La incom­pa­ti­bi­li­dad de la demo­cra­cia bur­gue­sa y la demo­cra­cia obre­ra- Juan­jo Muñoz

“Kautsky no com­pren­de esta ver­dad, inte­li­gi­ble y evi­den­te para todo tra­ba­ja­dor, por­que «ha olvi­da­do», «ha per­di­do la cos­tum­bre» de pre­gun­tar: ¿demo­cra­cia para qué cla­se? Él razo­na des­de el pun­to de vis­ta de la demo­cra­cia «pura» (¿es decir, sin cla­ses? ¿o por enci­ma de las cla­ses?) (Lenin, “La Revo­lu­ción pro­le­ta­ria y el rene­ga­do Kaustky” pg 17, edi­ción digi­tal pg web CJC (old​.cjc​.es)

1. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y el auto­ri­ta­ris­mo implí­ci­to de las revoluciones.

La ideo­lo­gía domi­nan­te es la de la cla­se domi­nan­te. Los valo­res mora­les que impe­ran en la actua­li­dad defien­den, en últi­ma ins­tan­cia, a la bur­gue­sía. El pseu­do-huma­nis­mo nega­dor de todo tipo de vio­len­cia o auto­ri­dad (aje­na al poder esta­ble­ci­do, por supues­to) es impe­ran­te en la cla­se tra­ba­ja­do­ra. No obs­tan­te, el Esta­do SÍ pue­de ser vio­len­to y auto­ri­ta­rio, ya que vela por valo­res abs­trac­tos como “el bien común”, “el país”, “la patria” o “la cons­ti­tu­ción”, y que inde­fec­ti­ble­men­te se redu­cen a la defen­sa de los intere­ses de la bur­gue­sía (ban­que­ros y gran­des empre­sa­rios). No obs­tan­te, una revo­lu­ción obre­ra, hecha por tra­ba­ja­do­res y para tra­ba­ja­do­res, vio­len­ta y auto­ri­ta­ria (por­que la bur­gue­sía no per­mi­te otro camino) resul­ta total­men­te inacep­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta de esos valo­res mora­les “abs­trac­tos”.

Karl Johann Kautsky (Pra­ga, 18 de octu­bre de 1854-Áms­ter­dam, 17 de octu­bre de 1938), jefe ideo­ló­gi­co de la II Inter­na­cio­nal, emi­nen­te mar­xis­ta que aca­bó sus días al ser­vi­cio de la bur­gue­sía debi­do a la incom­pren­sión de la situa­ción con­cre­ta, escri­bió en 1918 el folle­to “La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do” rea­li­zan­do una crí­ti­ca opor­tu­nis­ta y des­truc­ti­va a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do impues­ta a la bur­gue­sía y a los terra­te­nien­tes rusos por los sóviets de obre­ros, cam­pe­si­nos y sol­da­dos de Rusia. En ese folle­to, Kautsky cla­ma por la demo­cra­cia, por la cons­ti­tu­ción, por la defen­sa de las mino­rías, por la lega­li­dad de los par­la­men­tos, por los dere­chos de la cla­se bur­gue­sa. En defi­ni­ti­va, Kautsky ata­ca de mane­ra direc­ta a la pri­me­ra revo­lu­ción pro­le­ta­ria triun­fan­te de la his­to­ria de la huma­ni­dad. La res­pues­ta de Lenin no se hizo espe­rar. Ése es el obje­to de su obra “La revo­lu­ción pro­le­ta­ria y el rene­ga­do Kautsky”.

Para empe­zar, Kautsky “olvi­dó” la famo­sa cita de Engels sobre el auto­ri­ta­ris­mo en las revo­lu­cio­nes (gra­ve fallo en alguien que se con­si­de­ra marxista):

“Todos los socia­lis­tas están de acuer­do en que el Esta­do polí­ti­co, y con él la auto­ri­dad polí­ti­ca, des­apa­re­ce­rán como con­se­cuen­cia de la pró­xi­ma revo­lu­ción social, es decir, que las fun­cio­nes públi­cas per­de­rán su carác­ter polí­ti­co, tro­cán­do­se en sim­ples fun­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas, lla­ma­das a velar por los ver­da­de­ros intere­ses socia­les. Pero los anti­au­to­ri­ta­rios exi­gen que el Esta­do polí­ti­co auto­ri­ta­rio sea abo­li­do de un plu­ma­zo, aun antes de haber sido des­trui­das las con­di­cio­nes socia­les que lo hicie­ron nacer. Exi­gen que el pri­mer acto de la revo­lu­ción social sea la abo­li­ción de la auto­ri­dad. ¿No han vis­to nun­ca una revo­lu­ción estos seño­res? Una revo­lu­ción es, indu­da­ble­men­te, la cosa más auto­ri­ta­ria que exis­te; es el acto por medio del cual una par­te de la pobla­ción impo­ne su volun­tad a la otra par­te por medio de fusi­les, bayo­ne­tas y caño­nes, medios auto­ri­ta­rios si los hay; y el par­ti­do vic­to­rio­so, si no quie­re haber lucha­do en vano, tie­ne que man­te­ner este domi­nio por medio del terror que sus armas ins­pi­ran a los reac­cio­na­rios. ¿La Comu­na de París habría dura­do aca­so un solo día, de no haber emplea­do esta auto­ri­dad de pue­blo arma­do fren­te a los bur­gue­ses? ¿No pode­mos, por el con­tra­rio, repro­char­le el no haber­se ser­vi­do lo bas­tan­te de ella? Así pues, una de dos: o los anti­au­to­ri­ta­rios no saben lo que dicen, y en este caso no hacen más que sem­brar la con­fu­sión; o lo saben, y en este caso trai­cio­nan el movi­mien­to del pro­le­ta­ria­do. En uno y otro caso, sir­ven a la reac­ción.” (Fede­ri­co Engels, “De la auto­ri­dad” edi­ción digi­tal www​.mar​xists​.org)

2. No exis­te la “demo­cra­cia pura”: exis­te la demo­cra­cia de la cla­se burguesa.

Bajo el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, no exis­te la demo­cra­cia ver­da­de­ra, y bajo las reglas bur­gue­sas, es impo­si­ble alcan­zar una ver­da­de­ra demo­cra­cia, ya que tales reglas están crea­das para el man­te­ni­mien­to en el poder de una cla­se social deter­mi­na­da. Y vol­ve­mos al deba­te eterno: refor­ma o revo­lu­ción. El capi­ta­lis­mo no pue­de refor­mar­se, no se le pue­de dotar de reglas para hacer­lo más humano y más jus­to. La esen­cia del capi­ta­lis­mo es la apro­pia­ción de la plus­va­lía y el carác­ter pri­va­do de los medios de pro­duc­ción. En perío­dos revo­lu­cio­na­rios, ban­que­ros y gran­des empre­sa­rios podrán abrir la mano ante el mie­do de la pér­di­da total del con­trol, y podrán hacer con­ce­sio­nes limi­ta­das con el obje­ti­vo de reto­mar el con­trol de la situa­ción cuan­do las con­di­cio­nes obje­ti­vas les sean propicias.

Por eso, alcan­zar la ver­da­de­ra demo­cra­cia con­lle­va luchar con­tra la “demo­cra­cia” del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la “demo­cra­cia” de ban­que­ros y gran­des empre­sa­rios. Des­gra­cia­da­men­te, cuan­do la per­so­na que quie­re un mun­do mejor acep­ta, explí­ci­ta o táci­ta­men­te, las reglas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta (y sus pro­pios códi­gos mora­les, que son los de la cla­se domi­nan­te) esta­ble­cien­do como pro­pio un cam­po de bata­lla, un len­gua­je y una tác­ti­ca que no es la de su cla­se social, ya ha sido derro­ta­do de antemano.

“Kautsky toma del mar­xis­mo lo que los libe­ra­les admi­ten, lo que admi­te la bur­gue­sía (la crí­ti­ca del medie­vo, el papel pro­gre­si­vo que desem­pe­ñan en la his­to­ria el capi­ta­lis­mo en gene­ral y la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta en par­ti­cu­lar) y arro­ja por la bor­da, calla y ocul­ta en el mar­xis­mo lo que es inad­mi­si­ble para la bur­gue­sía (la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria del pro­le­ta­ria­do con­tra la bur­gue­sía para ani­qui­lar a ésta). Por ello, dada su posi­ción obje­ti­va, sea cual fue­re su con­vic­ción sub­je­ti­va, Kautsky resul­ta ser inevi­ta­ble­men­te un laca­yo de la bur­gue­sía. La demo­cra­cia bur­gue­sa, que cons­ti­tu­ye un gran pro­gre­so his­tó­ri­co en com­pa­ra­ción con el medie­vo, sigue sien­do siem­pre – y no pue­de dejar de ser­lo bajo el capi­ta­lis­mo – estre­cha, ampu­tada, fal­sa, hipó­cri­ta, paraí­so para los ricos y tram­pa y enga­ño para los explo­ta­dos, para los pobres. Esta ver­dad, que figu­ra entre lo más esen­cial de la doc­tri­na mar­xis­ta, no la ha com­pren­di­do el «mar­xis­ta» Kautsky. En este pro­ble­ma – fun­da­men­tal – Kautsky ofre­ce «cosas del gus­to» de la bur­gue­sía, en lugar de una crí­ti­ca cien­tí­fi­ca de las con­di­cio­nes que hacen de toda demo­cra­cia bur­gue­sa una demo­cra­cia para los ricos.” (Lenin, op. cit., pg 12)

El par­la­men­ta­ris­mo bur­gués no es la repre­sen­ta­ción de la volun­tad popu­lar, sino una mera herra­mien­ta de la cla­se explo­ta­do­ra que pro­yec­ta una ilu­sión de demo­cra­cia e igual­dad. La lucha no es domi­nar la herra­mien­ta de domi­na­ción de la bur­gue­sía bajo el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sino denun­ciar su fal­se­dad, su hipo­cre­sía y su inuti­li­dad. Defen­der el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués como herra­mien­ta de la des­truc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, es man­te­ner esa ilu­sión, fal­se­dad e hipo­cre­sía, que sir­ve úni­ca y exclu­si­va­men­te a la cla­se dominante.

«Con­si­de­rad el par­la­men­to bur­gués. ¿Pue­de admi­tir­se que el sabio Kautsky no haya oído decir nun­ca que los par­la­men­tos bur­gue­ses están tan­to más some­ti­dos a la Bol­sa y a los ban­que­ros cuan­to más desa­rro­lla­da está la demo­cra­cia? Esto no quie­re decir que no deba uti­li­zar­se el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués (y los bol­che­vi­ques lo han uti­li­za­do qui­zá con mayor éxi­to que nin­gún otro par­ti­do del mun­do, por­que en 1912- 1914 había­mos con­quis­ta­do toda la curia obre­ra de la cuar­ta Duma). Pero sí quie­re decir que sólo un libe­ral pue­de olvi­dar, como lo hace Kautsky, el carác­ter his­tó­ri­ca­men­te limi­ta­do y con­di­cio­nal que tie­ne el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués. En el más demo­crá­ti­co Esta­do bur­gués, las masas opri­mi­das tro­pie­zan a cada paso con una con­tra­dic­ción fla­gran­te entre la igual­dad for­mal, pro­cla­ma­da por la «demo­cra­cia» de los capi­ta­lis­tas, y las mil limi­ta­cio­nes y tre­tas reales que con­vier­ten a los pro­le­ta­rios en escla­vos asa­la­ria­dos. Esta con­tra­dic­ción es lo que abre a las masas los ojos ante la podre­dum­bre, la fal­se­dad y la hipo­cre­sía del capi­ta­lis­mo. ¡Esta con­tra­dic­ción es la que los agi­ta­do­res y los pro­pa­gan­dis­tas del socia­lis­mo denun­cian siem­pre ante las masas a fin de pre­pa­rar­las para la revo­lu­ción! Y cuan­do ha comen­za­do una era de revo­lu­cio­nes, Kautsky le vuel­ve la espal­da y se dedi­ca a ensal­zar los encan­tos de la demo­cra­cia bur­gue­sa ago­ni­zan­te.” (Ibíd., pg 14 y 15)

Acep­tar los tér­mi­nos (aun­que solo sea for­mal­men­te) de la bur­gue­sía, nos ale­ja de la lucha revo­lu­cio­na­ria de orga­ni­za­ción y con­cien­cia­ción de la cla­se obrera.

“Si argu­men­ta­mos en libe­ral, ten­dre­mos que decir: la mayo­ría deci­de y la mino­ría se some­te. Los des­obe­dien­tes son cas­ti­ga­dos. Y nada más. No hay por qué hablar del carác­ter de cla­se del Esta­do en gene­ral ni de la «demo­cra­cia pura» en par­ti­cu­lar; no tie­ne nada que ver con la cues­tión, por­que la mayo­ría es la mayo­ría y la mino­ría es la mino­ría. Una libra de car­ne es una libra de car­ne, y nada más.” (Ibíd., pg 18)

¿Se pue­de des­po­jar del poder de los capi­ta­lis­tas a tra­vés de las leyes apro­ba­das por un par­la­men­to bur­gués por los más mag­ní­fi­cos y bien­in­ten­cio­na­dos pro­hom­bres y muje­res que haya dado la cla­se obre­ra? Lenin va más allá: inclu­so tras una revo­lu­ción pro­le­ta­ria triun­fan­te, con la bur­gue­sía, de dere­cho, defe­nes­tra­da, el peli­gro de la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta está siem­pre pre­sen­te y solo se pude hacer des­apa­re­cer con, oh, auto­ri­dad y vio­len­cia, des­po­jan­do a la bur­gue­sía de sus dere­chos, es decir, con la dic­ta­du­ra del proletariado.

“Se pue­de derro­tar de gol­pe a los explo­ta­do­res con una insu­rrec­ción vic­to­rio­sa en la capi­tal o una rebe­lión de las tro­pas. Pero, des­con­tan­do casos muy raros y excep­cio­na­les, no se pue­de hacer des­apa­re­cer de gol­pe a los explo­ta­do­res. No se pue­de expro­piar de gol­pe a todos los terra­te­nien­tes y capi­ta­lis­tas de un país de cier­ta exten­sión. Ade­más, la expro­pia­ción por sí sola, como acto jurí­di­co o polí­ti­co, no deci­de, ni mucho menos, el pro­ble­ma, por­que es nece­sa­rio des­pla­zar de hecho a los terra­te­nien­tes y capi­ta­lis­tas, reem­pla­zar­los de hecho en fábri­cas y fin­cas por otra admi­nis­tra­ción, la obre­ra. No pue­de haber igual­dad entre los explo­ta­do­res, a los que duran­te muchas gene­ra­cio­nes han dis­tin­gui­do la ins­truc­ción, las con­di­cio­nes de la vida rica y los hábi­tos adqui­ri­dos, y los explo­ta­dos, que, inclu­so en las repú­bli­cas bur­gue­sas más avan­za­das y demo­crá­ti­cas, son una masa embru­te­ci­da, incul­ta, igno­ran­te, ate­mo­ri­za­da y fal­ta de cohe­sión. Duran­te mucho tiem­po des­pués de la revo­lu­ción, los explo­ta­do­res siguen con­ser­van­do de hecho, inevi­ta­ble­men­te, tre­men­das ven­ta­jas: con­ser­van el dine­ro (no es posi­ble supri­mir el dine­ro de gol­pe), algu­nos que otros bie­nes mue­bles, con fre­cuen­cia con­si­de­ra­bles; con­ser­van las rela­cio­nes, los hábi­tos de orga­ni­za­ción y admi­nis­tra­ción, el cono­ci­mien­to de todos los «secre­tos» (cos­tum­bres, pro­ce­di­mien­tos, medios, posi­bi­li­da­des) de la admi­nis­tra­ción; con­ser­van una ins­truc­ción más ele­va­da, sus estre­chos lazos con el alto per­so­nal téc­ni­co (que vive y pien­sa en bur­gués); con­ser­van (y esto es muy impor­tan­te) una expe­rien­cia infi­ni­ta­men­te supe­rior en lo que res­pec­ta al arte mili­tar, etc., etc. Si los explo­ta­do­res son derro­ta­dos sola­men­te en un país – y éste es, natu­ral­men­te, el caso típi­co, pues la revo­lu­ción simul­tá­nea en varios paí­ses cons­ti­tu­ye una rara excep­ción – segui­rán sien­do, no obs­tan­te, más fuer­tes que los explo­ta­dos, por­que sus rela­cio­nes inter­na­cio­na­les son pode­ro­sas. Ade­más, una par­te de los explo­ta­dos, per­te­ne­cien­tes a las masas menos desa­rro­lla­das de cam­pe­si­nos medios, arte­sa­nos, etc., sigue y pue­de seguir a los explo­ta­do­res, como lo han pro­ba­do has­ta aho­ra todas las revo­lu­cio­nes, inclu­so la Comu­na (por­que entre las fuer­zas de Ver­sa­lles había tam­bién pro­le­ta­rios, cosa que «ha olvi­da­do» el doc­tí­si­mo Kautsky). Por tan­to, supo­ner que en una revo­lu­ción más o menos seria y pro­fun­da la solu­ción del pro­ble­ma depen­de sen­ci­lla­men­te de la rela­ción entre la mayo­ría y la mino­ría, es el col­mo de la estu­pi­dez, el más necio pre­jui­cio de un libe­ral ado­ce­na­do, es enga­ñar a las masas, ocul­tar­les una ver­dad his­tó­ri­ca bien esta­ble­ci­da. Esta ver­dad his­tó­ri­ca es la siguien­te: en toda revo­lu­ción pro­fun­da, lo nor­mal es que los explo­ta­do­res, que duran­te bas­tan­tes años con­ser­van de hecho sobre los explo­ta­dos gran­des ven­ta­jas, opon­gan una resis­ten­cia lar­ga, por­fia­da y deses­pe­ra­da. Nun­ca – a no ser en la fan­ta­sía dul­zo­na del meli­fluo ton­tai­na de Kautsky – se some­ten los explo­ta­do­res a la deci­sión de la mayo­ría de los explo­ta­dos antes de haber pues­to a prue­ba su supe­rio­ri­dad en una deses­pe­ra­da bata­lla final, en una serie de bata­llas. El paso del capi­ta­lis­mo al comu­nis­mo lle­na toda una épo­ca his­tó­ri­ca. Mien­tras esta épo­ca his­tó­ri­ca no fina­li­ce, los explo­ta­do­res siguen inevi­ta­ble­men­te abri­gan­do espe­ran­zas de res­tau­ra­ción, espe­ran­zas que se con­vier­ten en ten­ta­ti­vas de res­tau­ra­ción. Des­pués de la pri­me­ra derro­ta seria, los explo­ta­do­res derro­ca­dos, que no espe­ra­ban su derro­ca­mien­to ni creían en él, que no acep­ta­ban ni siquie­ra la idea de él, se lan­zan con ener­gía decu­pli­ca­da, con pasión furio­sa y odio cen­tu­pli­ca­do a la lucha por la res­ti­tu­ción del «paraí­so» que les ha sido arre­ba­ta­do, en defen­sa de sus fami­lias, que antes dis­fru­ta­ban de una vida tan dul­ce y a quie­nes la «chus­ma del popu­la­cho vil» con­de­na a la rui­na y a la mise­ria (o al «sim­ple» tra­ba­jo…). Y detrás de los capi­ta­lis­tas explo­ta­do­res vie­ne arras­trán­do­se una gran masa de peque­ña bur­gue­sía, de la que dece­nios de expe­rien­cia his­tó­ri­ca en todos los paí­ses nos dicen que titu­bea y vaci­la, que hoy sigue al pro­le­ta­ria­do y maña­na se asus­ta de las difi­cul­ta­des de la revo­lu­ción, se deja lle­var del páni­co ante la pri­me­ra derro­ta o semi­de­rro­ta de los obre­ros, se pone ner­vio­sa, se agi­ta, llo­ri­quea, se pasa de un cam­po a otro… lo mis­mo que nues­tros men­che­vi­ques y ese­ris­tas. “(Ibíd., pgs 20 y 21)

Acep­tar la lucha de cla­ses es asu­mir que la lucha entre la bur­gue­sía y la cla­se obre­ra es a muer­te, es decir, la bur­gue­sía debe des­apa­re­cer para alcan­zar el comu­nis­mo (esto es, la des­apa­ri­ción del esta­do y de las cla­ses socia­les, de los opre­so­res y de los oprimidos).

«¿Pue­de man­te­ner­se la demo­cra­cia para los ricos y los explo­ta­do­res en un perío­do his­tó­ri­co en que se derri­ba a los explo­ta­do­res y su Esta­do es sus­ti­tui­do por el Esta­do de los explo­ta­dos? (…) Lo que es ras­go indis­pen­sa­ble, con­di­ción impres­cin­di­ble de la dic­ta­du­ra, es la repre­sión por la fuer­za a los explo­ta­do­res como cla­se, y, por con­si­guien­te, la vio­la­ción de la «demo­cra­cia pura», es decir, de la igual­dad y de la liber­tad en rela­ción con esa cla­se. (Ibíd., pgs 22)

La cues­tión no es con­tro­lar sim­ple­men­te la herra­mien­ta de la bur­gue­sía, sino con­tro­lar­la y des­truir­la pro­gre­si­va­men­te, sus­ti­tu­yén­do­la por las herra­mien­tas ente­ra­men­te obreras.

“Decir a los Soviets que luchen, pero que no tomen todo el Poder del Esta­do en sus manos, que no se trans­for­men en orga­ni­za­cio­nes de Esta­do, equi­va­le a pre­di­car la cola­bo­ra­ción de cla­ses y la «paz social» entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía. Es ridícu­lo pen­sar siquie­ra que, en una lucha encar­ni­za­da, seme­jan­te posi­ción pue­da con­du­cir a algo que no sea una ver­gon­zo­sa derro­ta. El eterno des­tino de Kautsky es nadar entre dos aguas. Hace como si en teo­ría no estu­vie­ra de acuer­do en nada con los opor­tu­nis­tas, pero de hecho está de acuer­do con ellos, en todo lo esen­cial (o sea, en todo lo que con­cier­ne a la revo­lu­ción), en la prác­ti­ca”. (Ibíd., pg 28)

3. La vio­len­cia y la gue­rra: una cues­tión de clase.

Las herra­mien­tas de con­trol de la bur­gue­sía son varias: el Esta­do, la admi­nis­tra­ción, los cuer­pos de segu­ri­dad, los cuer­pos de espio­na­je y, por supues­to, la fuer­za repre­so­ra más impla­ca­ble y bru­tal, la defen­so­ra en últi­ma ins­tan­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta: el ejército.

“Sin «des­or­ga­ni­za­ción» del ejér­ci­to no se ha pro­du­ci­do ni pue­de pro­du­cir­se nin­gu­na gran revo­lu­ción. Por­que el ejér­ci­to es el ins­tru­men­to más fosi­li­za­do en que se apo­ya el vie­jo régi­men, el baluar­te más pétreo de la dis­ci­pli­na bur­gue­sa y de la domi­na­ción del capi­tal, del man­te­ni­mien­to y la for­ma­ción de la man­se­dum­bre ser­vil y la sumi­sión de los tra­ba­ja­do­res ante el capi­tal. La con­tra­rre­vo­lu­ción no ha tole­ra­do ni pudo tole­rar jamás que jun­to al ejér­ci­to exis­tie­ran obre­ros arma­dos. En Fran­cia – escri­bía Engels –, des­pués de cada revo­lu­ción esta­ban aún arma­dos los obre­ros «por eso, el desar­me de los obre­ros era el pri­mer man­da­mien­to de los bur­gue­ses que se halla­ban al fren­te del Esta­do». Los obre­ros arma­dos eran ger­men de un ejér­ci­to nue­vo, la célu­la orgá­ni­ca de un nue­vo régi­men social. Aplas­tar esta célu­la, impe­dir su cre­ci­mien­to, era el pri­mer man­da­mien­to de la bur­gue­sía. El pri­mer man­da­mien­to de toda revo­lu­ción triun­fan­te – Marx y Engels lo han sub­ra­ya­do muchas veces – ha sido des­ha­cer el vie­jo ejér­ci­to, disol­ver­lo y reem­pla­zar­lo por un ejér­ci­to nue­vo. La cla­se social nue­va que se alza a la con­quis­ta del Poder, no ha podi­do nun­ca ni aho­ra pue­de con­se­guir ese Poder ni afian­zar­se en él sin des­tro­zar por com­ple­to el anti­guo ejér­ci­to” (Ibíd., pg 44)

Y vol­ve­mos al espi­no­so tema de la vio­len­cia: ¿los socia­lis­tas deben opo­ner­se a la vio­len­cia «en general»?

“El socia­lis­mo se opo­ne a la vio­len­cia ejer­ci­da con­tra las nacio­nes. Esto es indis­cu­ti­ble. Y el socia­lis­mo se opo­ne en gene­ral a la vio­len­cia ejer­ci­da con­tra los hom­bres. Sin embar­go, excep­tuan­do a los anar­quis­tas cris­tia­nos y a los dis­cí­pu­los de Tols­tói, nadie ha dedu­ci­do toda­vía de ello que el socia­lis­mo se opon­ga a la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria. Por tan­to, hablar de «vio­len­cia» en gene­ral, sin dis­tin­guir las con­di­cio­nes que dife­ren­cian la vio­len­cia reac­cio­na­ria de la revo­lu­cio­na­ria, es equi­pa­rar­se a un filis­teo que renie­ga de la revo­lu­ción, o bien, sen­ci­lla­men­te, enga­ñar­se uno mis­mo y enga­ñar a los demás con sofis­mas. Lo mis­mo pue­de decir­se de la vio­len­cia ejer­ci­da con­tra las nacio­nes (…) El carác­ter de cla­se de una gue­rra es lo fun­da­men­tal que se plan­tea un socia­lis­ta (si no es un rene­ga­do). La gue­rra impe­ria­lis­ta de 1914 – 1918 es una gue­rra entre dos gru­pos de la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta que se dispu­tan el repar­to del mun­do y del botín, que quie­ren expo­liar y aho­gar a las nacio­nes peque­ñas y débi­les. Así es como defi­nió la gue­rra el Mani­fies­to de Basi­lea en 1912, y los hechos han con­fir­ma­do su apre­cia­ción. El que se apar­te de este pun­to de vis­ta sobre la gue­rra no es socia­lis­ta.(…) El socia­lis­ta, el pro­le­ta­rio revo­lu­cio­na­rio, el inter­na­cio­na­lis­ta razo­na de otra mane­ra: el carác­ter de la gue­rra (la gue­rra es reac­cio­na­ria o revo­lu­cio­na­ria) no depen­de de quién haya ata­ca­do ni del terri­to­rio en que esté el «enemi­go», sino de la cla­se que sos­tie­ne la gue­rra y de la polí­ti­ca de la cual es con­ti­nua­ción esa gue­rra. Si se tra­ta de una gue­rra impe­ria­lis­ta reac­cio­na­ria, es decir, de una gue­rra entre dos gru­pos mun­dia­les de la bur­gue­sía reac­cio­na­ria impe­ria­lis­ta, des­pó­ti­ca y expo­lia­do­ra, toda bur­gue­sía (inclu­so la de un peque­ño país) se hace cóm­pli­ce de la rapi­ña, y yo, repre­sen­tan­te del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio, ten­go el deber de pre­pa­rar la revo­lu­ción pro­le­ta­ria mun­dial como úni­ca sal­va­ción de los horro­res de la gue­rra mun­dial. No debo razo­nar des­de el pun­to de vis­ta de «mi» país (por­que ésta es la mane­ra de razo­nar del mesó­cra­ta nacio­na­lis­ta, des­gra­cia­do cre­tino que no com­pren­de que es un jugue­te en manos de la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta), sino des­de el pun­to de vis­ta de mi par­ti­ci­pa­ción en la pre­pa­ra­ción, en la pro­pa­gan­da, en el acer­ca­mien­to de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria mun­dial.” (Ibíd., pgs 45 y 46)

4. Con­clu­sión.

La refor­ma se defi­ne a sí mis­ma, y ése no es nues­tro camino, por­que no que­re­mos dar­le un ros­tro humano a un sis­te­ma eco­nó­mi­co inca­paz de huma­ni­zar­se (ya que su esen­cia está en el latro­ci­nio y la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras). Que­re­mos una revo­lu­ción que des­tru­ya el sis­te­ma. Por des­gra­cia, no hay revo­lu­cio­nes lim­pias, a gol­pe de tecla o a gol­pe de decreto-ley.

Por un lado, no pode­mos ser dog­má­ti­cos, negar dife­ren­tes for­mas de lle­gar a ese fin. Pero tam­po­co pode­mos ser inge­nuos: lle­ga­rá un pun­to de infle­xión, un pun­to de no retorno, un pun­to en el que la bur­gue­sía defen­de­rá sus intere­ses has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. Negar nues­tro dere­cho a, no solo defen­der­nos, sino a con­tra­ata­car para aca­bar con el sis­te­ma, es un acto sui­ci­da. La moral impe­ran­te es la de nues­tros ver­du­gos y la de su sis­te­ma explo­ta­dor. Ese debe ser el men­sa­je. Nues­tro úni­co camino de triun­fo es des­po­jar a esa mino­ría de explo­ta­do­res de sus dere­chos. Es un paso impres­cin­di­ble para el triun­fo de nues­tra cla­se. Dejé­mo­nos de pre­jui­cios pequeñoburgueses.

No pode­mos con­vi­vir con la bur­gue­sía, ya que su exis­ten­cia supo­ne nues­tra explotación.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.