6 de junio de 1944: lo que no os dirán

Sí, ¡pero los esta­dou­ni­den­ses nos libe­ra­ron en el 45! ¡Cuán­tas veces he teni­do que oír decir eso!

En la escue­la. Pero tam­bién en los deba­tes sobre las gue­rras actua­les de Esta­dos Unidos.

La del 40 – 45, ¿la úni­ca gue­rra «bue­na» de los EEUU? Pue­de que haya que mati­zar. Algu­nos hechos inquie­tan­tes han sido docu­men­ta­dos en un exce­len­te libro del his­to­ria­dor Jac­ques Pau­wels (1). Sus docu­men­tos irre­fu­ta­bles demues­tran que gran par­te de las empre­sas de EEUU han cola­bo­ra­do direc­ta­men­te con Hitler, y no sólo al comien­zo de la gue­rra: Du Pont, Union Car­bi­de, Wes­tinghou­se, Gene­ral Elec­tric, Goo­drich, Sin­ger, Kodak, ITT, JP Morgan…

Peor aún. La gran nove­dad estra­té­gi­ca de Hitler fue la «Blitz­krieg», la gue­rra relám­pa­go: diri­gir muy rápi­da­men­te sus tro­pas hacia el cora­zón del enemi­go. Para ello, dos con­di­cio­nes esen­cia­les: camio­nes y gaso­li­na. Como Ale­ma­nia no tenia nin­guno de los dos, fue Esso la que apro­vi­sio­nó la gaso­li­na, mien­tras que los camio­nes pro­ve­nían de las fábri­cas “ale­ma­nas” Ford y Gene­ral Motors.

«¡Que esta gue­rra dure el mayor tiem­po posible!»

Pau­wels mues­tra que:

1. Una gran par­te de la patro­nal de EEUU era pro-Hitler en los años 30 y 40. [Hitler ame­na­za­ba a sus enemi­gos comer­cia­les en Europa]

2. Eso cam­bió sólo cuan­do las ven­tas de las empre­sas esta­dou­ni­den­ses fue­ron pues­tas en peli­gro por la agre­si­vi­dad comer­cial de Ale­ma­nia en Amé­ri­ca Lati­na y en otros luga­res. Y las ocu­pa­cio­nes japo­ne­sas con­fis­ca­ban todo el comer­cio de Asia.

De hecho, los EEUU juga­ron un doble jue­go. Desea­ban que la gue­rra dura­se mucho tiem­po. ¿Por qué?

Por un lado, las enor­mes ganan­cias que sus empre­sas hacían en Ale­ma­nia esta­ban aumen­tan­do. Por otro lado, se enri­que­cían por los prés­ta­mos a Gran Bre­ta­ña, que sopor­ta­ba todo el peso finan­cie­ro de la gue­rra. Por cier­to, Washing­ton tam­bién ponía como con­di­ción que Lon­dres aban­do­na­se sus colo­nias des­pués de la gue­rra. Así se hizo. Los EEUU se las arre­gla­ron para apro­ve­char­se de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, debi­li­tan­do a sus riva­les y con­vir­tién­do­se en la úni­ca super­po­ten­cia capitalista.

Henry Ford: «Ni los Alia­dos ni el Eje debe­rían ganar la gue­rra. EEUU debe­ría pro­por­cio­nar a ambas par­tes los medios para seguir luchan­do has­ta que ambos se desmoronen.»

El futu­ro pre­si­den­te Harry Tru­man, 1941: «Si Ale­ma­nia gana, debe­mos ayu­dar a Rusia y si Rusia gana, debe­mos ayu­dar a Ale­ma­nia, para que mue­ra el máxi­mo de cada lado.»

Ese jue­go cíni­co sólo ter­mi­nó cuan­do la Unión Sovié­ti­ca derro­tó a Hitler. Sólo enton­ces, los EEUU se apre­su­ra­ron a sal­var sus intere­ses en Europa.

El 6 de junio se pre­ten­de­rá que la gue­rra fue gana­da en Nor­man­día y no en Sta­lin­gra­do. No se dirá que Hitler per­dió el 90 % de sus sol­da­dos en el Este. Que por un sol­da­do de EEUU muer­to, hubie­ron 53 sovié­ti­cos. Los libros de tex­to a veces son raros, ¿no?

Eso es todo, sien­to mucho habe­ros arre­ba­ta­do una de vues­tras últi­mas ilu­sio­nes. El 6 de junio podréis pen­sar en todo eso cuan­do en una pla­ya de Nor­man­día se cele­bre a Geor­ge Bush, mien­tras que su abue­lo finan­ció a Hitler. ¿En qué cla­se de mun­do vivimos?


Nota: (1) PAUWELS, Jac­ques R. «Le mythe de la bon­ne gue­rre: les États-Unis et la Secon­de Gue­rre mon­dia­le». Bru­xe­lles: Aden édi­tions, 2012. (EPO), 378 p. Muy reco­men­da­ble, está lleno de reve­la­cio­nes sobre Roo­se­velt, Tru­man, la ame­na­za con inva­dir la URSS, la recu­pe­ra­ción de los cri­mi­na­les y espías nazis, Chur­chill, de Gau­lle, Yal­ta…

www​.michel​co​llon​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *