Sen­ci­llo comen­ta­rio para Ingrid Betan­cur- Samy Fló­rez, gue­rri­lle­ra de las FARC-EP

Seño­ra:
Antes de ingre­sar a las FARC fui­mos muje­res des­pro­te­gi­das por la socie­dad, prin­ci­pal­men­te por las estruc­tu­ras de poder, a las que usted per­te­ne­ce; pero gra­cias a que encon­tra­mos un espa­cio en la lucha gue­rri­lle­ra, no caí­mos en ese ofi­cio tan pro­mo­cio­na­do y des­pre­cia­do por la socie­dad. Pudi­mos encon­trar una solu­ción a nues­tra mar­gi­na­li­dad y nos vol­vi­mos gue­rre­ras con­tra la des­com­po­si­ción de todos los sec­to­res de la socie­dad, que día a día va aumen­tan­do más por cul­pa de todos esos fenó­me­nos que el capi­tal y el Esta­do promueven.
A pesar que naci­mos en la cuna de la pobre­za, jamás nos deja­mos atro­pe­llar por la fan­ta­sía del mer­can­ti­lis­mo y del moder­nis­mo sin fronteras.
Seño­ra, qué poco cono­ce de nues­tras vidas, no se deje domi­nar por el odio y refle­xio­ne, no se pon­ga a inven­tar ofen­sas con­tra noso­tras, cosas que usted sabe que son men­ti­ras. Hable de paz, de los cam­bios socia­les para la recon­ci­lia­ción, no calum­nie a otras muje­res por­que esa acti­tud la hace dis­cri­mi­na­do­ra y defen­so­ra de con­duc­tas patriarcales.
No olvi­de que cuan­do usted soli­ci­ta­ba votos no repa­ra­ba en los ofi­cios de los votan­tes. Muchas muje­res, obli­ga­das por las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas a desem­pe­ñar ese ofi­cio, aumen­ta­ron la vota­ción por usted y nun­ca hizo repro­ches a ese voto. ¿Cuál es su inte­rés en cali­fi­car­nos a la mayo­ría de las muje­res gue­rri­lle­ras como pro­ve­nien­tes de la pros­ti­tu­ción? ¿Des­ca­li­fi­car nues­tra lucha? ¿Mos­trar­nos como mer­can­cía? Sepa usted que nues­tro cuer­po es libre y no lo nego­cia­mos, ni per­mi­ti­mos que abu­sen de él, para eso por­ta­mos un fusil en nues­tras manos y para enfren­tar la vio­len­cia de gobier­nos, para­mi­li­ta­res y polí­ti­cos burgueses.
Somos revo­lu­cio­na­rias, antes de ser gue­rri­lle­ras fui­mos cam­pe­si­nas, obre­ras, estu­dian­tes, tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, muje­res colom­bia­nas soña­do­ras de jus­ti­cia y de una patria en paz.
La Haba­na, 30 de enero de 2015.
Ingrid.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *