«Los gobier­nos que quie­ran hacer polí­ti­cas pro­gre­sis­tas no podrán per­ma­ne­cer en el euro»- Nuria Ala­bao /​Xavier Ferrer

«La esta­bi­li­za­ción de la eco­no­mía euro­pea se ha pro­du­ci­do más bien por des­truc­ción: la eco­no­mía está des­trui­da, el des­em­pleo se incrementa»

Cos­tas Lapa­vit­sas es pro­fe­sor de eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Lon­dres. Su últi­mo libro “Pro­fi­ting without pro­du­cing” cons­ti­tu­ye una radio­gra­fía impres­cin­di­ble para enten­der lo que lla­ma la finan­cia­ri­za­ción, el cre­ci­mien­to incon­tro­la­do del sis­te­ma finan­cie­ro y la impo­si­ción de sus intere­ses a toda la socie­dad. En espa­ñol ha publi­ca­do Cri­sis en la Euro­zo­na, don­de car­ga con­tra las medi­das de aus­te­ri­dad en la euro­zo­na. Tie­ne muchas espe­ran­zas en Syri­za, pero advier­te de que su prin­ci­pio de per­ma­ne­cer en la euro­zo­na encuen­tra serias resis­ten­cias den­tro de sus pro­pias filas. Lapa­vis­tas aca­ba de estar en Bar­ce­lo­na invi­ta­do por la Pla­ta­for­ma de Audi­to­ría Ciu­da­da­na de la Deu­da, el Obser­va­to­rio de la Deu­da y el Semi­na­rio Taifa.

¿Cómo será el voto grie­go para las europeas?

En este momen­to hay mucho des­con­ten­to y rabia, exis­te al mis­mo tiem­po deses­pe­ra­ción y fal­ta de capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va. No sé si la gen­te en Euro­pa lo entien­de, pero los grie­gos están muy frus­tra­dos pero tam­bién muy des­ilu­sio­na­dos y se sien­ten débi­les. Es posi­ble que el Pasok –el vie­jo par­ti­do de gobierno social­de­mó­cra­ta– des­apa­rez­ca com­ple­ta­men­te, y Nue­va Demo­cra­cia –el par­ti­do de dere­chas en el poder– sufra impor­tan­tes pér­di­das. Es pro­ba­ble que Syri­za crez­ca y lle­gue a ser el más vota­do aun­que no sé si podría gober­nar en soli­ta­rio. Es de pre­ver un cre­ci­mien­to del par­ti­do fas­cis­ta has­ta situar­se como segun­do o ter­cer partido.

Las elec­cio­nes euro­peas com­bi­na­das con las muni­ci­pa­les en Gre­cia –se pro­du­ci­rán al mis­mo tiem­po– van a ser un acon­te­ci­mien­to polí­ti­co sig­ni­fi­ca­ti­vo. Las elec­cio­nes euro­peas pue­den supo­ner una trans­for­ma­ción com­ple­ta del mapa polí­ti­co y elec­to­ral grie­go. Si el voto de la coa­li­ción gober­nan­te de la dere­cha y el Pasok se des­plo­ma, será muy difí­cil para ellos seguir gober­nan­do con esta­bi­li­dad y lle­var a cabo las medi­das que exi­ge la Troika.

Y esto suma­do a la can­di­da­tu­ra de Ale­xis Tsi­pras, el líder de Syri­za, a la pre­si­den­cia de la Comi­sión Europea.

Creo que es un error que Tsi­pras acce­da a la pre­si­den­cia euro­pea, es muy peli­gro­so. En cual­quier caso, es extre­ma­da­men­te impor­tan­te que Syri­za lo haga bien, espe­cial­men­te si se con­vier­te en el par­ti­do más vota­do en Gre­cia, por­que está gene­ran­do mucha espe­ran­za, tan­to en Gre­cia como en el res­to de Euro­pa. Esto se pro­du­ce por algu­nas razo­nes: la izquier­da por fin pue­de ser un actor fun­da­men­tal, no tie­ne que ser mar­gi­nal. Es decir, pue­de cons­ti­tuir­se en una ver­da­de­ra alter­na­ti­va de gobierno. Pero hay que tener cla­ro lo que Syri­za es capaz de hacer y lo que no.

Syri­za ten­drá que enfren­tar gran­des difi­cul­ta­des si es ele­gi­da. En par­te por su pro­pio fun­cio­na­mien­to interno, su com­po­si­ción, y tam­bién por algu­nos pro­ble­mas obje­ti­vos con los que se encon­tra­rá tan­to en el país como fue­ra. Si Syri­za no cum­ple las expec­ta­ti­vas, pier­de el con­trol sobre su pro­pia for­ma­ción o no da la talla, la situa­ción para la izquier­da será muy com­pli­ca­da. La apues­ta es muy alta.

En el 2012, hubo en Gre­cia un default. A par­tir de los resul­ta­dos de este pro­ce­so, ¿pode­mos dedu­cir que el impa­go es una varia­ble política?

La mane­ra en que los grie­gos hicie­ron su default en 2012 es la peor mane­ra posi­ble. Nin­gún otro país de Euro­pa, o del mun­do, debe­ría mane­jar un default de esa mane­ra. Si se da, ha de ser sobe­rano y tie­ne que estar pen­sa­do des­de las nece­si­da­des del deu­dor, no des­de las nece­si­da­des del prestamista.

El default grie­go fue orga­ni­za­do por la Troi­ka y por eso fue tan malo. Lo que pasó en Gre­cia es que el impa­go fue de la deu­da pri­va­da y no de la públi­ca. Así que los gran­des per­de­do­res fue­ron los pres­ta­mis­tas grie­gos, ban­cos grie­gos, pro­pie­ta­rios de bonos y fon­dos de pen­sio­nes grie­gos. Como con­se­cuen­cia, el Esta­do tuvo que endeu­dar­se otra vez para res­ca­tar a los ban­cos que esta­ban en apu­ros tras el default. Esta debe ser la pri­me­ra vez en la his­to­ria que un país hace un default con­tra sí mis­mo, en vez de hacer­lo con­tra pres­ta­mis­tas extran­je­ros con el obje­ti­vo de res­tau­rar su eco­no­mía. Gre­cia rees­truc­tu­ró su deu­da y com­pli­có aún más su situa­ción. Es increí­ble. Por lo tan­to, el default es un ele­men­to muy impor­tan­te, pero tie­ne que ser orga­ni­za­do de otra mane­ra. Tenéis razón, la polí­ti­ca aquí es muy impor­tan­te. La for­ma polí­ti­ca de hacer­lo es que sea en inte­rés del deu­dor con pre­sión des­de abajo.

En Espa­ña la visión más gene­ra­li­za­da aho­ra mis­mo es que esta­mos a sal­vo de esa situa­ción. El Gobierno, basán­do­se en algu­nos indi­ca­do­res macro­eco­nó­mi­cos posi­ti­vos, afir­ma que la cri­sis ha ter­mi­na­do y que esta­mos creciendo.

Dos cosas han cam­bia­do en Euro­pa de for­ma pare­ci­da en Espa­ña y en Gre­cia res­pec­to a 2010 e inclu­so a 2012. La pri­me­ra es que en la peri­fe­ria el défi­cit en cuen­ta corrien­te ha decre­ci­do por la rece­sión. Las impor­ta­cio­nes des­cien­den, por lo tan­to el défi­cit exte­rior se ha redu­ci­do. Lo segun­do es que el défi­cit pre­su­pues­ta­rio tam­bién ha decre­ci­do por la rece­sión. Enton­ces se ha pro­du­ci­do cier­ta esta­bi­li­za­ción por el lado fis­cal y por el de cuen­ta corrien­te. Ade­más esta situa­ción se refor­zó gra­cias a la actua­ción del Ban­co Cen­tral Euro­peo hace algo más de un año, cuan­do Draghi dijo que haría lo que fue­se nece­sa­rio hacer. Enton­ces la com­bi­na­ción entre la con­trac­ción del défi­cit y Draghi esta­bi­li­zan­do los mer­ca­dos finan­cie­ros ha dado como resul­ta­do que no hay una pre­sión inme­dia­ta de default. Los mer­ca­dos finan­cie­ros se han calmado.

Pero si mira­mos la eco­no­mía real pode­mos ver que en reali­dad, esta esta­bi­li­za­ción se ha pro­du­ci­do más bien por des­truc­ción: la eco­no­mía está des­trui­da, el des­em­pleo se incre­men­ta, la rece­sión está sien­do muy pro­fun­da. Esto es lo que está esta­bi­li­zan­do a los mer­ca­dos. No es una situa­ción sos­te­ni­ble por­que es poco pro­ba­ble que haya un cre­ci­mien­to rápi­do que repa­re las pér­di­das. Todas las evi­den­cias indi­can que las eco­no­mías de la peri­fe­ria se estan­ca­rán. Esto no es resol­ver la cri­sis, sino trans­for­mar una agu­da cri­sis finan­cie­ra en una cri­sis dura­de­ra de la eco­no­mía real que es lo que han pro­du­ci­do las medi­das de austeridad

En Gre­cia se aca­ba de pro­rro­gar la mora­to­ria por la cual no se pue­de desahu­ciar una pri­me­ra vivien­da. La situa­ción en Espa­ña es dis­tin­ta, ¿a qué se debe?

En Gre­cia la situa­ción es bas­tan­te tur­bia. La Troi­ka está pre­sio­nan­do en favor de la sus­pen­sión de la mora­to­ria para que los ban­cos pue­dan des­ha­cer­se de algu­nas de sus inver­sio­nes inmo­bi­lia­rias. Dice que así podrán sanear sus balan­ces para que cuan­do lo hayan hecho pue­dan empe­zar a pres­tar otra vez. Esta lógi­ca es tan intrin­ca­da que no enga­ña a nadie: los ban­cos pres­ta­rán si les per­mi­ti­mos que echen a la gen­te de sus casas por­que esto es bueno para los balan­ces. Sólo el FMI podría inven­tar algo así. Es una idea dema­sia­do manufacturada.

El Gobierno grie­go no quie­re sus­pen­der la mora­to­ria aun­que está bajo pre­sión. Y no quie­re hacer­lo, no por­que sien­ta sim­pa­tía por los pro­pie­ta­rios o inqui­li­nos, sino por­que se da cuen­ta de que sus­pen­der la mora­to­ria sería dina­mi­ta polí­ti­ca. Como Espa­ña, Gre­cia tie­ne una de las pro­por­cio­nes de pro­pie­ta­rios más altas de Euro­pa. Es una cues­tión cul­tu­ral, aso­cia­da a la idea de éxi­to social. Empe­zar a echar gen­te de sus casas por­que se retra­san en sus pagos impli­ca­ría un incre­men­to enor­me de la con­flic­ti­vi­dad polí­ti­ca. Y el Gobierno lo sabe, así que se está resis­tien­do. Esto demues­tra la dife­ren­cia de posi­bi­li­da­des de acción polí­ti­ca en con­tex­tos dis­tin­tos como Gre­cia y España.

La posi­ción de Syri­za no es la mayo­ri­ta­ria den­tro de la izquier­da por­que se opo­ne a la aus­te­ri­dad pero con una fuer­te apues­ta por la mone­da úni­ca y la UE. ¿Qué supo­ne esta pos­tu­ra en el mar­co polí­ti­co de la UE?

Para mí es exac­ta­men­te lo que la cla­se diri­gen­te euro­pea desea. Por­que Syri­za dice: “Noso­tros que­re­mos per­ma­ne­cer en el euro y vamos a per­ma­ne­cer pase lo que pase y ade­más vamos a ser radi­ca­les”. Pero cla­se diri­gen­te sabe que esta opción es impo­si­ble. Lo real­men­te peli­gro­so de Syri­za es que con­tie­ne una corrien­te de izquier­da radi­cal –un 40% de la coa­li­ción– que no está de acuer­do con esta pro­pues­ta y que pue­de lle­gar a supo­ner un peli­gro de rup­tu­ra. En otras pala­bras, Syri­za no es un cuer­po polí­ti­co fia­ble. Es impre­de­ci­ble. Y es esta posi­bi­li­dad de una radi­ca­li­za­ción de la coa­li­ción lo que preo­cu­pa real­men­te a la cla­se diri­gen­te europea.

Por otra par­te, si Syri­za resul­ta ele­gi­da, habrá un cre­ci­mien­to de las deman­das popu­la­res, inclu­so aun­que la gen­te esté pesi­mis­ta y pasi­va. Si hay un Gobierno de Syri­za, que­rrán medi­das en rela­ción a sus sala­rios, pen­sio­nes, tra­ba­jo, etc, todo tipo de deman­das. Esto sí supo­ne una ame­na­za para la cla­se diri­gen­te euro­pea. Ade­más, otros paí­ses euro­peos pen­sa­rán: noso­tros pode­mos hacer lo mis­mo. Por eso Syri­za encar­na una pro­me­sa pero tam­bién supo­ne un ries­go enorme.

Pare­ce que iden­ti­fi­ca “izquier­da” con la pos­tu­ra que pro­pug­na salir del euro. ¿Por qué?

A mi enten­der, esta pos­tu­ra es la úni­ca que abre la posi­bi­li­dad de hacer polí­ti­cas de izquier­da radi­cal que cam­bien la rela­ción de fuer­zas en favor del tra­ba­jo y con­tra el capi­tal; polí­ti­cas que son nece­sa­rias para res­ta­ble­cer el daño infli­gi­do a los paí­ses euro­peos en los últi­mos años debi­do a la cri­sis. Son polí­ti­cas sen­sa­tas, fun­da­men­ta­les, como redis­tri­bu­ción, con­trol o nacio­na­li­za­ción de los ban­cos, reor­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción. Estos cam­bios son impo­si­bles, en mi opi­nión, den­tro de la unión mone­ta­ria y sig­ni­fi­can lo con­tra­rio de lo que sig­ni­fi­ca hoy la Unión Europea.

Pue­do ser más espe­cí­fi­co: un Gobierno radi­cal en Gre­cia debe­ría dejar de pagar una par­te impor­tan­te de la deu­da, que de otra mane­ra es insos­te­ni­ble, así como cam­biar las polí­ti­cas fis­ca­les y mone­ta­rias. No pode­mos asu­mir la aus­te­ri­dad, no pode­mos apos­tar por supe­rá­vits fis­ca­les. Tie­ne que haber polí­ti­cas dife­ren­tes, que per­mi­tan el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. Un Gobierno radi­cal debe­ría nacio­na­li­zar la ban­ca y crear ban­cos públi­cos que die­ran sopor­te a la reor­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción. Si aten­de­mos a estas pro­pues­tas, nos damos cuen­ta de que no pue­den dar­se den­tro de la estruc­tu­ra de la unión mone­ta­ria hoy.

¿No cree que si lle­ga­mos a la situa­ción en la que un Gobierno pue­da apli­car esas medi­das, la situa­ción polí­ti­ca euro­pea habrá cam­bia­do tan­to que podría pen­sar­se en cam­bios en la pro­pia arqui­tec­tu­ra de la UE?

A veces la izquier­da nece­si­ta al Esta­do nación para pro­te­ger los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y los dere­chos demo­crá­ti­cos, y no pue­de hacer­se de otra mane­ra. El Gobierno de Gre­cia o de Por­tu­gal no pue­de cam­biar la estruc­tu­ra de la Unión Euro­pea, pero sí pue­de inter­ve­nir en Gre­cia y Por­tu­gal. Por supues­to, el mío no es un argu­men­to nacio­na­lis­ta. En oca­sio­nes pue­des uti­li­zar los meca­nis­mos del Esta­do nación para crear una corrien­te internacional.

Si en 2010 se hubie­ra dado la posi­bi­li­dad de una serie de gobier­nos de izquier­da en varios paí­ses de Euro­pa habla­ría­mos, pero aho­ra ya lle­va­mos cua­tro años de cri­sis. Y en estos cua­tro años Gre­cia ha sido des­tro­za­da, Por­tu­gal y Espa­ña están muy mal. No esta­mos dis­cu­tien­do sobre casos idea­les. Y sabe­mos que Syri­za tie­ne una posi­bi­li­dad real de estar en el Gobierno y tie­ne que deci­dir qué hacer aquí y ahora.

Si lle­gas al poder sin un plan, pen­san­do que vas a cam­biar la UE, la con­se­cuen­cia será el caos. Pero sí hay una serie de cosas que pue­des hacer. Y tie­nes que pre­pa­rar a tu gen­te, man­te­ner­les infor­ma­dos de lo que es posi­ble. Pue­des invo­lu­crar a la gen­te en este pro­ce­so, por­que al final de ahí es de don­de pro­vie­ne tu fuerza.

¿Cómo se pide que se enfren­ten a las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de un tipo de tran­si­ción así, por ejem­plo, con los cos­tes de vol­ver a una mone­da nacional?

Tie­nen que enten­der que hay que ele­gir entre una muer­te len­ta, que es lo que han esta­do expe­ri­men­tan­do, o un shock con­tro­la­do del que vamos a salir des­pués. Si ese es el caso, el shock y su ges­tión serán más fáci­les: podrás inter­ve­nir sobre la cir­cu­la­ción mone­ta­ria, nacio­na­li­zar los ban­cos y poner­los bajo con­trol públi­co e impo­ner medi­das para impe­dir la fuga de capi­ta­les. Inter­ve­nir en los mer­ca­dos de petró­leo, medi­ci­nas y ali­men­tos. Habrá que hacer pro­vi­sión para cubrir las nece­si­da­des inme­dia­tas por un cor­to perio­do de tiem­po has­ta que la deman­da vuel­va a nor­ma­li­zar­se. Todo esto se pue­de imple­men­tar de for­ma con­tro­la­da si el Gobierno de izquier­das está segu­ro de que tie­ne que hacerlo.

Gran par­te de su tra­ba­jo se cen­tra en la finan­cia­ri­za­ción. ¿Pue­de expli­car qué sig­ni­fi­ca y qué con­se­cuen­cias tie­ne en el capi­ta­lis­mo contemporáneo?

Finan­cia­ri­za­ción es un tér­mino que hace refe­ren­cia al cre­ci­mien­to del sis­te­ma finan­cie­ro que pode­mos ver en el mun­do capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­do en las últi­mas tres o cua­tro déca­das. Un cre­ci­mien­to enor­me de las finan­zas, rela­cio­na­do con el res­to de la eco­no­mía. Al mis­mo tiem­po, hay un aumen­to del bene­fi­cio finan­cie­ro. Una enor­me, inusi­ta­da pro­por­ción de bene­fi­cios pro­vie­ne aho­ra de las finan­zas. Lo pode­mos com­pro­bar en los EEUU y en otros paí­ses don­de lo hemos medi­do. Tam­bién sabe­mos que el tipo de estra­to social que obtie­ne estos bene­fi­cios finan­cie­ros es aho­ra muy dife­ren­te del ante­rior. Sabe­mos que hay una peque­ña mino­ría de gen­te aso­cia­da con el sis­te­ma finan­cie­ro que obtie­ne una bue­na par­te de estos bene­fi­cios a tra­vés de bonos, sala­rios y demás, no por pres­tar dine­ro, sino como remu­ne­ra­ción por tra­ba­jar en las finan­zas. Esto cam­bia la estra­ti­fi­ca­ción social por­que este gru­po de gen­te tie­ne un gran poder de influen­cia sobre las polí­ti­cas públicas.

Mi visión es que esto se pro­du­ce de for­ma más pro­fun­da de lo que pare­ce y que supo­ne una trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca, una trans­for­ma­ción estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo. Pode­mos des­cu­brir bási­ca­men­te tres ten­den­cias. Pri­me­ro, nego­cios no finan­cie­ros indus­tria­les y comer­cia­les se han finan­cia­ri­za­do, lo que supo­ne que no se apo­yan tan­to en los ban­cos para sus inver­sio­nes y que obtie­nen bene­fi­cios de su par­ti­ci­pa­ción direc­ta en el sis­te­ma finan­cie­ro. Segun­do, los ban­cos tam­bién se han trans­for­ma­do y han empe­za­do a obte­ner bene­fi­cios de otros ban­cos, tan­to apos­tan­do en los mer­ca­dos finan­cie­ros como pres­tan­do dine­ro a indi­vi­duos y fami­lias. Y el ter­cer ele­men­to es que las pro­pias fami­lias e indi­vi­duos –la gen­te tra­ba­ja­do­ra de paí­ses desa­rro­lla­dos– tam­bién se han finan­cia­ri­za­do. Se endeu­dan más y tie­nen más acti­vos financieros.

Hay un pro­ble­ma impor­tan­te y es que los ser­vi­cios públi­cos como la edu­ca­ción, la salud, las pen­sio­nes o la vivien­da –la fun­da­men­tal– han sufri­do recor­tes, y aho­ra hay una ges­tión pri­va­da de estos ser­vi­cios públi­cos que está media­da por las finan­zas. Y por supues­to, no pue­des dejar a las finan­zas ges­tio­nar dere­chos o nece­si­da­des bási­cas. Por tan­to, los sala­rios están finan­cia­ri­za­dos, los aho­rros están finan­cia­ri­za­dos y el sis­te­ma finan­cie­ro obtie­ne bene­fi­cios de ellos.

¿Enton­ces si la finan­cia­ri­za­ción sig­ni­fi­ca un gran cam­bio en el capi­ta­lis­mo, cómo deben adap­tar­se las luchas a este cambio?

Esta es una bue­na pre­gun­ta sobre la que la izquier­da tie­ne que empe­zar a pen­sar. Por­que la his­to­ria es impor­tan­te, tene­mos que cons­truir sobre lo que hubo, pero debe­mos adap­tar las luchas a las con­di­cio­nes pre­sen­tes y a las trans­for­ma­cio­nes que ha sufri­do el capi­ta­lis­mo. Tene­mos que pen­sar en cómo opo­ner­nos a la finan­cia­ri­za­ción y como rever­tir­la. Nece­si­ta­mos pen­sar en mane­ras de res­tau­rar los ser­vi­cios públi­cos. Por supues­to, hay que pla­near cómo rever­tir la finan­cia­ri­za­ción y cómo crear ban­ca públi­ca, y encon­trar mane­ras de con­tro­lar los flu­jos de capi­tal, ponien­do res­tric­cio­nes a su cir­cu­la­ción. Y tam­bién hay que pen­sar en for­mas de reor­ga­ni­zar la eco­no­mía pro­duc­ti­va. Para mí, luchar con­tra la finan­cia­ri­za­ción, rever­tir­la, es la for­ma fun­da­men­tal de luchar hoy con­tra el capitalismo.

eldia​rio​.es

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *