Cues­tión de ima­gen- Ando­ni Baserrigorri

No hay duda algu­na que la ima­gen es en estos tiem­pos una cues­tión impres­cin­di­ble para poder hacer “algo en la vida”. Autén­ti­cos asnos, gra­cias a un curri­cu­lum medio inven­ta­do y una bue­na ima­gen en la entre­vis­ta de tra­ba­jo y bue­nas refe­ren­cias están colo­ca­dos en pues­tos de eli­te, mien­tras bri­llan­tes uni­ver­si­ta­rios lan­gui­de­cen en las colas del paro o se ven obli­ga­dos a emi­grar. Así es la vida en esta épo­ca de la comu­ni­ca­ción y don­de pre­va­le­ce lo super­fi­cial sobre lo real, lo que hay den­tro del cere­bro. A esto nos ha lle­va­do tam­bién el sis­te­ma capitalista.

En el sis­te­ma capi­ta­lis­ta lo que real­men­te impor­ta en la vida, impor­ta poco. Ya hace años que las y los can­di­da­tos se esfuer­zan por dar “bue­na ima­gen” y el men­sa­je polí­ti­co pasa no a un segun­do plano, sino al últi­mo rin­cón por el que se intere­san las y los votan­tes. Total… ¿Qué más da? Si cier­ta­men­te las polí­ti­cas a rea­li­zar van a ser simi­la­res. Por eso Bill Clin­ton pese a sus aven­tu­ras sexua­les con las beca­rias que pasa­ban por el des­pa­cho de la casa blan­ca, daba una ima­gen impe­ca­ble de fami­lia uni­da con su hija y seño­ra. Repetimos…sus polí­ti­cas eran simi­la­res a las de cual­quier otro can­di­da­to, lo que impor­ta­ba era la imagen.

Can­ti­da­des de dine­ro tre­men­das gas­ta­das en ase­so­res de ima­gen, que te dicen que tie­nes que decir, como tie­nes que posar, con quien tie­nes que posar o a que país del lla­ma­do ter­cer mun­do tie­nes que des­ti­nar tus lágri­mas de coco­dri­lo. No te dejan soli­da­ri­zar­te con Don­bas por­que son “sta­li­nis­tas fero­ces” o «pro­ru­sos” pero tie­nes que llo­rar por cual­quier otro pue­blo mar­ti­ri­za­do por­que que­da más “pre­sen­ta­ble”.

Y así tira­mos millas y fun­cio­na el sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su for­ma polí­ti­ca lla­ma­da ”demo­cra­cia par­la­men­ta­ria” más bien «demo­cra­cia bur­gue­sa» debe­ría lla­mar­se. Una pie­za más de esa gran men­ti­ra en la que han con­ver­ti­do el mun­do los autén­ti­cos amos del pla­ne­ta, los del ban­co mun­dial, el FMI y los due­ños de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y ban­cos. Si se ganan las elec­cio­nes se hacen polí­ti­cas super­fi­cia­les, pero eso si…. A estos últi­mos, ¡ni tocar!

Gra­cias a la ima­gen y a una muy inte­li­gen­te cam­pa­ña comu­ni­ca­ti­va en la que ha par­ti­ci­pa­do el sec­tor “pro­gre­sis­ta” de los medios de comu­ni­ca­ción escri­tos y tele­vi­si­vos del esta­do capi­ta­lis­ta espa­ñol, sur­gió como un ele­fan­te en una cacha­rre­ría la for­ma­ción “Pode­mos” hace varios meses y la ver­dad es que hay que qui­tar­se el som­bre­ro ante la habi­li­dad de este gru­po para mane­jar la ima­gen, cues­tión fun­da­men­tal como esta­mos comen­tan­do para tener éxi­to en polí­ti­ca. Hemos pues­to comi­llas en la pala­bra “pro­gre­sis­ta” por­que los medios de comu­ni­ca­ción del esta­do, tan­to los pro­gre­sis­tas como los ultra­mon­ta­nos son eso, par­te del esta­do y al esta­do defien­den des­de dife­ren­tes trin­che­ras. No nos vamos a enga­ñar, los mis­mos que han aupa­do a Pode­mos son los que vomi­ta­ron odio con­tra Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta y día si, día tam­bién ter­gi­ver­sa­ban y cri­mi­na­li­za­ban la lucha por la liber­tad de Eus­kal Herria y otros pue­blos del esta­do. Los mismos.

Ocu­rre que como en el caso de Bill Clin­ton que tam­bién se supo mane­jar per­fec­ta­men­te en los medios de comu­ni­ca­ción y tam­bién cose­chó éxi­tos, lo que impor­ta no es la ima­gen sino las polí­ti­cas que se van a rea­li­zar o se rea­li­zan des­de ya. Una char­la es tan hacer polí­ti­ca como una acción de gobierno y vien­do como te mane­jas en la ges­ta­ción de una char­la se ve como lo harás cuan­do seas gobierno. Y lo que real­men­te intere­sa no es que lle­gues al gobierno para hacer algún cam­bio cos­mé­ti­co y des­pués no impor­tu­nar al FMI, al ban­co mun­dial, a la OTAN, a la Unión Euro­pea al BBVA, o al San­tan­der-His­pano que es real­men­te a quie­nes hay que impor­tu­nar. Esa es la cla­ve para que los cam­bios sean reales y no meras ope­ra­cio­nes de ima­gen o cos­mé­ti­cas. Si no vas a ir por esa sen­da, se agra­de­ce­ría que se acla­re, por­que la ambi­güe­dad y la vague­dad de men­sa­jes debe tener un lími­te, si eres hones­to al menos. Se nos per­mi­ti­rá que dude­mos de la hones­ti­dad de algu­nos y algunas.

Jimé­nez Villa­re­jo se ha hecho muchas fotos con los can­di­da­tos de Pode­mos. Es más ha sido can­di­da­to de Pode­mos. Ha par­ti­ci­pa­do en mesas redon­das, míti­nes y un lar­go etc. de acti­vi­da­des con este nove­do­so gru­po que pare­ce haber inven­ta­do la rueda.

Jimé­nez Villa­re­jo fue fis­cal en el fran­quis­mo y juró ante Dios y los evan­ge­lios su adhe­sión al Cau­di­llo. Duran­te el ejer­ci­cio de su car­go se fir­ma­ron penas de muer­te y no se le vió pro­tes­tar ni tan­to así. Los chi­cos y chi­cas de Pode­mos no pare­cen tener pro­ble­mas con hacer­se fotos con el y par­ti­ci­par en mesas redon­das y charlas.

Chi­vi­te fue una per­so­na que lucho con­tra la dic­ta­du­ra fas­cis­ta en la que par­ti­ci­pa­ba Jimé­nez Villa­re­jo y por ello fue con­de­na­do a muer­te. Igle­sias y su gru­po “Pode­mos” pen­sa­ron que por cues­tión de ima­gen no era con­ve­nien­te hacer­se fotos con el ni par­ti­ci­par en mesas redon­das. Lo comen­ta­do ante­rior­men­te. Cues­tión de ima­gen. Y es que hacer­se fotos con Chi­vi­te pue­de res­tar votos y claro…

Hay muchas per­so­nas con­se­cuen­tes, revo­lu­cio­na­rias, hones­tas que han sucum­bi­do al encan­to y la cam­pa­ña de ima­gen de Pode­mos. Qui­zás este tipo de datos debe­ría lle­var­les a una refle­xión sobre con quie­nes se están jun­tan­do y con quie­nes están pen­san­do en futu­ros pac­tos post-elec­to­ra­les. Refle­xio­nar siem­pre es bueno…

He exa­mi­na­do con dete­ni­mien­to mi álbum per­so­nal de fotos y lo cier­to es que ten­go muchas foto­gra­fías con embau­ca­do­res y medra­do­res. No pien­so borrar­las, por­que al fin y al cabo for­man par­te de mi vida. Pero no me haría una foto con Pablo igle­sias y es que aun­que no me voy a pre­sen­tar a nin­gún car­go publi­co, uno “por cues­tión de ima­gen” …no todo en la vida son votos, tam­bién está la dig­ni­dad, la mis­ma que le sobra a Chi­vi­te y que le ha hecho recha­zar par­ti­ci­par con los de Pode­mos cuan­do estos han reti­ra­do el veto ante el revue­lo en las redes socia­les. Ante la cues­tión de imagen…la cues­tión de dignidad.

Dice un vie­jo refrán cas­te­llano que el dia­blo para enga­ñar mien­ta las sagra­das escrituras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.