Sobre lo joven, nue­vo, moderno y rege­ne­ra­dor en polí­ti­ca- Marat

“Una gene­ra­ción pue­de ser juz­ga­da por el mis­mo jui­cio que ella hace de la gene­ra­ción ante­rior, un perío­do his­tó­ri­co por su pro­pio modo de con­si­de­rar el perio­do que lo ha precedido.

Una gene­ra­ción que des­pre­cia a la gene­ra­ción ante­rior, que no logra ver su gran­de­za y su sig­ni­fi­ca­do nece­sa­rio, no pue­de más que ser mez­qui­na y caren­te de con­fian­za en sí mis­ma, aun­que adop­te poses com­ba­ti­vas y exhi­ba ínfu­las de grandeza.

Es la acos­tum­bra­da rela­ción entre el gran hom­bre y el criado.

Hacer el desier­to para sobre­sa­lir y distinguirse.

Una gene­ra­ción vital y fuer­te, que se pro­po­ne tra­ba­jar y afir­mar­se, tien­de por el con­tra­rio a sobre­va­lo­rar a la gene­ra­ción ante­rior por­que su pro­pia ener­gía le da la segu­ri­dad de que lle­ga­rá aún más lejos; sim­ple­men­te vege­tar es ya una supera­ción de lo que se pin­ta como muerto.

Se repro­cha al pasa­do el no haber rea­li­za­do la misión del pre­sen­te; así como sería más cómo­do que los padres hubie­sen rea­li­za­do ya el tra­ba­jo de los hijos.

En la deva­lua­ción del pasa­do se halla implí­ci­ta una jus­ti­fi­ca­ción de la nuli­dad del pre­sen­te: Quien sabe qué habría­mos hecho si nues­tros padres hubie­ran hecho esto y aque­llo…, pero ellos no lo hicie­ron y por con­si­guien­te noso­tros no hemos hecho nada más.

¿El techo de un pri­mer piso es menos techo que el del piso diez o el piso treinta?

Una gene­ra­ción que sólo sabe hacer techos se lamen­ta de que sus pre­de­ce­so­res no hayan cons­trui­do ya edi­fi­cios de diez o trein­ta pisos.

Decís que sois capa­ces de cons­truir cate­dra­les, pero no sois capa­ces más que de cons­truir techos.”

Anto­nio Grams­ci. Pasa­do y pre­sen­te, op. cit., p. 128

1.-El con­flic­to inter­ge­ne­ra­cio­nal, la gue­rra entre “lo nue­vo” y lo “vie­jo”: mitos y fala­cias, vir­tu­des y vicios:

El capi­ta­lis­mo ha sub­ver­ti­do todos los valo­res pre­ce­den­tes de la socie­dad en la que se asien­ta, con­vir­tién­do­los en bana­les obje­tos de con­su­mo. Con­su­mi­mos emo­cio­nes, ins­tan­tes, “expe­rien­cias”, rela­cio­nes, infor­ma­ción y cua­les­quie­ra otras dimen­sio­nes y pla­nos de la exis­ten­cia huma­na como con­su­mis­mos yogu­res, ipho­nes, auto­mó­vi­les, ropa o per­fu­mes. Y en esa cir­cu­la­ción de la vida como con­su­mo, lo rápi­do, fugaz, nove­do­so y recien­te se con­vier­te en el bri­llan­te obje­to de deseo que se ins­ta­la como dic­ta­du­ra de la moda que debe seguir­se para no que­dar­se atrás y desfasado.

No es éste un fenó­meno que sur­ja por impul­so espon­tá­neo y “natu­ral”. Tie­ne sus pro­ce­sos ideo­ló­gi­cos de pro­duc­ción, sus pres­crip­to­res, sus empre­sa­rios y fabri­can­tes del sen­ti­do, el sig­ni­fi­ca­do y el sig­ni­fi­can­te (perio­dis­tas, filó­so­fos asa­la­ria­dos, crea­ti­vos publi­ci­ta­rios, detec­to­res de ten­den­cias y un sin­fín de jor­na­le­ros a suel­do de la crea­ción de opi­nión) y, por supues­to, su indus­tria y nego­cio, como lo tie­ne cual­quier pro­duc­to y ser­vi­cio que el capi­ta­lis­mo pon­ga en cir­cu­la­ción den­tro de la socie­dad de consumo.

Tam­bién en polí­ti­ca, ser un pro­duc­to nue­vo, joven, sin pasa­do, o sin que éste se recuer­de, es uno de los obje­ti­vos prin­ci­pa­les de cual­quier mer­ca­der que pre­ten­da ven­der como actual y moderno una nue­va cara/​personaje, un nue­vo con­cep­to polí­ti­co o un nue­vo partido .

Lo de ser actual, casi fla­man­te, “fres­co” se ha con­ver­ti­do en nues­tros días en el valor “per se”, en casi lo úni­co que mere­ce la pena ser. Y si no lo eres, sal de esce­na o pon­te al ser­vi­cio de “lo nuevo”.

Todas las socie­da­des huma­nas han liga­do valo­res desea­bles, opti­mis­tas, idea­lis­tas, gene­ro­sos y ener­gé­ti­cos a la idea de juven­tud. Ésta en las enve­je­ci­das socie­da­des euro­peas se ha vis­to reva­lo­ri­za­da aún más por con­ver­tir­se en un bien esca­so, en un seg­men­to pobla­cio­nal­men­te decreciente.

Ello corre para­le­lo a la des­va­lo­ri­za­ción de otras eda­des más tar­días, has­ta el pun­to de que com­por­ta­mien­tos, hábi­tos, apa­rien­cias, esti­los y códi­gos juve­ni­les son copia­dos por per­so­nas que hace mucho tiem­po deja­ron de ser jóve­nes, des­pre­cian­do y arrin­co­nan­do valo­res pro­pios de la madu­rez como la sabi­du­ría, la expe­rien­cia, el auto­co­no­ci­mien­to, la pru­den­cia, el saber apre­ciar los momen­tos o el redes­cu­bri­mien­to de la afectividad.

Ambas eda­des del ser humano tien­den a tener sus con­tra­va­lo­res. Sue­len atri­buir­se a la juven­tud la sober­bia, la arro­gan­cia, la inex­pe­rien­cia o la inge­nui­dad del mis­mo modo que a la vejez el temor o la des­con­fian­za. A ésta tam­bién se le acha­can varia­bles físi­cas muy liga­das a la fra­gi­li­dad de la edad (senec­tud, deca­den­cia,..), sus­ten­ta­das en un com­po­nen­te bio­ló­gi­co que hoy actúa más bien como coar­ta­da ideo­ló­gi­ca para jus­ti­fi­car el arrin­co­na­mien­to de los mayo­res. Los ras­gos más liga­dos a la decre­pi­tud tie­nen hoy mucho más que ver con los años fina­les de la vida que con el lar­go perío­do de la madu­rez y la vejez en el ser humano. Los avan­ces en la salud, esti­los de vida y con­di­cio­nes mate­ria­les, entre otros muchos fac­to­res han cam­bia­do radi­cal­men­te la reali­dad de hace sólo 50 años del perío­do pos­te­rior a la juventud.

Si en las socie­da­des pri­mi­ti­vas, la figu­ra del anciano era dig­ni­fi­ca­da en las figu­ras del cha­mán, el sabio, el trans­mi­sor del cono­ci­mien­to de la tri­bu, la pér­di­da de la juven­tud hoy no pare­ce ir acom­pa­ña­da de valo­res que dig­ni­fi­quen social­men­te la vejez. Más bien ésta se per­ci­be como algo recha­za­ble, que inclu­so se inten­ta negar y de la que se tra­ta de esca­par a su inevitablidad.

Es lla­ma­ti­vo que esto suce­da en un país en el que el enve­je­ci­mien­to de la pobla­ción y el alar­ga­mien­to de la espe­ran­za de vida hacia los 90 años seña­la que el gru­po deno­mi­na­do joven no es más que una mino­ría en el total de habi­tan­tes y que el con­cep­to madu­rez-vejez debe ser nota­ble­men­te rela­ti­vi­za­do. La pobla­ción que no entra en la cate­go­ría joven empie­za a no ser un con­jun­to de cohor­tes sin futu­ro sino con unas expec­ta­ti­vas de vida y pro­yec­to cre­cien­te­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas. Por cues­tión mera­men­te cuan­ti­ta­ti­va, o demo­crá­ti­ca, si se quie­re, esto es algo que debie­ra ser toma­do en cuen­ta, pero no como esas decla­ra­cio­nes habi­tua­les que se hacen para incum­plir­las sino como reali­dad con dere­cho a ser y representarse.

Hoy hay quien inten­ta jus­ti­fi­car una supues­ta ven­ta­ja no bio­ló­gi­ca sino cul­tu­ral, la que seña­la el des­fa­se en cono­ci­mien­to, bien en el acce­so a las Tec­no­lo­gías de la Infor­ma­ción y la Comu­ni­ca­ción (TCI) bien en el nivel de ins­truc­ción (titu­la­ción más bien) entre jóve­nes y mayo­res. Se adu­ce que los jóve­nes tie­nen un nivel de for­ma­ción aca­dé­mi­ca mucho más ele­va­do que los mayo­res y que aque­llos nacie­ron con el desa­rro­llo de Inter­net del mis­mo modo que los mayo­res han teni­do que sal­tar uno (tele­vi­sión) o dos (radio, tele­vi­sión) sopor­tes de comu­ni­ca­ción e infor­ma­ción y ello ha pro­vo­ca­do su atra­so tec­no­ló­gi­co. De nue­vo nos encon­tra­mos con una fala­cia o, cuan­do menos, con una ver­dad a medias, que sue­le ser la peor men­ti­ra por­que igno­ra u ocul­ta la otra par­te de la verdad.

No esta­ría de más, en rela­ción con las TCI dife­ren­ciar entre acce­so y uso o tipo de uso de las mis­mas. ¿Qué % de per­so­nas, en gran medi­da tam­bién jóve­nes, rea­li­zan usos avan­za­dos de dichas tec­no­lo­gías (tales como pro­gra­ma­ción), uti­li­zan herra­mien­tas más com­ple­jas que una tabla de excel, poseen capa­ci­da­des de com­mu­nity mana­ger, saben uti­li­zar todas las apli­ca­cio­nes que les brin­da face­book o emplean su tiem­po de uso de la red en for­mar­se e infor­mar­se de la reali­dad del mun­do que les rodea? Fren­te, a ese uso y nivel de uso de las TIC, ¿qué por­cen­ta­je de per­so­nas emplean la red fun­da­men­tal­men­te para jue­gos, ver pelí­cu­las y vídeos en you­tu­be de gati­tos o a un coreano hacien­do el ton­to en un video­clip mien­tras tie­nen difi­cul­ta­des para mane­jos no bási­cos de las herra­mien­tas de Offi­ce? Les ase­gu­ro que son muchí­si­mos más los segun­dos que los pri­me­ros y que muchos de ellos son jóve­nes por cuan­to que los tra­mos de edad de 16 a 34 años son los más usua­rios, aun­que la bre­cha digi­tal por eda­des se va acor­tan­do notablemente.

Fac­to­res como la infor­ma­ti­za­ción de los pues­tos de tra­ba­jo, la curio­si­dad, el tener hijos en casa que uti­li­zan las TIC, la con­cien­cia de la nece­si­dad de no que­dar­se atrás, etc., están impul­san­do una uti­li­za­ción cada vez mayor de la red por par­te de los mayores.

Por lo que se refie­re al fac­tor de ins­truc­ción o nivel de estu­dios, casi el 34% de la pobla­ción espa­ño­la de 25 a 64 años, según datos de este últi­mo año, tie­ne estu­dios supe­rio­res y, den­tro de ella, es pre­do­mi­nan­te, aun­que por no mucho, el seg­men­to de 25 a 34 años con dicho nivel for­ma­ti­vo, alcan­zan­do el 40%. Sólo los seg­men­tos de mayor edad edad de la pobla­ción espa­ño­la (mayo­res de 55 años y más) son los que pre­sen­tan cifras de for­ma­ción supe­rior mucho más redu­ci­das. Aun así, el anal­fa­be­tis­mo entre la pobla­ción ancia­na se ha redu­ci­do has­ta nive­les real­men­te bajos. En eda­des por enci­ma de los 40 y los 50 años y mucho más avan­za­das se ha pro­du­ci­do un fenó­meno cre­cien­te, cual es el de desa­rro­llar con pos­te­rio­ri­dad a la incor­po­ra­ción al mer­ca­do de tra­ba­jo, en perío­dos de paro o inclu­so tras la jubi­la­ción estu­dios secun­da­rios o inclu­so universitarios.

En cual­quier caso, fren­te al mito que tien­de a iden­ti­fi­car juven­tud y estu­dios supe­rio­res, tras la arro­gan­te expre­sión “somos la gene­ra­ción más pre­pa­ra­da de la his­to­ria” con­vie­ne recor­dar que el 60% de la pobla­ción espa­ño­la entre 25 y 34 años no tie­ne estu­dios supe­rio­res, que el fra­ca­so esco­lar es uno de los más ele­va­dos de Euro­pa, tan­to en la ense­ñan­za pri­ma­ria como secun­da­ria, y que títu­lo for­ma­ti­vo y cul­tu­ra son cada vez menos equivalentes.
Deta­lles como fal­tas de orto­gra­fía fre­cuen­tes, des­cen­so en la capa­ci­dad de com­pren­sión lec­to­ra o arrin­co­na­mien­to de las mate­rias de tipo huma­nís­ti­co seña­lan que vamos hacia una socie­dad de jóve­nes alta­men­te cua­li­fi­ca­dos para los reque­ri­mien­tos que el mer­ca­do de tra­ba­jo capi­ta­lis­ta impo­ne pero con mani­fies­ta­men­te mejo­ra­ble capa­ci­dad intelectual.

Con­for­me las socie­da­des han ido evo­lu­cio­nan­do, afec­tan­do con ello a las tran­si­cio­nes (eco­nó­mi­ca, domi­ci­lia­ria-fami­liar, emo­cio­nal, polí­ti­ca y civil) entre la ado­les­cen­cia y la vida adul­ta, y la espe­ran­za de vida se ha ido exten­dien­do, las eda­des supe­rio­res de la juven­tud se han ido esti­ran­do has­ta lími­tes que hace un siglo hubie­ran alcan­zan­do lo que se cono­ce como edad madu­ra. Si hace más de una déca­da años los soció­lo­gos mane­ja­ban los 30 años como fin de la eta­pa juve­nil, hoy hay ya un con­sen­so muy amplio de que alcan­za inclu­so has­ta los 35 años o lo que podría­mos lla­mar joco­sa­men­te el con­cep­to de la “eter­na juventud”.
Con­for­me el tra­ba­jo se hace más y más esca­so, la inser­ción en el mis­mo mucho más difí­cil y la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des algo más com­ple­jo, pue­de que la entra­da en la edad adul­ta se aca­be acer­can­do mucho a la del dere­cho al dis­fru­te de los via­jes del IMSERSO.

Iro­nías apar­te, en la diná­mi­ca de mer­can­ti­li­za­ción de la polí­ti­ca, el apa­ra­to ideo­ló­gi­co capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción de sen­ti­do iden­ti­fi­ca a la juven­tud como lo rompe­dor, lo trans­for­ma­dor, lo nue­vo, lo moderno, lo inno­va­dor.

Si esos atri­bu­tos sobre­di­men­sio­na­dos de la impor­tan­cia posi­ti­va de la juven­tud en polí­ti­ca han sido vin­cu­la­dos a momen­tos de cam­bio polí­ti­co (tran­si­ción polí­ti­ca espa­ño­la del 77), cuan­do se unen otras varia­bles (eco­nó­mi­ca, corrup­ción,…), el com­po­nen­te juve­nil en polí­ti­ca, ya sea des­de lo cul­tu­ral-ide­ló­gi­co, ya des­de lo gene­ra­cio­nal, adquie­re una redo­bla­da impor­tan­cia. Se con­no­tan enton­ces las ideas de juven­tud, moder­ni­dad o cam­bio de otros valo­res como pure­za, lim­pie­za, ver­dad, éti­ca, rege­ne­ra­ción. Lo vir­gi­nal del futu­ro blan­quea la negru­ra del presente.

Este rela­to de lo joven es mero reves­ti­men­to ideo­ló­gi­co de la reali­dad, un cons­truc­to mix­ti­fi­ca­do de la juven­tud como van­guar­dia trans­for­ma­do­ra fren­te a lo vie­jo y cadu­co que recuer­da dema­sia­do la visión orte­guia­na de la His­to­ria como con­flic­to entre gene­ra­cio­nes, olvi­dan­do aque­llas pala­bras de Marx en el 18 Bru­ma­rio de Luis Bonaparte.

“Los hom­bres hacen su pro­pia his­to­ria, pero no la hacen a su libre arbi­trio, bajo cir­cuns­tan­cias ele­gi­das por ellos mis­mos, sino bajo aque­llas cir­cuns­tan­cias con que se encuen­tran direc­ta­men­te, que exis­ten y les han sido lega­das por el pasa­do. La tra­di­ción de todas las gene­ra­cio­nes muer­tas opri­me como una pesa­di­lla el cere­bro de los vivos” (op. cit. Capí­tu­lo 1)

Nada es tan nue­vo. Nada rom­pe por com­ple­to con los valo­res y con­di­cio­nan­tes de la socie­dad en la que ha naci­do, aun­que los for­ma­tos en los que se pre­sen­ta así parez­can hacer­lo creer. Los peca­dos de los padres los here­da­rán los hijos.

En una socie­dad pro­fun­da­men­te injus­ta, egoís­ta, inso­li­da­ria, que pone en el tener y en el dine­ro el ideal de rea­li­za­ción huma­na es muy difí­cil que una gene­ra­ción naz­ca puri­fi­ca­da como si emer­gie­se del bau­tis­mo en las aguas del Jordán.

No debe sor­pren­der­nos, por tan­to, des­cu­brir que lo que pare­ce “nue­vo” es muy vie­jo y no está, como entre “lo vie­jo”, exen­to de taras tan anti­guas como la ambi­ción, el arri­bis­mo, la fal­ta de escrú­pu­los, el rene­gar de prin­ci­pios his­tó­ri­ca­men­te asen­ta­dos en la lucha por la igual­dad, el opor­tu­nis­mo y el tac­ti­cis­mo de cor­tos vue­los, uni­dos a la sober­bia, la fatui­dad y la vani­dad pro­pia de quie­nes igno­ran que repe­ti­rán quin­tu­pli­ca­dos los erro­res de aque­llos que les precedieron.

No soy de los que creen que una gene­ra­cio­nes son supe­rio­res a otras o que hay algu­na de las dis­tin­tas eda­des del ser humano que mejo­re a las pos­te­rio­res o ante­rio­res. Por el con­tra­rio, creo que todas lle­van la mar­ca de la imper­fec­ción de lo humano y que son hijas de sus tiem­pos pre­ce­den­tes y presentes.

Sin embar­go, sí creo en la nece­si­dad de des­mon­tar la fábu­la, cons­trui­da por quie­nes deten­tan el autén­ti­co poder social, de la lucha entre gene­ra­cio­nes como motor de la his­to­ria para seguir esca­mo­tean­do otras luchas de natu­ra­le­zas más radi­ca­les y pro­fun­das, las que ata­ñen a la explo­ta­ción, la pobre­za y la des­igual­dad naci­da de la exis­ten­cia de cla­ses socia­les, de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción y de una divi­sión social del tra­ba­jo injusta.

Y para ello no ten­go más reme­dio que estro­pear­le a más de uno la patra­ña de “lo nue­vo” como pro­me­sa de éti­ca polí­ti­ca y de rege­ne­ra­ción polí­ti­ca, sin por ello ocul­tar que lo que algu­nos des­pre­cian como “vie­jo” tie­ne tam­bién múl­ti­ples lacras. Eso que lla­man la “nue­va polí­ti­ca” es here­de­ra tan­to de lo mal­sano de la “vie­ja polí­ti­ca” que se nie­ga a reco­no­cer en sí mis­ma, como de lo váli­do que tam­po­co quie­re admi­tir que no nace como nue­vo de ella.

Si has­ta aquí me he man­te­ni­do en un plano más abs­trac­to y casi ino­cuo, aho­ra des­cen­de­ré al terreno del cuer­po a cuer­po y advier­to que no pre­ten­do hacer ami­gos ni nave­gar por las aguas de la ambi­güe­dad polí­ti­ca y el eufe­mis­mo. Ambos son el signo de los tiem­pos, el cálcu­lo de quie­nes tran­si­gen, bus­can el tér­mino medio y están dota­dos de la hipo­cre­sía de aque­llos que quie­ren que­dar bien con todos, rehu­yen­do el con­flic­to que pue­da per­ju­di­car a sus intere­ses per­so­na­les. Dis­frá­zen­lo de bús­que­da del inte­rés gene­ral, del tan odio­so con­sen­so cuyo abu­so nació en la pri­me­ra tran­si­ción polí­ti­ca espa­ño­la (nos están colan­do de ron­dón la segun­da), llá­men­lo si quie­ren ser “moder­nos” inclu­si­vi­dad o trans­ver­sa­li­dad, que yo lo cali­fi­ca­ré como con­ve­nien­cia del farsante.

2.-Juventud, ni tan divi­na ni tan tesoro.

El cinis­mo de los direc­ta­men­te afec­ta­dos, de sus devo­tos segui­do­res y del coro de “perio­dis­tas” al ser­vi­cio de las órde­nes de sus medios de maqui­llar los vicios de la emer­gen­te neo­cas­ta ha bati­do en estas últi­mas sema­nas plus­mar­cas his­tó­ri­cas de la desvergüenza.

De ese trío, el más paté­ti­co es el de la masa de adic­tos a la abduc­ción por “ilu­sión”, que tie­ne carác­ter de fe irra­cio­nal en el nue­vo cau­di­llo de la polí­ti­ca espa­ño­la y su gru­po de ami­gue­tes. Esta masa ha dimi­ti­do de su capa­ci­dad racio­nal y crí­ti­ca de ver la reali­dad tal cuál es y de man­te­ner un cri­te­rio inde­pen­dien­te, algo impres­cin­di­ble para no ser atra­pa­do en el espí­ri­tu de la sec­ta. Entien­do, sin embar­go, sus moti­va­cio­nes. La socie­dad abo­mi­na del vacío y la mayo­ría de los “peque­ños hom­bre­ci­tos” de los que habla­ba Wilhelm Reich piden ser pas­to­rea­dos por­que creen nece­si­tar Mesías que les con­duz­can, pien­sen y tomen deci­sio­nes por ellos. Es más cómodo.

El ya casi apa­ga­do caso del beca­rio Erre­jón ha sido retor­ci­do por el pro­pio afec­ta­do, por su men­tor Alber­to Mon­te­ro, por los acti­vos ciber­ac­ti­vis­tas pode­mi­tas y por los perio­dis­tas afec­tos a la cau­sa o a la paga de sus medios para inten­tar con­ver­tir­lo en un asun­to “irre­le­van­te”, de pre­sen­cia o no en la UMA mien­tras se rea­li­za­ba el tra­ba­jo para la mis­ma y para la Jun­ta de Anda­lu­cía y en cosa de sim­ple fallo por “no pre­sen­tar un papel”.

Hable­mos de Íñi­go Erre­jón, sus “ami­gue­tes” y de su famo­sa beca:

1º Alber­to Mon­te­ro, diri­gen­te de la cúpu­la de Pode­mos, sabe que hay un pro­yec­to de cola­bo­ra­ción la Jun­ta de Anda­lu­cía con su Uni­ver­si­dad (la UMA) sobre la vivien­da en Anda­lu­cía y alter­na­ti­vas para su des­mer­can­ti­li­za­ción por­que es el encar­ga­do de vehi­cu­lar el estu­dio des­de la UMA y comu­ni­ca la opor­tu­ni­dad a Íñi­go Erre­jón y otros ami­gue­tes suyos. Pero esto lo hace sin que se publi­ci­te la con­vo­ca­to­ria de la pla­za que su cole­ga final­men­te ocu­pa. Eso se lla­ma cole­guis­mo, ami­guis­mo, nepo­tis­mo y endo­ga­mia en el mun­do Universitario.
No es un com­por­ta­mien­to de “nue­va” sino de “vie­ja política”

2º Como míni­mo la actua­ción de la seño­ra Aman­da Meyer, secre­ta­ria gene­ral de Vivien­da de Anda­lu­cía y que fue ele­men­to deci­si­vo para el encar­go del estu­dio a la UMA, requie­re expli­ca­cio­nes, ya que no las ha dado has­ta el momen­to y ha teni­do que ser la Con­se­je­ra, Ele­na Cor­tés quien die­se la cara. Por cier­to, la seño­ra Meyer ha sido una autén­ti­ca mece­nas de la Tuer­ka de Igle­sias, Mone­de­ro y Erre­jón, sien­do per­so­na impor­tan­te en la con­tra­ta­ción de ser­vi­cios de IU en el pasa­do a su pro­duc­to­ra CMI.

3º El señor Erre­jón apor­tó artícu­los anti­guos como si fue­ran par­te de la tarea que le encar­gó la Uni­ver­si­dad de Mála­ga, según reve­la el expe­dien­te de sus­pen­sión de empleo y suel­do del men­cio­na­do rea­li­za­do por la UMA.

4º El señor Erre­jón se ha bur­la­do de los miem­bros de Pode­mos por­que les ha cobra­do por ase­so­ra­mien­to polí­ti­co (7.476 € entre Abril y Julio de este año) mien­tras era un plu­ri­em­plea­do (des­de el 17 de Mar­zo) que cobra­ba 1.825 € como beca­rio de la cita­da Uni­ver­si­dad. Un aspi­ran­te a polí­ti­co pro­fe­sio­nal, plu­ri­em­plea­do en un país con casi 6 millo­nes de para­dos, una par­te de ellos universitarios.

5º El señor Erre­jón, al ser un plu­ri­em­plea­do, vio­la­ba la Ley 531984, de 26 de diciem­bre, de incom­pa­ti­bi­li­da­des del per­so­nal al ser­vi­cio de las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas que en su artícu­lo 1, pun­to 3 dice tex­tual­men­te: “En cual­quier caso, el desem­pe­ño de un pues­to de tra­ba­jo por el per­so­nal inclui­do en el ámbi­to de apli­ca­ción de esta Ley será incom­pa­ti­ble con el ejer­ci­cio de cual­quier car­go, pro­fe­sión o acti­vi­dad, públi­co o pri­va­do, que pue­da impe­dir o menos­ca­bar el estric­to cum­pli­mien­to de sus debe­res o com­pro­me­ter su impar­cia­li­dad o inde­pen­den­cia”.
Y dado que el aumen­to de acti­vi­dad en Pode­mos, no sólo como diri­gen­te sino como ase­sor, le con­du­jo a dimi­tir del com­pro­mi­so con la UMA, es evi­den­te que ello sí impi­dió “el estric­to cum­pli­mien­to de sus debe­res

6º A día de hoy, cono­ci­da y publi­ca­da des­de hace sema­nas la reso­lu­ción de la UMA de sus­pen­der­le de empleo y suel­do, el señor Erre­jón no ha pre­sen­ta­do ale­ga­cio­nes con­tra la mis­ma, lo que has­ta el momen­to sig­ni­fi­ca dar la calla­da por res­pues­ta, a ver si amai­na el temporal.

Todo lo ante­rior no me pare­ce nove­do­so, ni lo veo moderno, ni aca­bo de per­ci­bir­lo ejem­pli­fi­ca­dor ni rege­ne­ra­dor por más que lo inten­to. Sólo veo com­por­ta­mien­tos repro­cha­bles por par­te de los dos intere­sa­dos (Alber­to Mon­te­ro e Íñi­go Erre­jón), de los devo­tos segui­do­res de Pode­mos que jus­ti­fi­can en la calle y en las redes socia­les estas con­duc­tas en y la direc­ción de este par­ti­do que se ha vol­ca­do en defen­der­les des­de el pri­mer momen­to, bus­can­do excu­sas de tahú­res de que podía hacer el tra­ba­jo fue­ra de la Uni­ver­si­dad y de que sólo le fal­tó un papel pidien­do la com­pa­ti­bi­li­dad de su tra­ba­jo para la UMA con el desem­pe­ño de otras tareas remu­ne­ra­das aje­nas cuan­do su com­por­ta­mien­to ha sido glo­bal­men­te inmo­ral e ile­gal en algún pun­to ya seña­la­dos ¿Que no ha lle­ga­do a haber deli­to pro­pia­men­te dicho? ¿Y ello no sig­ni­fi­ca que los seño­res Mon­te­ro y Erre­jón no debie­ran haber dimi­ti­do den­tro de su par­ti­do? Dimi­tir no es un ver­bo ruso. Pode­mos con­de­na lo repro­ba­ble cuan­do es ajeno a su orga­ni­za­ción pero, como en otros par­ti­dos, se nie­ga por sus cher­lea­ders y sus diri­gen­tes cuan­do les afec­ta personalmente.

Siguien­do con la éti­ca y la trans­pa­ren­cia, tér­mino tan de moda últi­ma­men­te, señor Igle­sias y otros euro­dipu­tados de Podemos:

a) En un por­tal de trans­pa­ren­cia, como el que han crea­do uste­des recien­te­men­te, hay que con­sig­nar todos los datos y con­cep­tos de for­ma pre­ci­sa o aca­ba­rán uste­des con la mis­ma cre­di­bi­li­dad que el por­tal de trans­pa­ren­cia crea­do por el Gobierno del PP: ninguna.

b) Uste­des decla­ran en su por­tal de trans­pa­ren­cia unos suel­dos que ya no son a los que se com­pro­me­tie­ron que iban a auto­li­mi­tar­se, al que­dar­se sólo con 1930 € (3 veces el sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal) y dar el res­to a dona­cio­nes, algo que ya se han apre­su­ra­do a incum­plir pues aho­ra decla­ran en dicho por­tal 2.250 € de sala­rio cada uno de uste­des, con la excep­ción de Tere­sa Rodrí­guez que per­ci­be un sala­rio neto inclu­so infe­rior al que se había com­pro­me­ti­do de los 1.930 €, segu­ra­men­te por sus dona­cio­nes a orga­ni­za­cio­nes socia­les. Pero, vaya, en esa decla­ra­ción en su por­tal de trans­pa­ren­cia se les olvi­dó meter “algu­nas cosas”:

b.1) Aña­dir, jun­to al Impues­to Comu­ni­ta­rio que debe deven­gar­se para esta­ble­cer su sala­rio neto, la par­te mar­gi­nal del IRPF espa­ñol, pues uste­des tie­nen obli­ga­ción de doble tri­bu­ta­ción en la UE y en España.

b.2) Las die­tas que uste­des cobran (4.300 € mes/​diputado), exen­tas de tri­bu­ta­ción y sin nece­si­dad de jus­ti­fi­car, y a las que no se com­pro­me­tie­ron a renunciar.
Esas die­tas son par­te de sus retri­bu­cio­nes y, aun­que no tri­bu­ten, esta­ría bien que se cono­cie­sen por­que enton­ces esta­ría­mos hablan­do de que cada uno de uste­des cobra 6.650 euros al mes (2.250 de sala­rio de europarlamentario+4.300 de die­tas), que no apa­re­cen refle­ja­dos en el por­tal. Más de un euro­par­la­men­ta­rio de dis­tin­tos par­ti­dos ha decla­ra­do en dis­tin­tas oca­sio­nes que los 4.300 € por mes y par­la­men­ta­rio exce­den nota­ble­men­te las nece­si­da­des reales de gas­tos en temas como telé­fono, pape­le­ría, via­jes, hote­les. Dado que uste­des afir­man ser muy aus­te­ros en sus gas­tos y via­jar en turis­ta, sería bueno con­sig­nar los gas­tos y can­ti­da­des rema­nen­tes de esos 4.300 €, si las hubie­ra, para saber en qué se gas­tan y si sobra algu­na can­ti­dad y cuál es su destino.

b.3) En cuan­to a las die­tas dia­rias para alo­ja­mien­to ‑300 € por dipu­tado y día o 18.000 € men­sua­les por dipu­tado- pues­to que uste­des han afir­ma­do haber alqui­la­do un piso para los 5 por 1.500 € men­sua­les, ya que son un gru­po muy bien ave­ni­do, y de paso les per­mi­te aho­rrar, sería intere­san­te cono­cer el des­tino de los 16.500 € res­tan­tes (18.000−1.500), pues­to, que si no se gas­tan, pasan a ser con­si­de­ra­dos sala­rio. Una cosa es que no estén inclui­dos en tri­bu­ta­ción o en jus­ti­fi­ca­ción ante los res­pon­sa­bles de audi­tar las cuen­tas de los euro­par­la­men­ta­rios en la UE y otra que no lo hayan inclui­do en su por­tal de “trans­pa­ren­cia” por­que, si uste­des son el par­ti­do de la “decen­cia”, como pro­cla­man, y quie­ren aca­bar con la cas­ta polí­ti­ca, se empie­za pre­di­can­do con el ejemplo.

b.4) En el por­tal de “trans­pa­ren­cia” pode­mi­ta hay otros con­cep­tos de sala­rio indi­rec­to apor­ta­dos por el Par­la­men­to Euro­peo que no apa­re­cen con­sig­na­dos, tan­to si se reci­ben como si se ha renun­cia­do a ellos, en cuyo caso sería de gran inte­rés saber­lo tam­bién por su carác­ter ejem­pli­fi­ca­dor para el res­to. Me refie­ro a cues­tio­nes como sani­dad pri­va­da, segu­ros o pla­nes de pen­sio­nes, no vaya a ser que aque­llo de los pla­nes de pen­sio­nes del Par­la­men­to Euro­peo sea algo que afec­te a muchos euro­dipu­tados pero por el que sólo Willy Meyer pare­cía estar obli­ga­do a dimitir.

b.5) Las dona­cio­nes de 4.000 € men­sua­les que el señor Igle­sias y los demás euro­dipu­tados de Pode­mos rea­li­zan men­sual­men­te a ONGs y orga­ni­za­cio­nes socia­les sería bueno que se acla­ra­sen en cuan­to al nom­bre de las enti­da­des recep­to­ras, cosa que en el por­tal de “trans­pa­ren­cia” de Pode­mos no apa­re­ce. Con­vie­ne que esto se haga por­que, en el caso del señor Igle­sias, esté infor­mó en su día que lo dona­ría a La Tuer­ka, de la que es uno de sus res­pon­sa­bles, alma y guía de la mis­ma. De con­fir­mar­se este des­tino por par­te del señor Igle­sias esta­ría­mos ante una toma­du­ra de pelo monu­men­tal a los elec­to­res, dado que esa dona­ción ten­dría mucho de auto­do­na­ción a sí mis­mo, sobre todo si tene­mos en cuen­ta que Pro­duc­cio­nes CMI, impul­so­ra de La Tuer­ka cobra por la rea­li­za­ción de spots como de otros tra­ba­jos de pro­duc­ción audio­vi­sual. Hacer dona­cio­nes a mis pro­pios pro­yec­tos es tan frau­du­len­to y poco éti­co como crear Fun­da­cio­nes para des­gra­var empre­sa­rial­men­te o para des­viar dine­ro hacia el pro­pio par­ti­do como ha esta­do hacien­do el PP de Madrid duran­te la pre­si­den­cia de la seño­ra Aguirre.

Hoy mis­mo he sabi­do que Pablo Igle­sias ingre­só en 2013 70.000 euros como pro­fe­sor, pre­sen­ta­dor de Fort Apa­che y ter­tu­liano tele­vi­si­vo y aún era casi un des­co­no­ci­do y no se pasa­ba por todos los pla­tós del mun­do mun­dial ni había crea­do Pode­mos. Pero ya anda­ba en nive­les de suel­do de Pre­si­den­te de Gobierno, al menos del actual. Pare­ce que lo de la ropa de Alcam­po es más bien dis­fraz para la gale­ría. Vere­mos cómo es la decla­ra­ción de 2014. De cas­ta y élite.
No es éti­co ni decen­te que Igle­sias y otros com­pa­ñe­ros suyos euro­dipu­tados se dedi­quen a lle­var de via­je a Bru­se­las pri­me­ro a 40 estu­dian­tes de la Com­plu­ten­se, des­pués a la orga­ni­za­ción pró­xi­ma al par­ti­do, Juven­tud Sin Futu­ro, y lue­go a dele­ga­dos sin­di­ca­les del que fue sin­di­ca­to de refe­ren­cia de la UCD, USO. ¿Tie­ne esto últi­mo algo que ver con algún posi­ble enten­di­mien­to entre USO y ese nue­vo sin­di­ca­to ama­ri­llo y ver­ti­cal de Pode­mos lla­ma­do Somos Sin­di­ca­lis­tas? El pro­ble­ma no es a quie­nes lle­va de excur­sión ‑qué bue­nos son- sino la com­pra de volun­ta­des al esti­lo de lo que hacía el PSOE por colec­ti­vos. Ese tipo de favo­res no es nue­vo ni decen­te: los hacían per­so­na­jes del PP como Bal­tar o Fabra. Me pare­ce que tam­po­co es rege­ne­ra­dor. Se lla­ma clien­te­lis­mo. Como tam­po­co es nove­dad ni idea rompe­dora esto de sen­tar a los colec­ti­vos en cual­quier par­la­men­to. Se hace perió­di­ca­men­te por el Con­gre­so des­de hace muchos años, pero no se selec­cio­na a nadie para visi­tar­lo; bas­ta con poner­se a la cola para entrar. Y sale bas­tan­te bara­to a los ciu­da­da­nos por­que es aquí en Madrid y no hay que pagar via­jes. Pero tam­bién me recuer­da a los favo­res que hacían los caci­ques en el siglo XX para com­prar votos. Eso sí, estos via­je­ci­tos salen de nues­tros impues­tos, de los suyos, lec­tor y de los míos. Y nin­guno de esos colec­ti­vos que han via­ja­do “gra­tis total” ‑Pode­mos va a aca­bar, si sigue así pare­cién­do­se a la agen­cia de via­jes que pre­sen­ta­ba a aquel per­so­na­je lla­ma­do Curro- va a lograr mejor inter­lo­cu­ción de sus repre­sen­tan­tes por ir de paseo a Bru­se­las por­que si lo que impor­ta­se es poder hablar con los euro­par­la­men­ta­rios para plan­tear­les algu­na cues­tión, siem­pre hay días de la sema­na en los que están en Espa­ña. Es sólo cosa de ajus­tar agendas.
Lo otro es par­te de la “vie­ja polí­ti­ca” que Pode­mos dice rechazar.

¿Les pare­ce éti­co a los miem­bros de Pode­mos la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la polí­ti­ca, que su par­ti­do con­de­nó en su día, pero que aho­ra se con­cre­ta en que un par­ti­do con sólo 5 euro­par­la­men­ta­rios, y nin­gún otro repre­sen­tan­te en ins­ti­tu­ción polí­ti­ca algu­na, ten­ga 56 per­so­nas con­tra­ta­das, con sala­rios que osci­lan en muchos de esos casos entre los casi 1.900 y los 3.500 €?

Tam­po­co es éti­co ni decen­te que la seño­ra Tania Sán­chez sea par­ti­da­ria de entre­gar su orga­ni­za­ción a una con­ver­gen­cia con Pode­mos que sig­ni­fi­ca­ría su muer­te polí­ti­ca por cuan­to que al impo­ner el par­ti­do de señor Igle­sias can­di­da­tu­ras de “uni­dad popu­lar” bajo el for­ma­to de agru­pa­ción de elec­to­res como con­di­ción indis­pen­sa­ble para pac­tar, esta­ría des­apa­re­cien­do la iden­ti­dad de IU como tal y el reem­bol­so de par­te del dine­ro apor­ta­do por esta orga­ni­za­ción a la finan­cia­ción de la cam­pa­ña de las muni­ci­pa­les y auto­nó­mi­cas pues­to que, al no ser car­gos de IU sino de dicha difu­sa can­di­da­tu­ra, iría todo el mon­tan­te por car­gos elec­tos a la mis­ma que, curio­sa­men­te, es Pode­mos la que la impul­sa. Que la seño­ra Tania Sán­chez insis­ta en dicha con­ver­gen­cia con una orga­ni­za­ción que pone tales con­di­cio­nes y que con­si­de­ra que el eje izquier­da-dere­cha está supe­ra­do es des­leal a su toda­vía orga­ni­za­ción polí­ti­ca y jue­ga a favor de la fago­ci­ta­ción de cua­dros y afi­lia­dos de IU por Pode­mos en una segun­da y defi­ni­ti­va eta­pa de derri­bo y diso­lu­ción de aque­lla, sobre todo cuan­do se sabe que la direc­ción del par­ti­do “empo­de­ra­do”, se nie­ga de hecho a dicha con­ver­gen­cia, por lo que las con­di­cio­nes que impo­ne a IU para hacer­la son sólo la dis­cul­pa que pre­ten­de impe­dir­la, bus­can­do sólo la ren­di­ción y muer­te de IU, como demos­tra­ción de un vasa­lla­je en el que par­ti­ci­pa, con dis­tin­to gra­do de envi­le­ci­mien­to, el con­jun­to de la direc­ción de ésta. Sí, el con­jun­to de la direc­ción de IU ya que, ante tal gra­do de hos­ti­li­dad y ante lo que repre­sen­ta la ideo­lo­gía pro­fun­da de Pode­mos, sólo cabe una con­fron­ta­ción abier­ta, explí­ci­ta y cla­ra con la mis­ma, no en inten­tar con­di­cio­nar el modo de con­ver­ger, que no es otra cosa que un jugar a pare­cer digno sin ser­lo, sin plan­tear­se la natu­ra­le­za de aque­llos con los que se está dis­pues­to a hacer­lo. Nin­gu­na orga­ni­za­ción que renun­cie a la dig­ni­dad y que bus­que sobre­vi­vir a cual­quier pre­cio mere­ce esa super­vi­ven­cia. Resis­tir­se a esa con­ver­gen­cia en base a una cues­tión de for­ma­to, por impor­tan­te que ello sea y nece­sa­rio que sea expli­car el por­qué el recha­zo al for­ma­to, es cobar­de e ideo­ló­gi­ca­men­te clau­di­can­te, cuan­do lo impor­tan­te sería un cla­ro recha­zo por el tota­li­ta­ris­mo, la con­cep­ción de par­ti­do de éli­tes, su eli­tis­mo social y la reali­dad de Pode­mos como par­ti­do ajeno a la tra­di­ción de la izquierda.

Que Pode­mos copia­se en su día el pro­gra­ma elec­to­ral de IU no lo con­vier­te en izquier­da. Tam­bién hay pro­gra­mas elec­to­ra­les de gru­pos de la extre­ma dere­cha euro­pea ins­pi­ra­dos en pro­gra­mas de par­ti­dos de izquierda.
Igual­men­te los nazis copia­ron en par­te las pro­pues­tas de social­de­mó­cra­tas y comu­nis­tas en los años 30 del pasa­do siglo y has­ta se decla­ra­ban socia­lis­tas. La iden­ti­dad de izquier­da vie­ne de su afir­ma­ción en la lucha de cla­ses, de su hori­zon­te de socie­dad socia­lis­ta, de la cen­tra­li­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como suje­to his­tó­ri­co de trans­for­ma­ción y de la defen­sa de los intere­ses de esta cla­se. Pero cuan­do des­de la pro­pia IU se ha esta­do apos­tan­do por un ciu­da­da­nis­mo des­cla­san­te y nega­dor de la exis­ten­cia de cla­ses socia­les, cuan­do se han defen­di­do pro­gra­mas eco­nó­mi­cos key­ne­sia­nos, cuan­do se ha apos­ta­do por tra­ba­jar en un movi­mien­to ya casi inexis­ten­te pero que puso las bases de la anti­po­lí­ti­ca, de la nega­ción de la opo­si­ción izquier­da-dere­cha y del recha­zo a un dis­cur­so y una prác­ti­ca de lucha de cla­ses, se ha esta­do ali­men­tan­do al mons­truo, here­de­ro en gran medi­da de dicho movi­mien­to, que aho­ra devo­ra­rá a IU. De aque­llas prác­ti­cas vie­nen estas con­se­cuen­cias. El elec­to­ra­lis­mo de cor­tos vue­los y de super­vi­ven­cia por enci­ma de los obje­ti­vos polí­ti­cos por los que se ha de sobre­vi­vir nace como con­se­cuen­cia del tac­ti­cis­mo por enci­ma de la estra­te­gia y del opor­tu­nis­mo en lugar de la opor­tu­ni­dad, que es algo muy dis­tin­to. No se entien­de de otro modo el tipo de jóve­nes diri­gen­tes que han ido pro­li­fe­ran­do en los últi­mos años en IU. Han sido ama­man­ta­dos por esos vicios polí­ti­cos y edu­ca­dos en la renun­cia ideo­ló­gi­ca y hoy son sus pro­pias ambi­cio­nes per­so­na­les las que expli­can sus posi­cio­nes polí­ti­cas tan convergentes.

Quie­nes sólo ven su futu­ro inme­dia­to, sin pers­pec­ti­va del qué hacer a lar­go pla­zo han caí­do ya en un opor­tu­nis­mo de super­vi­ven­cia de libe­ra­dos que les ente­rra­rá mucho antes de lo que qui­sie­ran. Sólo la volun­tad de ser, la abier­ta nega­ción a con­fluir con quien pre­ten­de ente­rrar­te y una mira­da estra­té­gi­ca más allá de lo inme­dia­to pue­den sal­var los mue­bles de la orga­ni­za­ción y del moti­vo mani­fies­to por el que ésta exis­te. Vale más per­der a la mitad de tus cua­dros y mili­tan­tes en bra­zos de “lo nue­vo” que ente­rrar­la toda en muy poco tiempo.

Ha teni­do que ser el enési­mo y segu­ra­men­te defi­ni­ti­vo por­ta­zo de Pode­mos a IU el que ha hecho que algu­nos diri­gen­tes de esta últi­ma for­ma­ción saquen aho­ra pecho y ape­len a una dig­ni­dad de la que has­ta el momen­to han carecido.
Pera el daño ya está hecho y la cre­di­bi­li­dad y dig­ni­dad per­di­das difí­cil­men­te se recu­pe­ra­rán de tan tre­men­do golpe.

Hay algo que por polí­ti­ca­men­te inco­rrec­to no se quie­re abor­dar des­de la bea­te­ría pro­gre de la izquier­da pero que en el mun­do de la socie­dad civil del capi­tal tie­nen cla­ro y le dan un nom­bre: con­flic­to de intereses.

En muchas gran­des cor­po­ra­cio­nes empre­sa­ria­les está prohi­bi­do que un car­go direc­ti­vo de la empre­sa X man­ten­ga rela­cio­nes afec­ti­vas y/​o de pare­ja con otro car­go direc­ti­vo de la empre­sa Y. El moti­vo no debie­ra tener que expli­car­lo por obvio pero la estu­pi­dez o la doblez de dema­sia­das per­so­nas me obli­ga a ello. Quien com­par­te afec­tos pue­de com­par­tir tal gra­do de inti­mi­dad que favo­rez­ca que se hable de todo, de lo divino y de lo humano.

Fre­de­rick Forsyth, en su obra “El día del cha­cal”, cuen­ta como la OAS (Orga­ni­za­ción del Ejér­ci­to Secre­to) fran­ce­sa mete en la cama de un gene­ral fran­cés cer­cano Char­les de Gau­lle a una joven que con­se­gui­rá extraer­le secre­tos de Esta­do que per­mi­tan pre­pa­rar un aten­ta­do con­tra el Pre­si­den­te. Lo impor­tan­te no es el sexo de las per­so­nas impli­ca­das ni quién uti­li­za a quién (en la nove­la se uti­li­zan ambos) sino el tipo de con­se­cuen­cias que gene­ran cier­tos víncu­los entre enemi­gos polí­ti­cos, y Pode­mos lo es de IU, aun­que IU no se haya dado aún sufi­cien­te cuenta.

La inti­mi­dad da mucho jue­go pero la impli­ca­ción polí­ti­ca que ello pue­de tener es algo que des­de cier­to “femi­nis­mo” y des­de la pro­gre­sía de “izquier­das” no se admi­te. Estoy con­ven­ci­do de que en muchos casos ‑no en todos, siem­pre hay ter­cos impe­ni­ten­tes- este bue­nis­mo ada­nis­ta no nace de la con­vic­ción sino de lo que es polí­ti­ca­men­te correc­to decir y lo que no lo es y del temor a ser tacha­do de reac­cio­na­rio por admi­tir lo evi­den­te. Muchas veces se pre­fie­re negar la reali­dad de la con­di­ción huma­na con tal de que no se tam­ba­leen algu­nas creen­cias admi­ti­das como váli­das a par­tir de un rous­so­niano con­cep­to de que el ser humano es bueno por naturaleza.
La tra­di­ción de las ideas here­da­das lle­va a dar por sen­ta­do cues­tio­nes que debe­rían ser par­te de lo per­ma­nen­te­men­te revi­sa­do y some­ti­das al ojo crí­ti­co de la razón.

Que te lla­men machis­ta pare­ce la peor vile­za que pue­de alcan­zar el ser humano. La mera ame­na­za del estig­ma del cali­fi­ca­ti­vo debe actuar como auto­cen­su­ra sufi­cien­te para callar lo evi­den­te y eso es algo que Pablo Manuel Igle­sias sabía cuan­do dijo eso de que pre­gun­tar­le por algo que afec­ta­se a Tania Sán­chez era machis­ta por­que par­tía del prin­ci­pio de que ésta era su pareja.

Pues no, señor Igle­sias, le pre­gun­ten a usted por su pare­ja por cues­tio­nes lega­les o por moti­vos mora­les, hay un chan­ta­jis­mo inde­cen­te en que lo polí­ti­ca­men­te correc­to impi­da decir en voz alta lo que muchos pen­sa­mos: que no debie­ra ser admi­si­ble que una dipu­tada auto­nó­mi­ca de una orga­ni­za­ción X (IU) se pre­sen­te a unas pri­ma­rias para cabe­za de lis­ta a las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas de Madrid y sea una fir­me par­ti­da­ria del “con­flu­ying” con la for­ma­ción de su pare­ja, el cuál es diri­gen­te del par­ti­do Y (Pode­mos) y abso­lu­ta­men­te intere­sa­do en la des­truc­ción de la orga­ni­za­ción de su pare­ja por­que no con­vie­ne que que­den nota­rios polí­ti­ca­men­te orga­ni­za­dos que le recuer­den su pro­pio via­je y el de su par­ti­do hacia la dere­cha (bas­te sólo ver la evo­lu­ción de sus pro­pues­tas eco­nó­mi­cas) y que maña­na, en caso de ocu­par impor­tan­tes espa­cios de poder pue­dan lle­gar a hacer­le la opo­si­ción por la izquier­da. Vaya, que la cosa no es sólo que sea polí­ti­ca­men­te inde­cen­te sino de locos, sal­vo para los abdu­ci­dos de la sec­ta pode­mi­ta a los que todo lo que hue­lan que pue­da hun­dir a IU más de lo que ella se humi­lla ante Pode­mos les pare­ce bien y que, por tan­to, no ven pro­ble­mas en esta cuestión.

No quie­ro olvi­dar­me del joven Alber­to Gar­zón, un señor que escri­bió un artícu­lo en con­tra de las pri­ma­rias y que aho­ra se pre­sen­ta­rá a ellas, un señor que es abso­lu­ta­men­te par­ti­da­rio de la con­fluen­cia de IU con Pode­mos, un señor que hace menos de un mes aún esta­ba dis­pues­to a renun­ciar a las siglas de IU en una con­ver­gen­cia que Pode­mos no quie­re y que con­si­de­ra­ba que la cues­tión de for­ma­to de dicha con­ver­gen­cia era secun­da­ria, un señor que aca­ba de defen­der a la seño­ra Tania Sán­chez de lo que con­si­de­ra una supues­ta “gue­rra sucia”, cuan­do sabe bien que esta seño­ra es una juga­do­ra con ven­ta­ja. Pare­ce que su amis­tad con el señor Igle­sias le nubla la vis­ta. ¿O será que IU se le ha que­da­do peque­ña y ya sue­ña con otros espa­cios en los que su figu­ra pue­da desa­rro­llar un futu­ro polí­ti­co más pro­me­te­dor? Sus últi­mas decla­ra­cio­nes crí­ti­cas con el popu­lis­mo de Pode­mos, con su ni de dere­chas ni de izquier­das o con el recha­zo de Pode­mos a la con­fluen­cia son mero pos­tu­reo para la gale­ría de IU, sabe­dor de que está sien­do cues­tio­na­da su figu­ra por sec­to­res de la mili­tan­cia y que bue­na par­te de esta no con­fía en sus posi­cio­nes polí­ti­cas ni en sus inten­cio­nes res­pec­to a IU.
El señor Gar­zón, es joven y moderno pero dudo mucho que sea nue­vo o rege­ne­ra­dor su bai­le de “un pasi­to pa´delante María, un pasi­to pa´atrás”.

Para ir ter­mi­nan­do, si alguien está pen­san­do en que con mis crí­ti­cas a deter­mi­na­dos miem­bros pode­mi­tas de IU estoy ali­neán­do­me con cier­tos sec­to­res impre­sen­ta­bles de IU, acla­ro lo siguien­te por enési­ma vez:

a) Hace 21 años que no soy ya miem­bro de IU ni del PCE. Les he segui­do votan­do en oca­sio­nes, como en otras me he abs­te­ni­do o he vota­do algu­na opción comu­nis­ta, cosa ésta últi­ma que muy pro­ba­ble­men­te vuel­va a hacer en las pró­xi­mas muni­ci­pa­les y autonómicas.

b) Si he apo­ya­do a IU fren­te a Pode­mos ha sido de modo coyun­tu­ral, dado que veía en la pri­me­ra ras­gos de orga­ni­za­ción de cla­se y de ape­la­ción a la lucha de cla­ses y a las posi­cio­nes de izquier­da, por debi­li­ta­dos y mode­ra­dos que éstas fue­sen. El hecho de que ésta fue­ra una orga­ni­za­ción con un peso espe­cí­fi­co en mili­tan­cia y espe­cial­men­te en las luchas socia­les expli­ca que mi apues­ta de apo­yo pun­tual a IU tuvie­ra un plan­tea­mien­to prag­má­ti­co de optar por la orga­ni­za­ción que mayor capa­ci­dad de con­fron­ta­ción con la invo­lu­ción ideo­ló­gi­ca con­tra la izquier­da que repre­sen­ta Pode­mos. El pro­ce­so de pode­mi­za­ción pos­te­rior que IU ha expe­ri­men­ta­do y la defe­nes­tra­ción polí­ti­ca de Cayo Lara, el mejor coor­di­na­dor gene­ral de IU en toda su his­to­ria y mejor cabe­za de car­tel ‑creo en la hon­ra­dez, en el tra­ba­jo polí­ti­co y en quien me per­mi­te sen­tir­me iden­ti­fi­ca­do ideo­ló­gi­ca­men­te, no en caras de car­tel famo­sas, en pro­duc­tos fabri­ca­dos por la tele­vi­sión o en caudillos‑, al que man­tie­nen como coor­di­na­dor fede­ral nomi­nal pero ya rodea­do por toda la impos­tu­ra, la doblez, el entre­guis­mo ideo­ló­gi­co y la clau­di­ca­ción opor­tu­nis­ta y aven­tu­re­ra de quie­nes quie­ren sal­var sus posa­de­ras de libe­ra­dos, me libe­ra de dicho apo­yo puntual.

c) Que corrup­tos o cóm­pli­ces de corrup­tos ‑ya sea en for­ma de male­ti­nes a cam­bio de su apo­yo a la ya anti­gua reca­li­fi­ca­ción de terre­nos del Real Madrid o de tar­je­tas black- se hayan pre­sen­ta­do como aban­de­ra­dos de la dig­ni­dad de IU me pare­ce de un cinis­mo repug­nan­te, que sólo tra­ta de sal­var su futu­ro como pro­fe­sio­na­les, medio­cres, de la polí­ti­ca. Sigo espe­ran­do, aun­que dudo mucho que se pro­duz­ca, que la peti­ción de dimi­sión de esos 4 de los 5 per­so­na­jes (uno ya dimi­tió) ‑por­que que­dan aún 4 y no 2‑, rea­li­za­da en su día por Cayo Lara, se eje­cu­te y que con­lle­ve su pos­te­rior expul­sión de IU. Nin­gu­na resis­ten­cia a la diso­lu­ción de una orga­ni­za­ción debe pagar el pea­je de ser aban­de­ra­da por indecentes.

No seño­res, no hay nin­gu­na rege­ne­ra­ción, ni éti­ca, ni “nue­va polí­ti­ca” en cier­tos jóve­nes y moder­nos polí­ti­cos aupa­dos por los medios de comu­ni­ca­ción del capi­tal. Hay mucho de lo que ellos con­de­nan como “vie­ja polí­ti­ca”, mucho arri­bis­mo, aven­tu­re­ris­mo y opor­tu­nis­mo, mucha invo­lu­ción ideo­ló­gi­ca de adap­ta­ción a los vien­tos de la nue­va dere­cha que vie­ne de Euro­pa y, por supues­to, una ambi­ción per­so­nal, que no de pro­yec­to polí­ti­co trans­for­ma­dor, desmedida.

Es difí­cil que fue­ra de otra mane­ra. Tam­po­co sobra el ejem­plo entre sus mayo­res. El ambien­te social en el que esos “jóve­nes trein­ta­ñe­ros” han cre­ci­do ha sido el del todo vale, el éxi­to per­so­nal, el dine­ro y el poder (o el espe­jis­mo del mis­mo por­que el autén­ti­co poder está en quie­nes deten­tan el orden eco­nó­mi­co, sien­do el res­to sus cria­dos) como valor úni­co y cum­bre y lo que han vis­to entre bue­na par­te de los diri­gen­tes de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de las izquier­das no es tam­po­co pre­ci­sa­men­te edi­fi­can­te. Uno apren­de, por imi­ta­ción, de lo que ve.

Seño­res fabri­can­tes mediá­ti­cos de ído­los de barro, déjen­nos de una vez de tra­tar a todos como imbé­ci­les por­que algu­nos no lo somos, y menos cuan­do alguien como el señor Jau­me Rou­res, mag­na­te de la comu­ni­ca­ción y uno de los impul­so­res prin­ci­pa­les de estas malas imi­ta­cio­nes de jóve­nes tri­bu­nos ya nos ha ilus­tra­do has­ta dón­de lle­ga su pro­gre­sis­mo: has­ta los paraí­sos fis­ca­les de Gibral­tar, Sui­za, San Marino, las islas Cai­mán y Liech­tens­tein en los que tie­ne 75 millo­nes de “leu­ros” de los 250 millo­nes que posee en 150 cuen­tas com­par­ti­das o en solitario.

Para que sur­ja una nue­va gene­ra­ción de polí­ti­cos hon­ra­dos y decen­tes, como les gus­ta decir a los pode­mi­tas, hace fal­ta que el cinis­mo sea sus­ti­tui­do por las con­vic­cio­nes pro­fun­das, que los intere­ses par­ti­cu­la­res que­den rele­ga­dos por los colec­ti­vos, que el tac­ti­cis­mo y el opor­tu­nis­mo sean arrin­co­na­dos por una estra­te­gia en cuyo hori­zon­te esté la supera­ción de una socie­dad en la que el indi­vi­dua­lis­mo, el egoís­mo y el feti­chis­mo del dine­ro, el poder y la fama sean sus­ti­tui­dos por el noso­tros, la eman­ci­pa­ción de los opri­mi­dos y la impor­tan­cia del ser antes que la del tener. Para lograr eso la cues­tión de las pro­fun­das con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas sigue sien­do nuclear y ello no nace ni por arte de magia, ni por impro­vi­sa­ción, ni como pro­duc­to de nin­gún labo­ra­to­rio de ideas genia­les sino del esfuer­zo calla­do, la for­ma­ción de cua­dros no sólo en cono­ci­mien­to sino tam­bién en ideo­lo­gía y valo­res y la lucha sin pre­ten­sión de pro­ta­go­nis­mos per­so­na­les. En defi­ni­ti­va, es nece­sa­rio que la nue­va socie­dad que se pre­ten­de esté ya aquí entre quie­nes estén dis­pues­tos a mili­tar por ella des­de las for­mas y des­de los contenidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *