Alfon: «Ire­mos a jui­cio con la cabe­za bien alta»

Diso Press entre­vis­ta a Alfon, el joven dete­ni­do el 14N y encar­ce­la­do en régi­men FIES duran­te 56 días, cuyo jui­cio se cele­bra­rá el pró­xi­mo 18 de septiembre.

¿Cómo trans­cu­rrió tu deten­ción el 14N?

El día 14 de noviem­bre, día de huel­ga gene­ral a nivel euro­peo, una jor­na­da bas­tan­te impor­tan­te para todo el movi­mien­to obre­ro en Euro­pa, en Valle­cas se orga­ni­za­ron unos pique­tes que iban a durar toda la maña­na para lue­go irnos a los gene­ra­les del cen­tro de Madrid. Yo salía ese día de casa jun­to a mi novia para acu­dir con fami­lia­res y demás, como hemos hecho todos los años, al pique­te que se hace por las calles de Valle­cas, el pique­te infor­ma­ti­vo, el de las coche­ras. Jus­to en fren­te de casa vimos un con­trol, que yo pen­sé ruti­na­rio como tan­tos se dan en las huel­gas gene­ra­les aquí en Valle­cas que son cons­tan­tes. Hay una espe­cie de toque de que­da, si eres cier­ta per­so­na que pue­da estar invo­lu­cra­da con la mili­tan­cia acti­va, con el movi­mien­to obre­ro o el anti­fas­cis­mo en gene­ral, vas a ser iden­ti­fi­ca­do, aco­sa­do, cachea­do y a veces, humi­lla­do. Con insul­tos y ame­na­zas. Ellos tie­nen una acti­tud hacia noso­tros, des­de la comi­sa­ría de Puen­te de Valle­cas, des­de la Bri­ga­da de Infor­ma­ción, bas­tan­te dura y nos tie­nen como sus enemi­gos y así nos lo han demos­tra­do a lo lar­go de muchos años. Ese día pen­sé que era un con­trol ruti­na­rio más, pero se dio la cir­cuns­tan­cia de que ellos bus­ca­ban alguien a quien invo­lu­crar con un arte­fac­to y fui yo el ele­gi­do aque­lla maña­na. El que tenían a mano.

¿Dón­de te llevaron?

Al sufrir esta iden­ti­fi­ca­ción, se nos detie­ne y se nos tras­la­da a las depen­den­cias de la Bri­ga­da de Infor­ma­ción en Mora­ta­laz y allí empe­zó una serie de epi­so­dios bas­tan­te com­pli­ca­dos para jóve­nes que no había­mos vivi­do situa­cio­nes de este tipo, aun­que sí que cono­cía­mos casos así de com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia, de com­pa­ñe­ros anti­fas­cis­tas que habían sido some­ti­dos a inte­rro­ga­to­rios y a tor­tu­ras. Empe­zó la par­te más oscu­ra de toda la his­to­ria, los inte­rro­ga­to­rios con enca­pu­cha­dos, los regis­tros en nues­tros domi­ci­lios y en loca­les de Valle­cas. Todo ello bajo la ame­na­za de la acu­sa­ción de tenen­cia de explo­si­vos, que es gra­ve y que si no cola­bo­rá­ba­mos con ellos, si no les cedía­mos cier­ta infor­ma­ción segui­rían ade­lan­te, aun sabien­do que tan­to para mí como para mí novia, era total­men­te falso.

¿Qué ocu­rrió los pri­me­ros días de tu detención?

Des­pués de los regis­tros y de los 2 días en los cala­bo­zos de Mora­ta­laz se nos tras­la­da a los juz­ga­dos de Pla­za de Cas­ti­lla para ver a la jue­za, en este caso. En Pla­za Cas­ti­lla vimos que era más serio, por­que seguían con la acu­sa­ción de tenen­cia de explo­si­vos y que la habían lle­va­do has­ta la jue­za. Decla­ra­mos lo que había suce­di­do. Sabía­mos que era un asun­to com­pli­ca­do, por­que ese mis­mo día en Madrid había habi­do una jor­na­da de lucha bas­tan­te gran­de, bas­tan­te férrea. Ellos tenían bas­tan­te preo­cu­pa­ción e iban a tener una mano dura que, en otras oca­sio­nes, no había­mos vis­to. En Pla­za Cas­ti­lla, se acuer­da mi ingre­so en pri­sión bajo el enjui­cia­mien­to cri­mi­nal de alar­ma social, algo que no está tipi­fi­ca­do en el Códi­go Penal. Ingre­sé en pri­sión bajo una ley que no ampa­ra la Cons­ti­tu­ción. El abo­ga­do tomó medi­das ante esto y el enfa­do fue gran­de por nues­tra par­te, ya que era un abu­so abso­lu­to. La con­tes­ta­ción al recur­so por par­te de la jue­za fue que había ries­go de fuga. Este ries­go no exis­te por­que el arrai­go que yo ten­go con mi fami­lia, con mi entorno, mi barrio, es muy fuer­te. Ni siquie­ra dis­po­nía de pasa­por­te, no era algo para dejar­me en pri­sión, no era real. Y menos tenien­do en cuen­ta que no había nin­gu­na prue­ba de lo que se me esta­ba acusando.

¿Cómo fue tu entra­da en prisión?

Los pri­me­ros días te hacen los con­tro­les ruti­na­rios para ver adón­de te deri­van. Ya empe­zó a haber dife­ren­cia de tra­to con el res­to de pre­sos. Esto es algo muy real que ocu­rre en el Esta­do Espa­ñol con los pre­sos por moti­va­cio­nes ideo­ló­gi­cas, que son muchí­si­mos aun­que tra­ten de silen­ciar­lo. Es algo que he vis­to allí y he que­ri­do adqui­rir cier­to com­pro­mi­so para poder con­tar­lo. Ya vi cómo el tra­to es dife­ren­te. Se me some­tió a otros inte­rro­ga­to­rios con cier­tos fun­cio­na­rios de más rele­van­cia que había en la cár­cel. Se me hacían cier­tas pre­gun­tas sobre mi mili­tan­cia polí­ti­ca, sobre mi entorno, etc. Y bueno, se me deri­vó a un módu­lo. Estu­ve allí con jóve­nes de mi edad. Los pri­me­ros días como un pre­so más, reci­bien­do correos, reci­bien­do mucha soli­da­ri­dad des­de el exte­rior, car­tas de todo el Esta­do, de ami­gos que ten­go que en dife­ren­tes ciudades.

¿Cómo vivis­te el régi­men FIES?

A la sema­na de estar allí la cosa cam­bió, se me comu­ni­có que se me aña­día a FIES. En ese momen­to no sabía­mos muy bien lo que sig­ni­fi­ca­ba. Lo fui­mos cono­cien­do poco a poco. El FIES es el Fiche­ro Interno de Espe­cial Segui­mien­to, aho­ra lo lla­man Con­trol Direc­to, por­que han que­ri­do sua­vi­zar­lo al haber pre­sio­nes des­de Euro­pa por­que es un régi­men de tor­tu­ra reco­no­ci­do. El hecho es que yo lo pude vivir y efec­ti­va­men­te, es un régi­men de tor­tu­ra. Es sobre todo psi­co­ló­gi­ca, don­de hay un con­trol muy direc­to de lo que haces en la cár­cel, no te pue­des comu­ni­car con el exte­rior. Se te res­trin­gen lla­ma­das, visi­tas, no tie­nes correo y esto a la lar­ga te hace acu­mu­lar una pre­sión y una situa­ción de ansie­dad que a muchos les con­si­gue sobre­pa­sar. En mi caso, gra­cias al apo­yo fami­liar, por­que yo sabía todo lo que esta­ba habien­do fue­ra, sí que supi­mos sol­ven­tar­lo y vivir con ello en la cárcel.

¿Qué sen­tis­te al salir de prisión?

Ya una vez se me puso en liber­tad y salir de la pri­sión, os podéis ima­gi­nar cómo fue aque­llo. Quien haya pasa­do por allí, sobre todo. El apren­di­za­je que saqué es que la soli­da­ri­dad es un pilar bási­co de la cla­se obre­ra, de cual­quier lucha­dor que se quie­ra enfren­tar a un poder tan gran­de como son los Esta­dos bur­gue­ses de cual­quier par­te del mundo.

¿Qué espe­ras del juicio?

El 18 de sep­tiem­bre lle­ga­mos al jui­cio bajo la acu­sa­ción de tenen­cia de explo­si­vos. Ha segui­do ade­lan­te el pro­ce­di­mien­to con­tra mí, en este caso. Soy el úni­co encau­sa­do. Con­ta­mos con un abo­ga­do ejem­plar, com­pro­me­ti­do con la cau­sa revo­lu­cio­na­ria, y con los jóve­nes com­ba­ti­dos, por­que de ver­dad se cree que lo que nos están hacien­do como gene­ra­ción es una autén­ti­ca abe­rra­ción. En ese sen­ti­do, con­fia­mos ple­na­men­te en esto. Ire­mos a jui­cio con la cabe­za bien alta, sabien­do que hemos per­ma­ne­ci­do fir­mes y que no hemos clau­di­ca­do antes sus pre­sio­nes, ame­na­zas y difa­ma­cio­nes. Vemos cómo la fis­ca­lía pide 5 años y medio de pri­sión, que no han teni­do nin­gún escrú­pu­lo en pedir. No hablo solo por mí, sino por mi fami­lia, mi entorno. Cómo no tie­nen nin­gún repa­ro en arrui­nar la vida a una fami­lia ente­ra, con­de­nan­do a un joven cual­quie­ra, en este caso me ha toca­do a mí, con lo que ello aca­rrea. Somos muchos los que sufri­re­mos esto. El 11 de noviem­bre hay otro jui­cio en el que se nos piden 2 años y medio más a mí, a un tío y una tía, a una ami­ga de Valle­cas. En un con­trol ruti­na­rio en Valle­cas, se nos dio el alto en una iden­ti­fi­ca­ción cuan­do íba­mos en el coche y por no per­ma­ne­cer total­men­te quie­tos y calla­dos en el sitio, la empren­die­ron a gol­pes con noso­tros. Como no somos gen­te que se deje ame­dren­tar y que ceda ante las humi­lla­cio­nes de nadie, y mucho menos de la poli­cía. Des­pués de haber sufri­do tor­tu­ras, rotu­ras de hue­sos, piso­to­nes en la cabe­za y veja­cio­nes, escu­pi­ta­jos y ame­na­zas de muer­te en los cala­bo­zos de Puen­te de Valle­cas, que tan­tos casos de tor­tu­ra tie­nen. Muchos más de los que la gen­te sabe. Des­pués de haber vivi­do todo esto, se nos acu­sa de lesio­nes y agre­sio­nes a la auto­ri­dad. Es algo gro­tes­co. Cuan­do tie­nes a una doce­na de poli­cías que se te echa enci­ma, no tie­nes capa­ci­dad de reac­ción ni de pro­vo­car­les esas lesio­nes. En mi caso, han que­ri­do sumar­me estos dos jui­cios, lo que serían 8 años de con­de­na. El mayor pro­ble­ma que tene­mos es que nos damos cuen­ta de cómo han que­ri­do jun­tar los dos jui­cios para poder sumar­me las penas y que la con­de­na sea mayor.

¿Qué que­réis trans­mi­tir con la cam­pa­ña Alfon Libertad?

Lo que que­re­mos sacar ade­lan­te con esta cam­pa­ña es una sen­si­bi­li­za­ción de la pobla­ción. Lo he reite­ra­do muchas veces. No quie­ro que se per­so­ni­fi­que en mí, como que es algo que no le pasa a nadie más. Que no se nor­ma­li­cen estos casos. Toda la gen­te que se está invo­lu­cran­do lo está hacien­do muy bien para lle­gar a la gen­te. Aho­ra tene­mos la cam­pa­ña de soli­da­ri­dad con mi caso para antes del jui­cio. Cuan­do ven­gan más jui­cios, esta­re­mos al pie del cañón. En mi caso tene­mos con­cier­tos para recau­dar, para traer a gen­te joven. Una mani­fes­ta­ción en Valle­cas el día 10 de sep­tiem­bre. Tam­bién una con­cen­tra­ción en Sol que se quie­re hacer inter­na­cio­nal el día 16. Dife­ren­tes jor­na­das para sacar esto ade­lan­te. Aho­ra se nos da la opor­tu­ni­dad de via­jar a Ber­lín para con­tar lo que esta­mos vivien­do aquí. Allí no son muy cons­cien­tes de has­ta dón­de están lle­gan­do nues­tros polí­ti­cos, nues­tros gran­des oli­gar­cas, la bur­gue­sía que es la más reac­cio­na­ria. Segui­re­mos ade­lan­te con las pla­ta­for­mas anti­rre­pre­si­vas que se han crea­do a raíz de lo mío. Vemos el ejem­plo de la crea­ción de Madres con­tra la Repre­sión, que son madres como la mía, de jóve­nes que han sufri­do la repre­sión y la vio­len­cia por par­te del Esta­do. Otros ejem­plos como las asam­bleas de jóve­nes que están sur­gien­do en los barrios para avan­zar en la lucha de la cla­se obrera.

¿Por qué tú? ¿Cuá­les son las razo­nes de tu deten­ción y encarcelamiento?

El hecho de que hayan dado este paso de encar­ce­lar a un joven de Valle­cas, fue un inten­to de fre­nar el avan­ce de la crea­ción de con­cien­cia en la juven­tud que se está gene­ran­do. Para gene­rar mie­do por­que ellos lo están tenien­do. Empie­zan a sen­tir­lo como pro­pio. Ven que no es tan dis­pa­ra­ta­do que algún día, cer­cano o lejano, pue­den lle­gar a cum­plir­se sus peo­res temo­res y per­der su poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Su hege­mo­nía brutal.

http://disopress.com/gallery.php?mode=gallery&id=MDE4MTMxZTZmMjk3Nw%3D%3D&page=1

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *