(Co) Res­pon­sa­bles de la dis­per­sión- Josu Beau­mont Bar­be­re­na, Euge­nio Etxe­bes­te Ariz­ku­ren, Mertxe Gal­dos Arsua­ga, José Ramón Mar­tí­nez de la Fuen­te, Jesús Mari Zabar­te Arre­gi e Iña­ki Zuga­di García

Hay una vie­ja téc­ni­ca car­ce­la­ria que los Esta­dos espa­ñol y fran­cés apli­can con evi­den­tes obje­ti­vos polí­ti­cos: la dis­per­sión. Un pro­ce­di­mien­to de cas­ti­go aña­di­do, de la épo­ca en que las cel­das eran maz­mo­rras y los cas­ti­gos cor­po­ra­les regla­men­ta­rios. Un cas­ti­go espe­cial­men­te con­ce­bi­do para ampliar las con­de­nas a su entorno, fun­da­men­tal­men­te fami­lia­res, y para evi­den­ciar la dife­ren­cia entre las cau­sas polí­ti­cas y comunes.

Su obje­ti­vo se encua­dra en lo que admi­nis­tra­ti­va­men­te se cono­ce como «polí­ti­ca peni­ten­cia­ria», un eufe­mis­mo para defi­nir un con­jun­to de medi­das de coac­ción y «ven­det­ta» apli­ca­das sis­te­má­ti­ca­men­te con­tra las y los repre­sa­lia­dos polí­ti­cos vascos.

La últi­ma dis­per­sión masi­va, aún acti­va­da, coin­ci­dió, pre­ci­sa­men­te, con el final de una de las fases del terro­ris­mo de Esta­do (GAL), con la imple­men­ta­ción del secues­tro com­plo­ta­do inter­na­cio­nal­men­te lla­ma­do depor­ta­ción, con la entre­ga masi­va de refu­gia­dos y exi­lia­dos de París a Madrid y, sobre todo, en el con­tex­to de las Con­ver­sa­cio­nes polí­ti­cas entre el Gobierno espa­ñol y ETA en Argelia.

Tras pre­ce­den­tes expe­ri­men­ta­les, desa­rro­lla­dos entre 1985 y 1987 bajo el sem­pi­terno jue­go maquia­vé­li­co de ais­lar «duros y blan­dos», la dis­per­sión fue anun­cia­da ofi­cial­men­te, el 4 de mayo de 1989, por el enton­ces minis­tro de Jus­ti­cia, Enri­que Múgi­ca Her­zog, sien­do Cor­cue­ra minis­tro de Inte­rior. Curio­sa­men­te, en un con­tex­to polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal de Gobierno de coa­li­ción entre PSE y PNV en la CAPV (Ardan­za lehen­da­ka­ri) y jus­to un mes des­pués de la rup­tu­ra de las Con­ver­sa­cio­nes polí­ti­cas de Argel entre el Gobierno espa­ñol y la Orga­ni­za­ción ETA.

De mane­ra sin­cro­ni­za­da, per­so­nas vas­cas aco­gi­das por razo­nes huma­ni­ta­rias en Arge­lia fue­ron expul­sa­das a Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Cabo Ver­de y Vene­zue­la, y se pro­du­je­ron dece­nas de agre­sio­nes en las cárceles.

Un dise­ño orques­ta­do en la más pura tra­di­ción judeo-cris­tia­na del «palo y la zanaho­ria», del «pre­mio y cas­ti­go», para resi­tuar la «polí­ti­ca peni­ten­cia­ria» en los lími­tes del chan­ta­je y la uti­li­za­ción de rehe­nes. Una pie­za más en el engra­na­je poli­cial para abor­dar una hipo­té­ti­ca sali­da «téc­ni­ca al con­flic­to» pasan­do por las «hor­cas cau­di­nas» del arre­pen­ti­mien­to y la rendición.

En Hego Eus­kal Herria, la dis­per­sión, a modo de caba­llo de Tro­ya, tomó cuer­po polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal en el lla­ma­do Pac­to de Aju­ria Enea, con el PSE-EE y el PNV como prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas para repre­sen­tar la obra escri­ta y diri­gi­da des­de el Pac­to de Madrid.

La «efec­ti­vi­dad» y la «nece­si­dad» de la dis­per­sión fue­ron lide­ra­das por el PNV. Las decla­ra­cio­nes de inten­ción de Arza­lluz, Ardan­za y Atutxa, apo­yan­do la estra­te­gia publi­ci­ta­da por Múgi­ca Her­zog, fue­ron extre­ma­da­men­te níti­das. La «socia­li­za­ción» de la dis­per­sión que corres­pon­día al Pac­to de Aju­ria Enea siguió la mis­ma pau­ta que había uti­li­za­do el PNV movi­li­zan­do a dece­nas de miles de per­so­nas con­tra las Con­ver­sa­cio­nes de Argel. El PNV no fue laca­yo de esa estra­te­gia, sino copar­tí­ci­pe de la mis­ma, ali­men­tan­do la «lega­li­dad y legi­ti­mi­dad» del Esta­do para imple­men­tar la dispersión.

El exten­so rosa­rio de decla­ra­cio­nes de sus repre­sen­tan­tes jus­ti­fi­cán­do­la o aplau­dién­do­la lo atestiguan:

«La polí­ti­ca de dis­per­sión no supo­ne una vio­la­ción de los dere­chos huma­nos (Arza­lluz en 1989)», «La dis­per­sión es un aspec­to más de la bata­lla entre ETA y el Gobierno. Es un arma polí­ti­ca (Arza­lluz en 1990), «La polí­ti­ca de dis­per­sión, si se lle­va bien, pue­de traer con­se­cuen­cias impor­tan­tes (Ardan­za en 1990)», «Gra­cias a la polí­ti­ca de dis­per­sión y las medi­das de rein­ser­ción… la ban­da terro­ris­ta ten­drá menos fuer­za a la hora de nego­ciar (Ana­sa­gas­ti en 1990)», «Siem­pre hemos apo­ya­do la polí­ti­ca de dis­per­sión… cree­mos que la polí­ti­ca del Gobierno es la correc­ta (Ana­sa­gas­ti en 1992)», «La polí­ti­ca de dis­per­sión sigue sien­do per­ti­nen­te (Ola­ba­rria en 1993)», «La dis­per­sión car­ce­la­ria es bue­na por­que ha per­mi­ti­do que muchos hayan gana­do en liber­tad y por­que rom­pe la estra­te­gia de ETA (Egi­bar en 1993)», «La dis­per­sión obe­de­ce a una estra­te­gia para aca­bar con el terro­ris­mo; acer­ta­da o des­acer­ta­da, es la que es (Atutxa en 1994)», «La dis­per­sión no es ile­gal (Atutxa en 1995)», «La dis­per­sión se hizo a raíz de un plan de cara a una rein­ser­ción masi­va (Arza­lluz en 1996)».

El PNV no sólo cola­bo­ró des­de ins­tan­cias ins­ti­tu­cio­na­les y polí­ti­cas, sino que tam­bién dedi­có recur­sos huma­nos para «des­pa­char» perió­di­ca­men­te con res­pon­sa­bles de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias, para visi­tar pri­sio­nes inten­tan­do enre­dar a miem­bros del Colec­ti­vo en la vía del arre­pen­ti­mien­to y para con­tac­tar con sus fami­lia­res ofre­cien­do «ayu­das» pos­te­rio­res a la acep­ta­ción de dicha vía. For­mó par­te de una estra­te­gia inte­gral que, al mar­gen del cas­ti­go aña­di­do al Colec­ti­vo y a sus fami­lia­res, repor­ta­ba nue­vas incur­sio­nes repre­si­vas, como las pali­zas sis­te­má­ti­cas en las cel­das, en los patios o en los tras­la­dos, la inter­ven­ción y mani­pu­la­ción de las comunicaciones…

Las tele­vi­sio­nes y los perió­di­cos ofi­cia­lis­tas trans­mi­tie­ron en direc­to y en dife­ri­do esta gran manio­bra. A todos los efec­tos, el Colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas era uti­li­za­ble como un arma estra­té­gi­ca del Esta­do den­tro del conflicto.

La dis­per­sión supu­so un inten­to de desin­te­grar la cohe­sión del Colec­ti­vo, de rom­per sus lazos huma­nos y polí­ti­cos, pero tam­bién de pre­sio­nar y des­gas­tar a las fami­lias obli­gán­do­les a un sacri­fi­cio y sufri­mien­to arbitrario.

No obs­tan­te, fren­te a esta igno­mi­nia, se levan­tó un muro social de soli­da­ri­dad que recha­zó de plano la injus­ti­cia de esta medi­da de excep­ción. Así se for­ma­ron las redes de visi­tas, las fur­go­ne­tas Mirentxin, las encar­te­la­das, los encie­rros rota­to­rios, las huel­gas de ham­bre colec­ti­vas… que fue­ron rom­pien­do el blo­queo al que se que­ría some­ter a cada per­so­na encar­ce­la­da, gene­ran­do, para­le­la­men­te, un cli­ma de repul­sa a la dis­per­sión y sus efec­tos colaterales.

Un muro que, des­de den­tro de las pri­sio­nes, se cimen­tó con la resis­ten­cia acti­va y pasi­va, exi­gien­do la dero­ga­ción de toda medi­da de excep­ción y rei­vin­di­can­do el reco­no­ci­mien­to del Colec­ti­vo en el mar­co de los Dere­chos Humanos.

Un muro tam­bién refle­ja­do en el ámbi­to inter­na­cio­nal, don­de las movi­li­za­cio­nes e inter­ven­cio­nes con­tra la dis­per­sión han sido cons­tan­tes des­de impor­tan­tes foros socia­les, polí­ti­cos e institucionales.

Ya en diciem­bre de 1993, cen­te­na­res de soli­da­rios con el Colec­ti­vo, en huel­ga de ham­bre en Aran­tza­zu, remi­tie­ron car­tas al minis­tro espa­ñol Juan Alber­to Belloch, al que acu­sa­ban de com­pli­ci­dad en el cas­ti­go que se apli­ca­ba en las cár­ce­les del Esta­do. Pero tam­bién a los lehen­da­ka­ris Juan Cruz Alli y José Anto­nio Ardan­za, en las que les recor­da­ban su res­pon­sa­bi­li­dad en la polí­ti­ca de dis­per­sión y repre­sión carcelaria.

La res­pues­ta del PNV fue un escán­da­lo: «la dis­per­sión de los pre­sos vas­cos es per­ti­nen­te por­que no se pue­de per­mi­tir la uti­li­za­ción de los pre­sos por deter­mi­na­das orga­ni­za­cio­nes como ins­tru­men­tos de movi­li­za­ción polí­ti­ca y social». Atutxa lle­gó a pro­po­ner dis­per­sar a los pre­sos «un poco más cer­ca». Belloch asu­mi­ría la dis­per­sión como ile­gal en 1995, excul­pán­do­la en el espí­ri­tu de «el fin jus­ti­fi­ca los medios».

El 19 de enero de 1996 el Par­la­men­to Euro­peo con­de­nó, con los votos en con­tra del PSOE y del PP, el ale­ja­mien­to y exi­gió que se res­pe­ta­ran las nor­mas exis­ten­tes a este res­pec­to. Amnesty Inter­na­tio­nal pidió el fin de la dis­per­sión en 1999. En junio de 2003, el Par­la­men­to de Gas­teiz pidió el fin del ais­la­mien­to y su acer­ca­mien­to a Eus­kal Herria, peti­ción reno­va­da en 2005 y 2013.

En 2005, el Rela­tor Espe­cial sobre la cues­tión de la Tor­tu­ra de las Nacio­nes Uni­das, Theo van Boven, dijo: «La dis­per­sión no tie­ne base jurí­di­ca y se apli­ca de mane­ra arbi­tra­ria. Los pre­sos están lejos de sus fami­lias y abo­ga­dos, lo que pue­de cau­sar pro­ble­mas a la hora de pre­pa­rar su defen­sa. Fuen­tes no guber­na­men­ta­les dicen que la dis­per­sión es un cas­ti­go aña­di­do y se apli­ca a pre­sos del País Vasco».

Hoy la dis­per­sión con­ti­núa lace­ran­do a las per­so­nas encar­ce­la­das, a sus fami­lia­res y a gen­te alle­ga­da. Hoy la apues­ta de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés sigue negan­do la mayor y afe­rrán­do­se a pos­tu­ras cerra­das y beligerantes.

Hoy el PNV se ha vis­to obli­ga­do a modi­fi­car su dis­cur­so fun­da­men­tal­men­te por dos razo­nes: por la posi­ción de fir­me­za y dig­ni­dad del Colec­ti­vo y por el apo­yo social y la acti­tud inter­na­cio­nal fren­te a la dis­per­sión. Ambas le han obli­ga­do a recu­lar y a modi­fi­car su estrategia.

Sin embar­go, es de rigor que este cam­bio se debe pro­du­cir asu­mien­do el per­jui­cio cau­sa­do y al mis­mo nivel siquie­ra de la res­pon­sa­bi­li­dad que con­tra­jo en el desem­pe­ño de la cola­bo­ra­ción con la estra­te­gia de dis­per­sión hoy recha­za­da. Por eso reque­ri­mos del PNV una auto­crí­ti­ca reco­no­cien­do el mal cau­sa­do con su apo­yo a las polí­ti­cas de excep­ción, entre cuyas con­se­cuen­cias cabe des­ta­car el balan­ce trá­gi­co de 16 per­so­nas falle­ci­das y dece­nas de heri­das, entre fami­lia­res y per­so­nas alle­ga­das, a con­se­cuen­cia de acci­den­tes de cir­cu­la­ción en las rutas de la dis­per­sión. Una res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta que ya es hora que el PNV asu­ma públicamente.
Sin ambi­güe­da­des y sin excu­sas coyun­tu­ra­les, le deman­da­mos un posi­cio­na­mien­to cla­ro para el fin de la dis­per­sión, y un ali­nea­mien­to de ampa­ro social, polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal fren­te a la con­cul­ca­ción fla­gran­te de Dere­chos Huma­nos que sigue sufrien­do el Colec­ti­vo de cen­te­na­res de per­so­nas encar­ce­la­das a lo lar­go y ancho de miles de kilómetros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.