Mar­ce­la Lagar­de: “El femi­nis­mo no es una fe; ha de ser crea­do, apren­di­do y apli­ca­do a la vida propia”


El pen­sa­mien­to femi­nis­ta evo­lu­cio­na y se adap­ta a los tiem­pos. En la actua­li­dad, por ejem­plo, plan­tea un aná­li­sis com­ple­jo y de carác­ter cien­tí­fi­co sobre la vio­len­cia de géne­ro. Es uno de los gran­des y recien­tes apor­tes. “En paí­ses como Méxi­co, es tal la vio­len­cia con­tra muje­res y niñas, crí­me­nes terri­bles, que lle­van a la pro­li­fe­ra­ción de refle­xio­nes ampa­ra­das en la tra­di­ción femi­nis­ta”, sos­tie­ne la antro­pó­lo­ga, inves­ti­ga­do­ra, acti­vis­ta y teó­ri­ca del femi­nis­mo mexi­ca­na, Mar­ce­la Lagar­de. Su defi­ni­ción de “femi­ni­ci­dio” no coin­ci­de con la del dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Espa­ño­la. Lo carac­te­ri­za Lagar­de como “un homi­ci­dio polí­ti­co de géne­ro, y con­tri­bu­yen a él las comu­ni­da­des e ins­ti­tu­cio­nes que no hacen lo nece­sa­rio para cons­truir una cul­tu­ra de igual­dad, por refor­mar la edu­ca­ción y por res­pe­tar las leyes nue­vas de igualdad”.

No se tra­ta úni­ca­men­te del cri­men en sí o de la rela­ción que pue­da tra­bar­se entre víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio. Debe poner­se el foco, asi­mis­mo, en las socie­da­des y los estra­tos socia­les don­de se fomen­ta la vio­len­cia con­tra muje­res y niñas. Según Mar­ce­la Lagar­de, exis­te una amplia tole­ran­cia social y por par­te de los esta­dos hacia la vio­len­cia de géne­ro. Y ello con­du­ce a la impu­ni­dad. En el caso del femi­ni­ci­dio (los ejem­plos de vio­len­cia más extre­ma), se tra­ta no sólo de una pala­bra, sino más bien de una “cate­go­ría”. “Es muy impor­tan­te acu­ñar­la, nom­brar­la y expli­car­la; cuan­do seña­la­mos las cau­sas del fenó­meno, ini­cia­mos el pro­ce­so para enfrentarlo”.
Pre­ci­sa­men­te Lagar­de, que ha impar­ti­do una con­fe­ren­cia en la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia, acu­ñó el tér­mino “femi­ni­ci­dio” con el fin de carac­te­ri­zar la reali­dad en Ciu­dad Juá­rez. Con mucho esfuer­zo, logró que una Comi­sión del Con­gre­so mexi­cano inves­ti­ga­ra estos crí­me­nes. Con­si­guió, con la lucha tam­bién de otras muje­res, que el deli­to de femi­ni­ci­dio se inclu­ye­ra en el Códi­go Penal Fede­ral o la apro­ba­ción de una Ley Gene­ral mexi­ca­na de Acce­so de las Muje­res a una Vida Libre de Vio­len­cia. En el ámbi­to aca­dé­mi­co, ha des­ta­ca­do con tra­ba­jos como “Los cau­ti­ve­rios de las muje­res. Madres­po­sas, mon­jas, putas, pre­sas y locas”; “Para mis socias de la vida. Cla­ves femi­nis­tas para el pode­río y la auto­no­mía de las muje­res, los lide­raz­gos entra­ña­bles y las nego­cia­cio­nes en el amor”; “Insu­rrec­ción zapa­tis­ta e iden­ti­dad gené­ri­ca: una visión femi­nis­ta” o “El femi­nis­mo en mi vida. Hitos, cla­ves y topías”, entre otros.

En cuan­to a la vio­len­cia patriar­cal, “es muy impor­tan­te nom­brar esas expe­rien­cias, lle­var­las a la legis­la­ción y con­ver­tir­las en deli­tos espe­cí­fi­cos”. La inves­ti­ga­do­ra ha rea­li­za­do estu­dios com­pa­ra­dos de la ley espa­ño­la, gua­te­mal­te­ca y mexi­ca­na en la mate­ria. La espa­ño­la con­tie­ne aspec­tos posi­ti­vos: “gra­cias a ella, por las medi­das cau­te­la­res de pro­tec­ción, miles de muje­res han sal­va­do la vida”. La vio­len­cia de géne­ro comien­za, avan­za, se hace pro­gre­si­va y cró­ni­ca, y final­men­te se con­vier­te en mor­tal. En Gua­te­ma­la hay muje­res que, con gran valen­tía, han tes­ti­mo­nia­do con­tra el exdic­ta­dor Ríos Montt por el geno­ci­dio. Des­pués de una pri­me­ra fase de denun­cias, impul­sa­ron orga­ni­za­cio­nes de super­vi­vien­tes (para no que­dar­se en la con­di­ción de víc­ti­mas). “Pero más que sobre­vi­vien­tes habría que bus­car nom­bres que con­vo­quen, por ejem­plo, colec­ti­vos por el dere­cho a la vida de las muje­res”. La ley mexi­ca­na se deno­mi­na, en posi­ti­vo, de acce­so a una vida libre de vio­len­cia, no “con­tra la vio­len­cia” (lo que impli­ca­ría exclu­si­va­men­te denuncia).

¿Qué es el femi­nis­mo? Des­pués de muchos años de mili­tan­cia, resu­me la teó­ri­ca y acti­vis­ta mexi­ca­na: “No es una reli­gión, ni una fe; el femi­nis­mo ha de ser crea­do, apren­di­do, leí­do y mira­do en el cine o la tele­vi­sión; una cul­tu­ra ilus­tra­da para que la gen­te pue­da deci­dir si es femi­nis­ta o no”. A las últi­mas gene­ra­cio­nes, en las escue­las no se les ense­ñan cues­tio­nes rela­cio­na­das con el femi­nis­mo, “y eso difi­cul­ta que lo com­pren­dan”. Pero el femi­nis­mo resul­ta deci­si­vo para pre­ser­var la rique­za acu­mu­la­da en la socie­dad, por ejem­plo, en Méxi­co, don­de se está pro­du­cien­do un voraz pro­ce­so pri­va­ti­za­dor de lo públi­co. Ade­más, en los últi­mos 40 años las femi­nis­tas “hemos cons­trui­do los Dere­chos Huma­nos de las muje­res, y no pode­mos dejar que se pier­da este capi­tal polí­ti­co tan impor­tan­te para la vida de las muje­res (y de los hombres)”.

En la Cum­bre de Vie­na (1993), Nacio­nes Uni­das reco­no­ció los Dere­chos Huma­nos de las muje­res y, más aún, seña­ló que sin estos no pue­de afir­mar­se que exis­tan Dere­chos Huma­nos. Por últi­mo, el femi­nis­mo no es, en abso­lu­to, “un pen­sa­mien­to úni­co; ha de admi­tir la diver­si­dad, la duda y las agen­das nue­vas, aun­que tam­bién asu­mir el lega­do que vaya que­dan­do del pasado”.

Ade­más, “el femi­nis­mo hay que apli­car­lo a la vida pro­pia; por­que a veces, las acti­vis­tas dedi­ca­mos poco tiem­po a la refle­xión sobre lo que nos pasa y a nues­tras expe­rien­cias con­cre­tas”. Por ejem­plo, Mar­ce­la Lagar­de ha par­ti­ci­pa­do en talle­res de madres e hijas, “para com­pren­der mejor esta rela­ción tan com­ple­ja y car­ga­da de impli­ca­cio­nes patriar­ca­les”. O talle­res de muje­res y padres, o sobre la sexua­li­dad de las muje­res. Es decir, dar el sal­to de la agen­da polí­ti­ca a la expe­rien­cia indi­vi­dual. “Es algo que apren­dí de las expe­rien­cias de edu­ca­ción popu­lar, tan impor­tan­tes en Amé­ri­ca Lati­na; de la peda­go­gía de Frei­re y los gru­pos de auto­con­cien­cia de muje­res en los años 60 y 70 en Esta­dos Uni­dos y Fran­cia”. En el mayo del 68 se decía que lo per­so­nal es polí­ti­co. Para que efec­ti­va­men­te lo sea, “he de revi­sar quién soy, dón­de estoy, cómo actúo…”.

“Las muje­res nece­si­ta­mos gru­pos peque­ños femi­nis­tas, de inti­mi­dad; que no sean nece­sa­ria­men­te los gru­pos tra­di­cio­na­les que se orga­ni­zan para ir a las mani­fes­ta­cio­nes; ni los gru­pos de ami­gas, que a veces son dema­sia­dos con­des­cen­dien­tes”, afir­ma Mar­ce­la Lagar­de. Pone el ejem­plo de las “coma­dres astu­ria­nas”, o las “tres Marías” por­tu­gue­sas que se enfren­ta­ron a la dic­ta­du­ra. “En el siglo XX se mas­cu­li­ni­zó como nun­ca la con­di­ción huma­na, los nom­bres y los ofi­cios; pero noso­tras hemos dado empu­je a la “a”, aun­que si somos noso­tras y noso­tros tam­bién está muy bien”.

Pre­gun­ta­da por la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la polí­ti­ca y en los círcu­los de poder, la antro­pó­lo­ga no vaci­la: “Se tra­ta de hacer una polí­ti­ca redis­tri­bu­ti­va des­de el pun­to de vis­ta de géne­ro; debe­mos hacer, para ello, un esfuer­zo por acer­car la polí­ti­ca a las per­so­nas, aun­que ésta se halle muy des­pres­ti­gia­da debi­do, entre otras cosas, a la corrup­ción”. “Hace fal­ta una polí­ti­ca dife­ren­te, más muje­res y más femi­nis­tas que par­ti­ci­pen en polí­ti­ca”. En Amé­ri­ca Lati­na muchas muje­res par­ti­ci­pan en los par­ti­dos y en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, pero están “cui­dan­do” de una polí­ti­ca “que se hace para otros”. Paso a paso, con­quis­ta a con­quis­ta, “las ins­ti­tu­cio­nes para aten­der a las muje­res víc­ti­mas de la vio­len­cia de géne­ro las hemos crea­do noso­tras, con las uñas, fren­te a todos los que nos decían: eso no es impor­tan­te”. Y fren­te al supre­ma­cis­mo de los hombres.

Es una tarea muy ardua: “bus­ca­mos la igual­dad, pero tam­bién aca­bar con la supre­ma­cía eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral de los hom­bres como géne­ro”. Las leyes han con­tri­bui­do a cam­biar algo las con­duc­tas, por ejem­plo, al pena­li­zar la vio­len­cia mas­cu­li­na o, median­te legis­la­cio­nes en mate­ria de igual­dad, pro­mo­ver algún avan­ce en las empre­sas y sus con­se­jos. “Todo ello para ir modi­fi­can­do poco a poco el supre­ma­cis­mo de géne­ro”. Otro vec­tor de la lucha, según Mar­ce­la Lagar­de, es la cons­truc­ción del “empo­de­ra­mien­to” de las muje­res (hace 25 años me decían que ésta era una pala­bra horri­ble, pro­ce­den­te del inglés, e inclu­so vin­cu­la­da a la expan­sión impe­ria­lis­ta). Con el tiem­po, la pala­bra “empo­de­ra­mien­to” se pro­pul­só y cobró vigor en la calle. Des­pués lle­gó a las instituciones.

Empo­de­rar­se, en sen­ti­do polí­ti­co, impli­ca adqui­rir una con­cien­cia femi­nis­ta de géne­ro (sobre el yo y sobre el mun­do); la inde­pen­den­cia de las muje­res; la trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes de géne­ro, entre muje­res y hom­bres, pero tam­bién entre éstas y las ins­ti­tu­cio­nes. Ello tie­ne que ver ade­más con la “resis­ten­cia” (fren­te a las nor­mas patriar­ca­les, los matri­mo­nios obli­ga­to­rios o la exclu­sión de la edu­ca­ción) y con la “rebel­día” civil y demo­crá­ti­ca. “Hemos de estar en la sub­ver­sión (en la calle, como hacen las Femen), pero tam­bién en la uni­ver­si­dad y las ins­ti­tu­cio­nes pre­sen­tan­do mocio­nes con­tra el patriarcado”.

Mar­ce­la Lagar­de pone mucho énfa­sis en “los con­flic­tos entre noso­tras”. Se dan muchas des­igual­da­des entre muje­res, y rela­cio­nes de com­pe­ten­cia muy fuer­tes entre ellas, indu­ci­das por las estruc­tu­ras patriar­ca­les (“ape­nas hemos logra­do abrir algu­na grie­ta en el supre­ma­cis­mo mas­cu­lino”). Así, “nos vemos como si no tuvié­ra­mos que ver las unas con las otras, y muchas veces des­ple­ga­mos una cul­tu­ra misó­gi­na entre noso­tras, que ten­dría­mos que des­mon­tar”. Por­que “la miso­gi­nia agran­da el con­flic­to, nos lle­va a fun­cio­nar con pre­jui­cios y a dis­tan­ciar­nos de las otras muje­res”. De ese modo, se ter­mi­na aca­tan­do la nor­ma patriar­cal del ais­la­mien­to. No es fácil rom­per con el bucle: “pode­mos agru­par­nos para defen­der el medio ambien­te, pero no para enfren­tar­nos a unos afec­tos libres de misoginia”.

La aca­dé­mi­ca y acti­vis­ta defien­de la idea de “soro­ri­dad” (de “sor”, her­ma­na; habi­tual­men­te se uti­li­za “fra­ter­ni­dad”, tér­mino que abar­ca a muje­res y hom­bres). La “soro­ri­dad” impli­ca la no jerar­quía y la igual­dad entre muje­res, pero tam­bién nue­vos afec­tos entre ellas, “escu­char con tole­ran­cia”. En el fon­do, se tra­ta de “cam­bios cul­tu­ra­les y per­so­na­les, basa­dos en alian­zas entre muje­res (con pac­tos y sin jerar­quías), y sin un pen­sa­mien­to úni­co”. Cons­truir una nue­va rela­ción inter­ge­né­ri­ca, una nue­va éti­ca, nue­vos com­por­ta­mien­tos… “A veces tam­bién hay que des­mon­tar las mira­das, leer­nos y ser capa­ces de reco­no­cer y poner en valor lo que hace­mos, cam­biar el len­gua­je” (expre­sio­nes como “la tipa esa”) y crear con­fian­za (como defien­den las femi­nis­tas de la dife­ren­cia). Ade­más, la cla­ve no está en “cómo nos que­re­mos, sino en que nos respetemos”.

Mucha daño ha hecho el mito del amor román­ti­co, que la auto­ra mexi­ca­na inves­ti­gó duran­te muchos años has­ta com­pro­bar que cons­ti­tuía uno de los “cau­ti­ve­rios” de la mujer. Inven­tó la cate­go­ría de “madres­po­sa”, que no exis­te de modo ajeno al amor román­ti­co, el de la madre, aman­te, veci­na cariñosa…Y don­de amor mater­nal y con­yu­gal con­flu­yen. Muchas de estas cosas las apren­dió de su maes­tra de la vida, Fran­ca Basa­glia. “Afir­ma­ba que la mujer en el mun­do occi­den­tal (inclui­da Amé­ri­ca Lati­na, don­de se habla una len­gua occi­den­tal y rigen esta­dos a la mane­ra occi­den­tal) se con­fi­gu­ra­ba como ser-para-otro, lo que se fun­da­men­ta­ba en ser cuer­pos-para-otros”. Es decir, un cuer­po para la mater­ni­dad, rechon­cho, abom­ba­do y pres­to para la crian­za; pero tam­bién un cuer­po eró­ti­co –con die­tas, tallas y ciru­gía plás­ti­ca- para el pla­cer de otros. Fran­ca Basa­glia lo resu­mía en cuer­pos “cosi­fi­ca­dos”, bien para la mater­ni­dad, bien para el eros.

El amor román­ti­co se corres­pon­de con un deter­mi­na­do tipo de mujer. Gene­ra una gran depen­den­cia por­que está basa­do en la fusión de las muje­res a los hom­bres y, en con­se­cuen­cia, la pér­di­da de auto­no­mía. Al final, se pro­du­ce una sim­bio­sis o depen­den­cia vital. Es ésta la esen­cia del amor román­ti­co, el mito de la media naran­ja. Simo­ne de Beau­voir afir­ma­ba que en “El segun­do sexo” que las muje­res son cons­trui­das como seres para el hom­bre, pero Fran­ca Basa­glia agre­ga que tam­bién para los hijos, abue­los, per­so­nas depen­dien­tes, etcétera.

“Se les redu­ce a cui­da­do­ras per­pe­tuas, como si esto fue­ra en el ADN”. “Si esto fue­ra así, lucha­ría­mos en un labo­ra­to­rio de gené­ti­ca –iro­ni­za Lagarde‑, pero es cues­tión de cul­tu­ra; se tra­ta de cam­biar las pau­tas de con­duc­ta, los afec­tos y todo lo demás”. Asi­mis­mo, el amor román­ti­co es fun­cio­nal al orde­na­mien­to actual del mun­do. “Pero esto se empe­zó a tron­char cuan­do las muje­res comen­za­ron a par­ti­ci­par en lo públi­co y dis­cu­tir con los hom­bres”. A prin­ci­pios del siglo XX, muchas femi­nis­tas, a las que se lla­ma­ba “radi­ca­les”, habla­ban de “amor libre”, “una uto­pía femi­nis­ta que se ha lla­ma­do de dife­ren­tes mane­ras según la épo­ca”. “Mucho des­pués se habló del libre amor entre muje­res, fren­te a la hete­ro­se­xua­li­dad patriar­cal, aña­de Lagar­de. His­to­ria­do­ras esta­dou­ni­den­ses cons­ta­ta­ron el dolor y el males­tar que se gene­ra­ba en las “muje­res moder­nas”, pero con una vida al ser­vi­cio de fami­lia, mari­do e hijos. En defi­ni­ti­va, “los mitos se han reno­va­do para que las muje­res siga­mos cayen­do como mos­cas y no poda­mos hacer otras cosas; el hogar dul­ce hogar, el nido de amor…”. Decía Simo­ne de Beau­voir que las muje­res no debían ir por la feli­ci­dad (que no era una cons­truc­ción pro­pia), sino por las libertades. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *