Nue­vos méto­dos para la repre­sión de la pro­tes­ta- Enric LLopis

A medi­da que la pro­tes­ta social ensa­ya nue­vas vías, los pode­res esta­ble­ci­dos inau­gu­ran nue­vas herra­mien­tas de repre­sión y actua­li­zan las exis­ten­tes. Con la legis­la­ción vigen­te en la mano, ya se está recor­tan­do el dere­cho a la pro­tes­ta, y sin­gu­lar­men­te el de mani­fes­ta­ción; pero se colum­bran tiem­pos aún más negros con la refor­ma del Códi­go Penal y, sobre todo, con la Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na. El Semi­na­rio Crí­ti­co de Cien­cias Socia­les de la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia ha orga­ni­za­do un deba­te sobre este asun­to car­di­nal para los movi­mien­tos socia­les y sus luchas.

“Se pre­ten­de que el dere­cho de mani­fes­ta­ción figu­re en el lugar don­de la dere­cha auto­ri­ta­ria espa­ño­la –des­de el siglo XIX- siem­pre ha que­ri­do situar­lo, la legis­la­ción de orden públi­co (hoy lla­ma­da Ley de Pro­tec­ción de la Segu­ri­dad Ciu­da­da­na”, intro­du­ce el pro­fe­sor de Dere­cho Penal en la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia, Javier Mira.

“Aun­que la liber­tad de expre­sión se reco­no­ce con carác­ter gene­ral en el artícu­lo 20 de la Cons­ti­tu­ción, en la prác­ti­ca, y des­de el siglo XIX, está con­fi­gu­ra­do como un dere­cho for­mal bur­gués; es decir, la liber­tad de expre­sión se halla some­ti­da a los impe­ra­ti­vos del mer­ca­do, como ya denun­cia­ba Marx en sus artícu­los de La Gace­ta Rena­na; y los medios de comu­ni­ca­ción, a la pro­pie­dad del capi­tal”, expli­ca Javier Mira. “Esto hace que deter­mi­na­dos men­sa­jes crí­ti­cos, para no que­dar direc­ta­men­te exclui­dos, encuen­tren como úni­co canal el dere­cho de reu­nión y mani­fes­ta­ción”. De ahí la radi­cal impor­tan­cia de este dere­cho (hoy habría que mati­zar el razo­na­mien­to debi­do a la rele­van­cia de las redes sociales).

El mar­co legal resul­ta den­so y com­ple­jo. Lo más impor­tan­te es, sin embar­go, su tra­duc­ción a la pra­xis. ¿Pue­de prohi­bir­se una mani­fes­ta­ción por el hecho de que la Dele­ga­ción del Gobierno entien­da que pue­den pro­du­cir­se des­ór­de­nes públi­cos? Se daba a menu­do este caso, recuer­da Javier Mira, en las reuniones/​manifestaciones de la izquier­da aber­tza­le, cuan­do la auto­ri­dad guber­na­ti­va con­si­de­ra­ba que con­cluían en deli­tos de apo­lo­gía del terro­ris­mo. O ¿Se debe dar “per­mi­so” o “auto­ri­za­ción” (uti­li­zan­do la jer­ga del poder) a mani­fes­ta­cio­nes de gru­pos “anti­sis­te­ma” por­que haya un pro­nós­ti­co de inci­den­tes? Javier Mira opi­na que no. “Nadie sabe si des­pués va a come­ter­se un deli­to; lo impor­tan­te es que el dere­cho de mani­fes­ta­ción es un dere­cho fun­da­men­tal y no pue­de prohi­bir­se (de mane­ra pre­ven­ti­va) por un hecho futu­ro o incier­to; por muchos indi­cios que haya de que se pue­da come­ter un delito”.

¿Se le ocu­rri­ría a alguien prohi­bir un par­ti­do de fút­bol de alto ries­go por el temor fun­da­do (vis­to el ante­ce­den­te de los 20 años ante­rio­res) de alter­ca­dos y enfren­ta­mien­tos entre las dos afi­cio­nes? ¿Se prohí­be la fies­ta de las fallas por­que todos los años se des­tru­ye mobi­lia­rio urbano y se que­man con­ten­de­do­res? ¿O cerrar los cole­gios reli­gio­sos por­que en muchos de ellos se pro­du­cen abu­sos sobre los meno­res? “A nadie se le ocu­rri­ría”, res­pon­de el docen­te. “En un esta­do demo­crá­ti­co, el dere­cho penal inter­vie­ne des­pués de que se come­ta el deli­to”, aña­de. “La inter­ven­ción ante­rior al deli­to obe­de­ce a otras razo­nes: la for­ma de ser o de pensar”.

¿Se pue­de prohi­bir o disol­ver una mani­fes­ta­ción por fal­ta de comu­ni­ca­ción pre­via? El infor­me de Amnis­tía Inter­na­cio­nal “Espa­ña: el dere­cho a pro­tes­tar ame­na­za­do” (2014) seña­la que, según los datos de la Dele­ga­ción del Gobierno en Madrid, en el año 2012 se negó en la capi­tal el per­mi­so para cele­brar 54 mani­fes­ta­cio­nes pre­via­men­te noti­fi­ca­das. En 52 de ellas el argu­men­to fue que no se noti­fi­ca­ron con ante­la­ción sufi­cien­te, y en las 2 res­tan­tes por moti­vos de orden públi­co. En 2013, has­ta el mes de mayo, se dene­gó el per­mi­so a 72 mani­fes­ta­cio­nes o con­cen­tra­cio­nes en Madrid, en todos los casos por­que no se noti­fi­ca­ron den­tro del pla­zo esta­ble­ci­do. Ade­más, en dife­ren­tes luga­res del esta­do se han pro­du­ci­do san­cio­nes por asis­tir a mani­fes­ta­cio­nes cele­bra­das sin la noti­fi­ca­ción pre­via reque­ri­da. En 2012 se cele­bra­ron en Madrid 774 mani­fes­ta­cio­nes o con­cen­tra­cio­nes no comu­ni­ca­das. En 2013, has­ta mayo, se pro­du­je­ron 197 mani­fes­ta­cio­nes o con­cen­tra­cio­nes sin cum­plir el requi­si­to de noti­fi­ca­ción pre­via. En ellas, la cau­sa de las san­cio­nes impues­tas a los par­ti­ci­pan­tes fue la ausen­cia de noti­fi­ca­ción o el hecho de cele­brar una mani­fes­ta­ción no comunicada.

En resu­men, la prác­ti­ca de las auto­ri­da­des guber­na­ti­vas es prohi­bir mani­fes­ta­cio­nes que no se comu­ni­can. Y des­pués, san­cio­nar a aque­llas per­so­nas que acu­den a esas con­cen­tra­cio­nes o mani­fes­ta­cio­nes. Según el pro­fe­sor de Dere­cho Penal de la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia, “la obli­ga­to­rie­dad de la comu­ni­ca­ción pre­via –tal como la entien­den las auto­ri­da­des- actúa de hecho como la nece­si­dad de obte­ner una pre­via auto­ri­za­ción y supo­ne, en con­tra de la doc­tri­na del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, con­fi­gu­rar la comu­ni­ca­ción pre­via como un requi­si­to cons­ti­tu­ti­vo del dere­cho de manifestación”.

Pero el requi­si­to de la comu­ni­ca­ción pre­via no es “cons­ti­tu­ti­vo” del dere­cho de mani­fes­ta­ción, es decir, se tra­ta de un requi­si­to “ins­tru­men­tal”, que no for­ma par­te del núcleo esen­cial del dere­cho. Según Javier Mira, “la fal­ta de comu­ni­ca­ción pre­via no con­vier­te, por más que insis­tan los res­pon­sa­bles de Inte­rior del esta­do espa­ñol, a una mani­fes­ta­ción en ilí­ci­ta, ile­gal y mucho menos en cons­ti­tu­ti­va de deli­to”. En otras pala­bras, “la fal­ta de comu­ni­ca­ción pre­via no supo­ne un obs­tácu­lo para que uno se pue­da mani­fes­tar”. Por con­si­guien­te, “care­cen de sen­ti­do los pla­zos que esta­ble­ce la legis­la­ción –y que no tie­nen paran­gón en paí­ses del entorno- para la comu­ni­ca­ción de las mani­fes­ta­cio­nes: un míni­mo de 10 días natu­ra­les y un máxi­mo de 30”.

El cita­do infor­me de Amnis­tía Inter­na­cio­nal reco­ge el caso de San­dra, tra­ba­ja­do­ra de la Sani­dad de 32 años, que par­ti­ci­pó en una pro­tes­ta en diciem­bre de 2012 delan­te del Cen­tro de Espe­cia­li­da­des de Azu­que­ca de Hena­res duran­te una visi­ta del con­se­je­ro de Sani­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha. El infor­me de la Guar­dia Civil seña­la­ba como base de la infrac­ción “par­ti­ci­par acti­va­men­te en una reu­nión o mani­fes­ta­ción no auto­ri­za­da sin haber soli­ci­ta­do de la Auto­ri­dad com­pe­ten­te auto­ri­za­ción para su cele­bra­ción”. Más tar­de, San­dra reci­bió una car­ta de las auto­ri­da­des en la que se le infor­ma­ba de la impo­si­ción de una mul­ta de 600 euros por alte­ra­ción del orden.

Con la legis­la­ción vigen­te, ¿es posi­ble disol­ver una mani­fes­ta­ción por el mero hecho de que no haya sido pre­via­men­te comu­ni­ca­da? “No”, zan­ja Javier Mira (aun­que otra cosa es lo pre­vis­to en el Ante­pro­yec­to de Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na). ¿Resul­ta mere­ce­dor de algún tipo de san­ción asis­tir a una mani­fes­ta­ción que no ha sido pre­via­men­te comu­ni­ca­da? “No; ni es deli­to, ni cons­ti­tu­ti­vo de infrac­ción, ni se per­mi­te su diso­lu­ción” sólo por el hecho de no ser pre­via­men­te comu­ni­ca­da, res­pon­de el pro­fe­sor de Dere­cho Penal. Ade­más, el hecho de asis­tir a la mani­fes­ta­ción impli­ca el ejer­ci­cio de un dere­cho fundamental.

¿Qué ocu­rre con los “escra­ches”? En el caso con­cre­to de Sáenz de San­ta­ma­ría (y por exten­sión a cual­quier otro), lo tri­bu­na­les pena­les esti­ma­ron que no era cons­ti­tu­ti­vo de deli­to: ni de ame­na­zas, ni de coac­cio­nes, ni de des­ór­de­nes públi­cos, ni de des­obe­dien­cia, ni con­tra la inti­mi­dad, ni por alla­na­mien­to de morada…Ante el archi­vo fir­me de la que­re­lla, la Dele­ga­ción del Gobierno abrió dili­gen­cias para impo­ner una san­ción a todas las per­so­nas que la poli­cía iden­ti­fi­có en el “escra­che”. El moti­vo, la asis­ten­cia a una con­cen­tra­ción en la vía públi­ca no comu­ni­ca­da. Pri­me­ro, a los que con­si­de­ró diri­gen­tes del “escra­che”, pero tam­bién a otras per­so­nas que apo­ya­ron la acción fren­te al domi­ci­lio de Sáenz de Santamaría.

Pero, a jui­cio de Javier Mira (y según la doc­tri­na del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal), la comu­ni­ca­ción pre­via pue­de exi­gir­se en casos muy con­ta­dos, como la posi­bi­li­dad de un “colap­so cir­cu­la­to­rio”, enten­di­do como inte­rrup­cio­nes del trá­fi­co (no un mero “atas­co”) que impi­dan la pres­ta­ción de ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les (el paso de ambu­lan­cias, poli­cía o bom­be­ros). En este caso (y ése es el sen­ti­do de la comu­ni­ca­ción pre­via), la noti­fi­ca­ción per­mi­te a las auto­ri­da­des la posi­bi­li­dad de esta­ble­cer iti­ne­ra­rios alter­na­ti­vos. Pero en el caso de los “escra­ches”, la mayor par­te se rea­li­zan en las ace­ras y no pro­du­cen nin­gu­na alte­ra­ción del trá­fi­co. Lo mis­mo ocu­rre con la ocu­pa­ción de una pla­za. El pro­fe­sor de Dere­cho Penal de la Uni­ver­si­tat de Valen­cia pone ade­más el ejem­plo de las “mani­fes­ta­cio­nes ateas” con­vo­ca­das en Madrid el día de jue­ves san­to en los últi­mos años. “La dele­ga­da del Gobierno en Madrid las prohí­be ale­gan­do moti­vos que cla­ra­men­te no figu­ran en la ley”.

En ese con­tex­to, ¿qué obje­ti­vos per­si­gue la refor­ma de la vigen­te Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na 192? “Se bus­ca cri­mi­na­li­zar y san­cio­nar las expre­sio­nes legí­ti­mas de pro­tes­ta colec­ti­va de movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos”, res­pon­de el abo­ga­do labo­ra­lis­ta y del turno de ofi­cio de Madrid, Miguel Ángel Garri­do, quien asis­te a per­so­nas repre­sa­lia­das de las orga­ni­za­cio­nes socia­les. Se impul­sa actual­men­te una tría­da legis­la­ti­va que cami­na en una direc­ción úni­ca: la ley de tasas; la refor­ma del Códi­go Penal y la refor­ma de la Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na o “Ley Mordaza”.

Se da una com­ple­men­ta­rie­dad entre los ele­men­tos de la tría­da. La refor­ma del Códi­go Penal y la Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na ata­can expre­sio­nes y con­duc­tas simi­la­res, sean acti­vi­da­des sin­di­ca­les, polí­ti­cas, la recu­pe­ra­ción de la figu­ra del “autor inte­lec­tual” o cri­mi­na­li­zar la penu­ria eco­nó­mi­ca (robar una barra de pan pue­de supo­ner una pena de pri­sión); tam­bién se eli­mi­nan las fal­tas del Códi­go Penal. Con la Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na se pre­ten­de “eli­mi­nar el peque­ño cam­po de inter­pre­ta­ción que tenían los jue­ces para otor­gar­le mayor poder a la Admi­nis­tra­ción y a las Fuer­zas de Segu­ri­dad; ello gene­ra­rá mayor inde­fen­sión en los ciu­da­da­nos”, expli­ca Miguel Ángel Garri­do. “Por la vía penal en muchos casos el gobierno había fra­ca­sa­do”, lo que expli­ca una par­te de las refor­mas. Com­ple­men­ta­rias: “en pro­ce­di­mien­tos en los que por la vía penal se te podía impu­tar una fal­ta, aho­ra –para­dó­ji­ca­men­te- le resul­ta más gra­vo­so al ciu­da­dano (por el pago de las tasas) defen­der­se en la vía contencioso-administrativa”.

Todo ello en un con­tex­to de movi­li­za­cio­nes pací­fi­cas –como las de las “mareas”, la PAH o el 15-M- (en 2012 sólo el 0,7% de las 14.721 mani­fes­ta­cio­nes con pre­sen­cia poli­cial tuvo algún tipo de acto vio­len­to, según el infor­me de Amnis­tía Inter­na­cio­nal). Así, se tra­ta de refor­mas que aten­tan con­tra el prin­ci­pio de “segu­ri­dad jurí­di­ca”, que con­sa­gra el artícu­lo 9.3 de la cons­ti­tu­ción, pues los nue­vos tex­tos legis­la­ti­vos están pla­ga­dos de con­te­ni­dos abs­trac­tos, inde­ter­mi­na­dos y que en todo caso se uti­li­za­rán con­tra los ciu­da­da­nos. Por ejem­plo, se tipi­fi­can como con­duc­tas infrac­to­ras el ejer­ci­cio legí­ti­mo de dere­chos fun­da­men­ta­les. Se esta­ble­ce, de este modo, que se san­cio­na­rán con­duc­tas que aten­ten con­tra la segu­ri­dad de las ins­ti­tu­cio­nes y las auto­ri­da­des. “Pero sin pre­ci­sar los requi­si­tos”, apun­ta el abogado.

No revis­te una gra­ve­dad menor el asun­to de la “res­pon­sa­bi­li­dad soli­da­ria”. Sig­ni­fi­ca que al orga­ni­za­dor de una concentración/​manifestación en la que suce­dan actos vio­len­tos se le pue­dan impu­tar los hechos y resul­tar san­cio­na­do. Miguel Ángel Garri­do afir­ma que esto gene­ra un “efec­to disua­so­rio” de la pro­tes­ta y recuer­da que el Tri­bu­nal Supre­mo ha seña­la­do que en estos casos no pue­de esta­ble­cer­se “una res­pon­sa­bi­li­dad admi­nis­tra­ti­va obje­ti­va” por el mero hecho de ser organizador.

Un paso más allá lo cons­ti­tu­ye la figu­ra del “ins­pi­ra­dor”, a quien se pue­de san­cio­nar por col­gar una con­vo­ca­to­ria en las redes socia­les o anun­ciar una mani­fes­ta­ción en un artícu­lo. Asi­mis­mo, en las concentraciones/​mani­fes­ta­cio­nes don­de los asis­ten­tes lle­ven cas­co, capu­chas o más­ca­ras (es el caso de las accio­nes pací­fi­cas de Anony­mous o gru­pos eco­lo­gis­tas) el legis­la­dor ya pre­su­po­ne la inten­ción de cau­sar daños a per­so­nas o bie­nes. Por otra par­te, cuan­do se men­cio­na el uso de sim­bo­lo­gía que inci­te al odio y a la dis­cri­mi­na­ción, se hace asi­mis­mo en tér­mi­nos muy abs­trac­tos (no se dice qué ni con­tra quién). Expli­ca Miguel Ángel Garri­do que el Códi­go Penal ya reco­ge el lla­ma­do “dis­cur­so del odio” y pare­ce que, de este modo, “se pre­ten­da una cri­mi­na­li­za­ción exten­si­va por las dos vías”.

Inju­rias, calum­nias y veja­cio­nes a los agen­tes. Otro pun­to capi­tal de la refor­ma. Se tra­ta de “una res­tric­ción a la liber­tad de expre­sión”, entien­de Garri­do. Ade­más, el artícu­lo 504 del Códi­go Penal ya reco­ge este tipo delic­ti­vo, por lo que “se refuer­za el afán repre­sor”. La prohi­bi­ción del uso de imá­ge­nes de agen­tes tam­bién vul­ne­ra la liber­tad de infor­ma­ción y de expre­sión, ade­más de ofre­cer una garan­tía de impu­ni­dad en el uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za (las gra­ba­cio­nes han ser­vi­do como prue­ba en los jui­cios y más aún en los casos en que los poli­cías no lle­va­ban iden­ti­fi­ca­ción). En cuan­to a los ultra­jes a Espa­ña, las comu­ni­da­des autó­no­mas e ins­ti­tu­cio­nes, figu­ra ya en el artícu­lo 543 del Códi­go Penal, y el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos tie­ne una doc­tri­na muy con­so­li­da­da en la que entien­de que, en muchos casos, se tra­ta de actos de liber­tad de expre­sión inhe­ren­tes a una socie­dad democrática.

Se san­cio­nan ade­más las con­cen­tra­cio­nes alre­de­dor del Con­gre­so o asam­bleas de las comu­ni­da­des autó­no­mas, lo que vul­ne­ra el dere­cho de reu­nión. Y, cla­ra­men­te con­tra la PAH, se esta­ble­ce la san­ción por ocu­pa­ción de edi­fi­cios públi­cos aun­que sea sin vio­len­cia y estan­do abier­tos al públi­co. Por otra par­te, se vul­ne­ra el dere­cho a la huel­ga al san­cio­nar a las per­so­nas que inte­rrum­pan el trans­por­te; y aumen­tan las cuan­tías de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, que osci­lan entre los 100 euros y los 600.000 euros. Se crea asi­mis­mo el regis­tro cen­tral de san­cio­na­dos, cuyo obje­ti­vo es con­si­de­rar la rein­ci­den­cia, res­trin­gir las con­vo­ca­to­rias de reunio­nes y mani­fes­ta­cio­nes; y ade­más con publi­ci­dad. Una bate­ría legis­la­ti­va con­tra la mayo­ría social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.