FMI, par­cial­men­te res­pon­sa­ble de cri­sis de Ébo­la: estudio

FMIEl Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) es par­cial­men­te res­pon­sa­ble de la cri­sis de ébo­la que afec­ta a tres paí­ses de Áfri­ca Occi­den­tal, debi­do a que sus polí­ti­cas obs­ta­cu­li­za­ron el gas­to en salud en estos esta­dos tras sus con­flic­tos inter­nos, según un nue­vo estudio.

Las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos del FMI a Gui­nea, Sie­rra Leo­na y Libe­ria en las últi­mas dos déca­das prio­ri­za­ron el pago de la deu­da y la cons­truc­ción de reser­vas de divi­sas por sobre el gas­to sani­ta­rio, según la inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por aca­dé­mi­cos de las tres prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des de Rei­no Unido.

El estu­dio se da a cono­cer en medio de cre­cien­tes crí­ti­cas por la len­ta res­pues­ta al peor bro­te mun­dial de ébo­la, que ha mata­do a casi 8,000 personas.

“Las polí­ti­cas pro­pues­tas por el FMI han con­tri­bui­do a sis­te­mas de salud sub­fi­nan­cia­dos, mal pre­pa­ra­dos y con aten­ción insu­fi­cien­te en los paí­ses con bro­tes de ébo­la”, dijo Ale­xan­der Ken­ti­ke­le­nis, pro­fe­sor de socio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge y autor del estu­dio publi­ca­do en la revis­ta The Lan­cet Glo­bal Health.

Enor­me­men­te endeu­da­dos con los pres­ta­mis­tas extran­je­ros des­pués de salir de sus res­pec­ti­vos con­flic­tos inter­nos, estos tres paí­ses afri­ca­nos depen­den par­cial­men­te de prés­ta­mos para hacer fun­cio­nar sus ser­vi­cios guber­na­men­ta­les, inclui­dos los cen­tros de salud.

Como con­di­ción para la finan­cia­ción, el FMI impo­ne una reor­ga­ni­za­ción del sec­tor públi­co de los paí­ses deu­do­res y pro­mue­ve la pri­va­ti­za­ción y la des­cen­tra­li­za­ción de los servicios.

Fun­cio­na­rios del FMI se nega­ron a dar entre­vis­tas y solo entre­ga­ron a Thom­son Reuters Foun­da­tion una res­pues­ta por inter­net sobre el estudio.

“El FMI está tra­ba­jan­do en meca­nis­mos que per­mi­tan mover­nos para pro­por­cio­nar un más rápi­do ali­vio de la deu­da a estos paí­ses, lo que libe­ra­ría más recur­sos que podrían ser uti­li­za­dos para el gas­to en aten­ción de salud”, escri­bió San­jeev Gup­ta, un fun­cio­na­rio de la ins­ti­tu­ción finan­cie­ra con sede en Washington.

Más de 20,000 per­so­nas se han infec­ta­do con ébo­la en los tres esta­dos más afec­ta­dos y más de 7,800 han muer­to por el bro­te este año, infor­mó esta sema­na la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS).

El estu­dio no dijo cuán­tas muer­tes podrían haber­se evi­ta­do con una polí­ti­ca dis­tin­ta del FMI.

Otros paí­ses de la región que tam­bién enfren­tan casos de ébo­la, entre ellos Nige­ria y Sene­gal, tie­nen sis­te­mas de salud más fuer­tes, los que fue­ron capa­ces de dete­ner el con­ta­gio masi­vo de la epi­de­mia, des­ta­có Kentikelenis.

Gup­ta, en tan­to, negó que las polí­ti­cas del FMI hayan cau­sa­do la caí­da en el gas­to en los ser­vi­cios de salud y dijo que el finan­cia­mien­to sani­ta­rio aumen­tó 1.6% en Libe­ria como por­cen­ta­je del PIB, 0.7% en Gui­nea y un 0.2% en Sie­rra Leo­na entre 2010 y 2013.

El FMI se ha com­pro­me­ti­do con 430 millo­nes de dóla­res para luchar con­tra el ébo­la en los tres paí­ses más afec­ta­dos, según el estudio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *