19M: en Qui­to llo­vie­ron puños hacia el cie­lo- Ecua­dor Librered/​Opción

Ser­vi­cio infor­ma­ti­vo EcuadorLibreRed-Opción

Que la gen­te no huya en bus­ca de refu­gio cuan­do cae un gran agua­ce­ro, y más bien se con­vo­que de for­ma masi­va a lle­nar la calle; que la llu­via la haga cre­cer como la espu­ma, la aca­ri­cie, la abri­gue, la lle­ne de ale­gría y de entu­sias­mo, solo es posi­ble en el Qui­to rebel­de del pri­mer gri­to de la inde­pen­den­cia, en el Qui­to de la revo­lu­ción de las alca­ba­las, de la gue­rra de los cua­tro reales, de la caí­da de varios pre­si­den­tes corrup­tos y anti­po­pu­la­res. “Qui­to ya salió, Correa se jodió”, decían los mani­fes­tan­tes de este 19M mien­tras cami­na­ban des­de el par­que El Eji­do, en la tra­di­cio­nal “Caja del segu­ro”, has­ta la pla­za de San Fran­cis­co, y tam­bién de vuel­ta, por­que al regre­sar, ya en horas de la noche, lo hicie­ron en for­ma de mar­cha, y con el mis­mo entusiasmo.

Impo­si­ble mini­mi­zar la tras­cen­den­cia de la movi­li­za­ción nacio­nal con­vo­ca­da por las cen­tra­les sin­di­ca­les y las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res. Absur­do decir que en Qui­to “fue un fra­ca­so”, como decla­ró el minis­tro José Serrano. Fren­te a la mag­ni­tud de la mar­cha, hablar de que solo fue­ron “cua­tro pela­ga­tos” pue­de sig­ni­fi­car un hara­ki­ri polí­ti­co, por lo ridícu­lo que sue­na. Fue una mar­cha que dupli­có en núme­ro la par­ti­ci­pa­ción de las ante­rio­res movi­li­za­cio­nes, pues esta vez reba­só las 70 mil per­so­nas. Fue una mar­cha que superó, en cali­dad, a las ante­rio­res, no solo por­que los mani­fes­tan­tes ven­cie­ron las difi­cul­ta­des cli­má­ti­cas y la inten­sa cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca enga­ño­sa de los días pre­vios, sino por­que en todo el tra­yec­to jamás deja­ron de aren­gar, de expre­sar­se, de gri­tar con­tra Correa. Tenían varios moti­vos, varias rei­vin­di­ca­cio­nes, pero todos se uni­fi­ca­ban en un solo gri­to: “fue­ra Correa”. Sí, fue una mar­cha de alto con­te­ni­do polí­ti­co: anticorreísta.

Para­guas, pon­chos de plás­ti­co, capu­chas, o sim­ple­men­te dejar­se bañar por las cari­ño­sas aguas de la capi­tal… ¡Había que mar­char! Esta­ban los tra­ba­ja­do­res, enca­be­za­dos por las pan­car­tas y ban­de­ras de sus cen­tra­les sin­di­ca­les, y sus letre­ros que decían: “Con­tra la eli­mi­na­ción de dere­chos”, “Por más sala­rio”, “Con­tra la per­se­cu­ción y la men­ti­ra”… Y esta­ban los estu­dian­tes, secun­da­rios y uni­ver­si­ta­rios: “cien­cia para el pue­blo” “Estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res uni­dos”, “Libre ingre­so a la uni­ver­si­dad”, “liber­tad de ele­gir la carre­ra pro­fe­sio­nal”. Tam­bién esta­ban las muje­res: “sobre mi cuer­po man­do yo”, “no metan su polí­ti­ca en mi vagi­na”… Fue una fies­ta, la oca­sión per­fec­ta para gri­tar a todo pul­món: “no te ten­go miedo”.

Ya en la pla­za de San Fran­cis­co, Mau­ri­cio Chi­lui­sa, pre­si­den­te de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Secun­da­rios del Ecua­dor (FESE), feli­ci­tó a la juven­tud de todo el país, “que ha demos­tra­do estar en la línea correc­ta, con la cla­se obre­ra y no con la dere­cha de Las­so, Nebot o Correa”, una juven­tud que se resis­te al con­trol, la repre­sión y el tra­to dis­cri­mi­na­to­rio, que se rebe­la y demues­tra fir­me­za, valen­tía, pero tam­bién cla­ri­dad, inte­li­gen­cia y capacidad.

Mesías Tata­muez, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Ecua­to­ria­na de Orga­ni­za­cio­nes Cla­sis­tas Uni­ta­rias de Tra­ba­ja­do­res (CEDOCUT) valo­ra­ba a la movi­li­za­ción como “un éxi­to”, inclu­so dijo que reba­só las expec­ta­ti­vas, que es la demos­tra­ción de la jus­te­za de las deman­das de la cla­se obre­ra, y que los argu­men­tos de la cam­pa­ña sucia del ofi­cia­lis­mo caye­ron por su pro­pio peso “Aquí no están los ban­que­ros, aquí no está la dere­cha, está el pueblo”.

Los maes­tros demos­tra­ron tam­bién que no han sido derro­ta­dos por los inten­tos divi­sio­nis­tas del régi­men, par­ti­ci­pa­ron masi­va­men­te, com­pro­me­ti­dos por una edu­ca­ción libe­ra­do­ra, para el pue­blo. La Unión Nacio­nal de Edu­ca­do­res (UNE), según Rosa­na Pala­cios, “sigue sien­do el sin­di­ca­to más gran­de del país, el gre­mio que­ri­do por los maes­tros y maes­tras, sigue sien­do un ejem­plo de patrio­tis­mo y dignidad”.

Las muje­res lle­na­ron de liber­tad, inte­li­gen­cia y dig­ni­dad las calles, mos­tra­ron los valo­res que el poder es inca­paz de com­pren­der. El 19M tuvo son­ri­sa y puños de mujer. Y su pre­sen­cia rati­fi­có que el pro­ce­so cre­ce­rá aún más.

En el hori­zon­te están las más gran­des vic­to­rias, todos tra­tan de ima­gi­nar lo impor­tan­te que será el pró­xi­mo Pri­me­ro de Mayo, la más cer­ca­na: la mar­cha del Segu­ro Social Cam­pe­sino (26 de mar­zo). Todos ima­gi­nan tam­bién en un futu­ro ya no muy lejano, el derrum­be del auto­ri­ta­ris­mo. En Qui­to flo­re­ció, este 19M, la lucha de los pue­blos. En mar­zo llo­vie­ron puños hacia el cielo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *