«El neo­li­be­ra­lis­mo tomó por asal­to a las uni­ver­si­da­des»- Noam Chomsky

"El neoliberalismo tomó por asalto a las universidades": Noam Chomsky

Con­tra­tos ines­ta­bles, pro­fe­so­res tem­po­ra­les, fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, sobre­car­ga de tra­ba­jo, sala­rios injus­tos, esca­sa par­ti­ci­pa­ción de la comu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria en la toma de deci­sio­nes, aumen­to de pues­tos admi­nis­tra­ti­vos y buro­crá­ti­cos, auto­ri­ta­ris­mo y exclu­sión, jóve­nes some­ti­dos a la pre­sión de los cré­di­tos y las deu­das, cur­sos super­fluos, pre­cios cada vez ele­va­dos, estu­dian­tes que se limi­tan a tomar apun­tes y a reci­tar­los de mane­ra lite­ral a la hora de la eva­lua­ción. “Todo esto suce­de cuan­do las uni­ver­si­da­des se con­vier­ten en empre­sas, como ha veni­do ocu­rrien­do duran­te las últi­mas déca­das, cuan­do el neo­li­be­ra­lis­mo ha ido toman­do por asal­to cada una de las dimen­sio­nes de la vida”, dijo Noam Chomsky duran­te una reu­nión del Sin­di­ca­to Uni­ver­si­ta­rio de Pit­ts­burgh, Esta­dos Uni­dos, en la que par­ti­ci­pó vía Skype.

Duran­te el encuen­tro, el lin­güis­ta, filó­so­fo y acti­vis­ta esta­dou­ni­den­se reali­zó una serie de obser­va­cio­nes sobre la mane­ra como el mode­lo empre­sa­rial en el que tien­den a ins­cri­bir­se las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción supe­rior pre­ca­ri­za la cali­dad de la ense­ñan­za y el apren­di­za­je y repro­du­ce “diná­mi­cas auto­ri­ta­rias” inde­sea­bles para las socie­da­des actuales.

A con­ti­nua­ción, algu­nas de sus apreciaciones:

“La esta­bi­li­dad labo­ral de los pro­fe­so­res pen­de de un hilo».

La con­tra­ta­ción tem­po­ral o por hora cáte­dra de los pro­fe­so­res es, para Chomsky, la repro­duc­ción de la lógi­ca que rige el mun­do de los nego­cios en la actua­li­dad. “Es lo mis­mo que la con­tra­ta­ción de tem­po­ra­les en la indus­tria, aque­llos que Wall Mart til­da como ‘aso­cia­dos’: emplea­dos sin dere­chos socia­les ni cober­tu­ra sani­ta­ria”, ano­tó el filó­so­fo duran­te el encuen­tro. “La con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les se ha dis­pa­ra­do en el perío­do neo­li­be­ral y en la uni­ver­si­dad esta­mos asis­tien­do al mis­mo fenó­meno”, agregó.

De acuer­do con Chomsky, aque­llas uni­ver­si­da­des que avan­zan por la vía empre­sa­rial, no hacen sino impo­ner la pre­ca­rie­dad aca­dé­mi­ca como úni­co des­tino posi­ble de la edu­ca­ción. “Cómo se afec­ta la cali­dad cuan­do los pro­fe­so­res no tie­nen esta­bi­li­dad labo­ral: se con­vier­ten en tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les, sobre­car­ga­dos de tareas, con sala­rios bara­tos, some­ti­dos a las buro­cra­cias admi­nis­tra­ti­vas y a los eter­nos con­cur­sos para con­se­guir una pla­za per­ma­nen­te”, señaló.
“Los pues­tos admi­nis­tra­ti­vos y buro­crá­ti­cos en exce­so son una suer­te de des­pil­fa­rro económico”

No cre­ce el núme­ro de pro­fe­so­res, tam­po­co lo hace el de estu­dian­tes, pero exis­te un ace­le­ra­do aumen­to de “estra­tos admi­nis­tra­ti­vos y buro­crá­ti­cos den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción supe­rior, un aspec­to que resul­ta bas­tan­te fami­liar a la indus­tria pri­va­da”, mani­fes­tó el acti­vis­ta. “Los deca­nos, por ejem­plo, se han con­ver­ti­do en todos unos buró­cra­tas que nece­si­tan de vice­de­ca­nos, asis­ten­tes y secre­ta­rias”, ejemplificó.

“Los cré­di­tos de estu­dio sir­ven para adoc­tri­nar a los estudiantes”

“Para el sec­tor empre­sa­rial, el acti­vis­mo estu­dian­til (femi­nis­ta, ambien­ta­lis­ta, anti­be­li­cis­ta, etc.) es la prue­ba de que los jóve­nes no están correc­ta­men­te adoc­tri­na­dos”, afir­mó Chomsky. A su pare­cer, uno de los mejo­res méto­dos de adoc­tri­na­mien­to ha sido el de los prés­ta­mos con los que los estu­dian­tes finan­cian sus carre­ras. “La deu­da estu­dian­til es una tram­pa de la que los jóve­nes no podrán salir en mucho tiem­po. Los cré­di­tos fun­cio­nan como una car­ga que les obli­ga a ale­jar­se de otros asun­tos”, dijo. “Tal vez no sur­gie­ron con ese pro­pó­si­to, pero des­de lue­go tie­nen ese efec­to”, precisó.
Otra téc­ni­ca de adoc­tri­na­mien­to es, según Chomsky, la ausen­cia de víncu­los pro­fun­dos entre los docen­tes y los estu­dian­tes, cuyas rela­cio­nes son cada vez más frías y super­fluas. “Salo­nes y cla­ses gran­des, pro­fe­so­res tem­po­ra­les, edu­ca­ción esca­sa­men­te per­so­na­li­za­da. Es muy simi­lar a lo que uno espe­ra que ocu­rra en una fábri­ca, en la que los tra­ba­ja­do­res poco o nada tie­nen que ver en la orga­ni­za­ción de la pro­duc­ción o en la deter­mi­na­ción del fun­cio­na­mien­to de la plan­ta de tra­ba­jo, eso es cosa de eje­cu­ti­vos. Igual suce­de con los estu­dian­tes”, aseveró.

“La par­ti­ci­pa­ción direc­ta de la comu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria en la toma de deci­sio­nes es legí­ti­ma y útil”
Para el filó­so­fo, en el pasa­do las cosas eran dis­tin­tas y en cier­tos sen­ti­dos mejo­res, pero dis­ta­ban mucho de ser per­fec­tas. “Las uni­ver­si­da­des tra­di­cio­na­les eran por ejem­plo, extre­ma­da­men­te jerár­qui­cas, con muy poca par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca en la toma de deci­sio­nes”. En ese sen­ti­do, hizo un lla­ma­do de aten­ción sobre la nece­si­dad de ampliar la demo­cra­cia uni­ver­si­ta­ria. “Debe­mos pro­mo­ver una ins­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca en la que la comu­ni­dad (pro­fe­so­res, estu­dian­tes, per­so­nal no docen­te) par­ti­ci­pan en la deter­mi­na­ción de la natu­ra­le­za de la uni­ver­si­dad y de su fun­cio­na­mien­to”, manifestó.

“Hace fal­ta ense­ñar a pensar”
De acuer­do con Chomsky, la edu­ca­ción, de cual­quier nivel, debe hacer todo lo posi­ble para que los estu­dian­tes adquie­ran la capa­ci­dad de inqui­rir, crear, inno­var y desa­fiar. “Que­re­mos pro­fe­so­res y estu­dian­tes com­pro­me­ti­dos en acti­vi­da­des que resul­ten satis­fac­to­rias, dis­fru­ta­bles, desa­fian­tes, apa­sio­nan­tes. Yo no creo que sea tan difícil”.
“En un semi­na­rio uni­ver­si­ta­rio razo­na­ble, no espe­ras que los estu­dian­tes tomen apun­tes lite­ra­les y repi­tan todo lo que tú digas; lo que espe­ras es que te digan si te equi­vo­cas, o que ven­gan con nue­vas ideas, que abran cami­nos que no habían sido pen­sa­dos antes. Eso es lo que es la edu­ca­ción en todos los nive­les”, concluyó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *