Mani­fies­to de la Cri­da Comu­nis­ta

Quie­nes somos, de dón­de veni­mos

CridaCommieLos y las pro­mo­to­ras y fir­man­tes de este mani­fies­to nos con­si­de­ra­mos here­de­ras del hilo rojo cata­lán, es decir, de las luchas popu­la­res sufri­das, lle­nas de vic­to­rias y amar­gas derro­tas, del poten­te teji­do aso­cia­ti­vo, del tra­ba­jo por la len­gua, de la auto­or­ga­ni­za­ción de los y las tra­ba­ja­do­ras, del asam­blea­ris­mo sin­di­cal, de la resis­ten­cia femi­nis­ta ante el cruel patriar­ca­do, de los movi­mien­tos estu­dian­ti­les, de la soli­da­ri­dad con los otros pue­blos opri­mi­dos, del muni­ci­pa­lis­mo trans­for­ma­dor, de la lucha por la com­ple­ta sobe­ra­nía de nues­tro pue­blo, por la libe­ra­ción social y nacio­nal.

Siglos de lucha y resis­ten­cia nos con­tem­plan; de la que fue ejem­plo Jau­me Comp­te y el Par­ti­do Cata­lán Pro­le­ta­rio duran­te la peque­ña Revo­lu­ción Popu­lar del 1934 ‑para­dig­ma de uni­dad de lucha social y nacional‑, o bien Joan Como­re­ra y el PSUC, par­ti­do que fue reco­no­ci­do como miem­bro de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, úni­ca excep­ción a la nor­ma de una sec­ción por Esta­do. Lucha y resis­ten­cia de la que ha sido ejem­plo tam­bién la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta, la cual aho­ra reco­ge los fru­tos de déca­das de tra­ba­jo inten­so.

Hace fal­ta aho­ra, pues, una nue­va con­cre­ción de este hilo en el siglo XXI, humil­de pero dig­na con­ti­nua­ción de las luchas man­te­ni­das has­ta aho­ra, no solo en nues­tra tie­rra, tam­bién es nece­sa­rio que apren­da­mos de las expe­rien­cias socia­lis­tas, de los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal, y del com­ba­te popu­lar con­tra el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo en todo el mun­do.

Lla­ma­mien­to comu­nis­ta:

Así pues, los y las hijas del hilo rojo cata­lán tene­mos la fir­me con­vic­ción de que se nece­si­ta reor­ga­ni­zar el espa­cio mar­xis­ta-leni­nis­ta que ten­ga como apues­ta cla­ra la rei­vin­di­ca­ción dia­léc­ti­ca de la inde­pen­den­cia del país como vía para lle­gar a la cons­truc­ción del socia­lis­mo, pro­vo­can­do una rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el Esta­do espa­ñol y el régi­men del 78, que sig­ni­fi­có la refor­ma del fran­quis­mo para dotar al régi­men de una for­ma­li­dad demo­crá­ti­co – bur­gue­sa que le per­mi­tie­ra la acep­ta­ción en los orga­nis­mos impe­ria­lis­tas como la UE o la OTAN.

Es decir, encon­tra­mos que, a raíz del com­ple­jo y con­tra­dic­to­rio pro­ce­so, se ha gene­ra­do una ren­di­ja que hay que apro­ve­char para rom­per con el Esta­do y cons­truir entre todos y todas la Repú­bli­ca Popu­lar Cata­la­na, que tie­ne que gene­rar nue­vas diná­mi­cas para la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Repú­bli­ca Popu­lar Cata­la­na 

POLITICA ONCE SETEMBRE MANIFESTACION LAPORTA ERC

Con­si­de­ra­mos pues, que en el Prin­ci­pa­do, a raíz de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en 2010 con­tra el Esta­tu­to de Auto­no­mía (insu­fi­cien­te y ade­más, recor­ta­do), que pasó por enci­ma de la volun­tad del pue­blo cata­lán expre­sa­da vía refe­rén­dum y rati­fi­ca­ción del Par­la­men­to de Cata­lu­ña y el Con­gre­so de los Dipu­tados, sig­ni­fi­có un pun­to de infle­xión en la socie­dad cata­la­na. Esta expe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to muy fuer­te de las aspi­ra­cio­nes sobe­ra­nis­tas y demo­crá­ti­cas y des­em­bo­có en un movi­mien­to popu­lar y de masas con las gran­des mani­fes­ta­cio­nes de los años 2012 a 2015, que por pri­me­ra vez tenían como rei­vin­di­ca­ción cen­tral la inde­pen­den­cia del país.

Cree­mos que como comu­nis­tas tene­mos que apro­ve­char las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas de cam­bio y la corre­la­ción de fuer­zas que se está pro­du­cien­do en Cata­lu­ña a raíz del pro­ce­so sobe­ra­nis­ta, y que pue­den traer a una rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y el esta­ble­ci­mien­to de una repú­bli­ca don­de las posi­cio­nes de la cla­se obre­ra y las cla­ses popu­la­res se vean refor­za­das, recon­quis­tan­do dere­chos a tra­vés de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y popu­lar que cul­mi­ne las tareas demo­crá­ti­co-bur­gue­sas toda­vía pen­dien­tes de rea­li­zar hoy en día al Esta­do espa­ñol, como con­se­cuen­cia de la refor­ma, que no rup­tu­ra, del régi­men fran­quis­ta.

Des­gra­cia­da­men­te, cree­mos que en el res­to del Esta­do espa­ñol la corre­la­ción de fuer­zas es cla­ra­men­te des­fa­vo­ra­ble a la supera­ción del régi­men del 78 y se encuen­tra en medio de una ofen­si­va neo­li­be­ral y recen­tra­li­za­do­ra que pisa los dere­chos de las nacio­nes y pue­blos que for­man par­te del Esta­do. Ante este esce­na­rio inmo­vi­lis­ta, como mar­xis­tas-leni­nis­tas no pode­mos subor­di­nar la cues­tión social a la cues­tión nacio­nal prio­ri­zan­do un hori­zon­te a estas altu­ras lejano y utó­pi­co cómo es la refor­ma fede­ral o la cele­bra­ción de un refe­rén­dum, tal como pro­po­nen cier­tos sec­to­res. Como inter­na­cio­na­lis­tas que somos, no pode­mos tener mie­do a un pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción cuan­do este pue­de sig­ni­fi­car una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para hacer avan­zar las posi­cio­nes de cla­se, sin olvi­dar los fuer­tes víncu­los que tene­mos con el res­to de pue­blos del Esta­do, que siem­pre ten­drán nues­tra soli­da­ri­dad en sus luchas por la eman­ci­pa­ción social. Como comu­nis­tas cata­la­nes, esta­mos con­ven­ci­dos de que la auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lu­ña es hoy en día la mejor apor­ta­ción que las cla­ses popu­la­res cata­la­nas pue­den hacer por el cam­bio en Espa­ña, obli­gan­do a abrir el can­da­do de la cons­ti­tu­ción del 78, rom­pien­do la orga­ni­za­ción terri­to­rial del Esta­do y abrien­do una ren­di­ja que pue­de ser apro­ve­cha­da por la izquier­da de los pue­blos opri­mi­dos.

Por lo tan­to, des­de Cri­da Comu­nis­ta apos­ta­mos dia­léc­ti­ca­men­te por un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas median­te la Uni­dad Popu­lar y la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el Esta­do espa­ñol apro­ve­chan­do la coyun­tu­ra actual y la opor­tu­ni­dad abier­ta con el pro­ce­so demo­crá­ti­co que vive el país ‑que hay que hacer girar a la izquier­da- para lle­gar a la pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca Popu­lar Cata­la­na, como apues­ta estra­té­gi­ca de las cla­ses popu­la­res por el ini­cio de la cons­truc­ción del Socia­lis­mo en Cata­lu­ña.

Paï­sos Cata­lans

¿Pero qué pasa con el res­to del terri­to­rio? ¿O cual ten­dría que ser el mar­co de actua­ción de este espa­cio que rei­vin­di­ca­mos? La reali­dad de los Paï­sos Cata­lans enten­di­do como unos víncu­los cul­tu­ra­les, de len­gua, de his­to­ria común… son inne­ga­bles. Cómo tam­bién es inne­ga­ble que la reali­dad polí­ti­ca, la con­cien­cia social y nacio­nal, y los rit­mos son muy dife­ren­tes. ¿Enton­ces, que tene­mos que hacer?

Sin duda, entra­mos en otro tema his­tó­ri­ca­men­te polé­mi­co para el movi­mien­to comu­nis­ta en casa nues­tra. Se tie­ne que decir que dema­sia­do fácil­men­te se ha caí­do al des­car­tar ‑unos- o defen­der ‑otros- rápi­da­men­te un mode­lo; o lo que es lo mis­mo, siem­pre ha habi­do una caren­cia de refle­xión, de deba­te abier­to y de teo­ri­za­ción entre pos­tu­ras. Hay que abor­dar­lo con valen­tía y hacer una apues­ta cla­ra­men­te mar­xis­ta y no iden­ti­ta­ria, de cons­truc­ción nacio­nal al Prin­ci­pa­do y en los Paí­ses Cata­la­nes. Sólo así se rom­pe­rán diná­mi­cas nega­ti­vas y se podrá avan­zar real­men­te en un pro­yec­to de eman­ci­pa­ción.

Las CUP y la Uni­dad Popu­lar

cup_02A pesar de que que­da mucho camino para reco­rrer, es evi­den­te que en los últi­mos años se ha avan­za­do en la arti­cu­la­ción y cons­truc­ción de la Uni­dad Popu­lar, tejien­do un movi­mien­to poten­te, amplio y hete­ro­gé­neo, sin per­der com­ba­ti­vi­dad ni la esen­cia anti­ca­pi­ta­lis­ta. Aho­ra hay nue­vos y mayo­res retos que habrá que asu­mir con valen­tía, y cree­mos que el espa­cio que rei­vin­di­ca­mos tie­ne que par­ti­ci­par con fuer­za para apor­tar el mejor de noso­tros: tra­ba­jar la coor­di­na­ción, el deba­te y el enri­que­ci­mien­to de las diver­sas expe­rien­cias en todo el terri­to­rio, impul­sar los Encuen­tros, hacer cre­cer la influen­cia en los barrios y zona del área Metro­po­li­ta­na, abrir la UP a nue­vos sec­to­res, prio­ri­zar siem­pre la pre­sen­cia y luchas en la calle y no el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo, etc.

Uno de los acto­res capi­ta­les de esta Uni­dad Popu­lar son de
sde hace un tiem­po las Can­di­da­tu­ras de Uni­dad Popu­lar (CUP), que han mul­ti­pli­ca­do su pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes ‑cer­ca de 400 regi­do­res, gober­nan­do en soli­ta­rio o en coa­li­ción en varios pue­blos y ciu­da­des, los 10 dipu­tados en el Par­la­ment…- y ha con­se­gui­do visi­bi­li­zar muchí­si­mo las pro­pues­tas y pro­gra­ma de Uni­dad Popu­lar.

Así pues, vemos muy nece­sa­rio refor­zar el pro­yec­to de la CUP, y que se man­ten­ga como un espa­cio de encuen­tro trans­ver­sal y anti­ca­pi­ta­lis­ta, de tra­ba­jo muni­ci­pa­lis­ta, de con­fluen­cia con otros movi­mien­tos rup­tu­ris­tas como suce­de en las Can­di­da­tu­ras Alter­na­ti­vas del Vallès (CAV), en Bada­lo­na, San­ta Colo­ma, etc.

Veni­mos de lejos, y vamos más lejos toda­vía…

Has­ta aho­ra hemos situa­do unos míni­mos que habrá que pro­fun­di­zar y con­cre­tar, ade­más de tra­ba­jar otras cues­tio­nes que tie­nen que estar sobre la mesa, como por ejem­plo el nue­vo movi­mien­to obre­ro y cómo enca­rar­lo, la lucha por un femi­nis­mo de cla­se, la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con otros pue­blos opri­mi­dos y que luchan de varias for­mas por su liber­tad (recor­da­mos aho­ra con fuer­za Nue­va Rusia, Siria y el Kur­dis­tán…), pero lo que sí que hay que rei­vin­di­car aho­ra es qué tipo de espa­cio que­re­mos; por­que no debe­mos repe­tir erro­res y los tiem­pos nos exi­gen madu­rez.

Que­re­mos un espa­cio comu­nis­ta a pie de calle, pro­fun­da­men­te femi­nis­ta, radi­cal­men­te demo­crá­ti­co, plu­ral y que sepa beber de todas las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y escue­las com­ba­ti­vas, un espa­cio ale­ja­do tan­to del refor­mis­mo y el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo cómo de sec­ta­ris­mos y alec­cio­na­mien­tos, que sea des­de el ejem­plo y la humil­dad como ten­dre­mos que apor­tar y enri­que­cer las luchas popu­la­res. Esta es nues­tra apues­ta y no nos con­for­ma­re­mos con menos.

Los y las pro­mo­to­ras y fir­man­tes de este mani­fies­to, eter­nas soña­do­ras, Qui­jo­tes irre­duc­ti­bles, fie­les al hilo rojo cata­lán, que­re­mos poner nues­tro gra­ni­to de are­na en esta peque­ña pero vital empre­sa de recons­ti­tuir la herra­mien­ta de los y las tra­ba­ja­do­ras. Este tie­ne que ser el pri­mer paso, de muchos en ade­lan­te. ¡Manos a la obra todos y todas!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *