nada a medio y lar­go pla­zo si no se socia­li­za la tie­rra, si no se aca­ba con la pro­pie­dad pri­va­da de las vivien­das, si no se aca­ba con la ban­ca pri­va­da median­te un ban­co esta­tal, etc.

El otro com­po­nen­te de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­ses, uni­do al ante­rior, es el de mover­se siem­pre en lo con­cre­to en el plano de las res­pon­sa­bi­li­da­des bur­gue­sas. Siguien­do con el ejem­plo de los desahu­cios: habien­do deja­do cla­ro que la solu­ción defi­ni­ti­va no es otra que la socia­li­za­ción de la pro­pie­dad de la vivien­da, expli­cán­do­lo en cada defen­sa radi­cal del dere­cho bási­co y exi­gien­do refor­mas urgen­tes, a la vez de esto, tam­bién hay que expli­car públi­ca­men­te quie­nes son los res­pon­sa­bles de los desahu­cios, decir sus nom­bres, per­so­na­li­zar las cau­sas, mos­trar que la cla­se bur­gue­sa está com­pues­ta por seres con­cre­tos des­pia­da­dos, egoís­tas, inhu­ma­nos.

La polí­ti­ca bur­gue­sa, su apa­ra­to judi­cial y pro­pa­gan­dís­ti­co, se basa en la cri­mi­na­li­za­ción públi­ca y sin tapu­jos de muje­res y hom­bres de izquier­das que se enfren­tan a su poder. La bur­gue­sía seña­la con el dedo, publi­ci­ta en su pren­sa a quie­nes se resis­ten a los desahu­cios, a las y los sin­di­ca­lis­tas, veci­nas y per­so­nas en gene­ral que se le resis­ten. De este modo, extien­den el mie­do y la pasi­vi­dad. La inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se del pue­blo tam­bién tie­ne que res­pon­der seña­lan­do quie­nes son los res­pon­sa­bles, los ban­cos, los jue­ces, las empre­sas inmo­bi­lia­rias, etc. La bur­gue­sía debe saber que no es impu­ne a títu­lo indi­vi­dual, que la polí­ti­ca obre­ra y popu­lar tam­bién lle­ga a exi­gir­le res­pon­sa­bi­li­da­des per­so­na­les fue­ra y al mar­gen del sis­te­ma judi­cial bur­gués, que siem­pre defien­de a las per­so­nas bur­gue­sas y cas­ti­ga a las per­so­nas opri­mi­das.

El movi­mien­to socia­lis­ta y comu­nis­ta man­tu­vo esta inde­pen­den­cia polí­ti­ca mien­tras fue revo­lu­cio­na­rio; con­for­me dege­ne­ró en refor­mis­ta fue aban­do­nán­do­la y acep­tan­do como el úni­co cri­te­rio de polí­ti­ca el cri­te­rio bur­gués. La ini­cia­ti­va obre­ra y popu­lar fue pri­me­ro supe­di­ta­da a la ley del capi­tal y lue­go total­men­te recha­za­da: se acep­tó la judi­cia­li­za­ción bur­gue­sa de las rei­vin­di­ca­cio­nes y se negó el dere­cho obre­ro a apli­car la jus­ti­cia popu­lar, a la denun­cia con­cre­ta, a la cone­xión per­ma­nen­te e inme­dia­ta de toda injus­ti­cia con el mode­lo capi­ta­lis­ta en su con­jun­to y con sus res­pon­sa­bles inme­dia­tos per­so­na­li­za­dos uno a uno.

La inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se fue sien­do extin­gui­da por el refor­mis­mo en la medi­da en que éste no com­ba­tía la cre­cien­te sub­sun­ción real del tra­ba­jo en el capi­tal, su absor­ción, su deglu­ción y desin­te­gra­ción en la tri­tu­ra­do­ra de la explo­ta­ción. El pue­blo tra­ba­ja­dor per­dió la memo­ria de su ante­rior inde­pen­den­cia polí­ti­ca y pasó a creer­se una par­te más de la polí­ti­ca del capi­tal, de su sis­te­ma jurí­di­co-repre­si­vo, de su lega­li­dad: se iden­ti­fi­có con la ley de su opre­sor y domi­na­dor. A lo máxi­mo que se ha lle­ga­do en esta invo­lu­ción a la nada ha sido a cam­biar el con­cep­to deci­si­vo de «nega­ción de la lega­li­dad» por el ambi­guo y blan­di­bluf de «des­obe­dien­cia a la ley», nada más. La des­obe­dien­cia de la ley, aun sien­do nece­sa­ria como cual­quier otra for­ma de lucha ini­cial, no sir­ve ape­nas de nada si no va den­tro de la nega­ción explí­ci­ta de la lega­li­dad del opre­sor.

Una par­te de la izquier­da aber­tza­le y el sobe­ra­nis­mo de EH Bil­du acep­tan el mar­co polí­ti­co legal como úni­co posi­ble, o sea, acep­ta la dic­ta­du­ra de la pro­pie­dad pri­va­da. El pro­gra­ma estra­té­gi­co Denon Herria, «Un País Com­par­ti­do», pre­sen­ta­do para las elec­cio­nes al par­la­men­to espa­ñol del 25‑S, es el ejem­plo más recien­te. El pro­gra­ma se sus­ten­ta sobre el feti­che bur­gués de que la «demo­cra­cia» pue­de lograr que se «com­par­ta» la pro­pie­dad pri­va­da. El feti­chis­mo par­la­men­ta­ris­ta del refor­mis­mo en los Esta­dos toda­vía sobe­ra­nos, for­mal­men­te inde­pen­dien­tes, sigue cre­yen­do que a pesar de las lec­cio­nes de la his­to­ria y de las trans­for­ma­cio­nes recien­tes del impe­ria­lis­mo, pue­de con­ven­cer con la «demo­cra­cia par­la­men­ta­ria» a la bur­gue­sía de que «com­par­ta» su pro­pie­dad pri­va­da. Tén­ga­se en cuen­ta que habla­mos solo de «com­par­tir» y no de expro­piar, de socia­li­zar la pro­pie­dad.

Es ver­dad que en deter­mi­na­das rela­cio­nes de supe­rio­ri­dad de fuer­za socio­po­lí­ti­ca de las cla­ses explo­ta­das sobre las explo­ta­do­ras, las pri­me­ras podían con­quis­tar algu­nos dere­chos nece­sa­rios, por los que siem­pre hay que luchar, que las segun­das, las explo­ta­do­ras, tenían que ceder por mie­do, pura­men­te por mie­do a movi­li­za­cio­nes popu­la­res más duras que pue­dan radi­ca­li­zar­se en un pro­gra­ma polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio. Para cor­tar esta diná­mi­ca mor­tal, la bur­gue­sía pac­ta con el refor­mis­mo cier­tas con­ce­sio­nes apa­ci­gua­do­ras mien­tras repri­me más o menos bru­tal­men­te a la izquier­da irre­duc­ti­ble. Se tra­ta de la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y/​o revo­lu­ción ausen­te en el pro­gra­ma estra­té­gi­co Denon Herria.

¿De dón­de saca el Esta­do los recur­sos para las con­ce­sio­nes al pue­blo? Fun­da­men­tal­men­te del gas­to públi­co, de las arcas públi­cas y, ape­nas, casi nada o nada, de la pro­pie­dad pri­va­da bur­gue­sa median­te algu­na refor­ma fis­cal de maqui­lla­je y muy tenue, siem­pre con la pro­me­sa de devol­ver­le aumen­ta­do lo poco que le ha pedi­do. Inclu­so en situa­cio­nes de cri­sis, la bur­gue­sía apu­ra­da exi­ge a su Esta­do que inter­ven­ga en las indus­trias en quie­bra, que asu­ma sus deu­das, que las sanee con fon­dos públi­cos, que las nacio­na­li­ce de algún modo o que las cie­rre sin car­gar los cos­tos al empre­sa­rio sino al Esta­do, etc. En el capi­ta­lis­mo, nacio­na­li­zar, esta­ta­li­zar o hacer públi­ca una empre­sa pri­va­da no es aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da sino pres­tár­se­la a su Esta­do para que sea él que la sanee, o ven­da o cie­rre con el era­rio públi­co, devol­vién­do­la lue­go, cuan­do ya es ren­ta­ble, al capi­tal.

Pero, según la crí­ti­ca mar­xis­ta del capi­ta­lis­mo, el gas­to públi­co es un gas­to impro­duc­ti­vo para el capi­tal pri­va­do por lo que siem­pre pre­sio­na para redu­cir­lo o liqui­dar­lo del todo, sacan­do al mer­ca­do esos ser­vi­cios socia­les, pri­va­ti­zán­do­los, obli­gan­do al pue­blo a pagar mucho más por la salud, la edu­ca­ción, el trans­por­te, la ener­gía, la comu­ni­ca­ción, exi­gien­do la repri­va­ti­za­ción de las empre­sas nacio­na­li­za­das, etc. La cla­se domi­nan­te y su Esta­do siem­pre valo­ran la com­ba­ti­vi­dad obre­ra y popu­lar para des­cu­brir cuan­do fla­quea, duda y retro­ce­de, apro­ve­chan­do ese momen­to para con­tra­ata­car redu­cien­do lo más posi­ble el gas­to públi­co.

En momen­tos de cri­sis el capi­tal ni siquie­ra espe­ra a la debi­li­dad de las cla­ses explo­ta­das sino que toma la ofen­si­va, las ata­ca des­pia­da­da­men­te y no solo para repri­va­ti­zar lo públi­co entre­gán­do­se­lo a la bur­gue­sía para que aumen­te sus ganan­cias, sino que tam­bién, y sobre todo, ata­ca a los dere­chos sin­di­ca­les, labo­ra­les, demo­crá­ti­cos, polí­ti­cos, socia­les, etc. Se tra­ta de derro­tar polí­ti­ca­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor para que no recu­pe­re nun­ca más su con­cien­cia de cla­se y no vuel­va a exi­gir no ya «com­par­tir» algu­nas pocas «rique­zas» –el dañino mito del «repar­to de la rique­za» y del «sala­rio jus­to» – , sino ni siquie­ra pue­da pen­sar en la auto­ges­tión obre­ra y popu­lar en la medi­da de lo posi­ble den­tro del capi­ta­lis­mo en cri­sis pre­fi­gu­ran­do algu­nas carac­te­rís­ti­cas pre y pro­to socia­lis­tas y menos aún, en abso­lu­to, lle­gar a luchar para socia­li­zar las fuer­zas pro­duc­ti­vas, la pro­pie­dad bur­gue­sa.

Pues bien, la creen­cia refor­mis­ta en el «repar­to de la rique­za nacio­nal», en lograr «un país com­par­ti­do» entre explo­ta­do­res y explo­ta­dos, obje­ti­va­men­te impo­si­ble en las fases capi­ta­lis­tas ante­rio­res –ni el key­ne­sia­nis­mo del mal lla­ma­do «Esta­do del bien­es­tar» (sic) lo con­si­guió – , es aho­ra, en la actual fase, obje­ti­va y sub­je­ti­va­men­te impo­si­ble, es decir, es impen­sa­ble. Has­ta hace unos lus­tros, el refor­mis­mo creía aún en lo impo­si­ble, en que era posi­ble el mila­gro por­que algu­na bur­gue­sía cedía por mie­do a las exi­gen­cias del pue­blo. Pero los refor­mis­mos deja­ron de creer y de pen­sar en el mila­gro. La mayo­ría se hizo socio­li­be­ral y una mino­ría neo­key­ne­sia­na, es decir, un key­ne­sia­nis­mo «rea­lis­ta», no exi­gen­te, com­pren­si­vo con las nece­si­da­des del capi­tal. A la vez, el refor­mis­mo duro, el euro­co­mu­nis­mo, giró al neo­re­for­mis­mo, mucho más blan­do que el de las déca­das de 1950 a fina­les de 1960.

El des­pla­za­mien­to al cen­tro-dere­cha y al cen­tro fue simul­tá­neo a la expan­sión del capi­tal finan­cie­ro y fic­ti­cio mun­dia­li­za­do, al domi­nio abso­lu­to de la sub­sun­ción real, a las cesio­nes de sobe­ra­nía por los Esta­dos para crear blo­ques impe­ria­lis­tas, al agra­va­mien­to de la cri­sis sis­té­mi­ca… La tran­si­ción de una fase capi­ta­lis­ta a otra con­lle­va muchas adap­ta­cio­nes de for­ma y la agu­di­za­ción de con­tra­dic­cio­nes clá­si­cas con la apa­ri­ción de face­tas nue­vas, cosa que no pode­mos ana­li­zar aho­ra. Uno de los cam­bios más impor­tan­tes es el del ago­ta­mien­tos de las fuer­zas refor­mis­tas que fue­ron pila­res del orden explo­ta­dor de la fase ante­rior, ape­nas nece­sa­rios ya para las nue­vas nece­si­da­des del capi­tal: esto es lo que le está suce­dien­do a la social­de­mo­cra­cia, a los res­tos euro­co­mu­nis­tas y al neo­re­for­mis­mo: ¿Cómo pue­den sobre­vi­vir?

En las nacio­nes opri­mi­das, en Eus­kal Herria por ejem­plo, la estra­te­gia de lograr «Un País Com­par­ti­do», Denon Herria, se basa en una men­ti­ra des­ca­ra­da: el pue­blo tra­ba­ja­dor no pue­de com­par­tir lo que no tie­ne. Si el capi­tal ha aca­ba­do ya has­ta con la inde­pen­den­cia real de un Esta­do sobe­rano medio –Ita­lia, Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da, el Esta­do espa­ñol, y has­ta el fran­cés con la clau­di­ca­ción de Hollan­de a la exi­gen­cias de la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos, por citar algu­nos – , redu­cién­do­la a mera sobe­ra­nía par­cial, ¿qué no suce­de a las nacio­nes a las que se les nie­ga por la fuer­za tener su pro­pio Esta­do? Eus­kal Herria es, ante todo y sobre todo, pro­pie­dad del capi­tal fran­co-espa­ñol e inter­na­cio­nal, y los Esta­dos fran­cés y espa­ñol y la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca. Estos pro­pie­ta­rios ceden dere­chos tran­si­to­rios de usu­fruc­to a la bur­gue­sía vas­ca por­que saben de su fide­li­dad de cla­se.

La estra­te­gia expli­ci­ta­da en Denon Herria está pen­sa­da para mover­se en la depen­den­cia elec­to­ral e ins­ti­tu­cio­nal, no para desa­rro­llar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor que uti­li­za las elec­cio­nes y el par­la­men­ta­ris­mo como secun­da­rios medios tác­ti­cos supe­di­ta­dos siem­pre a la movi­li­za­ción y lucha en las fábri­cas, barrios, escue­las, uni­ver­si­da­des, domi­ci­lios, cam­pos. Como vere­mos lue­go, en esta depen­den­cia polí­ti­ca cons­cien­te­men­te asu­mi­da exis­ten otras dos depen­den­cias: la de la for­ma orga­ni­za­ti­va y la del mode­lo social, es decir, la for­ma-par­ti­do elec­to­ral ver­sus for­ma-movi­mien­to, y el mode­lo social key­ne­siano, o para decir­lo según la actual moda ideo­ló­gi­ca, en el «post­ca­pi­ta­lis­mo» evo­lu­cio­nis­ta, que nadie sabe lo que quie­re decir, ver­sus el mode­lo socia­lis­ta.

Las Tesis de abril, en el con­tex­to actual, demues­tran la urgen­cia de recu­pe­rar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se para que el pue­blo tra­ba­ja­dor no sea defi­ni­ti­va­men­te desin­te­gra­do por la sub­sun­ción real en la domi­na­ción espa­ño­la y fran­ce­sa, lo que nos lle­va al pro­ble­ma de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria.

Par­ti­do y movi­mien­to de cla­se

El ¿Qué hacer? de Lenin, escri­to en 1902, es uno de los libros más ter­gi­ver­sa­dos y deni­gra­dos de la his­to­ria, lo que es una bue­na señal. Un dia­léc­ti­co hilo rojo conec­ta el ¿Qué hacer? con las Tesis: el de la orga­ni­za­ción o par­ti­do de van­guar­dia que, adap­tán­do­se a cada situa­ción, debe garan­ti­zar en todo momen­to que sean ági­les las dife­ren­cias rela­ti­vas e inter­ac­cio­nes per­ma­nen­tes entre la auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar y la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, u orga­ni­za­cio­nes. A su vez, la dia­léc­ti­ca entre auto­or­ga­ni­za­ción y orga­ni­za­ción, tam­bién deba­ti­da des­de la mitad del siglo XIX, se extien­de a, y está pre­sen­te, en la pro­fun­da iden­ti­dad entre orga­ni­za­ción, auto­or­ga­ni­za­ción e inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se. Las tres for­man un con­ti­nuo, una tota­li­dad, que esta­lla­ría en mil tro­zos si no estu­vie­ra acti­vo en su inte­rior un cuar­to ele­men­to: la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo en la medi­da de lo posi­ble.

Hemos dicho arri­ba que las Tesis de abril pudie­ron ser escri­tas por­que Lenin mili­ta­ba en un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio que le fue sur­tien­do de la expe­rien­cia colec­ti­va, de datos e infor­mes cen­su­ra­dos y silen­cia­dos por la pren­sa, de una for­ma de pen­sar auto­crí­ti­ca y crí­ti­ca –la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta– sin la cual es impo­si­ble enten­der y trans­for­mar las con­tra­dic­cio­nes de la reali­dad. A pesar de sus auto­no­mías lógi­cas, par­ti­do y teo­ría se nece­si­tan y se refuer­zan mutua­men­te: sin el pri­me­ro, la explo­si­va rique­za poten­cial de las luchas con­cre­tas se dilu­ye, se difu­mi­na en el expon­ta­neís­mo sin pers­pec­ti­vas, o en el refor­mis­mo si no lo evi­ta la con­cien­cia­ción radi­cal sis­te­má­ti­ca; sin la segun­da, más tem­prano que tar­de se impo­ne el evo­lu­cio­nis­mo meca­ni­cis­ta que al negar la dia­léc­ti­ca del sal­to revo­lu­cio­na­rio ter­mi­na sub­su­mi­do en la tan desea­da «nor­ma­li­dad». Se cie­rra así el cepo, la tram­pa mor­tal.

Hemos ana­li­za­do crí­ti­ca­men­te la pau­la­ti­na des­com­po­si­ción orga­ni­za­ti­va de una par­te de la izquier­da aber­tza­le, la que estruc­tu­ra EH Bil­du y la que cons­ti­tu­ye la mayo­ría de Sor­tu. Ten­dría­mos que repe­tir lo fun­da­men­tal de nues­tras crí­ti­cas sos­te­ni­das des­de hace varios años, des­de lue­go antes de la deba­cle elec­to­ral y antes del esta­lli­do públi­co de las dispu­tas inter­nas. No pode­mos, des­gra­cia­da­men­te, ni siquie­ra resu­mir­las aquí aun­que lo inten­tá­ra­mos, excep­to en cua­tro pun­tos irre­nun­cia­bles con sus corres­pon­dien­tes pro­pues­tas:

Uno, la liqui­da­ción buro­crá­ti­ca y auto­ri­ta­ria del sis­te­ma orga­ni­za­ti­vo ante­rior a la tris­te «nue­va estra­te­gia» y la impo­si­ción for­za­da del elec­to­ra­lis­mo inter­cla­sis­ta depen­dien­te de la polí­ti­ca bur­gue­sa. Seme­jan­te cam­bio ha hun­di­do moral y polí­ti­ca­men­te a cien­tos de mili­tan­tes foguea­dos que, no todos, se han vol­ca­do de una for­ma u otra en luchas reales, en movi­mien­tos popu­la­res y en la acción obre­ra y popu­lar. El recha­zo ofi­cial del esque­ma orga­ni­za­ti­vo del MLNV, la céle­bre «lar­ga V Asam­blea», por Abian con­de­na al supues­to deba­te orga­ni­za­ti­vo en Sor­tu, que aho­ra debe ini­ciar­se, a deam­bu­lear cie­go alre­de­dor de la nega­ti­va tajan­te de vol­ver a la «for­ma-movi­mien­to» que, sin embar­go, es la más apta para com­ba­tir al capi­ta­lis­mo actual. Una de dos: o rom­pe con la nega­ti­va buro­crá­ti­ca a pen­sar crí­ti­ca y libre­men­te, abrien­do el deba­te a una com­pa­ra­ción entre la for­ma-movi­mien­to y el par­ti­do ver­ti­cal, u obe­de­ce y cie­rra en fal­so una cri­sis que reapa­re­ce­rá con múl­ti­ples for­mas. Pen­sa­mos que será lo segun­do, aun­que disi­mu­lán­do­lo con algu­nas expre­sio­nes que sue­nen a mar­xis­mo dedi­ca­das al sec­tor mili­tan­te de izquier­das.

Fren­te a la nega­ti­va de Abian de que en Sor­tu se deba­ta con ple­na liber­tad, solo que­da la alter­na­ti­va de rea­li­zar el ver­da­de­ro deba­te popu­lar fue­ra de Sor­tu y den­tro del amplio y poli­fa­cé­ti­co movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se vas­co. Pero un deba­te rigu­ro­so, dia­léc­ti­co, pro­fun­do y con todas las rami­fi­ca­cio­nes con­cre­tas nece­sa­rias para lle­gar a las múl­ti­ples ramas del roble aber­tza­le. No que­da más opción que la de acor­dar colec­ti­va­men­te ese deba­te en vez de que cada gru­po, colec­ti­vo u orga­ni­za­ción se lan­ce por su cuen­ta sin coor­di­nar­se con los demás sobre los obje­ti­vos, méto­dos, pla­zos, etc. Los esfuer­zos pre­ci­pi­ta­dos y ais­la­dos, aun­que volun­ta­rio­sos, tien­den a gene­rar con­fu­sión y has­ta recha­zo en la mili­tan­cia que­ma­da por el buro­cra­tis­mo de la izquier­da aber­tza­le ofi­cial, que no quie­re salir de una cue­va para entrar en otra, pero más peque­ña.

Dos, pero tam­po­co hay tiem­po que per­der. Aho­ra mis­mo está ini­cián­do­se un deba­te orga­ni­za­ti­vo cuá­dru­ple: Aska­pe­na, Ernai, Sor­tu y LAB, así como se man­tie­nen otros muchos deba­tes «meno­res» en el sue­lo de la reali­dad colec­ti­va de la mili­tan­cia aber­tza­le en su amplio espec­tro por la sim­ple razón del empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, dete­rio­ro obje­ti­vo y sub­je­ti­vo esca­mo­tea­do en la últi­ma cam­pa­ña elec­to­ral de EH Bil­du. Es lógi­co, por tan­to, que ante el pro­lon­ga­do silen­cio teó­ri­co y de aná­li­sis polí­ti­co del aber­tza­lis­mo ofi­cial, se reali­cen deba­tes de diver­sos nive­les de con­cre­ción. Ade­más, y aquí vol­ve­mos a lo arri­ba dicho sobre la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se, el pro­gra­ma inter­cla­sis­ta pre­sen­ta­do por EH Bil­du para las últi­mas elec­cio­nes y ela­bo­ra­do por un gru­po de inte­lec­tua­les, está pen­sa­do des­de y para un sis­te­ma orga­ni­za­ti­vo refor­mis­ta, en abso­lu­to revo­lu­cio­na­rio. Nos teme­mos que el deba­te en Sor­tu será cerra­do y con ame­na­zas dis­ci­pli­na­rias para quie­nes pre­ten­dan ejer­ci­tar el prin­ci­pio demo­crá­ti­co de deba­te públi­co y colec­ti­vo.

Tres, hay que comen­zar un deba­te colec­ti­vo basa­do en la pra­xis: el cono­ci­mien­to mutuo median­te la mili­tan­cia en la calle, talle­res, cen­tros de tra­ba­jo, escue­las, movi­mien­tos popu­la­res…; y la dis­cu­sión teó­ri­ca y polí­ti­ca sobre un docu­men­to con datos reales, con aná­li­sis de ten­den­cias, con pers­pec­ti­vas, con expli­ca­ción de las con­tra­dic­cio­nes pro­fun­das de toda índo­le que deter­mi­nan la reali­dad vas­ca. Ambas cosas se nece­si­tan y se refuer­zan, sien­do impres­cin­di­bles las dos. Un deba­te sin expe­rien­cia prác­ti­ca sería mera­men­te inte­lec­tual, abs­trac­to, sin bases reales y por tan­to sin futu­ro. Un deba­te sin estu­dio de los pro­ble­mas reales, sin datos, sin inves­ti­ga­cio­nes de las fuer­zas en lucha, sin defi­ni­cio­nes de las cla­ses en con­flic­to, sin aná­li­sis del capi­ta­lis­mo vas­co y mun­dial, sería mero volun­ta­ris­mo sub­je­ti­vis­ta que esta­lla­ría en mil peda­zos al poco tiem­po. Tam­po­co vale un deba­te redu­ci­do a un docu­men­to de dos o tres pági­nas con algu­nas defi­ni­cio­nes gené­ri­cas, pero peor aún es lo que nos teme­mos: que el docu­men­to base del deba­te de Sor­tu sea incon­cre­to, abs­trac­to y dema­gó­gi­co.

Y cua­tro, y como sín­te­sis, cual­quier recons­truc­ción de la izquier­da aber­tza­le aho­ra, ade­más de reque­rir tiem­po, debe hin­car el dien­te al humi­llan­te y pre­vis­to fra­ca­so de la Con­fe­ren­cia de Aie­te de hace cin­co años. Allí, la par­te ofi­cial e ins­ti­tu­cio­nal de la izquier­da aber­tza­le pre­sen­tó sus res­pe­tos al impe­ria­lis­mo en todas sus for­mas. Allí, esa par­te de la izquier­da aber­tza­le cerró una eta­pa glo­rio­sa y ofi­cia­li­zó su deam­bu­lear des­orien­ta­da entre las ins­ti­tu­cio­nes del poder, pri­me­ro con una eufo­ria elec­to­ra­lis­ta cogi­da con alfi­le­res y, des­pués, tras cho­car con una reali­dad que des­co­no­cía, hun­dir­se en la pesa­di­lla. Los cin­co años trans­cu­rri­dos des­de aque­lla plei­te­sía expre­san y resu­men des­de la dege­ne­ra­ción refor­mis­ta los cin­cuen­ta años ante­rio­res de lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se, todo a lo que ha renun­cia­do y echa­do por la bor­da sin argu­men­ta­ción algu­na y todo lo que ha tra­ga­do sin bene­fi­cio alguno. Este últi­mo lus­tro debe ser­vir de hilo con­duc­tor de la pra­xis que ela­bo­re el docu­men­to de deba­te estra­té­gi­co simul­tá­neo que con­tra­pon­ga el fra­ca­so estra­té­gi­co del refor­mis­mo con la nece­si­dad de refun­dar la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria.

Pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo

El docu­men­to Denon Herria es una loa a la bue­na admi­nis­tra­ción pro­gre­sis­ta del capi­ta­lis­mo en cri­sis en un mar­co de opre­sión nacio­nal para, median­te las ins­ti­tu­cio­nes del poder domi­nan­te, inten­tar res­ta­ble­cer un equi­li­brio entre la «demo­cra­cia avan­za­da» y la estruc­tu­ra de poder. Basán­do­se en este equi­li­brio Denon Herria inten­ta atraer a los mayo­res sec­to­res socia­les posi­bles, por lo que en su dis­cur­so intro­du­ce ofer­tas intere­san­tes para fran­jas de Pode­mos y del PNV, tam­bién para algu­nos del PSOE. El len­gua­je es el pare­ci­do al del mar­ke­ting mer­can­til: sobre­va­lo­rar lo posi­ti­vo de la ofer­ta y ocul­tar sus limi­ta­cio­nes, res­pe­tan­do siem­pre las leyes del mer­ca­do.

A lo sumo que lle­ga es a usar las más recien­tes ver­sio­nes del neo key­ne­sia­nis­mo y del neo refor­mis­mo en sus face­tas más radi­ca­les: des­de las ren­tas bási­cas has­ta la eco­no­mía-ver­de, pasan­do por la eco­no­mía-femi­nis­ta, sin olvi­dar­nos de los tópi­cos sobre la socie­dad del cono­ci­mien­to y el acce­so libre a inter­net. Su jus­ta y nece­sa­ria defen­sa rei­vin­di­ca­ti­va de la len­gua vas­ca tie­ne sin embar­go el defec­to de que el docu­men­to entien­de la cul­tu­ra, en abs­trac­to, como algo sepa­ra­do de la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal en el siglo XXI.

Como al neo refor­mis­mo, a EH Bil­du le sobra la reali­dad, peor, no quie­re enfren­tar­se a las con­tra­dic­cio­nes, a la lucha de cla­ses en el inte­rior de Eus­kal Herria y a sus cone­xio­nes con el capi­ta­lis­mo mun­dial. Nos teme­mos mucho que este mis­mo mie­do impo­ten­te estran­gu­le el docu­men­to ofi­cial para el deba­te en Sor­tu. Noso­tros no recha­za­mos de raíz los aspec­tos limi­ta­da­men­te posi­ti­vos que tie­ne la acción par­la­men­ta­ria e ins­ti­tu­cio­nal para el avan­ce en los dere­chos de nues­tro pue­blo. La extin­ta Herri Bata­su­na fue un ejem­plo de libro de la inter­re­la­ción de todas las for­mas de lucha popu­lar en un con­tex­to repre­si­vo espe­cial­men­te duro y de una demo­cra­cia bur­gue­sa muy limi­ta­da.

La reali­dad del poder de cla­se, de la pro­pie­dad bur­gue­sa de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, no exis­te para Denon Herria. Has­ta aho­ra y des­de hace cin­co años, como míni­mo, tam­po­co ha exis­ti­do para Sor­tu: sos­pe­cha­mos que segui­rá ausen­te en el docu­men­to base para el deba­te orga­ni­za­ti­vo. Para inten­tar lle­nar el vacío que deja lo real, EH Bil­du debe lle­nar hojas y hojas ago­tan­do todas las com­bi­na­cio­nes posi­bles entre alter­na­ti­vas pro­gre­sis­tas y neo refor­mis­tas con tal de camu­flar la ausen­cia de las con­tra­dic­cio­nes reales que se sin­te­ti­zan en el pro­ble­ma del poder y de la pro­pie­dad: ¿de quién es Eus­kal Herria?

Lo sen­ti­mos mucho, pero res­pon­der a esta deci­si­va pre­gun­ta sin la cual es impo­si­ble cual­quier estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta, exi­ge reco­no­cer la exis­ten­cia de la lucha de cla­ses, o sea, el pro­ble­ma del socia­lis­mo y del comu­nis­mo. Pero para la izquier­da aber­tza­le ofi­cial ha deja­do en el olvi­do la lucha de cla­ses y el socia­lis­mo, por no hablar del comu­nis­mo. Nues­tro colec­ti­vo ha adver­ti­do de este giro al cen­tro des­de el ini­cio: hemos demos­tra­do con los aná­li­sis tex­tua­les cómo la expe­rien­cia y la teo­ría socia­lis­ta acu­mu­la­da duran­te dece­nios des­apa­re­cía de la noche a la maña­na en la izquier­da aber­tza­le ofi­cial. Aho­ra, la for­ma­ción teó­ri­ca socia­lis­ta está muy debi­li­ta­da o extin­ta, a pesar de la rica his­to­ria de nues­tro pue­blo.

Un ejem­plo, recien­te­men­te Sor­tu ha publi­ca­do un folle­to sobre la derro­ta fas­cis­ta de 1936 en Donos­tia –Donos­tia faxis­moa garai­tu zuen hiria– en el que hay una cosa bue­na y tres malas: la bue­na, se reco­no­ce el valor his­tó­ri­co de la resis­ten­cia arma­da al menos la de hace ochen­ta años, algo es algo. Las malas: ocul­ta el papel espa­ño­lis­ta de la bur­gue­sía vas­ca, redu­ce las con­tra­dic­cio­nes del PNV a una «con­fu­sión» ini­cial y silen­cia las medi­das radi­ca­les, socia­lis­tas, que tomó el pue­blo tra­ba­ja­dor donos­tia­rra y gui­puz­coano para resis­tir dos meses. De este modo, Sor­tu impi­de que apren­da­mos de la capa­ci­dad crea­ti­va del pue­blo en momen­tos de cri­sis, debi­li­ta la auto­con­fian­za popu­lar, anu­la la posi­bi­li­dad de apren­der de la his­to­ria actua­li­zán­do­la en lo posi­ble y, sobre todo, fal­si­fi­ca la his­to­ria real para jus­ti­fi­car su inter­cla­sis­mo, su afán por pac­tar con el PNV y Elka­rre­kin-Pode­mos.

La pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo en el inde­pen­den­tis­mo actual tie­ne mucho que apren­der de la Donos­tia de 1936 como de otras muchas heroi­ci­da­des mani­pu­la­das u ocul­ta­das. Hemos pues­to este ejem­plo para mos­trar el abis­mo que sepa­ra la his­to­ria real, la de la lucha de cla­ses entre vas­cos y vas­cas, de la estra­te­gia de EH Bil­du y Sor­tu, y es que la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo con­lle­va inevi­ta­ble­men­te la recu­pe­ra­ción de la ver­da­de­ra his­to­ria con sus terri­bles lec­cio­nes para el pre­sen­te, sobre todo si se estu­dia la socie­dad capi­ta­lis­ta vas­ca con el méto­do mar­xis­ta.

La pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo, o mejor decir de la inde­pen­den­cia a secas, debe hacer­se des­de aho­ra mis­mo de mane­ra inte­gra­da en, al menos, cin­co áreas de la mili­tan­cia dia­ria:

Una, se pue­den acu­mu­lar expe­rien­cias y fuer­zas para la socie­dad socia­lis­ta futu­ra si y solo si las prác­ti­cas de eco­no­mía social, jus­ta, coope­ra­ti­vis­ta, etc., de las modas del «tra­ba­jo cola­bo­ra­ti­vo» y del «capi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo», etc., de la fra­seo­lo­gía sobre el post­ca­pi­ta­lis­mo y el evo­lu­cio­nis­mo, etc., des­cien­den de la estra­tos­fe­ra idea­li­za­da a la mise­ria de las explo­ta­cio­nes del tra­ba­jo por el capi­tal extra­yen­do de ellas la dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios.

Hay corrien­tes en la izquier­da aber­tza­le ofi­cial que ya han aban­do­na­do has­ta la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, desin­te­grán­do­se en el evo­lu­cio­nis­mo social­de­mó­cra­ta. Sin embar­go, bas­ta obser­var cómo la bur­gue­sía vas­ca se esfuer­za por impo­ner la legis­la­ción socio­la­bo­ral del Esta­do espa­ñol para ver que la dia­léc­ti­ca de la lucha socio­po­lí­ti­ca de cla­ses rige la reali­dad vas­ca. Pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo, si quie­re hacer­se, solo se pue­de hacer plan­tean­do la cues­tión de la pro­pie­dad y del poder.

Dos, la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo exi­ge mayor dedi­ca­ción a la lucha por la con­cien­cia nacio­nal de cla­se en su expre­sión más aca­ba­da: la len­gua vas­ca. Lle­ga­dos a este pun­to hemos de intro­du­cir de inme­dia­to la cues­tión del poder esta­tal vas­co. Como pue­blo opri­mi­do en una socie­dad capi­ta­lis­ta en la que la indus­tria cul­tu­ral es una de las más ren­ta­bles en lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co, nece­si­ta­mos poder esta­tal para recons­truir nues­tra len­gua y cul­tu­ra. ¿Por qué recons­truir­la? Por­que aho­ra está bajo el poder del capi­tal y hay que desa­rro­llar sus con­te­ni­dos popu­la­res, revo­lu­cio­na­rios y anti­pa­triar­ca­les, lo que solo pue­de hacer­se median­te la movi­li­za­ción popu­lar y social.

No se tra­ta úni­ca­men­te de una «lucha de ideas» sino de una ver­da­de­ra lucha mate­rial, socio­po­lí­ti­ca, de sexo-géne­ro y de cla­se, y eco­nó­mi­ca. Pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo es avan­zar en lo posi­ble en este cho­que obje­ti­vo y sub­je­ti­vo entre blo­ques socia­les irre­con­ci­lia­bles: ¿Qué es cul­tu­ra y quién la crea? ¿Quién deci­de e impo­ne la polí­ti­ca cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca? ¿De quié­nes son las impren­tas, las tele­vi­sio­nes y las radios, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pri­va­do y públi­co, las pro­pie­da­des de la Igle­sia y otras reli­gio­nes…? ¿Qué inter­cam­bios cul­tu­ra­les inter­na­cio­na­les nece­si­ta­mos y cómo los hace­mos? Des­de una pers­pec­ti­va mate­ria­lis­ta y dia­léc­ti­ca como la nues­tra, cul­tu­ra, eco­no­mía y Esta­do for­man una uni­dad com­ple­ja, fle­xi­ble y mul­ti­for­me que no pue­de ser deja­da en manos del capi­tal ni tam­po­co redu­ci­da a las bue­nas inten­cio­nes refor­mis­tas de Denon Herria.

Tres, la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo obli­ga a asu­mir la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y/​o revo­lu­ción. La lucha por las refor­mas es nece­sa­ria por­que aumen­tan las defen­sas del pue­blo, su auto­con­fian­za y coor­di­na­ción, su cono­ci­mien­to de la polí­ti­ca y de los lími­tes de la demo­cra­cia del poder domi­nan­te… Pero la lucha por refor­mas se vuel­ve refor­mis­mo cuan­do se ancla en lo con­quis­ta­do, pasa de la ofen­si­va a la defen­si­va, no rela­cio­na sus triun­fos loca­les con la pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca… La lucha revo­lu­cio­na­ria, que se refuer­za con las refor­mas, debe mos­trar siem­pre que en cada vic­to­ria con­se­gui­da por peque­ña que sea late el socia­lis­mo. Aho­ra bien, para ello hay que for­mar a la mili­tan­cia, hay que abrir un deba­te públi­co per­ma­nen­te sobre la fusión entre socia­lis­mo e inde­pen­den­tis­mo.

Cua­tro, la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo, en la medi­da en que ahon­da en la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción, tien­de a des­bor­dar más o menos rápi­da­men­te la ley bur­gue­sa y a impo­ner la ley popu­lar. Exis­te una ley popu­lar escri­ta solo en la his­to­ria teó­ri­ca del socia­lis­mo, nega­da y per­se­gui­da por el capi­tal, como exis­te una éti­ca bur­gue­sa enfren­ta­da a la éti­ca popu­lar. Un ejem­plo de entre los infi­ni­tos: la recu­pe­ra­ción por el pue­blo de loca­les y pro­pie­da­des bur­gue­sas como empre­sas, gaz­tetxes, domi­ci­lios, par­ques, bos­ques, tie­rras, bie­nes comu­nes pri­va­ti­za­dos… por no hablar de ban­cos, etc. Hay otros muchos ejem­plos como las múl­ti­ples for­mas de auto­de­fen­sa. Que­rá­mos­lo o no acep­tar­lo, la prác­ti­ca nos lle­va al cho­que con las fuer­zas repre­si­vas, con la vio­len­cia bur­gue­sa.

La humi­llan­te pasi­vi­dad de EH Bil­du y el silen­cio de Sor­tu en el com­ba­te a la vio­len­cia bur­gue­sa y a la pre­sen­ta­ción de un pro­gra­ma radi­cal de segu­ri­dad públi­ca y auto­de­fen­sa vas­ca, refuer­zan los efec­tos alie­na­do­res y des­mo­ra­li­za­do­res que sur­gen de la tram­pa de la «nor­ma­li­za­ción social», del auto­en­ga­ño de creer que es posi­ble «sacar el con­flic­to de la calle y resol­ver­lo en las ins­ti­tu­cio­nes». Inclu­so aun­que la actual direc­ción de Sor­tu hicie­ra un opor­tu­nis­ta giro hacia el reco­no­ci­mien­to del dere­cho a la rebe­lión, acu­cia­da por la reali­dad obje­ti­va que sigue sin que­rer ver, inclu­so ante este pro­ba­ble giro el pro­ble­ma segui­ría exis­tien­do por­que enton­ces se agu­di­za­rá otro más serio: ¿hay que for­mar a la mili­tan­cia en la defen­sa y legi­ti­ma­ción prác­ti­ca del dere­cho a la rebe­lión? Nada de esto es pen­sa­ble des­de el paci­fis­mo de Denon Herria en el que el paci­fis­mo refor­mis­ta ver­te­bra el lími­te de la acción ins­ti­tu­cio­nal.

Cin­co, la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo no será efec­ti­va si no desa­rro­lla un cono­ci­mien­to exhaus­ti­vo de la diná­mi­ca de explo­ta­ción de cla­se patriar­cal en nues­tro país, de su depen­den­cia estruc­tu­ral de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, y de su cone­xión con el capi­ta­lis­mo euro­peo y mun­dial. Se debe des­cu­brir la reali­dad de la bur­gue­sía vas­ca; sus tasas de explo­ta­ción y ganan­cia, sus nego­cios y depen­den­cias con el capi­tal extran­je­ro, sus corrup­cio­nes y deu­das al fis­co y al pue­blo, sus intere­ses polí­ti­cos… Hay que visi­bi­li­zar la bur­gue­sía como cla­se explo­ta­do­ra, sobre todo a sus miem­bros más sig­ni­fi­ca­ti­vos, del mis­mo modo en que ella, su jus­ti­cia y su pren­sa, hacen bien visi­bles a los y las revo­lu­cio­na­rias para cri­mi­na­li­zar­las y ame­dren­tar­las.

Y seis, y como sín­te­sis, la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo ha de tener fija­da siem­pre uno de sus obje­ti­vos en la cues­tión del Esta­do, del poder en su expre­sión cru­da. Leyen­do el tex­to Eus­kal Esta­tua Iru­di­katzen edi­ta­do por Ipa­rE­goa vemos los esfuer­zos del aca­de­mi­cis­mo por lograr una visión «cien­tí­fi­ca» de las opi­nio­nes socia­les sobre el pro­ble­ma del Esta­do. Como el res­to del saber aca­dé­mi­co, su lími­te radi­ca en la inca­pa­ci­dad para lle­gar a la esen­cia del Esta­do como ins­tru­men­to de domi­na­ción. Sabe­mos que el Esta­do cum­ple muchas fun­cio­nes, sien­do una, y no la menor, la de apa­ren­tar su neu­tra­li­dad al ser­vi­cio de la «nor­ma­li­za­ción demo­crá­ti­ca». Pero deba­jo de esta apa­rien­cia laten las vio­len­cias de su poder, bas­tan­tes de las cua­les actúan con mucha auto­no­mía con res­pec­to a él, pero es solo una sen­sa­ción en momen­tos de paz social. Con­for­me avan­zan las cri­sis, el Esta­do va apa­re­cien­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las vio­len­cias, y has­ta tác­ti­co de muchas de ellas. A esta esen­cia cua­li­ta­ti­va del Esta­do le debe­mos pres­tar mucha más aten­ción de la que le dedi­ca Eus­kal Esta­tua Iru­di­katzen.

Resu­men

Las Tesis de abril de Lenin gozan de una actua­li­dad inne­ga­ble en los aspec­tos cen­tra­les de la obra. Sin embar­go, la fuer­za alie­nan­te de la ideo­lo­gía bur­gue­sa entre las cla­ses explo­ta­das, ade­más de otros sis­te­mas de domi­nio, coop­ta­ción e inti­mi­da­ción, sobre todo en las fran­jas socia­les e inte­lec­tua­les peque­ño bur­gue­sas ancla­das en la direc­ción polí­ti­ca, supo­nen obs­tácu­los casi insal­va­ble para el desa­rro­llo de la racio­na­li­dad teó­ri­ca y crí­ti­ca. Supe­rar­los solo será posi­ble gra­cias a la pra­xis colec­ti­va.

Las Tesis nos ofre­cen, entre otras, cua­tro vías para lograr­lo: cono­cer el capi­ta­lis­mo que nos aplas­ta, avan­zar en la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, crear una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria aber­tza­le y pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo en la medi­da de lo posi­ble. Las cua­tro for­man una uni­dad y debe­mos avan­zar en ella aglu­ti­nan­do la mayor can­ti­dad posi­ble de mili­tan­tes. Sin embar­go, de las cua­tro es la ter­ce­ra, la que tra­ta de la nece­si­dad de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, la que pue­de y debe impul­sar a las otras tres siem­pre en un desa­rro­llo común. Es por esto que en un tiem­po razo­na­ble pro­pon­dre­mos a deba­te un borra­dor orga­ni­za­ti­vo.

Petri Reka­ba­rren

Octu­bre de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *